abril 16, 2012

Histéricos niños incómodos

Perdón por intolerarlos
Histéricos niños incómodos

La organización “Nuestro México del Futuro” (http://goo.gl/UkhkS) subió a YouTube un video al que ahora se le conoce como el de los “Niños incómodos” (http://goo.gl/aZHCE), en poco más de tres minutos, con una narrativa efectiva y una conveniente banda sonora (José José cantando Una mañana) que contrasta con las imágenes, se muestran diversas escenas del México de hoy con énfasis en la inseguridad, la corrupción, impunidad e indolencia diaria.
Hace unos días en la Cámara baja, Mario Di Costanzo, diputado del Partido del Trabajo empleó su tiempo en tribuna para señalar que inaceptable que se utilice a menores disfrazados de secuestrados, narcotraficantes o policías, ya que se violan derechos de los infantes. Otra diputada petista, Teresa Guadalupe Reyes, solicitó que interviniera la Comisión Nacional de Derechos Humanos para que revise el vídeo por la presunta violación a los derechos y a la protección de los menores. Los legisladores panistas Rosi Orozco, José Luis Ovando, Carlos Alberto Pérez también manifestaron su inconformidad. Como el PRI no se podía quedar atrás, el legislador Luis Antonio Martínez Armengol demandó a la secretaría de Gobernación una explicación sobre la transmisión del spot (el cual sólo se ha difundido en internet), pero la voz cantante de la campaña en contra del video fue la de Miguel Ángel García Granados, licenciado en derecho y diputado priísta (but of course), quien en la sesión ordinaria del 11 de abril calificó de “deleznable” utilizar a menores de edad para interpretar los papeles de “ladrones, policías corruptos, lanzafuegos, de sobornadores, de funcionarios corruptos, de secuestradores y secuestrados, de manifestantes y policías represores, de traficantes de indocumentados y una gran cantidad de delitos que se cometen en el país, pero que no es con la estridencia ni con el amarillismo como vamos a lograr resolver estos problemas” y remató: “que se exija, efectivamente, a la Secretaría de Gobernación el retiro de este documental y no escudarse en la libertad de expresión” (aquí el video, porque luego dijo que no dijo lo que dijo: http://goo.gl/j9olJ).
En evidente campaña, el diputado priísta (indispensable subrayar) aprovechó para señalar que lo que muestra el video son las consecuencias de “fundamentalmente, un error del gobierno federal y del propio presidente de la República con una equívoca lucha contra el crimen organizado, con un Estado totalmente desorganizado”, como siempre, echando la bolita de responsabilidad a otro lado, subrayó que lo que le disgustaba es que en las imágenes se presentaba a un niño fumando, otro como lanzando fuego y que México no es así (¿en qué quedamos diputado?), para contagiar su mortificación argumento claridoso que si “¿sería justo que pongamos a dos niños fornicando porque nada más están actuando?”.
El priísta agregó que la campaña de los “Niños incómodos” responde a los intereses de “los grupos de la oligarquía”, que son los que siempre hacen “este tipo de procesos, utilizando a niños y (según él) ejemplificó este comportamiento de los poderes fácticos diciendo que en países de Centroamérica ya había pasado lo mismo.
Es posible que en algún momento el priísta García Granados se escuchara a sí mismo y se diera cuenta de que en su discurso no había un solo argumento, sólo especulaciones y que la imagen que trató de difundir al mencionar “datos duros” en contra de GNP (compañía realizadora del video) no se relacionaban en absoluto con lo sus acusaciones, así que haciendo uso de su derecho reculó para mantenerse en la contradicción y, al final, decir que sí creía que valía la pena la difusión “que lo vean todos los mexicanos (…) el llamado es padrísimo”, también dijo que no había dicho lo que había dicho acerca de la petición a la Secretaría de Gobernación (aunque ahí está el video).
Si bien las reacciones más virulentas han sido por parte de los legisladores priístas, otras inteligencias portentosas se ufanan de revelar los intereses ocultos tras la difusión de la campaña de “Nuestro México del Futuro”, a través de varios artículos se desenmascara que atrás del video está la empresa Grupo Nacional Provincial (GNP), cuyo dueño es Alberto Bailleres y entonces sigue la vieja historia de polarizar la opinión al señalar que es uno de los millonarios, que es dueño de la fundidora Peñoles,  que se manipula a la opinión pública, etcétera. Con el mismo vigor de quien se sube a una silla para dar grititos y señala que hay un ratón, sea acusa a los empresarios de querer intervenir en nuestro proceso democrático, incluso se indica que la verdadera intención del video es manipular a los electores para que anulen su voto. Así.
Al final del video “Niños incómodos”, una niña, de frente a la cámara pregunta: “Si este es el futuro que me espera, no lo quiero. Basta de trabajar para sus partidos y no para nosotros. Basta de arreglar el país por encimita. Doña Josefina, Don Andrés Manuel, Don Enrique, Don Gabriel, se acabó el tiempo. México ya tocó fondo. ¿Sólo van a ir por la silla o van a cambiar el futuro de nuestro país?”.
Las reacciones del priismo y de las fuerzas progresistas que sólo son capaces de ver el mundo en blanco y negro son la respuesta a esa pregunta. No van a cambiar el mundo, porque no quieren, sólo en un país histérico la clase política puede escapar de los cuestionamientos director gritando “al ladrón, al ladrón”, sólo en un país polarizado se deja de argumentar para mantener un diálogo. Sólo en un país donde sus representantes tratan a la opinión pública como niños puede seguir habiendo campañas política donde no hay propuestas y todo se basa en las promesas. Mientras permitamos que nos traten como histéricos niños incómodos seguiremos gobernados, en todos los niveles, por chiquillos ladinos.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (16/04)

No hay comentarios.:

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails