mayo 28, 2012

Cuando la música se acabe


Perdón por intolerarlos
Cuando la música se acabe
Padre y educadores se quejan constantemente de no entender cómo es que sus hijos pueden estar haciendo la tarea mientras mensajean, chatean y escuchan su iPod al mismo tiempo, menciona en una entrevista Gary Small, director del Centro de Investigaciones en Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California (UCLA) quien contesta: mi respuesta es que es un mundo diferente el de ahora, tienen que aprender cómo lidiar con la tecnología, la pregunta es ¿cómo nos vamos a adaptar y cómo vamos a mejorar nuestras vidas?
El Dr. Small, junto con Gigi Vorgan, es autor de El cerebro digital, un libro que trata de explicar cuáles son los cambios que está sufriendo el cerebro ante la influencia de las nuevas tecnologías y en el que establece las diferencias en la forma de percibir el mundo entre los “nativos digitales” y los “inmigrantes digitales” -términos acuñados por Marc Prensky, ver: http://goo.gl/QeAWP, los primeros son personas menores de 30 años que han crecido con la tecnología y su uso ocupa un lugar central en su desarrollo, mientras que los inmigrantes ya no son jóvenes y han aprendido a adaptarse a un mundo tecnificado-. En una de las tantas entrevistas realizadas a Small se le cuestiona si conseguir con un solo clic la información que requerimos nos hace reflexionar menos, si nos vuelve más impacientes. Dice el neurocientífico: Creo que sacrificamos la profundidad por la amplitud. Como tendemos a buscar constantemente informaciones en internet, nuestra mente va de un sitio a otro. La tecnología nos incita a seguir siempre adelante, en lugar de hacernos parar para reflexionar. Es posible que esa característica de los medios tecnológicos, si va combinada con la exposición excesiva, nos lleve a un trastorno del déficit de atención e hiperactividad. También puede conducirnos a la adicción tecnológica”.
Entender que los nativos digitales son capaces de leer de otra manera, donde se asume la rapidez, lo inmediato y lo múltiple como características propias de la información, es posible, que ayude a entender que ocurre en las escuelas y en las calles con movimientos como #YoSoy132.
¿Qué quieren? Simple, lo dice “When the Music's Over” de The Doors: “We want the world and we want it now!”, ¿para qué? No lo sé, la canción no lo dice, creo que ellos tampoco lo saben, pero están en su derecho de exigirlo, tan suyo como nuestro. Mientras los miro pasar por las calles, mientras observo el intercambio de mensajes, sus muros de Facebook, las charlas interminables en el Twitter, el entusiasmo vertido en el sarcasmo, el ingenio de sus imágenes y pancartas, parodias y canciones, más que intentar comprender prefiero escuchar, finalmente es un primer paso hacia el entendimiento, además de una forma sana de evitar la pena ajena, sentimiento tan de nuestros días ante la intención de explicar lo que ocurre aquí y allá afuera.
Escuchar para no caer en el error de etiquetar con el facilón revoltosos o izquierdosos a los que empuja la simplona geometría política, para no rendir la inteligencia a la fórmula de los “ismos” y más tarde tener que disculparme como Pedro Joaquín Coldwell, presidente del PRI, quien suele comenzar sus entrevistas agradeciendo la oportunidad de “aclarar qué sí dije, que no dije, o qué quise decir y también qué pudieron haber interpretado ustedes” y hastiado implora: “No quisiera que mi respuesta pudiera descontextualizarse”; para no tener que deslindarme; escuchar para no cometer el mismo error de quien se niega a entender lo que un movimiento apartidista intenta ser y como Paco Ignacio Taibo II en la protesta estudiantil en la Estela de Luz, manotear su derecho a quedarse con el micrófono gritando “no me vas a decir lo que voy a decir” cuando los jóvenes lo increparon por preguntar “¿aquí quién va a votar por Peña Nieto?”
Ni hablar de la pena ajena al leer los diarios locales y su ausencia de compromiso con la función social que los medios tienen, prefiero escuchar para así el día de mañana no tener que justificar cómo se convirtió al periodismo en el sirviente del poder, cuando los columnistas mascota hacen la tarea sucia de escarbar en las referencias familiares y laborales de quienes se manifiestan con el propósito de empequeñecer a los protestantes.
Escuchar atento pues para evitar la tentación de, a bote pronto, encasillar al otro y perder la oportunidad de saber qué piensa y cómo propone llevar a cabo su tarea, también para estar en posibilidad de señalar sus contradicciones y en la medida de mis posibilidades, ensayar a proponer pausas que permitan la profundidad.
Creo que es evidente mi condición de inmigrante digital, sobre todo porque no acabo de convencerme de que esta sea “la primavera mexicana”, ante la amplitud del entusiasmo me sigo extrañando la profundidad que da la reflexión serena; más allá de mi falta de fervor, creo sí, que es tiempo de que se acabe la música con que bailaba el pequeño priísta interno que todos llevamos, la astuta y convenenciera vocecita que invariablemente dicta cómo sacar provecho sólo para uno mismo, que se apaguen las luces y comience otra canción, para danzar en el fuego, hasta el final.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (28/05)

mayo 27, 2012

Descandidatotricolorideslindador

La Purísima… Grilla

Felicidades a los burócratas
Descandidatotricolorideslindador
Todos se deslindan

Burócratas. Ser trabajador al servicio del gobierno es un privilegio, no lo decimos por la cuponera y las rifas con que las administraciones gubernamentales los festejó el sábado pasado y con los que quiere que olviden las imposiciones de las horas solidarias (eufemismo para no pagar horas extras) y la obligación de una vestimenta formal (corbata al prieto aunque apriete), no, creemos con Max Weber en las connotaciones positivas de esa forma de organización y, a pesar de los malos tratos que a diario se reciben de algunos de los empleados que ejercen su pequeño coto de poder detrás de la ventanilla, sabemos que son los menos y sin sarcasmo de por medio, los felicitamos por su aguante.
Explicación.  Comenzamos por la felicitación ya que en la redacción llamó la atención del uso de la palabra “burócratas” pues regularmente se le toma por su connotación peyorativa y se le asocia con la flojera y élahíseva, pero en La Jornada Aguascalientes sabemos que no todos son así y que en el caso de la administración estatal son más los que verdaderamente se esfuerzan por sacar su chamba adelante, más allá de las dispersas y equívocas directivas impuestas desde el orden jerárquico, a pesar de que después de tanto tiempo de que se instalo la nueva gestión todavía hay un buen número de trabajadores que siguen sin nombramiento o desempeñándose como “encargados”; ahí está el ejemplo del Instituto Cultural de Aguascalientes. A todos ellos, nuestra felicitación.
Sinónimos. Además, en esta redacción nos encanta presumir que sabemos utilizar el diccionario de sinónimos, el formal y también el informal, así que sabemos distinguir entre las diversas formas de llamar a los trabajadores de la administración y los que nomás están en la nómina, esos no son burócratas, a esos los reconocemos por sus columnas o por su forma de eludir en sus comentarios ante el micrófono la realidad que se les impone con pancartas afuera de sus instalaciones.
Desmarques. Si Santiago Creel puso de moda el “sospechosismo”, el intento del PRI por regresar a la silla grande quiere poner de moda el deslindamiento, lo de hoy es que todo mundo se desmarque. Hoy que las plazas están siendo tomadas por miles de jóvenes para exigir que se haga memoria y que los medios cumplan con su tarea, la respuesta de la clase política tricolor ha sido la de tirar la bolita a un lado. Ahí está el caso de Tomás Yarrington Ruvalcaba, ex gobernador de Tamaulipas al que el PRI le acaba de suspender sus derechos como militante; puntualmente (obvio, tiempo de elecciones), el Revolucionario Institucional indica que la Comisión Nacional de Justicia Partidaria acordó  esa medida “en tanto se determina, por los tribunales competentes, su situación legal”.
¿La justificación?, dice el senador Pedro Joaquín Coldwell, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, no sin cierta sorpresa, que en cuanto se dieron a conocer los procesos que se le siguen en Estados Unidos a Yarrington, “lo exhortó a que colabore con las autoridades que lo investigan para que aclare su situación jurídica y como medida para facilitar que dichas investigaciones se lleven a cabo al margen del proceso electoral que actualmente se vive en el país, solicitó a la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del propio Partido que suspendiera a Yarrington en sus derechos de militante”. Ajá
Deslindes locales, habrá que ver cuánto tardan en causar un efecto local esos procesos que se le siguen a quien alguna vez fuera funcionario del  INEGI, y a quien desde ese entonces ya lo perseguían los rumores de ostentosos ranchos, incluso se murmuraba que uno de ellos llevaba el nombre de una partida del presupuesto relacionada con los viáticos para los trabajadores del organismo encargado de los Censos.
Más deslindes locales. Ya impregnados por la moda del deslindamiento, todos son deslindadores, hasta los panistas, en un comunicado de prensa, José Ángel González manifiesta su apoyo a Josefina Vázquez Mota por su declaración de que no se deslinda de la responsabilidad de llevar a Humberto Moreira a la cárcel por lo que se robó, dice el comunicado, mientras fue gobernador de Coahuila…
Al candidato del tricolor lo quieren deslindar, quien logre descandidatotricolorideslindarlo buen descandidatotricolorideslindador será… El PRI de Aguascalientes se deslinda hasta de sí mismo y en un boletín se deslindan (ajúa) hasta de las marchas que organizan a su favor, en un aguerrido e inusual comunicado de prensa
 “Por varios medios, y con logotipos de diversas instituciones de educación superior, se están difundiendo convocatorias a supuestas concentraciones y marchas a favor de nuestro candidato a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto.
“El Partido Revolucionario Institucional se deslinda públicamente de dichas convocatorias y alerta a la sociedad y a los medios de comunicación para que no se dejen sorprender”. Ahí nomás, tratando de descandidatotricolodeslindarse…
Más aclaración que deslinde. En relación con el cierre de la licenciatura en Salud Pública de la Universidad Autónoma de Aguascalientes y la manifestación de los estudiantes en rechazo a esta medida a las afueras del Edificio Portugal. El rector Mario Andrade Cervantes ya aclaró que no se va a cerrar la carrera y explicó que el Consejo Universitario había determinado que se realizaría una pausa debido a la poca demanda de la carrera, pero que no se cancelaría. Acerca de la protesta de los alumnos, el rector sólo indicó que la UAA es respetuosa de la manera en que decidan los estudiantes expresar sus ideas o inconformidades.


Publicado en La Jornada Aguascalientes dominical (27/05)

mayo 22, 2012

guardagujas cincuenta y dos




jorge fernández granados

eduardo garay vega ° agustín fest

antonio flores schroeder

portada: victor bezrukov

mayo 21, 2012

Vivir en el error


Perdón por intolerarlos
Vivir en el error

En primera persona. Uno de los riesgos que se asumen sin mucha atención al contar con el privilegio de redactar una columna es creer que la primera persona lo es todo. Lo que me pasa a mí, sólo por el hecho de ocurrirme, es de interés público, bastan algunas lecturas, un poco de corrección y empeño en forjar un estilo para que el lector se interese en lo escrito, para que busque mi opinión.
¿Por qué no dejarse ir en ese tobogán si es tan simple? Sería tan simple compartir con el otro, bastaría sentarse ante el procesador de palabras y comenzar a redactar, el hecho que fuera, sin importar el origen de la información, desde la mera reproducción de una noticia (tamizada por la opinión) hasta un acto íntimo del amor, cualquier cosa podría ser escrita a la sombra del pretexto de que al otro le interesa lo que digo.
Simplificando, esta columna podría vencerse a la tentación de escribir sobre Carlos Fuentes, al amparo de una cita de Cumpleaños (¿Quién podría arrebatarme el privilegio del asombro?) y bajo el título de “vehemencia” compartir con el lector la íntima tristeza reaccionaria que siente quien redacta ante las muestras de mezquindad de parte de varias generaciones de escritores que arrollados por la sorpresa del fallecimiento no han acertado más que a deslindarse o a la chanza simplona, es decir, declarar que no han leído y no leerán a Fuentes porque es un ejemplar del intelectual hegemónico producto de un régimen priísta o bien elaborar ingeniosas frases en 140 caracteres para indicar que lo único que pueden decir es que lo envidian porque murió rico, viejo y reconocido… ¿y la obra?, es lo que menos importa, el gran truco del opinador reside en no comprometerse con nada mientras se deslumbra con un fulgor de ingenio.
O bien, se puede uno vencer hacia otro de los extremos, el de la confesión que se aparta del trajín diario, de la horrorosa realidad que todo lo contamina para concentrarse en el acto íntimo y caer en la trampa de comprobar inútilmente que al lector lo que le interesa es el comadreo. Escribir, por ejemplo: “hice el amor con una mujer maravillosa y estoy agradecido”, para así atraer el morbo del lector dando algunas pistas que le permitan compartir la sensación de que también vivió la experiencia. Al utilizar así un espacio en los medios de comunicación se corre el riesgo de “sólo” hacer literatura y pasar por alto que en el espacio de un diario existe un lector que se acerca en busca de un diálogo que le permita obtener datos sobre la realidad en la que vive.
En mi caso, confieso, que he tropezado con ambos extremos de esa cuerda y que ante la falta de señalamientos de los lectores, cada vez con mayor frecuencia, olvido el propósito de estas líneas semanales, que es dejar constancia.
El acto de escribir –insisto en la primera persona– se compone en gran parte de un momento maravilloso (me disculpo por el pobre adjetivo) de la anagnórisis, la revelación a uno mismo de su identidad y, con ello, de sus propósitos, los cuales difícilmente coinciden con lo que se enuncia públicamente. Para explicar mejor al lector, a mí mismo, quizá valga la pena una cita de Ryszard Kapuscinski, abrigado también en que el columnista, por momentos, se parece mucho a un periodista, dice el autor de “Los cínicos no sirven para este oficio”:
“…mucha gente piensa que nosotros los periodistas podemos decidir sobre un conflicto pero eso es falso, nosotros no podemos cambiar nada, sin embargo, si podemos escribir sin odio, podemos usar las palabras para que sean útiles a la gente. El periodismo debe tener como misión la búsqueda de la paz y el entendimiento mutuo entre la gente. Es una misión que los cínicos no pueden cumplir”.
Escribir una columna entonces, debería tratarse, reitero, de dejar constancia, testimonio de lo que uno percibe para que no se pierda en el como “lágrimas en la lluvia”, con la idea clarísima de que nuestras palabras no cambiarán el mundo por sí mismas y, sin embargo, sí pueden incidir en el lector, de forma tal que las haga suyas, luche o se amiste con ellas y forme una opinión que derive en un análisis de la realidad.
Esta larga, ya larguísima disertación personal se podría reducir a una sola línea de canción de los Beatles: “I read the news today, oh boy!” y apostar a que del otro lado de la página alguien entenderá. Desconfiado por naturaleza, justifico mi perorata al amparo en mi propia sorpresa, quisiera hablar de que he hecho el amor o que se murió Fuentes (me rindo, ese tipo de redactor soy), pero no me es posible por una sola razón, ante la lectura de los medios impresos y su reacción a la manifestación a favor de un voto informado del sábado pasado, no me lo puedo permitir, mejor comparto con el lector el asombro y la sospecha ante las primeras planas de un montón de medios que no acaban de comprender su función, que en la búsqueda desesperada de seguir manteniendo el apoyo gubernamental, ante el miedo de perder la protección del subsidio de palacio, deciden omitir la realidad y colocar en su portada un anodino comunicado de prensa antes que darle espacio a la manifestación de los jóvenes, o bien, en la misma actitud, de quienes pretender restarle importancia a una manifestación cuestionando los motivos o acusándolos de manipulados.
El sábado pasado en varias ciudades del país, en Aguascalientes, los jóvenes se manifestaron, creo sinceramente que más que una expresión antipartidista, las marchas fueron una llamada de atención a los medios de comunicación. Sí nos leen y sí esperan algo de nosotros, sí están buscando representación, eco de sus dudas, ¿en verdad lo único que tenemos que ofrecerles es nuestra suspicacia?, ¿no se supone que son el futuro y por tanto nuestro destino?, ¿así vamos a responder a sus reclamos, con indiferencia? Repito: I read the news today, oh boy!
Sé y ofrezco disculpa porque mucho de estas líneas tienden al ditirambo, ojalá se perciba la intención de no vivir en el error, de notificar sobre el hecho: los jóvenes salieron a la calle y lanzaron un aviso, en que asumo como una prioridad la responsabilidad de atender su llamado, desde la idea de que no importa si fueron 300 o mil, uno solo basta para advertir su llamado. En ese sentido, hoy como siempre, agradezco a La Jornada Aguascalientes, al equipo (todos) que hace este periódico ser congruente con el proyecto que dio vida a este diario y no permitirse caer en el cinismo.
Dejar constancia, que es tan poco desde esta idea de que no se puede cambiar el mundo, y es tanto en esta realidad tan necesitada de establecer un diálogo con el otro para no quedarse chiflando en la loma, satisfecho, pero solo, cínico pues.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (21/05)

mayo 20, 2012

Marcha a favor del voto informado




La Purísima… Grilla
La batalla en las redes
Marcha a favor del voto informado
No somos de izquierda, no somos de derecha, somos los de abajo y vamos por los de arriba
Diálogos por la democracia

Al mediodía del sábado los pocos de siempre ya estaban puntuales alrededor de la glorieta del Quijote, dispuestos a recorrer López Mateos hasta el corazón de la capital de Aguascalientes en una marcha a favor del voto informado. En este afán de documentar absolutamente todo, en las redes sociales, principalmente en Facebook y Twitter, comenzaron a aparecer las primeras fotografías y, junto a ellas, los comentarios de los adversarios.
Con un humor simplísimo los priístas comenzaron a denigrar el esfuerzo de los manifestantes. Dos ejemplos (se respeta la sintaxis):  “hay wey es un mundo d gente jajajaja ya ni en la feria d san marcos c junta tanta mejor ke c vayan a hacer el ridiculo a sus casas ya ke c regresen jajajaja” y “esa es toda la gente mejor que se pongan a trabajar o a estudiar, yo repartie mas folletos en un dia que esta gente que se dice democrata si supieran tambien que hay gente que llena mas el jardin de san marcos que esta gente que se dice democrata pero me da risa con este tipo de gente”.
La batalla de todos los días, como todos los días, fue un intercambio ácido de comentarios donde “gana” quien la rapidez no la profundidad de las ideas, pero en la calle, la manifestación sí reunió entre 200 y 300 jóvenes que se unieron a las protestas que en todo el país se realizaron el día de ayer.
Marcha Anti Peña Nieto fue el nombre genérico con que se convocó a estas marchas, aunque en Aguascalientes se hizo énfasis en que fue una Marcha a favor del voto informado, y es necesario destacarlo porque el ruido que se hará en las redes sociales acerca de si fueron muchos o pocos es posible que distraiga la atención de uno de los principales destinatarios de la protesta juvenil, al menos en Aguascalientes, más que en contra del candidato del PRI o a favor de alguno de los otros suspirantes, el mensaje de esta manifestación está dirigido a los medios de comunicación, quienes no acabamos de entender cómo cumplir con la función social a la que estamos obligados.
Lo que la marcha pondrá a prueba el día de hoy es la capacidad de respuesta y el compromiso de los medios con la ciudadanía.
En el mensaje con que se dispersó la marcha (página 6), uno de los convocantes subrayó uno de los propósitos, la pugna por “una democracia plena que vaya mucho más allá del día de las elecciones, la participación decidida y permanente de los ciudadanos en la vida social nos exige a todos el esfuerzo de abandonar las cómodas posiciones de siempre para poner nuestro grano de arena en la construcción del México de mañana, no podemos perder más tiempo, el futuro empieza hoy”.
Sí, el futuro empieza hoy y nos llamará a rendir cuentas, quién sabe si los medios estamos a la altura.
En otras partes las manifestaciones no ocurrieron con el mismo ánimo pacífico que en Aguascalientes, es el caso de Colima (ciudad que visitó Enrique Peña Nieto el sábado) donde una decena de furiosos priístas arremetieron contra los manifestantes apenas a dos cuadras de llegar a su destino (en páginas centrales publicamos el testimonio de Aehécatl Muñoz, joven músico de Aguascalientes que estudia dirección de orquesta y quien se encontraba en esa ciudad). En la necesaria comparación sobre la forma en que se desarrollaron estas manifestaciones en todo el país, es indispensable resaltar que en esta ciudad todos, absolutamente todos, se comportaron a la altura de la democracia que merecemos.
Al final la reunión de jóvenes se dispersó con la misma calma chicha con que se fueron congregando a mediodía, sin mayores incidentes, si acaso y sólo por consignar un par de policías se acercaron a preguntar qué quién estaba detrás de todo eso y quién organizaba; no se les hizo mucho caso, era tan evidente su “buena intención” que no se les acusó –como podrá haber ocurrido– de ser orejas del gobierno.
Las puertas de Palacio de Gobierno permanecieron cerradas, y estuvo bien. La marcha, nos parece, se trataba de otra cosa.
Diálogos por la democracia. Con este ánimo de estar a la altura de los medios de comunicación e información que los ciudadanos exigen, esta casa editorial ha organizado un encuentro de ideas y propuestas para todos los candidatos en Aguascalientes. A partir del próximo martes el horario del programa En voz alta (que se transmite por canal 30 de Ultravisión a las 22 horas) se dedicará al intercambio entre suspirantes.
El martes 22 inicia esta serie de programas. Ya están confirmados los siguientes candidatos a diputados por el Distrito I: Luis Medina del Partido Acción Nacional; Antonio Muñoz Castorena del Partido Nueva Alianza; Juan Manuel Luévano Gallegos del Movimiento Progresista y Salvador Cabrera del Partido Verde Ecologista de México. Todos han sido invitados, el equipo de La Jornada Aguascalientes mantiene las puertas abiertas.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (20/05)

mayo 15, 2012

En el país del medio tono y los chingaquedito



No es raro que Fuentes –por la brillantez de sus dones, la resonancia de su obra y la índole de la pregunta que se hace y nos hace– haya provocado la irritación, la cólera, la maledicencia. Escritor apasionado y exagerado, ser extremoso y extremista, habitado por muchas contradicciones, exaltado en el país del medio tono y los chingaquedito, paradójico en la república de los lugares comunes, irreverente en una nación que ha convertido su historia trágica y maravillosa en un sermón laico y ha hecho de sus héroes vivos una asamblea de pesadas estatuas de yeso y cemento, Fuentes ha sido y es el plato fuerte de muchos banquetes caníbales. Pues en materia literaria –y no sólo en ella: en casi todas las relaciones sociales– México es un país que ama la carne humana. Salvo unas cuantas excepciones, no tenemos críticos sino sacrificadores. Enmascarados por esta o aquella ideología, unos practican la calumnia, otros el “ninguneo” y todos un fariseísmo a la vez productivo y aburrido. Las bandas literarias celebran periódicamente festines rituales durante los cuales devoran metafóricamente a sus enemigos. Generalmente esos enemigos son los amigos y los ídolos de ayer. Nuestros antropófagos profesan una suerte de religión al revés y sus festines son también ceremonias de profanación de los dioses adorados la víspera. No les basta con comerse a sus víctimas: necesitan deshonrarlas. No obstante, tras cada ceremonia de destrucción, Fuentes reaparecer más vivo que antes. ¿El secreto de sus resurrecciones? Un arma mejor que el arco mágico de Arjuna: la risa. Fuentes sabe reírse del mundo porque es capaz de reírse d sí mismo. La risa dispersa a los caníbales y destroza sus flechas envenenadas. Después de la risa, el escritor vuelve a sí mismo y a su pregunta. Esta noche, una vez más, Fuentes desplegará ante nuestros ojos su interrogación, siempre la misma y distinta. Se pregunta ¿qué es la novela y qué significa escribir novelas? y la novela le responde con otra pregunta: ¿qué son los hombres, esas criaturas que sólo alcanzan plena realidad cuando se transforman en imágenes?


La pregunta de Carlos Fuentes. Octavio Paz (México, noviembre de 1972).

Quizás seamos recordados, pero nosotros mismos ya no recordaremos.



Permanece, sin embargo, el hecho de que, precedidos o sucedidos, olvidados o recordados, morimos solos y, radicalmente, morimos para nosotros solos. Quizás no morimos del todo para el pasado, pero ciertamente, morimos para el futuro. Quizás seamos recordados, pero nosotros mismos ya no recordaremos. Quizás muramos sabiendo todas las cosas del mundo, pero de ahora en adelante, nosotros mismos seremos otra cosa. Vimos y fuimos vistos por el mundo. Ahora el mundo seguirá siendo visto, pero nosotros nos habremos vuelto invisibles. Puntuales o impuntuales, vivimos de acuerdo con los horarios de la vida. Pero la muerte es el tiempo sin horas. ¿Tendré más gloria que la de imaginar que mi muerte es singular, sólo para mí, butaca preferente en el gran teatro de la eternidad?
[…]
Las ideas nunca se realizan por completo. A veces se retraen, invernan como algunas bestias, esperan el momento oportuno para reaparecer. El pensamiento no muere. Sólo mide su tiempo. La idea que parecía muerta en un tiempo reaparece en otro. El espíritu no muere. Se traslada. Se duplica. A veces suple, e incluso, suplica. Desaparece, se le cree muerto. Reaparece. En verdad, el espíritu se está anunciando en cada palabra que pronunciamos. No hay palabra que no esté cargada de olvidos y memorias, teñida de ilusiones y fracasos. Y sin embargo, no hay palabra que no venza a la muerte porque no hay palabra que no sea portadora de una inminente renovación. La palabra lucha contra la muerte porque es inseparable de la muerte, la hurta, la anuncia, la hereda… No hay palabra que no sea portadora de una inminente resurrección. Cada palabra que decimos anuncia, simultáneamente, otra palabra que desconocemos porque la olvidamos y una palabra que desconocemos porque la deseamos. Lo mismo sucede con los cuerpos, que son materia. Toda materia contiene el aura de lo que antes fue y el aura de lo que será cuando desaparezca. Vivimos por eso una época que es la nuestra, pero somos espectro de otra época pasada y el anuncio de una época por venir. No nos desprendamos de estas promesas de la muerte.

En esto creo. Carlos Fuentes (1928-2012).

mayo 14, 2012

Vulgar

Perdón por intolerarlos
Vulgar

En materia cultural la administración de Carlos Lozano de la Torre no ha quedado a deber, ha cumplido a cabalidad lo que prometió, es decir: nada. Los centros de animación cultural, abandonados y sin presupuesto; la regulación de la estructura con que se cuenta no tiene pies ni cabeza, todo depende de la ocurrencia; haciendo caso omiso de la ley, no se ha se establecido un programa que defina el papel que corresponde al Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA) para coordinar las actividades de preservación, promoción y difusión.
“Y sin embargo, se mueve”, dirán los amigos de la prensa que felices succionan del presupuesto estatal –no vaya a ser que el dueño de sus quincenas y sus conciencias se moleste porque nadie salió en su defensa–, con la agenda cultural en mano pueden enumerar una larguísima lista de eventos que programa el ICA. Sí, una muestra de la continuidad de lo propuesto por la administración de Luis Armando Reynoso, incluso con la misma pobreza.
“Mentira, ha hecho muchas cosas diferentes”, señalará el columnista bien retribuido y celoso de su tarea de mascota comenzará a enumerar que en tan solo un par de meses se han realizado fastuosas fiestas culturales, como la exposición de “La estética de lo real: caos y orden” obra reciente de Manuel Felguérez en el Museo Aguascalientes, “Entre el placer y el juego: serpientes y escaleras” de Leo Acosta en la Ex Escuela de Cristo, además de la entrega del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes en el Teatro Morelos a Jeremías Marquines por “Acapulco Golden”, sin dejar de mencionar el anuncio de que para 2013 el monto de este premio se duplicará para mantenerlo como el “más importante del país en el quehacer poético”.
Por partes, que dos exposiciones y una entrega de premio no alcanzan para conformar una política cultural; lamentablemente sí alcanzan para pintar de cuerpo entero la vulgaridad y el mal gusto de los funcionarios del gobierno estatal.
En la inauguración de la exposición de Leo Acosta, los presentadores las voces cantantes fueron Martín Andrade, titular del ICA (por supuesto) y Blanca Rivera Río, presidenta del Sistema DIF Estatal (¿?), quien dignificó el evento con un interesante análisis: “Maestro Leo, bienvenido a su casa, nos llena de orgullo por esta magna exposición que nos presenta. Yo lo único que puedo decirles es que amo a mi maestro Leo, lo admiro, lo respeto”.
Ahí comienza el problema, los principios que rigen la política cultural del estado se reducen al gusto del gobernador y su esposa, a considerar Aguascalientes como la sala de su casa y convertir cada acto al que asisten en una fiesta que se distingue por el despilfarro y la exhibición grosera de un gusto limitado.
Como ejemplo basten las fiestas realizadas tras la inauguración de la exposición de Felguérez y la entrega del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes. De la primera cito un comentario de un asistente: “el Museo Aguascalientes es el mejor bar”, a eso se redujo, no importa qué se expuso, la calidad de la obra, el tamaño de la muestra o la posibilidad de generar un público que pueda apreciar la obra del artista zacatecano, lo que queda es que el whisky y el vino tinto corrieron sin barreras, ah y hubo alfombra roja.
Mientras que en el caso del Premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes, el mal gusto recorrió la organización completa del evento. Desde unas pobres jornadas de poesía, la presentación en el Teatro Morelos, en que con una falta de tacto total, tras la lectura del poeta Jeremías Marquines (sí, el premiado), se anunció como acto central la pobrísima intervención del gobernador, para acabar con un festejo equiparable a una fiesta de XV años, justo a la medida del gusto de Carlos Lozano.
A la entrada del Museo Aguascalientes unos mimos recibiendo a los invitados, a quienes se les brindó un coqueto brindis de margaritas y martinis en copas adornadas con sombrillas para apagar su sed mientras disfrutaban la ejecución del trío de jazz japonés FRV!, al que la voz oficial del ICA no se cansó de anunciar como magnífico porque tocaba piezas originales e improvisaciones y también improvisaciones, ah e improvisaciones. La comunidad reunida en el primer patio, se supone, representa a los artistas de Aguascalientes, con el plus de que se les obsequia con la presencia de empresarios y toda la gente bien del estado, para que convivan y puedan cambiar impresiones, mientras gozan de música en vivo para amenizar su cháchara.
Tras el coctel de bienvenida, la cena en el segundo patio, con un nuevo pase de lista pues cada invitado tenía lugar numerado en la mesa. Un funcionario del ICA, por primera vez invitado a este tipo de eventos y con los ojos fijos en el altísimo centro de mesa donde unos alcatraces iluminados se ahogaban en agua, no pudo evitar el comentario: “a mí siempre me han dicho que el Instituto no tiene presupuesto”.
El banquete, cómo no, también estuvo amenizada todo el tiempo, unos hueseros de la Orquesta Sinfónica al principio, la presentación de tres bailarinas que coincidió perfecto con el momento en que el chile Aguascalientes del primer tiempo de la cena, una cantante que amenizó los postres con highlights operísticos (Carmen incluida, por supuesto), la presencia de una buena parte del coro de la opera estatal y al finalizar, para no dejar muda la fiesta, música incidental.
¿Por qué razones está mal todo eso? En lo personal, ¿soy tan mal agradecido que no reconozco la invitación? No va por ahí, considero que es la reacción natural de quien es expuesto al mal gusto, a la planeación de un evento en el que con el afán de complacer al gobernador se ostenta a los artistas como números de relleno. ¿Quién que aprecie el ballet expone a unas muchachitas (dos de 17 y una de 18) a bailar mientras sus invitados comen?, ¿qué melómano usa a los interpretes como música de relleno mientras los comensales mastican?
Es posible que Carlos Lozano no tenga la culpa y sólo sea una víctima más de quien organizó la cena, pero no parecía a disgusto y, definitivamente, recuerda al emperador aficionado a los trajes nuevos del cuento de Hans Christian Andersen, que obnubilado por la aspiración del arribista de demostrar que algo sabe de arte, se deja embaucar fácilmente, no sólo (como en el relato) por quienes lo visten con ropas invisibles, sobre todo por quienes corean: ¡Qué magnífica cola! ¡Qué hermoso es todo! Y no ven en estas fiestas la vulgaridad expresada al máximo.
Hasta este momento no se ha cuestionado en ningún momento la calidad de las exhibiciones o el merecimiento del poeta al premio de poesía, porque, justamente, la organización de estas pachangas no se relacionan en nada con la actividad artística, ni generan relaciones virtuosas entre los invitados, es sólo dispendio.
El cuento de Andersen tiene un final tristísimo, a pesar de que la desnudez del emperador es denunciada primero por la voz de un niño, aunque el pueblo todo termina señalando que no lleva nada, ante el oprobio de los funcionarios del monarca que fingen para no ser tenidos por estúpidos, en el párrafo final se indica:
“Aquello inquietó al Emperador, pues barruntaba que el pueblo tenía razón; mas pensó: ‘Hay que aguantar hasta el fin’. Y siguió más altivo que antes; y los ayudas de cámara continuaron sosteniendo la inexistente cola”.
Sin nadie que indique la vulgaridad de la pachanga, mientras sigamos asistiendo con agradecimiento borreguil a la limosna de una cena o unos tragos, mientras sigan los medios vendiendo sus primeras planas y todo quede en el circuito íntimo de unos cuantos que no tenemos el valor de exigir un plan para la cultura en el estado, no habrá más remedio que seguir sosteniendo los faldones invisibles de una casaca.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (14/05)

mayo 13, 2012

Peña Nieto en la Ibero


La Purísima Grilla
Blablablandía
Peña Nieto en la Ibero
El tamaño del reto

Blablablandía. El sábado 12 de mayo, una gran parte del territorio nacional (para no caer en la trampa de señalar que el 100%) amaneció en la tierra de los sueños del priísmo nacional. Las portadas de cientos de medios impresos presentaron un hecho periodístico desde una perspectiva partidista. “Éxito de Peña en la Ibero, pese a intento orquestado de boicot” en montones de ellos, en otros, no fue la nota de ocho columnas, sin embargo sí se destacó el desencuentro con los universitarios como un acto producto de fuerzas oscuras que en su afán de poder (se pega el tono de columnista arrodillado, usted disculpará) maquinaron malévolamente para poner en ridículo al puntero de las encuestas.
Centenares de primeras planas, de diversas compañías, no sólo de una organización periodística, vendieron el encuentro de Enrique Peña Nieto con estudiantes de la Universidad Iberoamericana como una hazaña más de campaña del priísta, quien al ser increpado por los universitarios logro salir adelante a pesar de los esfuerzos y el complot de, como les gusta decir a los boletineros, “apenas un puñado de jóvenes manipulados”. Airoso Peña Nieto, siempre según los medios amigos, “superó el encono” y estableció un magnífico diálogo.
Fuera de internet. Es posible lector que, tanto por las características de esta columna como la condición de periódico local, este asunto le parezca algo menor. Sin embargo, lo invitamos a una reflexión acerca de cómo se informan millones de personas. Una obviedad: hay millones de electores que no siguen las elecciones a través de las redes sociales, que no tienen Facebook o Twitter y que tienen como fuente principal de información los medios tradicionales, otros tantos no tienen el interés suficiente para ir más allá de lo que ven por el rabillo del ojo las ocho columnas de lo que se expone en los puestos de periódicos.
Fuera de onda. En sábado, la cantidad de espacios informativos en radio y televisión disminuye considerablemente, y si los que se transmiten hacen caso omiso de la noticia de las discrepancias entre el candidato y los estudiantes, se genera un hoyo negro, si vivimos en el imperio de “hasta no ver, no creer”, la omisión de esta información, deja sin elementos de juicios a tantos que sólo se enteran prendiendo la tele o sintonizando su estación favorita.
Revelado, encuerado. La estrategia del partido tricolor ha sido, más allá de los cuidados extremos con que rodea a su candidato y de la publicidad abrumadora, la de comprar lo que se pueda, incluso aquello que se supone no se debe, que no está en oferta, como las ocho columnas. Es posible que como en Aguascalientes estamos acostumbrados a que los gobiernos estatal y municipales suelen “insertar” como notas de suma importancia sus boletines, no se aprecie el efecto de esta compra.
Ya no es 2006. Posterior al debate, uno de los argumentos en contra de López Obrador fue vivía en el pasado, que no logró conectar con la gente ni contundentemente el encuentro porque continuaba usando los mismos argumentos que en la elección pasada, es cierto, pero no sólo aplica al candidato de las izquierdas, se vale para todos los candidatos, ya que por lo que se ve sus estrategas se están dejando sorprender continuamente por el activismo en redes sociales.
Escándalos en la red. Sí, 2012 no es 2006, más allá de la perogrullada, lo que estamos presenciando es que en la relación con los medios y el electorado, los partidos (todos) no han logrado sopesar el efecto de internet.
¿Podrá remontar? A Josefina Vázquez Mota los periodistas comprometidos con el tricolor suelen asestarle a la menor oportunidad que cómo le va a hacer para remontar la diferencia que la separa del puntero. Encuestas recientes han mostrado un descenso en la popularidad de la candidata panista, es posible que haya perdido algunos puntos, pero como las encuestas no lo son todo, es seguro que pero el desastre de la visita a la Ibero y la exposición del error de la compra de las ocho columnas afecten negativamente a la campaña del PRI, habrá que preguntarle a los priístas cómo le van a hacer para remontar la vergüenza pública.
Quiere llorar, quiere llorar. Entre los múltiples sarcasmos e ironías que en la red circularon sobre el desencuentro de Peña Nieto con los estudiantes universitarios, una gran cantidad hicieron referencia al momento en que entró a uno de los baños de la Ibero para eludir encontrarse con el grupo que lo increpaban; pero quien finalmente sí terminó lacrimoso, fue Gabriel Quadri, candidato de Nueva Alianza, quien en congruencia con la postura mostrada en el debate más reciente (una penosa coincidencia con el candidato del PRI), declaró a la prensa que “se debe respetar a todos los adversarios, ojalá nunca vuelva a pasar esto en México, y lo digo públicamente, me llena de pena que haya ocurrido en la Universidad Ibero, en mi universidad, donde yo estudié, nos llena de sentimiento y dolor como ciudadanos lo que hicieron los jóvenes”.
Ausentes. Habrá notado que a lo largo de estas líneas, donde se califica de desvergüenza y despropósito, no se ha señalado la responsabilidad de los medios. Va la aclaración, la mayoría de ellos sigue viviendo en Jurassic Park y no hay página en internet o servicio en línea que logre realizar un trabajo ético. La responsabilidad de la rendición de cuentas, la exigencia de medios plurales queda de nuevo en los lectores, aquí sí vale su voto.
Invitados están. En relación con lo anterior, a la necesaria exposición de las propuestas de los candidatos. Le informamos que La Jornada Aguascalientes ha comenzado la repartición de invitaciones a todos los candidatos de la entidad para un diálogo en los espacios de este medio, es nuestra responsabilidad, el balón está en la cancha de la clase política, no hay pero que valga, esperamos que estén a la altura del reto.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (13/05)




Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails