julio 30, 2012

guardagujas cincuenta y siete

cecilia eudave
omar delgado
francisco jose amparán

portada: edmundo gutiérrez martínez

julio 2012
descarga el pdf

Casa / Perdón por intolerarlos

Perdón por intolerarlos
Casa

Para Sofía Ramírez

Casas que van y vienen por mi frente,
semillas enterradas que maduran
bajo mis párpados, casas ya vueltas
un puñado de anécdotas y fotos,

fugaces construcciones de reflejos
en el agua del tiempo suspendidas
por ese largo instante en que unos ojos
recorren, distraídos, esta página:

yo camino por ellas en mí mismo,
lámpara soy en sus cuartos vacíos
y me enciendo y apago como un ánima.

La memoria es teatro del espíritu
pero afuera ya hay sol: resurrecciones.
En mí me planto, habito mi presente.

Los versos de arriba forman parte de Hijos del aire, poema que escribieron a cuatro manos Octavio Paz y Charles Tomlinson. En la “Noticia” previa explican que para escribir este libro los poetas eligieron dos palabras: Casa y Día, así como un método de trabajo: las cartas cruzadas, Tomlinson escribió el primer cuarteto, Paz el segundo, cada uno terminó la serie comenzada por el otro y así siguieron durante más de un año. Brenda Tomlinson les sugirió el título, que asumieron por la multiplicidad de sentidos de la expresión, tras citar a Pound y Sor Juana, Paz argumenta la elección del título así: “La vía aérea es hoy la más usada, tanto por los viajeros como por el correo. Sin embargo, también ha sido y es la vía tradicional de la poesía: por camino de aire, ‘vagas diversidades’, se propagan las estrofas del poema, ‘iris animados’. Desde su origen la poesía ha sido el arte de enlazar los ecos de las palabras: cadenas de aire, impalpables pero irrompibles. Añadiré que la poesía es también, y sobre todo, un arte respiratorio: inspiración y espiración”.
Regresé a la lectura de Hijos del aire en busca de algo preciso, y como ocurre al leer un poema, encontré otra cosa, que también estaba buscando. Recordaba vagamente que los poetas referían que la casa se levanta gracias a la memoria (los versos son: “Casa por la memoria edificada/ -blancos intermitentes-, más pensada/ que vivida y más dicha que pensada,/ casa que dura el tiempo en decirla”) y quería usar esas líneas para apuntalar la idea sobre la que quería escribir esta semana: la diferencia entre construir con el fuego y la de levantar algo a partir del aire; el título de la columna iba a ser “Castillos en el aire”.
Creí que podría contraponer fuego/aire como puntos de partida para la generación de algo y cómo la polarización y las ideas hechas impiden establecer el diálogo necesario para construir, es decir, nada más fascinante que el fuego como punto de partida, cuando hemos tocado fondo la salida única mejor parece arrasar con un incendio para no contaminar los nuevos cimientos con lo viejo, con las prácticas y hábitos de siempre que impiden mejorar nuestra casa. Además, pocas cosas tan hipnóticas como la idea de arder, en este punto recordé una escena de la novela de José Agustín (Cerca del fuego), de hecho, el final, en el que se proponen una Instrucciones para entrar en el fuego y qué hacer una vez en él, dicen: “Sal ahora del horno, vas chorreando un reguero de llamas hasta los baños. Date una ducha fría. Péinate, ponte loción y vístete. Te sientas a la máquina, golpea las teclas, ellas responden, como siempre, tienes que terminar, sacar lo que ya se había formado sin que lo advirtieras, hiciste que se volviera posible la realidad cortante que al cristalizarse es tan conocida, aquí la tienes, ante ti, nítida en la formación exacta de las palabras que la componen y la animan, le dan vida, la incendian, la hacen arder perennemente, la imprimen en esta página y te hacer ver que, ahora sí, ya terminaste el libro”. Por supuesto, citaría la canción Hey Hey, My My (Into the Black) de Neil Young y su famosísima frase: it's better to burn out than to fade away; uno, porque soy un hombre que no puede vivir sin referencias, dos, porque creo que cultura es digestión y esas citas me permitirían explicar mejor la idea de por qué es tan atractivo arder.
Sobre los castillos en el aire, en esa columna que ya no escribí, iba a intentar contraponer a lo atractivo del fuego, el menosprecio con que se mira al idealismo, a construir a partir de esperanzas que no tienen fundamento, sólo los locos cimentan en el aire, son ellos los que salen a correr por las cornisas con una golondrina en el motor y una peluca de alondras. Una vez establecido lo anterior, iba a proponer que toda palabra está hecha de aire y ensayar a que sólo la conversación da frutos, no el fuego que fascina, sino el aire que comunica. Eso es lo que creo, lo he escrito de varias maneras, creo que cada una menos afortunada, porque sigo sin comprender del todo cómo es que gana la piromanía, esa vocación de incendio a la que arroja la polarización y todo empuja a las mismas manifestaciones de siempre, los mismos métodos de protesta y dejan al desnudo la incapacidad de construir.
Pero entonces, releí Hijos del aire y me encontré con las palabras que necesitaba decirle a Sofía Ramírez. Me recriminé un poco por la pésima memoria, porque debí entregarle esos versos en el momento en que me enteré de la explosión en Casa Terán, darle esas palabras con la misma disposición con quien se entrega a un abrazo.
Ya tendré tiempo de escribir esa otra columna, sé que puede esperar, tengo la certeza de que para construir castillos en el aire es necesario desconfiar de la coyuntura, la casa donde uno quiere habitar no responde jamás a lo que gritan los otros desde afuera ni a los presagios que dictan que esta es la última oportunidad. Ahora, prefiero usar este espacio para entregar unas palabras de las que me he apropiado, compartir el hallazgo de eso que no buscaba pero me encontró.
Cuando Paz define que desde su origen la poesía ha sido “el arte de enlazar los ecos de las palabras: cadenas de aire, impalpables pero irrompibles”, yo leo una definición que sirve para la amistad, son esos los lazos que sirven para edificar la casa que uno necesita, y si como dice es también “un arte respiratorio: inspiración y espiración”, eso corresponde a la conversación necesaria para comenzar a construir.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (30/07/2012)

julio 29, 2012

La Purísima... Grilla


Frases hechas
La diaria pena ajena
Pasión, entendimiento y aprendizaje

Frases hechas. En las aulas donde se imparte la materia de periodismo los maestros suelen repetir generación tras generación, algunas frases que creen ejemplifican en forma perfecta el criterio a seguir para que los futuros reporteros realicen su trabajo, uno de las más socorridas es “Que un perro muerda a un hombre, no es noticia. Sí lo es que un hombre muerda a un perro”, suponen que así quedará claro qué sí y qué no puede ser considerado un hecho noticioso, quizá sería tiempo de que se revisara si la repetición del enunciado basta o bien hay que otorgar otras herramientas a quienes día a día buscan la noticia.

Juzgamos a partir de lo que diariamente escuchamos que preguntan los reporteros en las ruedas de prensa y la constante pena ajena cuando ante nuestra incapacidad de realizar investigación alguna, se intenta hacer que el hombre muerda al perro, fusilando a los funcionarios con preguntas. El método de la entrevista no está mal, pero de ahí a forzar al declarante a que dé la nota, hay un paso inmenso, sobre todo cuando el reportero ya tiene claro qué quiere que su entrevistado responda, esa es la razón por la que cada vez con más frecuencia se hace necesaria la rectificación en los medios impresos, de los medios electrónicos mejor ni hablamos.

Más grave todavía, si es posible, cuando el reportero olvida para qué trabaja, pero sobre todo para quién, y sin tomar en cuenta que el destino final de su nota es el lector, se tiende como tapete ante los funcionarios para servir a los propósitos del declarante, por encima de la búsqueda de información. Las conferencias de prensa del Partido Revolucionario Institucional son una muestra constante de este comportamiento, invariablemente los priístas contestan: “Exactamente, lo has dicho muy bien” y no porque el periodista sea un hacha para cuestionar o enuncie de manera perfecta, sino porque con su pregunta pone en bandeja de plata la respuesta que sirve al funcionario para lucirse. Preguntamos como si no hubiera boletines de prensa

Similar vergüenza pasa el lector se le ofrece una nota en la que es evidente que el reportero va y pregunta nomás por no dejar, mostrando una falta de respeto total para con su labor, ahí tiene a los de la grabadora cuestionando a los futuros legisladores federales sobre cuáles serán las acciones que emprenderán para arreglar una alcantarilla, se quedaron trabados en los tiempos electorales y la mediocridad de las campañas. Si como lectores seguimos permitiendo planas y planas llenas de declaraciones de buena voluntad y promesas, difícilmente nos enteraremos de algo.

Ryszard Kapuscinski, periodista, escritor, y sobre todo maestro, solía definir el periodismo como la combinación de pasión, entendimiento y aprendizaje, señalaba: “Antes, el periodismo era una misión practicada por unas pocas personas con amplios conocimientos de cultura e historia. Lamentablemente ahora ha pasado a ser una profesión de masas en la que no todos son competentes. Hoy lo tratan como una carrera más que puede abandonarse mañana si no rinde los frutos económicos esperados. En consecuencia ha perdido cierto aire aristocrático que lo distinguió en el pasado. Tan es así que en nuestros días, en cada pueblo hay una iglesia y una escuela de periodismo.

“Aprender y ganar. Los reporteros significan un grupo especial entre los periodistas: entregan tiempo, ambiciones, aspiraciones y energía para cumplir con su oficio. Dedicación, concentración y reflexión permanentes constituyen su savia. No obstante, algunos se duermen en sus laureles por enfocarse más en el dinero a costa de la calidad. En ese sentido conviene señalar que en los primeros pasos reporteriles es preferible centrar las miras en la calidad aunque no pueda ganarse mucha plata. Simultáneamente no se logran ambas cosas. Si al inicio se elige ganar menos, al final el periodista sale ganador. Porque nuestro oficio no arroja resultados inmediatos. Hay que trabajar años y años. Antes de los 30 ó 35 todo es aprendizaje. No hay que desesperarse por ganar reconocimientos. La paciencia debe ser una de nuestras virtudes”. Nos queda el saco, estamos aprendiendo, habrá que disponer, ya, de mayor entrega y una mejor disposición al entendimiento de la realidad para no fallarle a los lectores.

Otro ejemplo del periodismo mediocre en la entidad fue la cobertura de la explosión en Casa Terán, sobre todo por quienes reportaron para medios electrónicos, ya que en un afán sensacionalista y la incapacidad de verificar sus fuentes, al aire, comenzaron a explicar cómo se provocó el derrumbe de la finca histórica, llegando a grados vergonzosos como establecer que el culpable fue el velador por prender un cigarro cerca de un tanque de gas estacionario. Informes de ese tipo no ayudan a nada.

Así como se suelen destacar los tropiezos de los servidores, en relación con Casa Terán, resulta indispensable subrayar la entrega de los funcionarios de gobierno del estado, los trabajadores de Protección Civil, Gobierno y el Instituto Cultural han estado al pie del cañón. Sí, es su responsabilidad, pero hay de entregas a entregas, Casa Terán significa tanto para algunos que lo menos que podemos hacer es reconocer su esfuerzo.

Sin embargo, para no dejarnos caer en blandito y colocando cada huevo en su canasta correspondiente, más allá de la prometida reconstrucción de Casa Terán, es tiempo ya de exigir cuentas al Gobierno del Estado por el incumplimiento de establecer y difundir su política cultural, lo mismo para el Congreso local, con un señalamiento especial a Luis Rubén Romo Marín, diputado de Nueva Alianza, a quien el organigrama señala como presidente de la Comisión de Educación y Cultura y quien se la ha pasado nadando de a muertito y en materia cultural sólo ha dado atole con el dedo a los grupos de artistas que se han acercado a demandar que su comisión haga algo a favor de la cultura en la entidad.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (29/07/2012)

julio 25, 2012

Terror de trapecista

…Y eso le permitió recordar entonces con precisión los últimos años, cuando él no paraba de decir que la literatura era muy complicada y explicaba que había luchado tanto y tanto por conseguir un estilo propio y que había empezado a sentir un gran miedo de quedarse aprisionado en él.


Y no se le ocurría mejor idea a tu padre, siguió diciendo ella, que comparar su terror con el de los trapecistas cuando dejan un trapecio para coger el otro, ese momento en el vacío. Esa inseguridad y esa angustia, decía tu padre, se parecían a lo que sentía frente al libro que escribía, porque no sabía si lo iba a conseguir, si no se repetiría, si estaría a la altura de lo conseguido anteriormente, si fracasaría después de tantos años de no saber qué era el fracaso…


Aire de Dylan. Enrique Vila-Matas

julio 23, 2012

¿A quién le dan pan que llore?


Perdón por intolerarlos
¿A quién le dan pan que llore?

El Plan Nacional para la Defensa de la Democracia y de la Dignidad de México que recientemente presentó Andrés Manuel López Obrador, se compone de cuatro objetivos. El primero tiene la intención de informar a la ciudadanía sobre la compra de votos. El segundo es el acopio de información para comprobar la compra de esos votos, así como otras violaciones a la Constitución. El tercer punto es entregar las pruebas y testimonios que fortalezcan el juicio de inconformidad. Por último, se indica que se buscará “hacer conciencia entre los ciudadanos que si se permite la imposición de Peña Nieto, mediante la compra de la Presidencia, el destino de México será de corrupción, dolor y frustración”. Se indica además que el Plan se llevará a cabo bajo dos premisas: 1) La Presidencia de México no se compra, y 2) El destino de México no tiene precio.
No está mal, hay quienes aplauden esta iniciativa bajo el argumento de que lo que López Obrador pretende es mantener la vía de la legalidad y limpiar la elección, además subrayan la diferencia entre el escenario actual y las protestas en 2006.
Se habla de 5 millones de votos comprados por el Partido Revolucionario Institucional, a periodicazos, sobre todo, se han revelado algunos mecanismos para la cooptación del voto, el trabajo realizado por las estructuras gubernamentales a favor de un partido, lo poco transparente que fue el proceso electoral y de millones y millones de pesos ejercidos para condicionar las preferencias de los electores.
Ayer se realizó la primera asamblea informativa, la segunda será el 5 de agosto, además se dispondrá de mesas desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde para recibir testimonios y pruebas de las irregularidades del proceso electoral. En entrevista, López Obrador mencionó que en Chiapas, Durango, Estado de México, Nayarit, Veracruz, y Zacatecas, fueron las entidades donde más “se traficó con la pobreza de la gente”.
No es posible denostar la idea del Movimiento Progresista para intentar la anulación de la elección, finalmente, es la vía legal y el candidato de las izquierdas está haciendo lo que cree que le corresponde para defender lo que él considera su triunfo. Sin embargo, de lo que se habla poco es de quienes vendieron su voto, a los electores que por 100 o 500 pesos, a veces hasta un comal o un botiquín accedieron a votar por el PRI. Superficialmente se habla de las condiciones y responsabilidad de quienes vendieron su voto.
Se da por hecho que todos quienes vendieron su voto respondieron a una coacción ilegal. Si se gastó dinero que no se debía, si se utilizaron procedimientos fuera de la ley, pues hay que castigarlos. No es poca cosa, lo único que queda es cumplir la ley, aunque claro, ya se sabe que en este paisito eso es lo más difícil de lograr. La izquierda tiene la oportunidad de demostrar que la elección fue sucia, tiene la atención de los medios y las instituciones, falta que compruebe sus acusaciones.
Bajo esa premisa es que en la argumentación se deja a un lado la responsabilidad de los ciudadanos en la venta de los votos. Es mejor pensar al electorado como conciencias sin mácula que se vieron obligadas a sufragar por el PRI, pobres de nosotros, tan inocentes, siempre somos tan carne de cañón, somos tan tontos que por cualquier limosna le ponemos precio al “destino de México”.
No tengo dudas de que se vendieron votos, conozco a varias personas que siempre estuvieron dispuestas a cobrar por una cruz en la papeleta, conozco a otras a las que se les intentó chantajear para que votaran por el PRI, otras más a las que se les ofreció algo a cambio de su credencial de elector, este último caso es el que más se repite, un ejemplo: la hija de una amiga fue a concursar a un torneo de gimnasia regional, la encargada le dijo a la mamá que si le traía cuatro credenciales de elector, le podían pagar los gastos para que acompañara a su hija, porque por cada mica le podían dar 700 pesos.
Sí, hubo quienes estuvieron obligados, pero hay otros tantos que conscientes de lo que hacían fueron a ofrecer su voto, por el dinero que fuera; otros más que de dientes para afuera decían que iban a votar por López Obrador, pero al final votaron por otro candidato porque temían que la austeridad propuesta los fuera afectar en sus ingresos, estos últimos, muchos de ellos burócratas sin jerarquía, es decir, sin nivel de mando en la estructura gubernamental pensaban que de llegar Andrés Manuel, les podían rebajar el sueldo, no importaba explicarles que esa no era la intención, al final, el miedo ahí quedaba, lo que habla de la concepción que de sus trabajos y austeridad tienen.
Como vivimos en la coyuntura las causas por las que alguien decidió vender su voto no serán analizadas, es preferible seguir presentando a la gente como víctimas ignorantes. Se agotarán los tiempos para pedir que se anule la elección y presentación de pruebas, se continuará con esta forma maniquea de presentar la realidad como un conflicto entre buenos y malos, pero las condiciones por las que alguien puede vender su voto no se tocarán, ni las faltas de oportunidades, de empleo, de desarrollo… No, esas se dejarán a un lado, de aquí hasta que las aguas se calmen y los partidos políticos vuelvan a realizar campañas que tienen como base conseguir la aprobación de los electores repartiendo souvenirs, tarjetas o dinero. ¿Difundir la propuesta ideológica, dar a conocer los planes para cambiar las condiciones jodidas de millones de mexicanos?, no, ¿para qué?, si al final siempre se pueden mandar a imprimir mandiles, repartir cobijas o paraguas.
Reitero, vivimos en la coyuntura, en el ahorita que se esfuerza en resolver sólo por un camino problemas complejos, cuando podríamos empezar a cambiar la forma en que se realizan las campañas, pero al parecer eso implica demasiado trabajo, sobre todo asumir la responsabilidad individual, ahí estamos, a eso nos acostumbramos y ahí nos sentimos cómodos, nunca más cierto ¿a quién le dan pan que llore?

Publicado en La Jornada Aguascalientes (23/07/2012)

julio 22, 2012

La Purísima... Grilla


  • Esto es música para volar
  • Iremos juntos ramma lama lama a daga da, dingi dong
  • Vende caro tu amor

Esto es música para volar… dice en algún momento Gustavo Cerati en el desenchufado que grabó con Soda Stereo para MTV. En Aguascalientes pareciera ya se vive el desenchufamiento de las elecciones y los actores políticos ya mueven sus piezas al ritmo del 2013. En la redacción de este diario proponemos la siguiente lista de canciones.
La chancla… rancherísimo acompañamiento dedicado a Guadalupe Ortega, dirigente estatal del PRI (hasta ahorita), está tan desesperado tratando de armar los pedazos del partido tras las elecciones (una sota y un caballo querían burlarse de mí) que se la van a cantar ante la insistencia en calmar las aguas y salir beneficiado con una delegación federal. No dude que a la hora del ajuste de cuentas, le cobren el trabajo que desde la secretaría de propaganda e información priísta se hizo en contra de Arturo Robles y Gregorio Zamarripa, a quienes intentaron “descalificar” por su simpatía con la candidatura de Andrés Manuel López Obrador en el 2006.
El Comal le dijo a la Olla: “Oye, Olla, oye, oye! Si te has creído que yo soy recargadera búscate a otro que te apoye”. En la Chentecueva, el lounge que el regidor Vicente Pérez Almanza mantiene en el centro de esta ciudad, la siguiente frase engalana una de las paredes: “No es que sea vanidoso, ¿pero de que sirve mi humilde opinión contra la de todos los espejos?” Le tenemos una respuesta posible. Si bien el colmillo que el joven regidor ha mostrado para caer parado recuerda por momentos la astucia con que Armando López Campa logró brincar de la dirigencia del PRI estatal a la vicepresidencia nacional de Movimiento Ciudadano “casi” sin mancharse las alas, y eso se traduce en una evidente simpatía entre ambas figuras, al parecer ya no va a bastar. Si se mira en ese reflejo y quiere seguir sus pasos, es decir, mantenerse en el candelero político tendrá que considerar que los resultados de las pasadas elecciones no dejaron feliz a López Campa, quien ya no ve tan guapote Pérez Almanza, sobre todo porque no fue capaz de transformar su carisma personal en votos para su partido. Los reacomodos rumbo al 2013 están a la orden del día, cuidado Vicente, el espejito espejito ya no contesta que eres el consentido.
Iremos juntos ramma lama lama a daga da, dingi dong… El éxito del musical Vaselina parecía envolver la atmósfera de La Perla, restaurante que en una de sus mesas presencio el encuentro de Cuauhtémoc Escobedo, Jorge López Marín, Héctor Quiroz García, Jesús Rangel y Oswaldo Rodríguez García. Escrito así (estricto orden alfabético) no parece gran cosa, pero si le agregamos cargos y filias partidistas, es posible especular acerca de las intenciones del PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y el Partido del Trabajo de ir en combo por la Presidencia Municipal de Aguascalientes en el 2013. Ahí nomás.
Vende caro tu amor, Aventurera, dale el precio del dolor, a tu pasado… a ese ritmo puede promoverse Gavuzzo, como el candidato más rentable de la izquierda, por lo menos así lo presentan los resultados de las últimas elecciones, si bien no resultó ganador, haciendo cuentas en su distrito obtuvo los mejores resultados para los partidos que lo postularon, a lo que hay que sumar que representa la renovación de los rostros de siempre, así como un relevo generacional. Si bien los votos conseguidos por Gavuzzo bastan para apantallar a la siempre desfalleciente izquierda local, tampoco son suficientes como para que Acción Nacional le deje la postulación por la que ya pelean Jorge López, Felipe González junior, Ricardo Rodríguez y hasta Paquín, pero sí le alcanzan para negociar una silla en el siguiente Cabildo.
Se me acabó la fuerza de mi mano izquierda… la rienda suelta de José Alfredo va para Cuauhtémoc Escobedo, dirigente estatal del PRD, quien si bien es convocado a las negociaciones rumbo al 2013, en realidad es poco lo que puede aportar, mientras el partido siga en manos de los Ortega y se empeñe en apostar a los mismos personajes como candidatos, nada le dejan a los dirigentes, sobre todo cuando se desprecia la formación de cuadros a lo que hay que sumar la incapacidad de incorporar a nuevos liderazgos. Un ejemplo, elección tras elección Angélica de la Peña está en las listas perredistas, hoy senadora, antes diputada federal, plurinominal, por supuesto, ni modo que el PRD obligue a los baños de pueblo a la esposa de Jesús Ortega Martínez, ex líder nacional del partido del sol azteca. ¿Qué ni siquiera vive en Aguascalientes?, pues no, y al parecer sí importa.
Lo siento mi amor, hace tiempo que no siento nada al hacerlo contigo… va para Nora Ruvalcaba, a quien la izquierda de Aguascalientes ha postulado a todos los cargos de elección posibles, pero es una de las víctimas del efecto Gavuzzo, si bien nadie puede negar la astucia política de Nora y el arrastre que tiene entre sus seguidores, ya no suena su nombre en las negociaciones, algo tendrá que inventarse la dupla Ruvalcaba/Alférez para no quedar fuera de la jugada.
Desde el desván, rodando van bajando las canicas, brincando escalón por escalón, sin ton ni son, saltando libres y locas… nos despedimos con La marcha de las canicas de Cri Cri, para informar que hoy, otra vez, #YoSoy132 Aguascalientes saldrá a la calle, ahora a realizar la  segunda “Megamarcha en contra de la imposición”, así como un evento cultural en la Exedra, donde de acuerdo a un comunicado de este grupo se contará “con la presencia de artistas aguascalentenses de todas las disciplinas artísticas, desde música hasta teatro”.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (22/07/2012)

julio 17, 2012

guardagujas cincuenta y seis

rogelio pineda rojas
fernando reyes
alejandro espinoza
agustín fest
foto: victor bezrukov
guardagujas cincuenta y seis
julio 2012
descarga el pdf: http://issuu.com/jornadags/docs/guardagujas56

Encendidos ciudadanos


Perdón por intolerarlos
Encendidos ciudadanos

Hoy compré en Soriana. Lo único que pensaba era en conseguir la barra de pan de parmesano y ajo con la que en la semana me hago mis emparedados, sólo ahí la venden y sólo ahí tienen la amabilidad de pasarla por la rebañadora, así que fui y la compré, sin pensarlo mucho. La tienda estaba abarrotada, lo primero que creí fue que algún contingente se había apoderado de las instalaciones, que en los pasillos me encontraría encendidos ciudadanos vaciando los estantes y llenando los carritos con mercancía, atestando los pasillos, protestando frente a las vitrinas por el fraude electoral… y no, la tienda estaba repleta por ser quincena, eso y nada más.
Pagué mi pan y salí sintiendo un poco, sólo un poco, de pena por mí mismo, a pesar de estar al tanto de las protestas que en otros lados se realizan en contra de esa tienda, no hice nada, cuando hubiera sido muy sencillo arengar a los clientes, comenzar con el discurso de cómo hemos sido engañados y, otra vez, los hombres en el poder se han aprovechado de nuestra inocencia para cortarnos las alas. Digo que hubiera sido sencillo no porque me crea capaz de convencer a una multitud, sino porque, como dice Elías Canetti, “el ansia de crecimiento es la primera y suprema característica de la masa”, así que hubieran bastado unos cuantos gritos, algunas buenas frases sobre lo cara que está la vida y una que otra consigna bien pensante y políticamente correcta, para incendiar el lugar. Pero no lo hice, porque me disgusta la pérdida de identidad que se asume cuando te integras a la masa.
Esta ansia que tiene la masa cerrada por crecer, sigo la definición de Canetti, es su principal fragilidad, el éxito de su persistencia reside en poder seguir sumando, para lo que tiene que simplificar sus objetivos, reducir a lo mínimo su propósito, ¿por qué protestamos?, porque estamos hasta la madre, ¿de qué?, de todo. Y en ese todo cabe un universo enorme de motivos, cualquiera. De haber incendiado el Soriana, quienes me acompañaran, la mayoría de ellos, no compartirían mis motivos, seguirían sus impulsos.
Hace unas semanas, la policía en el DF realizó un operativo para recuperar un cargamento de televisiones robadas, horas más tarde, una turba salió a las calles y detuvo camiones de carga, transporte público y autos particulares para asaltarlos. ¿Qué habrán dicho en su defensa quienes abrieron las puertas de un taxi y bajaron a golpes a los pasajeros?, ¿estaban defendiendo al barrio?
En estos días, en Turicato, Michoacán, los feligreses de Nueva Jerusalén, destruyeron dos escuelas, durante varias horas estuvieron derrumbando las construcciones a mazazo limpio, explican que al “obispo Martín de Turs” le habló la virgen y le ordenó que acabara con esas instalaciones. En el remoto caso de que la autoridad intervenga (la encargada de Educación de ese gobierno estatal declaró que “tenía entendido” que el problema no era tan grave, que sólo habían sido unas bardas), ¿cuál será la defensa de los detenidos?, ¿a todos les habló la virgen?
El fin de semana anterior, no sé por qué circunstancia, el tren que cruza la ciudad se quedó detenido, supongo que por un desperfecto, para desbloquear el tránsito y pudieran circular los automóviles, dejaron una decena de vagones detenidos a la altura de la Unidad Habitacional Cuarto Centenario, cuando pasé por ahí, varios curiosos pasaban a la acción y comenzaron a robarse el cargamento. Una imagen me sorprendió, un niño de ocho o nueve años que rodaba un rin oxidado, se había subido a uno de los vagones que llevaba chatarra y, como pudo, se hizo del rin. En el caso remoto de que alguien le preguntara los motivos, ¿qué podría explicar?, ¿cuáles sus razones para robarse algo?, evidentemente, el ejemplo, todos los demás lo estaban haciendo, pero eso no es un motivo.
De haber incendiado el Soriana y si me hubieran detenido, me sería posible justificar mis acciones con algún argumento “político”: es que estoy en contra del fraude cometido, desapruebo que la tienda apoyara la compra de votos a través de la venta de sus tarjetas, o algo así. No sé, y eso me preocupa, cuál hubiera sido la respuesta de los otros, de los que, encendidos, hubieran provocado algún destrozo o, quizá, atacado a alguien. Sé, que en algunos, al formar parte de la masa, la mirada se les trastoca, se les prende y no hay argumentos, es un simple dejarse llevar por el impulso.
Hoy compré en Soriana pues, durante un instante, sólo eso, sentí que debí haber hecho otra cosa que salir con mi bolsa de pan, pensé, yo también estoy indignado, me frustra este paisito y sus ciudadanos… ahí me detuve, recordé a Canetti: en su afán de crecimiento, la masa incorpora todo y en ella se desintegran, no hay individuos, no hay ciudadanos, se forma un bloque compacto. También pensé en una bonita frase del #YoSoy132, efectiva, sentimental: “si no ardemos juntos, quién iluminará esta oscuridad”, bueno, me dije, yo no voy a arder, por más que la fórmula pueda tocar mis fibras sentimentales, porque el acto de arder, ese, me parece semejante al vuelo de los insectos que ciegos se incendian en una fogata o mueren a golpes de tanto chocar contra una lámpara.
Salí de Soriana, con mi bolsa de pan entre los brazos, pensé en las peticiones de segunda vuelta que no voy a firmar para que se resuelvan ahora mismo, en todos los memes que no reenviaré a mis conocidos en las redes sociales, todos los discursos que escucharé con un gesto de hastío, pensé pues, que no somos inocentes, que en el fondo, vociferar en masa es un poco rendir la idea propia, me quedé con la idea de que la única forma de acabar con la oscuridad es el conocimiento, no se incendia una casa para iluminarla, no ardes en el fuego para encontrar calor. Pero así somos los ciudadanos de coyuntura: encendidos, dispuestos al sacrificio y poco duchos con la autocrítica.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (16/07/2012)

julio 15, 2012

Muerto del Cerro Sound Machine...

Muerto del Cerro Sound Machine
p r e s e n t a


Publicado en La Jornada Aguascalientes (15/07/2012)

La Purísima... Grilla de La Jornada Aguascalientes dominical


  • Lealtad, disciplina priísta
  • El PAN no canta mal las rancheras
  • ¿Y la militancia partidista, apá?


Ya llegó, ya está aquí, el que va a calmar al PRI… Bueno, no, realmente no, pero en la sede del tricolor están urgidos de que alguien calme las aguas, ya no quieren más olas. De ahí que tras la debacle sufrida en las elecciones pasadas el grillerío se sale del comal y la dirigencia ya no haya cómo ponerles un estate quietos a los apuntados para el 2013.
¿Qué no perdieron? Matemática básica, 100% es igual a todo y, voto por voto, casilla por casilla, el PRI no pudo con el paquete, así que se aferra a presumir que ganó su candidato a la presidencia de la República y reiterar, machaconamente, que es el tiempo de Peña Nieto.
La lealtad, la unidad, disciplina y el trabajo son los valores fundamentales para sacar adelante las decisiones de los partidos políticos –citan los priístas en un comunicado de prensa a Pilar Moreno Montoya, diputado federal electo por el Distrito I– y para que quede claro el mensaje, agregan que el futuro legislador “resaltó y respaldó el amplio trabajo realizado por la dirigencia estatal del Partido Revolucionario Institucional”.
Pues sí, no queda de otra, en lo que espera que le hagan caso y lo premien con una delegación federal, Lupe Ortega anda desesperado tratando de poner orden, por todos lados le saltan remplazos y los grupos tricolores no dejan de darse patadas por debajo de la mesa.
Ahí está el anuncio del tentativo regreso de Adrián Ventura, quien se perfila como candidato para la alcaldía o bien a liderar al Congreso local, es decir, a cobrar la disciplina con que relevó a Gabriel Arellano en la Presidencia Municipal.
No aprende el PRI que es indispensable la reflexión postelectoral, y esto apenas empieza.
En el PAN tampoco cantan mal las rancheras y cuando todavía no se apagan las velas del festejo por las sorpresivas victorias en la elección local, ya se comienzan a vislumbrar los reacomodos, porque quietos no se van a quedar ni Martín Orozco ni Fernando Herrera, mucho menos Paquín, quien bien se puede dejar deslumbrar por el supuesto arrastre que tiene entre los electores e ir por más, es decir, repetir la historia de saltar de un cargo a otro (sin finalizar el periodo para que fue elegido) y postularse para la alcaldía capital.
Aunque ahí tendrían que vérselas con la opinión de Felipe González, quien pronto dejará de ser senador y ya advirtió que regresa a Aguascalientes para convertirse en “uno más” de los panistas que intentan dejar atrás los viejos liderazgos. En corto, el ex gobernador le gusta subrayar que uno de los fracasos mayores de la reforma política en las cámaras es no permitir las candidaturas ciudadanas, ejemplifica subrayando que los votos obtenidos por Josefina Vázquez Mota fueron gracias a su esfuerzo y no por el PAN.
Así las cosas, González González regresará a su terruño para impulsar los nuevos liderazgos, que en traducción grillera es: repetir la fórmula de candidatear un empresario “con carisma”, lo que abre la puerta a Ricardo Rodríguez de la Coparmex y, por supuesto, a Felipe González júnior.
¿Y la militancia partidista, apá? No pues esa puede esperar, porque visto está que en la práctica lo que importa es lo que te mantenga en el presupuesto (ahí te hablan Paco Dávila, de vuelta a la nómina pública) o se consiga para las urnas, y si no, ahí está el reciente intercambio de acusaciones entre partidos y sindicatos.
¡Panista¡ ¡Priísta! Se acusan unos a otros y exponen, por ejemplo, la relación Jesús Ramírez Ramírez, secretario general de la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM), con el PAN, que en las pasadas elecciones le ganó a la CTM… Así como es claro que el SNTE, operó por identidad histórica para el triunfo de Peña Nieto, el líder con el propósito de ganarse una curul en el Congreso local ya comienza a presumir el trabajo realizado en las pasadas elecciones, ¿a favor de quién?, sólo Ramírez Ramírez lo sabe, es decir, depende del interlocutor.
Mientras tanto el de la CROM ha comenzado a hacer leña del árbol caído y ya se puso exigente con el gobernador, Jesús Ramírez, con todo respeto, por supuesto, ya le demandó a Carlos Lozano que distribuya equitativamente los contratos de las nuevas empresas que se instalarán en Aguascalientes, y nomás para dejar en claro contra quién va la jugada, declaró que “hay que garantizar atención, acceso a liderazgos, a quien les resuelva sus asuntos, cosa que no ocurre con quien pierde elecciones”.
Pero a Alfredo González, las declaraciones de los demás, no lo achicopalan, como se vea, aunque perdió en las elecciones, salió ganando, en el fondo el líder cetemista quedó tranquilo por no acceder a una curul federal, pues desde la capital no es tan fácil cuidar los intereses de sus agremiados, pero sobre todo, estar al tanto de la lealtad de sus subalternos, que en cualquier momento le podrían dar baje con el puesto.
Tan tranquilo está González que puede dedicar tiempo a su verdadera vocación, y ahí lo tiene, consolándose de la reprimenda que le dieron por el exceso de confianza demostrado en las elecciones, participando en el torneo de golf de la UAA, donde ahí sí, ganó de todas todas, no cualquier cosa, se llevó el primerísimo lugar. Todo fuera como tener buen swing.

julio 09, 2012

Al lado del camino

Perdón por intolerarlos
Al lado del camino

Quienes no me conocen suelen intentar descalificar lo que escribo ligándolo a una militancia partidista, dependiendo de quién venga la pedrada, creen que me insultan al señalar que opino de tal o cual manera porque soy “panista” o “perredista”, no ha faltado quien de un viejo armario desempolvó el coqueto “pequeño burgués” y, también, el asno que al no encontrar coincidencia con mi punto de vista me acusa de prostituta o el cobarde que exhibe su criterio diminuto señalando que soy “maricón”.
Por supuesto, tengo en mi cuenta varias amenazas, el mediocre que ante la falta de argumentos se puso a mis ordenes para “romperme mi puta madre”, otro que al verme baja la mirada y saluda pero a sus cuates les asegura que el día que me encuentre “no me la voy a acabar”, sumo a la lista al maledicente que busca entre conocidos mutuos una cola que pisarme y no la encuentra porque cree como el león que todos son de su condición y mis faltas de virtud están por el lado de los excesos y el placer, no por los rumbos de la corrupción y el entreguismo.
Tengo un amigo que harto de la solemnidad con que alteramos la voz para hablar del proceso electoral se ha decidido por la parodia, nos cuenta que cuando sea candidato no tendrá otra propuesta que la de bailar, que ante los cuestionamientos sobre su plataforma política, ideología o posturas ante los problemas nacionales, siempre responderá lo mismo: yo, bailo.
Entiendo el sarcasmo finísimo de su declaración e invariablemente me río con él. Creo con convicción que es lo único que no se nos puede arrebatar, el humor, los motivos para la risa y esa especie de vértigo al que impulsa el juego. Dejarse ir con la certeza de que como señala Roger Callois: “el juego evoca una actividad sin apremios, pero también sin consecuencias para la vida real… En efecto no produce nada; ni bienes ni obras”, pero con la conciencia de que es una actividad liberadora, un aparte indispensable en el que se valora por completo la libertad que permite decidir.
El juego pierde su condición de juego cuando se obliga a alguien, no hay mayor espacio de libertad que hacerse a un lado y jugar, se ejerce un sofisticado libre albedrio que asume las reglas del juego, las respeta y crece en la medida que se comparte un objetivo común, un propósito final que, casi siempre, consiste en la obtención de placer. Tan poco y tanto.
En estos días postelectorales he visto, orillado, las marchas de victoria y las de protesta, las del desencanto y la euforia, los gritos y las pancartas, las de los contrarios y las de los incondicionales, en cada una de ellas me han invitado a sumarme, a participar, y a todas me he negado, no creo en ellas, pero sobre todo, me espanta que al fuego del entusiasmo siempre se termina por insultar al contrario, la manifestación encuentra su momento mejor cuando el contingente corea a todo pulmón alguna injuria, la pancarta más vistosa es la que desprecia y humilla.
En estos días postelectorales, he intentado mantenerme en el límite de la vía, por convicción, porque creo que hay una forma distinta de construir, diferente a la que al calor de la conversación tiende a ofender al otro porque no piensa igual que uno. Si a quienes me descalifican los desestimo porque sus insultos no me alcanzan, no podría sumarme al desfile de ruindad que no piensa más que en la satisfacción súbita que regala deshonrar al otro y no ve más allá, no alcanza a comprender (no le importa) que a ese a quien llama estúpido, imbécil, corrupto, maricón, panista, prole, priísta y un largo etcétera, es un vecino, un familiar, un conocido, alguien con nombre. La masa no suele reflexionar que ese a quien discriminas es, nos guste o no, un ciudadano con los mismos derechos que uno.
Soberbio, me mantengo al lado del camino, sé que el puño en alto y el grito son sólo símbolos de lucha, no la lucha en sí, que la acción comienza por entender en un sentido amplísimo por qué la templanza es una virtud, pues abre el espacio y tiempo para la reflexión.
Vuelvo a quienes me descalifican y pienso también en el amigo que propone bailar, con esas dos imágenes comprendo qué estoy haciendo y qué me gustaría pedir en estos tiempos. No bailar, pero sí jugar para abrir espacio al pensamiento.
Así, al lado del camino, lo mejor que se me ocurre es cantar: “Me gusta estar a un lado del camino, fumando el humo mientras todo pasa, me gusta abrir los ojos y estar vivo, tener que vérmelas con la resaca. Entonces navegar se hace preciso en barcos que se estrellen en la nada, vivir atormentado de sentido, creo que ésta, sí, es la parte mas pesada. En tiempos donde nadie escucha a nadie, en tiempos donde todos contra todos, en tiempos egoístas y mezquinos, en tiempos donde siempre estamos solos, habrá que declararse incompetente, en todas las materias de mercado, habrá que declararse un inocente, o habrá que ser abyecto y desalmado. Yo ya no pertenezco a ningún istmo, me considero vivo y enterrado”, y canto pues, jugando a la interpretación personalísima de la canción de Fito Paez.
Así, hasta que navegar se haga preciso, y después de gozar el humo y todo pase, hacer lo que me corresponde hacer.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (09/07/2012)

julio 08, 2012

Muerto del Cerro / Qué hacer en caso de...

Muerto del Cerro
Periodismo devoto x voto, casilla x casilla



La Purísima... Grilla de La Jornada Aguascalientes dominical


La Purísima… Grilla

Todos piensan en 2013

Ganamos, perdimos, con Peña sí cumplimos

¿Ónde quedó Morena?



Cha cha cha chán. Será hasta hoy que el Instituto Federal Electoral realice la sesión extraordinaria del Consejo Local para realizar el cómputo correspondiente a la elección de Senadores y calificación de la entidad federativa, mientras tanto a seguir mirando como y cuántos padres le aparecen a las victorias partidistas, pero sobre todo, quiénes y cómo se desaparecen quienes no tuvieron buena fortuna.
El son del dolor. Al parecer al que le gustó la exposición fue a Isidoro Armendáriz, quien una vez que probó las mieles de que su nombre suene al ritmo de la cumbia en los cruceros no perdió oportunidad de remitir a los medios su postura, el 5 de julio, un comunicado que  no contó con el apoyo de la siempre diligente Secretaría de Estrategia, Información y Propaganda del PRI, la cual sólo se ha empeñado en relación con la elección que “Aguascalientes le cumplió a Enrique Peña Nieto”, y de pasada, si se puede “aterrizar pronto y oportunamente” las delegaciones federales, para la cual suponemos se apunta Lupe Ortega, quien ha insistido en el tema.
Pero volviendo a Isidoro, lo primero que pide en su comunicado (http://goo.gl/Js6ZP) es que la derrota del PRI no divida liderazgos ni debilite estructuras, algo ha de saber que es su llamado principal; enseguida califica de pírrica la “hipotética victoria” del PAN, ya con casi todos los resultados, habría que considerar si en verdad merece ese adjetivo, que tiene su origen en las Guerras Pírricas (280-275 a.C.) y se emplea para calificar una victoria obtenida con tales sacrificios que no se compensa el triunfo; si no se es mezquino, algo habría que concederle al PAN por llevarse dos distritos y el Senado en un territorio 100% priísta (al menos eso siguen diciendo las miles de bardas).
Enseguida, el compañero de fórmula de Medina Romo acusa a “muchos liderazgos del PRI” porque  favorecieron al PAN, además de que dividieron el voto priísta apoyando a Nueva Alianza. Se llama a engaño Armendáriz y postula que “falló la unidad política interna en las campañas, faltó solidaridad y direccionamiento del CEN del PRI con los candidatos a diputados y senadores, y las campañas locales carecieron de visión, malicia e imaginación frente a las tácticas maquiavélicas de las oposiciones”, para rematar con un llamado urgente a realizar un ejercicio crítico en el PRI.
Varias ocasiones se ha comentado en esta columna que tras la victoria del PRI en las elecciones pasadas, no se realizó un ejercicio para saber por qué había ganado Carlos Lozano, si en la victoria no fue capaz el PRI de analizar lo que hizo bien, dudamos que en al perder claramente las representaciones de la entidad, sean capaces de sentarse a discutir por qué no les funcionaron las marchas a las que asistieron representantes de todos los niveles de gobiernos, los espacios privilegiados en los medios de comunicación, la difusión reiterada de las encuestas que los señalaban como ganadores, la calculada estrategia de no asistir a ningún debate… ¿dónde quedó la campaña a ras de suelo que tanto presumieron?
Pero de que hace falta un riguroso análisis, no queda duda. Para todos, sobre todo con miras al 2013, porque al interior del PAN ya se acomodan (a puntapiés si quiere) con la idea de ganarle la alcaldía al PRI. Ya están apuntadísimos Felipe González Ramírez y Jorge López, no falta mucho para que aparezcan los mismos de siempre a reivindicar su derecho a ser postulados (José Luis Novales, Antonio Arámbula, Jaime del Conde) o para que Rubén Camarillo intente ejercer la influencia que le da el ser consentido del CEN del PAN, ¿o qué, a poco creen que van a lanzar a Paquín a la Presidencia municipal?, ¿o a Teresa Jiménez?, está bien que le ganó a Alfredo González, pero habría que medir ese logro calculando que hay más Aguascalientes fuera del campo de golf.
Rápido y furioso fue el mutis del escenario político de los candidatos perdedores, acaso Enrique Pasillas del PANAL, quien desde las páginas de este diario realizó un recuento de su experiencia de campaña, ¿y los demás? Los demás se hicieron ojo de hormiga.
No es por hacer leña del árbol caído, pero como ejemplo baste mencionar que toda la enjundia de Claudio González y Sergio Delgado del Verde Ecologista se desapareció el mismo día de las elecciones, cuando tras ir a votar señalaron que se iban ir a casa a esperar los resultados.
También los del Movimiento Progresista desaparecieron, todo el empuje ciudadano de Gavuzzo, Luévano, Hernández, Aranda y Ruvalcaba se extinguió súbitamente, ¿y Morena?, ¿dónde está la organización de regeneración nacional?, ¿quién le va a explicar a López Obrador que a pesar de lo prometido en campaña no lograron tener representantes en todas las casillas ni convencer de votar por Andrés Manuel a otras cinco personas?
Esos son, esos son, los que chingan la Nación, gritaron ayer (otra vez) los de #YoSoy132 Aguascalientes frente a las oficinas del PRI, al paso de la marcha que iba (otra vez) rumbo a la Plaza de Armas, pero el edificio estaba vacío y al parecer así seguirá un buen rato, abandonado, tal y como aparecen las páginas de sus candidatos, si intenta entrar a http://www.alfredogonzalez.org/ o http://www.patymunoz.org/ ya ni siquiera están colgadas las páginas en la red, mientras que sus cuentas en Facebook y Twitter quedaron congeladas en el 27 de junio, cuando todavía prometían que regresarían para alzar victoriosos la mano y subir más fotos de sus impresionantes encuentros con la comunidad.
En el ámbito nacional, esto, las elecciones, todavía no se acaban, el día de ayer Andrés Manuel López Obrador declaró el conferencia de prensa que el lunes 9, a las 8 de la mañana daría a conocer su posición “en firme” sobre la elección, en Aguascalientes, todo indica que este arroz ya se coció, que para el PAN ya se acabó el 2012 e inició el 2012, mientras que para el PRI, su militancia, pero sobre todo los posibles beneficiarios, están en espera de cómo se juegan las fichas desde los palacios de gobierno estatal y municipal, porque demostrado está que la maquinaria electoral es efectiva para atender instrucciones desde el centro en el caso de las elecciones presidenciales, pero en lo local sigue dependiendo, quizá más que nunca, de los cotos regionales de poder. Hasta ahora, tanto el gobernador como la alcaldesa han sido mesurados en sus declaraciones, no dude que los posicionamientos fuertes vendrán con los informes de gobierno, ahí habrá que estar atentos a quiénes regresan a la burocracia, a quién se apapacha, a quién se le hace vacío.

julio 05, 2012

guardagujas cincuenta y cinco

...
julio 2012
norberto de la torre
omar delgado
sofía ramírez
erika mergruen
cecilia eudave
portada: gerardo gonzález
hoy jueves lo encuentras junto con la edición impresa de La Jornada Aguascalientes

julio 02, 2012

Una Patria más modesta, probablemente más preciosa



Perdón por intolerarlos
Una Patria más modesta, probablemente más preciosa

Hace unos días tuve la oportunidad de hablar de La Suave Patria, el poema de Ramón López Velarde, entre los múltiples acercamientos que intenté en un principio, estaba la idea de cómo sentimos la Nación, era algo muy a flor de piel, una imagen: la ceremonia de izamiento de la bandera nacional en el Zócalo, una mujer que iba al mandado se detiene a mirar el paso firme de los soldados, el ritual con que arrean el lábaro patrio, lo recogen como si fuera un niño, lo abrazan y, lenta, en verdad muy lentamente lo guardan. Cuando los soldados vuelven a Palacio Nacional, la mujer que los ha estado observando, se lleva la mano derecha al pecho, cruza sus dedos extendidos sobre el corazón y comienza a cantar, fuerte y claro, el Himno Nacional.

Esa es una imagen clara y contundente de lo que puede ser la Patria (así con mayúscula), pienso al recordar la escena. Sin embargo suelo referirla poco porque  cuando he tenido necesidad de caracterizar lo que entiendo como Patria, hago uso de una cita del escritor austriaco Joseph Roth: “La verdadera patria del escritor emigrado es la lengua en la que escribe”.

Pero la Patria Suave, la que le quieren imponer las lecturas nacionalistas al poema del jerezano, tendría más con la imagen primera, con el orgullo de la pertenencia que sólo es posible a flor de piel, no la actitud intelectual de apropiación, sino una actitud cívica que con una convicción letrada.
Al final, no emplee esa imagen de la mujer solitaria, arrebatada, en súbita anagnórisis de lo que la Patria es porque el mismo López Velarde señala en su texto Novedad de la Patria, a qué se refería al escribir La Suave Patria: “Han sido precisos los años del sufrimiento para concebir una patria menos externa, más modesta y probablemente más preciosa”

Una Patria que, explicaba López Velarde, “miramos hecha para la vida de cada uno. Individual, sensual, resignada, llena de gestos, inmune a la afrenta, así la cubran de sal. Casi la confundimos con la tierra”. Con esa imagen trabajé mi charla sobre el texto lopezvelardeano y cerraba con una referencia a lo que yo creo que es la Patria íntima a la que hace referencia el de Jerez y que se encuentra en El retorno maléfico, es en ese poema donde creo que reside la idea de Patria de López Velarde, en el desencanto de quien vuelve con pies advenedizos y lo embarga “una íntima tristeza reaccionaria”.

A lo largo de esta jornada electoral he vuelto ha pensar en el concepto de patria, ya no por López Velarde ni por la relación evidente con el fin de las campañas y la elección presidencial (que es a donde quiero aterrizar todo esto), sino por el impulso cívico que percibí al momento de la votación. Este domingo, estuvieron en posibilidad de participar  por primera vez 14 millones de jóvenes entre 20 y 24 años  (113 mil 384 en Aguascalientes), para ellos fue su primera elección presidencial.

A lo largo de la jornada electoral tuve la posibilidad de ver a estos jóvenes participando activamente, puede constatar que lo que sucedió durante las campañas electorales y la refrescante irrupción de #YoSoy132 no se quedó en la eterna marcha, el consejo permanente y la desbocada manifestación contra algo o alguien.

Sí #YoSoy132 realizó su trabajo, tras conocer los resultados del conteo rápido del IFE convocó a una asamblea ciudadana para evaluar movilizaciones y, públicamente, se manifestó como un conjunto “desilusionado, enojado, triste y frustrado” porque las tendencias despertaron  al dinosaurio y todo parece indicar que volverá el PRI a la presidencia de la República.

Una vez pasada la euforia de las campañas, ya hacia los resultados definitivos de la elección, será posible analizar a #YoSoy132 sin los prejuicios de toda la esperanza que se puso en ellos, sin la carga emocional y afectiva que despiertan los rebeldes. Ojalá la organización soporte esa mirada crítica y sea capaz de asumir las consecuencias de la autocrítica.

Sin embargo, los jóvenes que me despertaron la necesidad de darle cuerpo al concepto de Patria no fueron ellos, fueron los anónimos, los que por centenas miraba formados, ilusionados, verdaderamente emocionados por participar en un proceso electoral, esa mayoría silenciosa que tanto se desprecia porque la pensamos conectada a lo peor de la televisión y las redes sociales, los que nos se quejan porque los llamen ninis pues no tienen tiempo de discutir si caben en ese concepto, los que simplemente (así de un vistazo) viven. Miles de jóvenes que no necesitaron el estruendo de la manifestación, que quizá salieron a la calle pero no hicieron de la protesta vocinglera el centro de su vida. Me emocionan y me hacen buscarle cuerpo a Patria porque me parece que entendieron mucho mejor y antes que nosotros (me refiero a mi generación) lo que la participación es. Miles de jóvenes que sin necesidad de calificar de protesta, crítica o reprobación la manifestación de lo que creen. Les bastó acudir a las urnas y cruzar las boletas, tanto y tan poco.

Vuelvo a la imagen primera, la de la mujer atendiendo su sentimiento cívico ante la bandera, algo tan simple, tan para ella, similar entonces al acto acometido tras la mampara, enfrentar una serie de nombres y logotipos con la certeza de que, más allá de quién gane, valdrá la pena ejercer plenamente su derecho, ser un ciudadano responsable, sin necesidad de hacer de ese acto un espectáculo masivo.

Es posible, que quien haya llegado a este punto, vea en estas líneas una crítica a la movilización, al activismo, no es así (y si lo fuera, no importa: …Y una íntima tristeza reaccionaria, sería mi réplica), lo que me conmueve es esta idea de Patria que se puede construir con los actos mínimos, con todo eso (que es tanto) a lo que solemos restar importancia.

Para no envilecer el relato, he omitido la narración de quien me comentó que caminó durante dos horas para llegar a su casilla, de los que esperaron varias horas para poder sufragar, de quienes por su circunstancia personalísima se vieron en la necesidad de recorrer la ciudad en busca de una casilla especial en la cual recibieran su voto… Lo hago no porque sus historias no interesen, sino para evitar caer en el melodrama y transformar su actitud en conducta en un acto heroico. Lo hicieron y ya. Así me lo contaron: Fui a votar porque tenía ganas. Fui a votar porque era la primera vez que lo podría hacer. Fui a votar, incluso, porque creo en el candidato equis o ye… No se les llena la boca con la grandilocuencia del panteón cívico, ni con los nombres o con las causas. No cargan en sus hombros con la obligación de responder al llamado del futuro. Votaron y ya, con la misma carga de responsabilidad de quien responde al íntimo impulso de saludar a la bandera y cantar en voz alta algo que sólo significa para ellos.

Hace unas semanas me atreví a compartir algunas ideas sobre La Suave Patria de Ramón López Velarde, entonces como hoy, finalizaba machacón con la cita de Novedad de la Patria, repito pues la idea medular: “concebir una patria menos externa, más modesta y probablemente más preciosa”.

Han sido, pues, millones de jóvenes ejerciendo su ciudadanía de la manera más plena, para concebir que la respuesta que la Patria requiere puede ser un acto más modesto: transformarse en ciudadano, eso y nada más, es decir, algo más precioso.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (02/07/2012)

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails