noviembre 30, 2011

Espejo de mareas

Miércoles 30 de noviembre

Salón Alfredo R. Plascencia
Feria Internacional del Libro de Guadalajara
17 horas
Espejo de mareas
de Regina Kalach Atri
presentan José Gordon y Edilberto Aldán

¿Para qué?


Perdón por intolerarlos
¿Para qué?

Tiene dinero, no necesita robar. Recuerdo que ese argumento se empleaba para defender la al suspirante que hacía pública sus ganas de acceder a un puesto de elección. Siempre después de señalar que era el menos malo o, al menos, no era del grupo político de siempre. Eso bastaba. Recuerdo también la defensa que alguien hiciera de Miguel Alemán Valdez como uno de los mejores presidentes que ha tenido el país, no se hablaba de su obra, del desempeño de su gobierno, ni de cómo quedó en país durante esos seis años, para subrayar que era mejor que los demás, su defensor empleaba una frase simplísima para describirlo: Robaba, pero dejaba robar.
No hace mucho de eso y eso era todo. Bisoños en cuestiones democráticas y cautivos por un sistema de partidos en el que la oposición real apenas empezaba a organizarse, la oposición leal se sumaba en los partidos satélites y el Revolucionario Institucional encarnaba todas las opciones a través de la suma de todas las voluntades, en un ejercicio del poder nada relacionado con la democracia, esos eran los argumentos que bastaban, apostarle a la honorabilidad del candidato y suponer que, aunque el puesto estaba hecho para eso, su origen y voluntad personal le impedirían robar tanto.
Las elecciones ya no son así, hemos cambiado, es otro el tipo de nuestra democracia, a pesar de las fallas de las instituciones, de los tropezones que sufrimos en el desarrollo hacia una pleno ejercicio ciudadano en las urnas y que se cuenta con mayores oportunidades de participación, los argumentos para defender la candidatura de alguien, siguen siendo los mismos.
No es que tengamos los candidatos que merecemos, más bien contamos con los candidatos que soportamos por la falta de interés en los procesos electorales y, en general, la vida pública del país. No es raro escuchar como justificación: a mí no me digas, yo no voté por él o ella, bien: no es mi asunto, yo no voto. En ambos casos la coartada está relacionada con una separación de la responsabilidad, cuando algo está mal, siempre son los otros los culpables, pareciera que aún no estamos listos para ejercer plenamente, mediante el compromiso, que las decisiones de gobierno deben ser resultado de una decisión colectiva.
Las culpas del individuo, el origen mismo, son múltiples, generalizando tienen que ver con una falta de tradición democrática que nos vuelve desconfiados. Una de las penitencias que se pagan por esa culpa es que no se ha hecho suficiente para mejorar el proceso de selección de candidatos que nos representarán y deberán seguir el mandato de la colectividad. Todavía hoy confundimos la idea de mandatario con quien nos puede mandar a su voluntad.
Mejorar los procesos de elección de candidatos llevará tiempo, habrá que obligar a los partidos políticos a que optimizar los pasos para seleccionar los candidatos a diputados, senadores, presidentes municipales, gobernadores, presidente. No es fácil cambiar de un día a otro algo que ya está podrido por la avaricia y la vanidad. Dos preguntas son esenciales para comenzar: ¿cómo y para qué?
Todo lo que prometen los candidatos debería ser explicado en una serie de pasos que se traduzcan en cómo, generar empleo, mejorar las condiciones económicas del país, combatir la pobreza… sí, lo que todos prometen, lo que firman ante notario o se vuelve lema de campaña, eso trasladado a un cómo.
En el caso de los candidatos, hay que empezar con un ¿para qué? Cuestionar la vocación política a través de preguntarles con qué sentido quieren llegar a una curul o a una silla. Atender la respuesta y exigir profundidad, no basta que declaren amor al país, la entidad o la región, finalmente, es difícil que alguien no tenga ese apego al lugar donde reside; tampoco habrá que conformarse con que expresen el deseo de servir a sus conciudadanos, ese se puede hacer cumpliendo otras funciones que no se relacionan con el servicio público, comienza por ejercer plenamente los derechos y obligaciones del ciudadano; señalar que representan una ideología, es igual de hueco, ¿de qué sirve que se declaren de izquierda, derecha o centro si a esa postura no la soporta un plan de acción?
Es urgente educar a los partidos, exigirles que estén a la altura de los retos que enfrentamos como sociedad, que estén listos para representarnos y decidir de la mejor manera para el colectivo, de otra manera, seguiremos escuchando los pretextos con que los políticos justifican sus fallas.
Recordarles que es indispensable explicar ¿para qué? es una forma de exigir cuentas, de que no puedan disculpar sus faltas a las sesiones de la Cámara, el conformarse con ejercer un papel testimonial, las constantes quejas de que el sistema no les permite actuar de otra manera, que sólo siguieron ordenes. Con el ¿para qué? se pondría una tranca a los juanitos y a las juanitas, se podría eliminar de las plantillas a quienes se lanzan sólo para perder porque saben que así podrán extender la mano para cobrar el favor después.
Los estrategas de los partidos se preguntan constantemente qué deben de hacer para que la ciudadanía vote por ellos, cómo convencer para obtener los votos, cuando se hacen esos cuestionamientos, invariablemente se analizan otros fenómenos que sí atraen a la sociedad, que sí la hacen participar, ¿cómo es que tanto asisten a un concierto, a una rodada en bicicleta, a un convivio?, ¿qué mueve a las multitudes para que en pleno uso de su gusto vaya a un lugar o haga algo?
Dar a conocer el cómo de sus propuestas y el para qué de su candidatura son la base para conseguir movilizar a la ciudadanía, es algo que los partidos tienen que construir, ganarse, algo simple y obvio: confianza.

noviembre 27, 2011

La gran literatura nos hace muy desconfiados

¿Piensa usted que el escritor puede cambiar el mundo o que es realmente la creatura lo que es capaz de despertar las conciencias?

Yo creo que la literatura tiene un efecto sobre la vida, sin ninguna duda. Yo estoy convencido que gracias a los libros buenos que he leído, mi vida es mucho más rica de lo que hubiera sido sin esas lecturas, lo que pasa es el efecto que tienen los libros sobre la vida, sobre la historia no es un efecto que se pueda medir físicamente, es un efecto que además tiene lugar a través de un intermediario, que es el lector, además la vida cambia a través de la conducta de unos lectores que han sido educados, formados, sensibilizados por las buenas lecturas, pero sin ninguna duda la lectura no es un puro entretenimiento que no deje huella en la vida, no, no, yo creo que marca definitivamente y la marca sobre todo a través de actitudes muy críticas. Yo creo que la literatura, la gran literatura, nos hace muy desconfiados de lo que nos rodea y nos crea un apetito de perfección, de belleza, que nunca, digamos, encontramos en la vida tal como es, y eso nos moviliza mucho a introducir o exigir reformas, cambios, en la vida, en ese sentido indirecto sí creo que la literatura tiene una enorme influencia sobre la vida.


Entrevista a Mario Vargas Llosa en Papeles perdidos, aquí

La Purísima Grilla dominical

 
La Purísima Grilla

El PRI semillero de todos los cárteles
Calderón es un hombre indigno del puesto que ocupa
Gobiernos del PAN alcahuetes del PRI
Nuevas formas, viejas mañas

Con tubo y para todos. A pesar de que es escritor, es posible que el nombre de Fernando Vallejo le suene, y sí no es así, en estos días seguro lo escuchará, no por su obra sino por sus declaraciones, en las que arremetió contra todos y con todo, le tocó al PRI, al PAN, a Calderón, incluso a Fox.
Vallejo nació en Medellín en 1942 y se naturalizó mexicano en 2007, entre las novelas que ha escritor están La virgen de los sicarios, El desbarrancadero y El don de la vida, además, ha publicado ensayos, posiblemente La puta de Babilonia sea el más conocido. El sábado le entregaron el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara
El Premio FIL de Literatura está dotado con 150 mil dólares y lo han recibido, entre otros, Juan José Arreola, Augusto Monterroso, Juan Marsé, Olga Orozco, Sergio Pitol, Juan Gelman, Juan García Ponce, Rubem Fonseca, Juan Goytisolo, Tomás Segovia, Carlos Monsiváis, Fernando del Paso y António Lobo Antunes. El acta del jurado refirió sobre Fernando Vallejo que “si bien Colombia es su asunto, su ambición es retratar al mundo que lo conmueve, y expresa su emoción con la voz de un artista en el que coinciden la realidad de un mundo raro con la imaginación de esta figura verdaderamente original de la literatura en castellano”.
Ahora que ya tiene los antecedentes, le comentamos que en el discurso de recepción del Premio FIL y en su encuentro con los medios de comunicación, Vallejo tuvo para todos. Describió al PRI como “el semillero de todos los cárteles” en México.
A los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón los calificó de "alcahuetas" con los delitos cometidos por sus antecesores del Partido Revolucionario Institucional, en el mismo párrafo en que indicó que Felipe Calderón “es un hombre indigno del puesto que ocupa, él no puede presidir el destino de 110 millones de personas, porque él no es nadie, no ha hecho nada por México, es un vivo de la política, él como su antecesor Vicente Fox se apoderaron de un partido limpio, que era el PAN, de sus posibilidades electorales, dejaron impunes todos los delitos, todo el saqueo, todo el enriquecimiento del PRI a México”.
A Vicente Fox lo acusó de inflarse de vanidad y de transformarse en pavorreal “y el pavorreal en un burro, y la quimera de gallo, pavorreal y burro empezó a rebuznar, a rebuznar, a rebuznar, día y noche sin parar, hasta que ajustó seis años, cuando se le ocurrió, como a Perón con Evita o con Isabelita, que podía seguir rebuznando otros seis a través de su mujer”.
Esas fueron sus palabras frente a los representantes de los medios de comunicación, mientras que en su discurso de recepción, estableció tres mandamientos ya que diez son muchos, el primero es No te reproduzcas, el segundo Respeta a los animales y el tercero: No votes, “No te dejes engañar por los bribones de la democracia, y recuerda siempre que: que no hay servidores públicos sino aprovechadores públicos. Escoger al malo para evitar al peor es inmoral. No alcahuetees a ninguno de estos sinvergüenzas con tu voto. Que el que llegue, llegue respaldado por el viento y por el voto de su madre. Y si por la falta de tu voto, porque el día de las elecciones no saliste a votar un tirano se apodera de tu país, ¡mátalo!”.
Inevitable pensar en Mario Vargas Llosa y las reacciones que desató su declaración acerca de la dictadura perfecta, a quien por menos de lo que dijo Fernando Vallejo le aplicaron el famoso “comes y te vas”; es cierto que México ya no es el país de aquellos años, pero es seguro que las declaraciones de Vallejo no se quedarán sin respuesta, será una buena oportunidad de calibrar la tolerancia de la clase gobernante, medir a través de las reacciones la capacidad de convivir y establecer un diálogo con quien emite un discurso distinto al de la imagen que quiere proyectar.











Nuevas formas, viejas mañas. En noticias locales, no podemos dejar de publicar la fotografía remitida a los medios de comunicación por la Secretaría de Estrategia, Información y Propaganda del Partido Revolucionario Institucional de Aguascalientes, la cual se supone ilustra el boletín 054, en el que se informa acerca de una comitiva de “por lo menos 500 priistas” que partieron rumbo a la capital para mostrar su apoyo a Enrique Peña Nieto.
No pierda detalle de lo que es querer salir en la foto. La calidad del  montaje es a tal grado deplorable que sólo se puede pensar que es una broma, ¿cómo entender que para mostrar que se está con el candidato se haga tan mal uso de las herramientas de edición?, ¿nadie revisó el resultado?, ¿quién fue el valiente que propuso “corten a Peña Nieto y lo ponen ahí junto a mí, abajo del águila y con el gobernador pa’que se vea el apoyo”?
¿Dónde quedó la manita? En estos tiempos nadie puede ser tan ingenuo como para no comprender que toda imagen es considerada como parte de una estrategia política, ¿qué van a decir los priístas cuando les pregunten dónde quedó la izquierda de Peña Nieto?
Magic wand (varita mágica) es el nombre de la herramienta con que se puede recortar una imagen para colocarla en otra, en este caso, además del humor involuntario, sólo muestra que en política la magia no aplica y, claro, las ganas de salir en la foto.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (27/11/2011)

noviembre 26, 2011

Discurso Fernando Vallejo

Como este acto se encamina a su final y ya queda poco tiempo, les diré brevemente que me siento muy honrado por el premio que me dan; que no pienso que lo merezca; que este diploma lo guardaré en mi casa con orgullo; y que los ciento cincuenta mil dólares que lo acompañan se los doy, por partes iguales, a dos asociaciones caritativas de México: los “Amigos de los Animales”, de la señora Martha Alarcón de la ciudad de Jalapa; y los “Animales Desamparados”, de la señora Patricia Rico de la ciudad de México. En mi encuentro del lunes con los jóvenes universitarios que tendrá lugar en esta misma sala, se los entregaré a las señoras.
Habría preferido que esos dólares se los hubiera dado la FIL directamente a ellas sin pasar por mí, porque cuando tomo dinero me tengo que lavar las manos, pero no pudo ser por razones burocráticas. Eso de la lavada de las manos es una manía que me viene de la infancia, de la educación familiar. Cada que cogíamos una moneda, mi mamá nos decía: “Vaya lávese las manos m’hijo, que tocó plata”. (Allá a los niños les hablan de “usted”.) De unos niños educados así, ¿qué se podía esperar? Puros pobres. Me hubieran educado en la escuela del PRI, y hoy estaría millonario. ¡Pero qué iba a haber allá PRI! Medellín era una ciudad encerrada entre montañas, lejos del mundo y sus adelantos. Y mi mamá viendo microbios por todas partes como si fuera bacterióloga. No. Era una señora de su casa entregada a la reproducción como quiere el papa, una santa. ¡Cómo la hicimos sufrir! Muy merecido. ¡Quién la mandó a tener hijos!
De México supe por primera vez de niño, una noche de diciembre próxima a la navidad, lo recuerdo muy bien. Estábamos en el corredor delantero de Santa Anita, la finca de mis abuelos, con mis abuelos, rezando la novena del Niño Dios. Entonces éramos pocos, cinco o seis, aunque después fuimos muchos. Mis papás tenían instalada en Medellín una fábrica de niños: niños carnívoros que alimentaban con costales de salchichas, unos demonios, unas fieras, todos contra todos, mi casa era un manicomio, el pandemónium. El papa, Pío Doce, les mandó de Roma un diploma que un vecino nos compró en la Via della Conciliazione con indulgencia plenaria (que costaban más), para que se fueran los dos derechito al cielo sin pasar por el purgatorio por haber fabricado tanto niño que se les habrían de reunir todos allá a medida que el Señor los fuera llamando. ¡Qué nos iba a llamar! Nos hemos ido yendo de uno en uno a los infiernos y el que nos llamó fue Satanás.
Santa Anita estaba entre los pueblos de Envigado y Sabaneta, en la mitad de la carretera que los une, a ocho kilómetros de Medellín, lejísimos. Hagan de cuenta saliendo de la Ciudad de México camino de Tlanepantla. Teníamos que ir en carro, en el Ford de mi papá. Si no, habríamos podido ir en burro: en la burrita de la canción de Ventura Romero: “Arre que llegando al caminito, achimichú, achimichú. Arre que llegando al caminito, achimichú, achimichú”. Tarata tata tara tara tata tata tara tara tata tata tara tata tá. “¡Burra! ¡Burra! Ya vamos llegando a la Mesa de Cacaxtla. ¡Burra! Arre que llegando al caminito, achimichú, achimichú a mi burrita y aunque vaya enojadita porque no le di su alfalfa porque no le di su máiz”. ¡Qué raro! También en Antioquia decíamos “máiz”! Antioquia es hagan de cuenta Jalisco. El disco de la burrita lo trajeron mis papás de México esa noche. En setenta y ocho revoluciones que era los que había entonces. Una aguja gruesa iba de surco en surco tocándolos (los surcos que abrían en la tierra las yuntas de bueyes roturando los campos de Sayula hace cien años, cuando pasó por aquí mi paisano el poeta Porfirio Barba Jacob), y de tanto tocarlos uno los discos se rayaban y la aguja se atascaba en el rayón, y seguía tocando lo mismo, lo mismo, lo mismo. “Pobrecita mi burrita ya no quiere caminar, da unos pasos p’adelante, otros pasos para atrás…” El disco me sigue resonando desde entonces, atascado, en mi corazón rayado.
Venían de México por el camino de entrada de Santa Anita en dos carros, con los faros rompiendo la oscuridad. Pero en el corredor nosotros no estábamos a oscuras, no: iluminados. ¡Cómo íbamos a rezar a oscuras la novena del Niño Dios! Además en Medellín ya había luz eléctrica. Yo seré viejo pero no tanto. Yo soy posterior al radio y al avión. El que sí me tocó ver llegar fue el televisor, la caja estúpida. Estaban también encendidas esa noche las luces del pesebre, el nacimiento, donde nacía en lo alto de una montaña el Niño Dios. Lucecitas verdes, rojas, azules, amarillas, de todos los colores. Nos íbamos ya a dormir cuando llegaron. Venían cargados de juguetes. Maromeros de cuerda que daban volteretas en el aire… Jeeps con llantas de caucho, o sea de hule… Sombreros de charro para niños y para viejos… Una foto de mis papás en La Villa manejando avión. Las trescientas sesenta y cinco iglesias de Cholula. Un tren eléctrico. La Virgen de Guadalupe. Pocas veces he visto brillar tan fuerte, enceguecedora, la felicidad. Y con el disco de Ventura Romero de la burrita traían, en el álbum de las maravillas, a José Alfredo Jiménez y a Rubén Méndez: “Ella”, “Pénjamo”, y ese “Senderito” que me rompe el alma cantado por Alfredo Pineda, que fue el que amó Medellín. Y al más grande de todos, Fernando Rosas, de Jerónimo de Juárez, Estado de Guerrero, el de la “Carta a Eufemia”: “Cuando recibas esta carta sin razón, Ufemia, ya sabrás que entre nosotros todo terminó, y no la des en recibida por traición, Ufemia, te devuelvo tu palabra, te la vuelvo sin usarla, y que conste en esta carta que acabamos de un jalón”. ¡Muy bien dicho, tocayo, a la China con la méndiga! El fraseo perfecto, la dicción perfecta, y eso que mi tocayo era de Guerrero y cuando hablaba no podía pronunciar las eses. Y las trompetas burlonas detrás de él haciendo jua, jua, jua, en el registro bajo, riéndose de mí y del mundo, y detrás de ellas punteando, siguiéndolas como unos gordos cojos, los guitarrones: do, sol; do, sol; do, sol. Tónica, dominante; tónica, dominante; tónica, dominante. Sólo eso van diciendo, pero sin ellos no hay mariachi, como sin muerto no hubo fiesta.
¡Ah se me olvidaba Chava Flóres, el compositor, el genio de los genios, amigo de mi tocayo Fernando Rosas! Juntos echaron a rodar por el mundo “Peso sobre peso”, la canción más burlona: “Mira, Bartola, ái te dejo estos dos pesos. Pagas la renta, el teléfono y la luz. De lo que sobre, coges d’iái para tu gasto. Guárdame el resto pa comprarme mi alipús”. Ta ra ta ta ta tán. Ésa era la que le cantaba todavía a México el PRI cuando llegué de Nueva York hace cuarenta años. Y se la siguió cantando otros treinta, hasta ajustar setenta, cuando los tumbó mi gallo. ¡Qué noche tan inolvidable aquella cuando lo dijeron por televisión! Tan esplendorosa, o casi, como la de la finca Santa Anita de que les he hablado. Fernando Rosas murió joven, una noche, allá por 1960, en Acapulco. Lo mataron por defender a un borracho al que estaba apaleando la policía. Fernando Rosas, tocayo, paisano, te mató la policía de Acapulco, los esbirros del presidente municipal. La siniestra policía del PRI, semillero de todos los cárteles de México.
Mi gallo era un gallo con botas. No bien subió al poder y se instaló en Los Pinos, se infló de vanidad y se transformó en un pavorreal, y el pavorreal en un burro, y la quimera de gallo, pavorreal y burro empezó a rebuznar, a rebuznar, a rebuznar, día y noche sin parar, hasta que ajustó seis años, cuando se le ocurrió, como a Perón con Evita o con Isabelita, que podía seguir rebuznando otros seis a través de su mujer. No se le hizo, no pudo ser. Hoy de vez en cuando rebuzna, pero poco, y lo critican. ¡Por qué! Déjenlo que rebuzne, que se exprese, que él también tiene derecho. Yo soy defensor de los animales. Yo quiero a los burros, a los pavorreales, a los perros, a los gallos. Cuando estoy cerca de ellos se me calma unos instantes el caos de adentro y creo sentir lo que llaman la paz del alma.
Yo venía pues de Nueva York, una ciudad de nadie, un hormiguero promiscuo que nunca quise, y de un país que tampoco, plano, soso, lleno de gringos ventajosos y sin música. Los anglosajones no nacieron para la música: se enmarihuanan y con una guitarra eléctrica y un bombo hacen ruido. Mi primera noche en México, en la plaza Garibaldi, ¡cómo la voy a olvidar! Cien mariachis tocando cada cual por su lado en un caos hermoso. Todo lo que tocaban me lo sabía. Y más. Yo sabía de boleros y rancheras lo que nadie. Entré al Tenampa. ¿La hora? Diez de la noche. Me sentía como un curita de pueblo tercermundista entrando al Vaticano por primera vez, y que se arrodilla para comulgar. Yo también comulgué, pero con tequila. Desde un mural de una pared enmarcado por unos tubos fluorescentes de colores me miraba José Alfredo, y en la noche del Tenampa brillaba el sol de México. “¿Qué más va a tomar, joven?”, me preguntó el mesero. “Otro”. Entonces sí estaba joven, pero hoy me siguen preguntando igual: “¿Qué va a tomar joven?” ¡Cómo no va a ser maravilloso un país donde la gente ve tan bien!
Y el amanecer, mi primer amanecer, ¡qué amanecer! Había llegado a un hotelito viejo, pobre, del centro, de altos techos, fresco, de otros tiempos, el más hermoso en que haya estado. Me despertaron las campanas y los gallos. ¿Tañido de campanas? ¿Canto de gallos? ¡Claro, los gallos de las azoteas y las campanas de las iglesias, y el sol entrando por mi ventana! ¡Y yo que venía del invierno de Nueva York donde amanecía a las diez y oscurecía a las cuatro y se me achicaba el alma! Salí a la calle, al rumor envolvente de la calle. México vivo, el del pasado más profundo, el eterno, el mío, el que se ha detenido en mi recuerdo, el de siempre, el que no cambia, el que no pasa, el de ayer. “¿En qué estás pensando, México? ¿A quién quieres para quererlo? ¿A quién odias para odiarlo?” Inescrutable. Ni una palabra. Jamás me contestó. Entonces aprendí a callar. Y han pasado cuarenta años desde esa noche en el Tenampa y ese amanecer en ese hotelito de la calle de Isabel la Católica y esa mañana soleada, y me fui quedando, quedando, quedando, y aquí he escrito todos mis libros y hoy me piden que hable, pero como México calla, yo tampoco pienso hablar. Sólo para decirles que me siguen resonando en el alma unas canciones.
Yo digo que la muerte no es tan terrible como se cree. Ha de ser como un sueño sin sueños, del cual simplemente no despertamos. Yo no la pienso llamar. Pero cuando llegue y llame a mi puerta, con gusto le abro.
Nadie tiene la obligación de hacer el bien, todos tenemos la obligación de no hacer el mal. Y diez mandamientos son muchos, con tres basta:
Uno, no te reproduzcas que no tienes derecho, nadie te lo dio; no le hagas a otro el mal que te hicieron a ti sacándote de la paz de la nada, a la que tarde que temprano tendrás que volver, comido por los gusanos o las llamas.
Dos, respeta a los animales que tengan un sistema nervioso complejo, como las vacas y los cerdos, por el cual sienten el hambre, el dolor, la sed, el miedo, el terror cuando los acuchillan en los mataderos, como lo sentirías tú, y que por lo tanto son tu prójimo. Quítate la venda moral que te pusieron en los ojos desde niño y que hoy te impide percibir su tragedia y su dolor. Si Cristo no los vio, si no tuvo ni una palabra de amor por ellos, ni una sola (y búscala en los evangelios a ver si está), despreocúpate de Cristo, que ni siquiera existió. Es un burdo mito. Nadie puede probar su existencia histórica, real. Tal vez aquí el cardenal Sandoval Íñiguez…
Y tres, no votes. No te dejes engañar por los bribones de la democracia, y recuerda siempre que: que no hay servidores públicos sino aprovechadores públicos. Escoger al malo para evitar al peor es inmoral. No alcahuetees a ninguno de estos sinvergüenzas con tu voto. Que el que llegue llegue respaldado por el viento y por el voto de su madre. Y si por la falta de tu voto, porque el día de las elecciones no saliste a votar un tirano se apodera de tu país, ¡mátalo!
A Jorge Volpi le agradezco el dictamen tan generoso que ha leído, y a Juan Cruz sus adjetivos. Querido Juan: ya sé que si hubieras tenido más tiempo me habrías puesto más, siquiera unos quinientos. No importa. Con los que me alcanzaste a dar me conformo.
Algunos amigos vinieron desde muy lejos a Guadalajara a acompañarme. Me siento muy contento de estar hoy con ustedes en esta Feria tan hermosa, que pronto se llenará de niños y de jóvenes, y de haber vuelto a Jalisco, la tierra de Rulfo, donde los muertos hablan.

Fuente: http://www.fil.com.mx/hist_premiofil/2011_disc.html


noviembre 20, 2011

guardagujas treinta y nueve


noviembre 2011/guardagujas 39


Textos de:

rodolfo jm/ CURBFHP!

sofía ramírez/ buenas noches, tario

carlos bustos/ yo, james bond

ricardo pohlenz/ el cielo se cae

alejandro espinoza/ imaginar el fin

cinco poetas del gabinete salvaje: tania espinosa de la garza, mónica gonzález vázquez, sara moguer, carlos wamba y fernando villen

La foto de portada es de edmundo gutiérrez martínez

Descarga el pdf en este enlace y visita el blog: http://lja.mx/guardagujas/

La purísima grilla dominical



La Purísima Grilla

No hagan olas

Los perros de Pavlov

Héroes en el olvido

No hagan olas. Difícil poner en duda que los temas que ocupan la cabeza y están en el ánimo de los aguascalentenses son el empleo y la seguridad, quien no lo crea así, lo remitimos a las encuestas de opinión y percepción. Sin embargo, los compañeros de los medios de comunicación viven en otra realidad, una que responde al calendario electoral.

De qué otra forma entender que primera pregunta que hicieron a Lorena Martínez en la entrevista colectiva y banquetera del sábado sea la aparición de su nombre en el famoso curso para suspirantes al Congreso de la Unión que el PRI organizó a través del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político.

Lo mejor de la pregunta fue el supuesto motivo que argumentó el reportero, ya que justificó el cuestionamento por que la inclusión de la alcaldesa “vuelve a generar algo de incertidumbre en la ciudadanía”.

No hay ninguna incertidumbre, contestó terminante Lorena a la inquietud del reportero, “es una invitación que me envió el presidente del partido para que pueda yo participar en el curso, en el entendido de que todos los militantes del PRI tenemos que capacitarnos de manera permanente, desafortunadamente por cuestiones de la agenda nos fue imposible asistir, lo haremos más adelante ya fuera de la especulación de las elecciones para no olvidarnos de los principios, de la declaración y de los estatutos del partido”. ¿De veras genera “incertidumbre”? ¿Qué tan interesada está la ciudadanía en si se va o no la alcaldesa como candidata?

Lo que habría que preguntarse a quiénes les importa seguir estimulando los rumores, ¿quién gana y quién pierde si Lorena Martínez deja la presidencia municipal? Todo indica que la alcaldesa va a cumplir la promesa que hizo de que no renunciaría, al menos la gestión de recursos ante la federación y proyectos como la Línea verde así lo aseguran. Ojalá no le pase lo mismo que a Gabrie Arellano quien también prometió que no se dejaría palacio municipal...y ahí están los resultados.

Los perros de Pavlov. Entre 1890 y 1900 Iván Petróvich Pavlov formuló la Ley de reflejo condicional. El ruso desarrolló un experimento que consistía en hacer sonar un metrónomo al momento de proporcionar alimento a un perro, a través de la repetición de esta acción logró demostrar que los perros salivaban con tan sólo escuchar el sonido del metrónomo.

Este buen fin de semana largo, en Aguascalientes (y todo el país) sufrimos un caso de condicionamiento clásico ante los embates publicitarios de la campaña que induce al consumo. Ya algunos declaran que se han duplicado o triplicado las ventas, sobre todo los organizadores, empresarios y comerciantes organizados, y se congratulan porque se han cumplido los objetivos de esta serie de “ofertas” con las que se “busca reactivar la economía fomentando el consumo, pero sobre todo mejorar la calidad de vida de todas las familias mexicanas”.

Más allá de la salivación con que pueda uno recibir el cúmulo de “ofertas” de las tiendas y entidades participantes, habrá que analizar cómo afecta el bolsillo de los ciudadanos este arrojarse sobre las supuestas ofertas, porque a primera vista, los descuentos en pantallas planas, teléfonos celulares y demás gadgets no parecen muy relacionados con mejorar la calidad de vida.

Por lo pronto, en Aguascalientes muchos se quedaron con ganas de arrojar su aguinaldo a las ofertas del buen fin, al menos la burocracia porque ni los gobiernos estatal y municipal pudieron adelantar la bonificación de sueldos para que los empleados salieran a gastarlo a manos llenas.

Tampoco los empleados del INEGI recibieron un adelanto, por más que corrieron rumores a través de radio pasillo que aseguraban que las autoridades encargadas de la estadística nacional se iban a poner guapos adelantando los 15 días de sueldo base que por ley deben recibir los trabajadores antes del 20 de diciembre.

Mejor organización tendrá que tener el buen fin para el siguiente año, si es que la iniciativa prospera y se repite el año siguiente.

Coda preguntona. Finalmente, para volver a lo que a los compañeros de los medios de comunicación les interesa, hoy finalizan los Juegos Parapanamericanos y no podemos menos que hacernos las siguientes preguntas:

¿A alguien le interesa el hecho de que la delegación mexicana de atletas parapanamericanos haya superado ya el “histórico” récord de las 42 medallas de oro obtenidas por sus compatriotas "con capacidades" en la pasada justa en Guadalajara? ¿A alguien le interesa, que contrario a los compatriotas, estos héroes sin gloria estén posicionados en el medallero en la segunda posición y, a unas cuantas horas de que terminen estos juegos, por encima de los seleccionados de Estados Unidos? ¿Alguien vio que se haya interrumpido la señal de televisión abierta para ver el 1, 2,3 de México en los mil 500 metros en pista? ¿A alguien le interesa saber que hay guerreros de 47 años que están escribiendo la historia del deporte nacional?

¿No? ¿Nadie? Triste... triste que no sean los hechos noticiosos que despierten nuestro interés.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (20/11/2011)

noviembre 19, 2011

Daniel Sada


Daniel Sada (1953-2011)

Rescoldo

Noche, rescoldo,
Imagínate deshecha bajo un velo celeste
Aislada, en el espacio
escollera de ruidos acampa la estación.

¿Quién habita?
¿Qué canto rasga o telar argentado
el vuelo de las aves,
así dispone el viento,
así emerge la templanza diluida en las aguas.

Así, siempre,
siempre pronunciado escozor
el horizonte escapa de las tumbas,
bullen, almas, ateridos lamentos
-la fatiga- riachuelos.

Luces rasgando el pecho del poblado, enmudecido rito
acaso,
siempre.

¿Qué materia desciñe vestigios de universo?
Era aquella corriente interminable lo que nos sometía.
La vida era un bien último, atávica de rostros
amada plenitud o pupilas
brillando en medio del desierto.



En este enlace, Daniel Sada lee su cuento "El gusto por los bailes": http://www.descargacultura.unam.mx/mp3/2_El_gusto_por_los_bailes.mp3





Nota en Milenio: Muere Daniel Sada, el creador de una geografía norteña

noviembre 14, 2011

Rehenes

Perdón por intolerarlos

Rehenes

Una de las consecuencias lamentables de la polarización es que anula los matices, quedan los extremos y entre ellos deja únicamente desconfianza, en cada orilla una posición irreconciliable con la otra.

El otro se vuelve el enemigo, al que encarna todos los males, se simplifica a tal grado que de un lado quedan los buenos y del otro los malos, entre ambos la incapacidad de llegar a acuerdo alguno porque no hay diálogo posible.

En este ambiente recurrir a la violencia es lo más sencillo, se desatan campañas que con base en el miedo y el odio incitan a atacar a los otros. En las redes sociales, espejo fiel de los excesos, circulan llamados a actuar sin piedad en contra de funcionarios… Es posible que muchas de esos intentos tengan un propósito sano, que auxilien a la transparencia y rendición de cuentas. Exhibir el dispendio, exigir cuentas claras, una comunicación abierta con la ciudadanía no podría ser una estrategia equivocada, sin embargo, cuando el discurso se basa en el odio, si prevalece el insulto sobre los argumentos, se cancela la utilidad de estas iniciativas.

Ejemplos tristísimos sobran, desde la convocatoria a matar diputados hasta los comentarios salvajes ante el fallecimiento de un político. Esas convocatorias, además de cerriles hacen un uso perturbador de otro elemento que suele acompañar al odio: el miedo.

Lo peor de ser rehenes del miedo es que se atrofie la capacidad de actuar.

Hace unos días presencie una extorsión telefónica, a un compañero de trabajo le llamaron a su celular para decirle que tenían secuestrado a su hijo. Las llamadas eran constantes, el tono vulgar, amenazador. El extorsionador amenazaba con golpear a su hijo. El hombre estaba devastado, temblaba, escuchaba en su escritorio las llamadas, incapaz de hacer otra cosa que dejarse llevar por el miedo. Absolutamente comprensible.

El temor a perder a los seres queridos es uno de esos miedos inclasificables, comprendí su parálisis. Lo que no entendí es la actitud de quienes lo rodeábamos. En medio de la oficina estaba el extorsionado, contemplado por un grupo que, básicamente, se dividía en dos: los testigos mudos y los de iniciativas disparatadas. Los primeros se dedicaron a contemplar con temor el desarrollo de los hechos. Los segundos, menos pero quizá más peligrosos estorbaron con sus brillantes ideas: alguien perdió su tiempo buscando el teléfono directo del titular de la Policía Estatal, creyente en esa cultura del amiguismo; otro solicitaba la cuenta de Facebook del supuesto secuestrado para mandar una alerta, otro más, morboso, llamaba al silencio para poder escuchar la agresión del supuesto secuestrador.

La guía de prevención de la Secretaría de Seguridad Pública (http://tiny.cc/m8ano) señala algunas acciones básicas ante la extorsión: mantener la calma, usar el tiempo en localizar al ser querido, anotar las características de la persona que llama, actuar: denunciar.

Marqué al 066 para solicitar ayuda, porque ese es el fin de esa línea, porque es en esos momentos cuando se debe acudir a la autoridad. La atención fue eficiente, rápida, de forma inmediata aconsejaron sobre lo que tenía que hacer, a dónde dirigirse, con quién.

Hace poco otro amigo también fue víctima de una extorsión telefónica. A nadie se le desea ese tiempo de angustia y espera dolorosísima en que se descubre que se está siendo expuesto a una trampa. En los dos casos que comento considero que se dejó pasar demasiado tiempo hasta antes de acudir a la autoridad y no puedo dejar de ligarlo con este ambiente de polarización, producto de una falta de confianza hacia las autoridades.

Algunos datos terribles del Consejo para la Ley y los Derechos Humanos, A.C. dan cuenta de lo que genera esta falta de confianza:

Cada 24 horas se intentan 6,700 extorsiones. Hasta diciembre 2010 se intentaban 6,179 extorsiones. El 31% de los afectados paga la extorsión, siendo las amenazas de supuestos Zetas y La Familia Michoacana, las que mayor impacto generan y por lo tanto las que más ingresos producen a los delincuentes.

Se ha detectado un incremento del 2% de bandas de extorsionadores que operan fuera de los penales, es decir, el 7% de las extorsiones son realizadas por personas en libertad.

Del 2001 al 2011 los extorsionadores han obtenido más de 978 millones de pesos a nivel nacional.

Se emplean más de 715 mil celulares, el 52% son originarios del D.F. y se ha detectado que el 7% son de los Estados Unidos, es decir, hay personas en libertad operando desde el país vecino. Incluso hay reos en la ciudad de México que operan con celulares correspondientes a Michoacán, Puebla, Sonora, Tabasco y Durango.

De 916 bandas que operaban en los penales, hoy se sabe que siguen operando 853. El 90% lo hace desde penales capitalinos.

En 10 años se han intentado más de 21, 800,000 extorsiones.

Se emplean entre 80 minutos a 7 horas para obtener el pago de la víctima. Los casos en los que se ha empleado hasta 7 horas, la extorsión se realizó durante varias llamadas por un promedio de 4 días de acoso contra la misma víctima.

Es obvio que cuando uno no es el afectado se pueden pasar por sensato porque no se es rehén del miedo, sin embargo creo que no se trata de dar consejos, sino de verdaderamente ayudar, es decir, actuar. La autoridad tiene la obligación de auxiliar en estos casos, para eso está, nosotros tenemos el derecho de buscar esa ayuda. Un mundo polarizado, donde se niega al otro, donde no se cree en las instituciones, nos paraliza, nos deja a la deriva, rehenes del miedo y solos, sin nadie a quién acudir.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (14/11/2011)

noviembre 13, 2011

#OpCorrupcion Anonymous



Llama Anonymous a atacar "sin contemplaciones a todos los organismos gubernamentales de México, a hackear sus webs, sus correos, sus servidores, a sacar a la luz toda la información oculta que demuestre que México tiene gobernantes corruptos, declaramos oficialmente la guerra contra la corrupción en México"

De acuerdo a Sinembargo.mx Anonymous ya atacó las páginas del Instituto Electoral de Michoacán, partido Nueva Alianza, Universidad Autónoma de Yucatán, Instituto Sonorense de Cultura, y del PRI en Querétaro y Tamaulipas.

La purísima grilla de La Jornada Aguascalientes dominical

La Purísima Grilla

  • Elecciones en Michoacán
  • Las barbas a remojar
  • La izquierda ausente

Con la instalación de seis mil 72 casillas a partir de las ocho de la mañana y un operativo de seguridad en el que participará un total de mil 800 los elementos de la Policía Estatal de Caminos, Protección Civil, Policía Estatal Preventiva, Grupo de Operaciones Especiales y Agrupamiento Femenil, Michoacán está listo para ser el escenario de una derrota más de la izquierda partidista.

El operativo que incluye la participación del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), Policía Federal, Ejército Mexicano, Armada de México, Procuraduría General de la República (PGR), Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) y de las 112 policías municipales, busca cuidar la participación ciudadana en estas elecciones en las que se espera que al menos el 50% de la población con credencial de elector acuda a las urnas (el porcentaje de abstención en la pasada elección fue de 48.3).

Este domingo, en Michoacán, para garantizar la jornada electoral se dispone de 236 patrullas, dos helicópteros, 35 motocicletas, tres grúas, 15 ambulancias y cinco carros de bomberos, serán instaladas fuerzas de reacción en Morelia así como otros puntos del interior y se ha establecido un Centro de Crisis.

La competencia real por la silla grande de Michoacán está entre Luisa María Calderón y Fausto Vallejo. De ganar la hermana del presidente, sería una victoria para toda la familia y Cocoa cambiaría la historia de fracasos electorales que los Calderón tiene como estigma. Mientras que si el candidato del PRI se lleva la victoria, quedará demostrado que el priísmo ha aprendido a blindar los procesos electorales de tal forma, que ni las irregularidades de su jefe de partido pueden con ellos.

Lo que no va a ocurrir es una victoria de Silvano Aureoles, al candidato del PRD, PT y Convergencia sólo le resta preparar su discurso de derrota, la larga lista de justificaciones para explicar la derrota de la izquierda en Michoacán. Puros pretextos pues.

Si bien Aguascalientes no es Michoacán, bien valdría la pena que ante ese escenario, la izquierda local pusiera sus barbas a remojar, pues en el desastre de estas elecciones Aureoles no va solo, aunado al mediocre desempeño de Leonel Godoy, ninguno de los candidatos de la coalición queda libre de culpa de que se pierda el que era calificado junto con el Distrito Federal de bastión de la izquierda.

Ante el proceso electoral de 2012, se ha centrado la mirada únicamente en las figuras que disputarán por la izquierda la presidencia de la República, todo se reduce a las negociaciones entre Ebrard y López Obrador que vendrán a partir de que el 15 de noviembre se den a conocer los resultados de las encuestas, pero poco se discute acerca del resto de las candidaturas.

En Aguascalientes los partidos que se dicen a la izquierda se cobijan a la sombra del dicho: calladito te ves más bonito y hasta el momento no han querido hacer olas sobre quiénes competirán en las siguientes elecciones.

Se da por descontado que Nora Ruvalcaba y Vicente Pérez Almanza estarán en las boletas, pues se considera que esa dupla fue bien vista en las elecciones pasadas, dúo ganador en términos de la izquierda local pues ninguno de los dos logró ganar el puesto al que aspiraba.

La izquierda partidista prácticamente está borrada en la entidad y, hasta el momento, no ha hecho ningún esfuerzo por rearmar sus fuerzas, siguen esperando las instrucciones que lleguen las instrucciones del centro. El PRD que en el fondo sigue la línea del grupo de los Chuchos se debate entre conflictos y trata de ocultar el cochinero de sus elecciones internas, incapaces de generar diálogo alguno, miran desde la orilla el avance, capacidad de organización y movilización de MORENA. Mientras que Movimiento Ciudadano (Convergencia) se pliega a las disposiciones de la dirección nacional, seguros de que algo de las migajas que dejen les ha de tocar. Es el mismo caso del Partido del Trabajo, que se quedó trabado en el proceso electoral del 2006 y fuera de su apoyo incondicional a López Obrador, no tiene ninguna línea de acción, lo peor que le podría pasar a este partido es que Ebrard fuera el candidato, se quedaría sin discurso.

En Aguascalientes, la izquierda partidista es un cero alineado a la falta de compromiso con la ciudadanía, una serie de grupos que se mueven sólo con la mirada fija en las elecciones, no ha sido capaz de generar cuadros ni propuestas y, por la rapiña de quienes se pelean los puestos de dirección en los partidos ha abandonado toda posibilidad de diálogo con los interlocutores que realmente importan: los electores.

A ver si al poner sus barbas a remojar, la izquierda partidista en Aguascalientes no termina por aguadarse, todavía más.



noviembre 12, 2011

You Know Who I Am / Tú sabes quién soy


I cannot follow you, my love,
you cannot follow me
I am the distance you put between
all of the moments that we will be

You know who I am,
you've stared at the sun,
well I am the one who loves
changing from nothing to one

Sometimes I need you naked,
sometimes I need you wild,
I need you to carry my children in
and I need you to kill a child

You know who I am

If you should ever track me down
I will surrender there
and I will leave with you one broken man
whom I will teach you to repair

You know who I am

I cannot follow you, my love,
you cannot follow me
I am the distance you put between
all of the moments that we will be

You know who I am

25 años, Carmen París y Santiago Auserón




Provocan los labios
en el gesto algo de más,
todo musa de mar y de sal,
tiene 25 años, siempre pregunta ¿Por qué?
y no para de opinar
para ver lo comentarios

Regálame tus besos
que queman, que queman.
Me enreda lo que falta
y lo que se aleja,
¿qué importa lo que hicimos?
si aunque me quieras,
te olvidaras de mí.
Y hoy brindo por ti
y brindo por mí.

Se le empiezan a cansar
esos ojos de tanto pensar
y desnuda se sienta a fumar
tiene 25 años,
muchas ganas de gritar
y de salir a bailar,
en los brazos de un extraño

Por qué se van los pequeños momentos
los días sin tiempo, las noches sin sueno
los miedos ingenuos, que a veces pudieron
llegar a gustar
Por qué se van las mejores palabras de amor,
las mañanas, los dos en la cama
sin pensar en nada y habrá que esconderse
como los demás.

noviembre 10, 2011

Día Nacional del Libro en Aguascalientes


Con motivo de la celebración del Día Nacional del Libro, se realizarán diversas lecturas en voz alta de la obra de José Emilio Pacheco.

En Aguascalientes, el festejo se realizará el viernes 11 de noviembre, a partir de las 17 horas en el Centro de Investigación y Estudios Literarios, "Fraguas".

La dirección del CIELA Fraguas es Allende 238. Centro

noviembre 08, 2011

guardagujas treinta y ocho


Ya puedes descargar el archivo pdf del guardagujas 38:

la foto de portada es de Juan Francisco Pizaña Morones

en este número de noviembre 2011:

tres poemas

volados y navegación, de norberto de la torre

un nombre se me ocurre, de ía navarro

dos cuentos

jonathán, de édgar omar aviles

carne, de omegar martínez

las columnas

qué sabe nadie (hiperbrevemente hablando…), de cecilia eudave

métodos de adivinación (la oniromancia), de erika mergruen


Lee los contenidos en el blog:

De todo corazón

Perdón por intolerarlos

De todo corazón

Jamás hay que creerle a quien asegure algo con una mano en el corazón.

Georg Christoph Lichtenberg

A pesar de lo que opinen los compositores de baladas románticas y una añeja tradición literaria de concederle al corazón un lugar preponderante en la toma de decisiones, más allá de la facilidad con que se acude a la imagen (por simple) de atender los latidos del pecho para determinarse a realizar una acción, de una historia viejísima en la que los problemas se afrontan (y se solucionan para bien) a partir de atender los dictados del corazón, en la vida pública, no debería ser motivo de discurso. Nada más ramplón que un suspirante a cargo público aduciendo que quiere llegar a la silla, curul o puesto para hacer las cosas de todo corazón.

Sí, es el órgano central de la circulación de la sangre, gracias a él se distribuye por todo el cuerpo, sin él la vida no sería posible (como sin el hígado, los riñones, pulmones, vejiga y otras tantas secciones del cuerpo menos célebres). No es fácil escapar al uso del corazón como punto de partida y sostén de las decisiones.

Basta un somero vistazo a la poesía nacional para notar el influjo del corazón, más allá de las funciones corporales que cumple, se le atribuyen todos los poderes y personalidades, Sor Juana pide una tregua a los celos del amante, cree que nada se podrá lograr a través de la conversación y acude a la víscera: “como en tu rostro y tus acciones vía/ que con palabras no te persuadía,/ que el corazón me vieses deseaba;/y Amor, que mis intentos ayudaba,/ venció lo que imposible parecía:”. Salvador Díaz Mirón dota al órgano de unas cualidades melómanas envidiables: “Mi corazón percibe, sueña y presume. / Y como envuelta en oro tejido en gasa, / la tristeza de Verdi suspira y pasa/ en la cadencia fina como un perfume.”

Para López Velarde, el corazón no sólo está en el centro del pecho, es el eje por el que pasa la vida entera de los hombres, todas las pasiones, dolores, tristezas y alegrías, para el jerezano es el son que hay que atender, el diapasón del que surge la nota múltiple del estrépito de los que fueron y los que son; puede ser retrógrado porque “ama desde hoy la temerosa fecha/ en que surgiste con aquel vestido/ de luto y aquel rostro de ebriedad”; es oscurantista y clama “a la buena voluntad del mal agüero”; nada a contracorriente las fatigas del vivir y florece; es un forastero al que se le pide olvidar “el acierto nativo de aquella señorita/ que oía y desoía tu pregón embustero”; el corazón es “leal, se amerita en la sombra./ Es la mitra y la válvula… Yo me lo arrancaría/ para llevarlo en triunfo a conocer el día, / la estola de violetas en los hombros del alba, / el cíngulo morado de los atardeceres, / los astros, y el perímetro jovial de las mujeres.”

Sin embargo (siempre hay un pero en toda historia), eso es poesía, uso de la metáfora, de la imagen para decir algo más. En la vida pública, el uso del corazón en el discurso público invariablemente se reduce a algo muy simplón, sólo implica ganas, valor, ansias, voluntad, circunscritas las anteriores a su primer impulso, no razonamiento, instinto pues.

Para citar de nueva cuenta los Aforismos de Lichtenberg: “Un corazón con testículos. Un corazón con escroto”, porque “Eso que ustedes llaman corazón está bastante más abajo del cuarto botón del chaleco”.

En el clima electoral precedente al año de las elecciones, comienza la pandemia de los suspirantes listos para, a la menor provocación, dar a conocer, informar dicen, a la sociedad sus aspiraciones y motivos. La plaga de declarantes de forma infalible cae en los mis lugares comunes: quieren ser diputados, senadores, alcaldes, gobernadores o presidentes para cambiar a México, para renovar la entidad, para impulsar el país, quieren traer el progreso y el desarrollo, van a regenerar el tejido social, acabarán con la pobreza, reducir las desigualdades… bla bla bla. Porque a la barahúnda jamás la acompañan los cómos, todo es promesa a palo seco.

Por supuesto, siempre tienen un proyecto de nación, un programa de estado, un plan maestro, tan bien armado, tan enfocado a resolver todos los problemas que sólo pueden simplificarlo en ejes temáticos. Desconfía del que te promete la felicidad si no te explica los métodos para alcanzarla, es más sospecha de cualquiera que jure que traerá la felicidad si antes no ha sido capaz de definirla. De otra manera, al llegar al cargo pasarán varios meses en la elaboración de un diagnóstico, ahora sí definitivo, de los problemas a resolver.

No es sólo que prometer no empobrezca, es que no implica una explicación. La grosería característica de toda simplificación me hace apostar a que nada deja en silencio a un candidato como la siguiente pregunta: ¿cómo?, todo eso que quiere hacer, ¿cómo lo va a hacer? Todavía más, un cuestionamiento que se relaciona con la esencia del servicio público y los motivos: ¿para qué?, no hay mejor forma de desarmar a un suspirante.

Atender los dictados del corazón, con todo y que se le envuelva con el propósito del bien común, al menos para la vida pública, no debería ser razón. Nada más ramplón que un suspirante a cargo público aduciendo que quiere llegar a la silla, curul o puesto para hacer las cosas de todo corazón. Desconfía del ignorante que muestra el pecho, abajo del chaleco sólo está su ambición.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (08/11/2011)

noviembre 06, 2011

La purísima grilla de La Jornada Aguascalientes dominical

La purísima grilla

  • Reviviendo a Fidel Velázquez
  • ¿Me estás oyendo inútil?
  • El chiste no es orinar sino hacer espuma

Sobre Fidel Velázquez escribió Miguel Ángel Granados Chapa: “Parecía inmorible —no inmortal, que eso es otra cosa—. Pero ha muerto. El siglo de Fidel terminó a los 97 años y dos meses exactos. Perdió al fin su fatigosa y prolongada batalla con la muerte. La infección postrera, la que acabó con su resistencia lo atacó en las vías urinarias. Pero en realidad murió de viejo.

“Más que morir, fue diluyéndose. Ante un público que siguió morboso el feo proceso de su decrepitud, iban disminuyendo su talla, su grosor, su capacidad locomotiva. Una y otra vez, en las últimas semanas, volvió al Hospital ABC. Y ya en su etapa postrera fue alojado en el de los guardias presidenciales, como si fuera uno de ellos. Porque acaso lo fue.

“Este es el rostro del sistema que quieres cambiar”. Esa frase fue reproducida miles de veces al pie de un retrato de Velázquez, acaso retocado para subrayar la senilidad que lo poseía. Se trataba de un cartel electoral fijado en calles y plazas durante el proceso electoral de 1994. Pudo haberse reproducido ahora. Pero quizá la propaganda opositora lo consideró ya innecesario. Quizá lo dio por muerto anticipadamente.”

La cita viene a cuento porque en Aguascalientes, en una juguetona extensión de la tradición de muertos, al líder estatal del PRI, Guadalupe Ortega, le dio por ampararse a la figura del líder obrero, revivir sus frases y sus modos para intentar meter orden entre los priístas, que ya comienzan a descomponer las filas de la unidad partidista.

Ortega se lanzó con todo contra quienes se le quieren salir del huacal, nada de que los suspirantes salgan ante los medios para comentar sus aspiraciones, es decir, el dirigente del “nuevo” PRI muestra que la única novedad en el Revolucionario Institucional es la pintura usada en la remodelación de las oficinas, porque en política real lo que vale es citar a Fidel Velázquez y su: el que se mueve, no sale en la foto.

La actividad, pero sobre todo las declaraciones del diputado Gabriel Arellano ya colmaron la paciencia de la dirigencia priísta, en especial el que haya dicho que el PRI recuperó su poder gracias a su desempeño como alcalde, por eso cuando a Lupe Ortega se lo mencionaron en la rueda de prensa, se fue como hilo de media: “el partido tiene tiempos, el partido sobre todo tiene lineamientos, el partido tiene su propias reglas, y ahorita en este proceso 2012, el que se vaya por la libre, se queda en la libre, o sea si alguien cree que se va a ir como en alguna ocasión se pudo ir, presionando por algunas circunstancias, en esta ocasión no, en esta quien se vaya por la libre, se queda en la libre, si en el 2013 hay reversa en la autopista, ya será en su tiempo, pero en el 2012, no hay reversa, quien se vaya por la libre, se queda en la libre, esos son los lineamientos del partido, la disciplina tiene que ser primero para quien aspire a ser candidato del partido”.

Enchilado no vale, dicen los que saben, porque en el fragor de la batalla se dicen cosas de las que luego uno se arrepiente. Ahora Ortega tendría que explicar quiénes fueron los que lograron una candidatura presionando al partido, no vaya a ser que en el palacio de gobierno estatal se enteren y le llamen la atención por irse de boca.

Para seguir citando a los clásicos de la política nacional, vale la pena recordarle a Lupe Ortega lo que dijo el sucesor de Fidel al frente de la CTM, otro folclórico: Leonardo Rodríguez Alcaine, quien además pedir hermanas a los reporteros, subrayaba que “El chiste no es orinar sino hacer espuma”, es decir, el dirigente estatal puede salir a decir lo que quiera, cuando quiera, en defensa de la unidad partidista, pero lo cierto es que el camino de las candidaturas no pasa por el edificio de López Mateos ni por sus palomazos. De ahí que sus declaraciones le hagan a los suspirantes lo que el viento a Juárez. Así que estimado lector, prepárese para seguir disfrutando del protagonismo declarativo de Gabriel Arellano, y que le sea leve.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (06/11/2011)

noviembre 01, 2011

guardagujas: carta de presentación

Texto leído en la Mesa Revistas de Literatura de la 4ta. Feria Nacional del Libro y la Lectura de Morelia, Michoacán, en que guardagujas se presentó junto con Clarimonda y Los Perros del Alba:




uno: poema


La pareja

Apagan la luz y la pantalla blanca brilla

un momento antes de disolverse

como una pastilla en un vaso de oscuridad.

Las paredes del hotel se levantan hacia el cielo nocturno.

Los movimientos de amor han amainado y ellos duermen

pero sus pensamientos más secretos se encuentran como

se encuentran los colores y se mezclan

en el papel mojado del dibujo de un escolar.

Está oscuro y quieto. Mas la ciudad se ha acercado

esta noche. Con ventanas apagadas. Llegaron las casas.

Yacen de pie juntos en una muchedumbre, esperando

una multitud de rostros sin expresión.

* * *

La pareja

Apagan la luz y su sombra blanca

por un instante brilla trémula antes de disolverse

como una tableta en un vaso de tinieblas.

Y después se levantan.

Los muros del hotel se elevan hasta el cielo negro.

Los movimientos del amor se han asentado y ellos duermen

pero sus más secretos pensamientos se une como cuando

dos colores se juntan y fluyen uno dentro del otro

sobre el papel húmedo en que un niña ha hecho su pintura.

Todo es sombra y silencio pero esta noche la ciudad se ha reconcentrado.

Con ventanas a oscuras las casas se acercan a sí mismas.

Se yerguen unidas en una muchedumbre que espera,

una multitud sin expresión en sus caras.


dos: festival

La pareja es un poema de Tomas Tranströmer. La primera versión es de Homero Aridjis y Pierre Zekeli[1], mientras que la segunda traducción es de José Emilio Pacheco[2], me encontré con ella una vez que inicié la búsqueda de material del poeta sueco con que este año decidió la academia dar la sorpresa. No es que me importe mucho el Nobel, me parece un premio sobrevaluado y como a todos los reconocimientos le asigno el justo valor de permitir acercarse, conocer, descubrir, reconocer a algún autor.

Mientras leía la versión de Pacheco en une revista me envolvió esa sensación extraña de ya haber transitado por esas líneas, la impresión me estuvo persiguiendo varios días, hasta que no sé explicar por qué extraño mecanismo de la memoria o resultado de que impulso asocié el nombre de Tranströmer con el Primer Festival Internacional de Poesía.

Ese festival se realizó en Morelia del 17 al 23 de agosto de 1981, hubo sesiones especiales dedicadas a la Poesía Joven de México[3] y a la Michoacana[4]. Cito del libro “Participaron en total 28 poetas extranjeros procedentes de 23 países y 37 poetas mexicanos.[5] Hubo cerca de 35 horas de poesía en voz alta, en 19 idiomas, leída en lenguas originales por los poetas y en la traducción por los actores [Claudio Obregón y Beatriz Sheridan] (…) Varios de los poetas extranjeros allí reunidos, y presentados en estas páginas, fueron traducidos por primera vez al español; otros eran conocidos apenas por pequeños grupos enterados de los movimientos de poesía de nuestro tiempo”. Hace 30 años, estuvieron aquí Borges, Ginsberg, Günter Grass, y Seamus Heaney.

En la nota de la revista Proceso, José Emilio Pacheco señala que sus versiones son resultado de la urgencia y son “más un intento informativo y periodístico. “Desde luego, en la ignorancia angelical del sueco, parte de las versiones en inglés. ‘Poesía’, sentenció Rober Frost, ‘es lo que se pierde al traducirse’. Desde luego. Pero, como replicó John Frederick Nims, es más lo que se pierde al no traducirse”.

No puedo evitar pensar acerca de lo que se pierde y no en la poesía, sobre aquello que deja de estar en nuestras manos, mejor dicho, en nuestros sentidos cuando no se está en posibilidad de escuchar a los poetas. Si la poesía, en primer lugar, es canto, qué ganas de haber estado ahí, aquí, hace 30 años. Miro las fotografías incluidas en el libro publicado hace tres décadas, que es de donde tomé la segunda versión del poema de Tranströmer y tampoco puede evitar hacer referencia a las últimas palabras del replicante Roy Batty en Blade Runner, donde se lamenta en cómo se desvanecerán todas las cosas que ha visto, cosas que somos incapaces de imaginar, “Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia”.


tres: poesía

Es difícil, muy difícil hacerse a la idea de todo lo que nos vamos a perder. Voy a tomar otra desviación, porque aunque no crea en ellas, me fascinan las coincidencias, además se duplican, primero el poema de Tranströmer y su relación con el Festival Internacional de Poesía muy cerca de la fecha en que recibimos la invitación a presentar guardagujas en la 4ta. Feria Nacional del Libro y la Lectura. Después, otra serie de lecturas de poesía relacionada con Morelia:

Hace unos días, asistí por gusto y convicción personal a las sesiones de la extensión en Aguascalientes del Encuentro de Poetas del Mundo Latino, encuentro que tiene su sede en esta ciudad. Iluso, le concedo demasiado a mi capacidad de asombro y la pongo a la disposición de quien se anima a presentar un libro, leer un texto, exponerse a través de un poema, se la entrego con la idea de que la posibilidad de establecer un diálogo no se debe desperdiciar, le concedo a la posibilidad de conversar una relevancia tal que a pesar de no ser fan de los poetas, creo que la poesía se lo merece.

Quien haya asistido a este Encuentro coincidirá conmigo en el placer de presenciar la puesta en escena de Juan Gelman leyendo, en la facilidad con que, ante las palabras de Tomás Segovia, uno se rinde al silencio reverencial, como quien descubre el milagro. En Aguascalientes el Encuentro duró tres días[6]. Fue posible escuchar a poetas de Argentina, Puerto Rico, Bélgica, Ecuador, Bolivia y Francia, otra vez, a Tomás Segovia y Juan Gelman. Pero para mí lo más importante que ocurrió en esos tres días, fue acudir a la mesa del martes 25, donde leyeron Arlette Luévano, Ricardo Esquer, Sofía Ramírez .y José Luis Justes (poetas de o en Aguascalientes).

Es posible que parezca exagerado, acabo de mencionar a dos de los poetas en español más importantes, ¿y lo que confieso es que me conmocionó más la lectura de cuatro casi desconocidos en el panorama literario nacional? Pues sí, debieron haber estado ahí para compartir la emoción, me explico, de pronto, por la calidad e intensidad de sus textos, Aguascalientes se volvió un lugar habitable, un sitio digno para vivir porque, por si hiciera falta decirlo, aunque la literatura no esté obligada a cumplir con una “función social”, en tiempos como estos difíciles, arduos, desesperanzados y desalentadores, la posibilidad de imaginar y compartir, de intercambiar ideas permite ocupar de una forma distinta un lugar en el mundo, impulsa a hacerlo nuestro.

La mesa de poetas de o en Aguascalientes me conmovió en especial por el trabajo de tres autores: Arlette, Sofía y José Luis.

Los textos de Arlette Luévano me perturbaron, en el sentido de alterar la idea que hasta hace poco tenía del trabajo de esta poeta, siempre he creído que Arlette es una poeta dedicada que trabaja sobre proyectos, leía su obra como la construcción de diversas casas en las que la autora se movía de acuerdo a su proceso personal, de Casi verde a Casa en ruinas. Edificios continuos y semejantes. Después de escucharla, descubro que hay pasillos que comunican esas construcciones. Arlette está construyendo una ciudad y visitar esas calles puede ser doloroso hasta la revelación. Estoy seguro que la consolidación de su obra, lo mejor, está por venir, con una voz propia y poderosísima.

Sofía Ramírez también está construyendo una ciudad, otra, porque sus libros tienen como constante ser mundos cerrados sobre un tema que desarrolla siempre con una mirada atenta a los detalles. Guías para viajeros (no turistas) que permiten adentrarse por las calles que permitirán descubrir la construcción extraña, esa que tiene una pequeña y engañosa puerta que se abre a un patio gigantesco donde se desarrollan las historias. Sofía tiene un don inmenso para el poema narrativo, invariablemente logra insertar una escena, una frase, que ilumina todo el texto, todavía me conmueve la precisión con que en uno de los poemas que leyó, el remate hace que uno fije la mirada en el segundo plano, donde unos niños murmuran en su absoluta inocencia una plegaria al dios que permite que las flores no se mueran.

Si el mundo se pudiera dividir en dos tipos de inteligencia poética, la whitmaniana (luminosa y explosiva) y eliotiana (refulgente y concentrada) José Luis Justes pertenecería a la segunda categoría. Aludo a la inteligencia porque Justes es un escritor excesivamente astuto, pareciera que lo ha leído todo, o al menos le gusta presumirlo. Los textos que leyó José Luis, considero, muestran la madurez de su voz, ha logrado decantar sus lecturas e influencias, encontró el tono que brinda al lector un camino para entrar a su visión del mundo. El desencanto y el cinismo de quien está de regreso y puede contar su experiencia.

Vivir en una ciudad así, con esos poetas, vale la pena.


cuatro: suplemento

Ahora trataré de unir lo que hasta ahora he compartido con ustedes.

El poema de Tranströmer lo encontré en una revista que todavía se preocupa por ofrecer una sección cultural a sus lectores, no solamente unas notas dedicadas al espectáculo. El haber leído una primera versión en un libro, reitero, es una casualidad que quise explotar por la visita a esta ciudad. La editorial donde se publicó la recopilación de estos poemas (Joaquín Mortiz) ha desaparecido, este volumen debe ser una especie de cosa extraña, para coleccionistas, uno de esos libros que se encuentran en las librerías de viejo, en ese sentido, la versión de Pacheco es la más asequible, es más sencillo hallarse con ella porque al responder a un interés periodístico gana en oportunidad. Gracias al desarrollo tecnológico, hoy, es más fácil dar con la versión de José Emilio Pacheco que con la publicada hace 30 años, no simplemente por las fechas, ahora los medios impresos están obligados a ofrecer a sus lectores ganchos que les permitan sobrevivir a la crisis.

Lo que les cuento acerca de los poetas que leyeron un martes en el Museo Posada, si me creen, si he sido capaz de compartirles la emoción de haber estado ahí, es posible que los impulse a buscar obra de estos autores. Arlette, Sofía y José Luis, los tres tienen libros publicados, cada uno más difícil de encontrar que el otro, si bien han ganado premios importantes, el problema mayor de la industria editorial, la distribución, hará que sea una especie de tarea titánica el que ustedes hallen Casa en ruinas, La sonrisa a un condenado a muerte o La inocencia del minotauro, además, en esos volúmenes no está lo más reciente de su obra, los textos que permiten calibrar el desarrollo de su trabajo poético. ¿Cuál es la opción? La misma que permitió encontrar el poema de Tranströmer: las revistas y suplementos literarios.

Parece mentira que como lectores permitamos que los medios, sobre todo los impresos, vayan haciendo a un lado la difusión de la literatura, que nos cambien las secciones culturales por espacios dedicados a la difusión del chisme del espectáculo, que cada vez sean menos las revistas literarias. Lectores hay, de eso estoy seguro, ¿por qué no ejercemos nuestro derecho a exigir la inclusión de esos contenidos en las publicaciones que compramos?

La obligación de un suplemento literario, de una revista, de una sección cultural (así lo creo) es facilitarles esa búsqueda, dar nortes, aspirar a convertirse en objeto de colección, no sólo por la experiencia sinestésica, además de compartir el placer, funcionar como referencia para el estudio y el análisis, en el poema que compartí con ustedes, sus versiones son la posibilidad de una conversación a partir de las diferencias entre la pantalla y la sombra blancas con que arrancan las traducciones y las distingue, un intercambio acerca de lo que es la poesía, qué se pierde, qué se gana en la traducción…

Hemos cedido el espacio a la banalización, al fuego fatuo de la reseña mercantil en el mejor de los casos, al chisme del espectáculo en el peor. Ahora se requiere que los lectores, ustedes, nosotros, otorguemos el lugar que merece en nuestras vidas esa posibilidad de diálogo.

Eso queremos hacer con guardagujas, esa es nuestra carta de presentación.


Publicado en el blog de guardagujas

[1] Tomas Tranströmer, Nobel de Literatura: “No capitulamos pero queremos la paz”. José Emilio Pacheco. Proceso 1823 / 9 de octubre de 2011.

[2] Antología del Primer Festival Internacional de Poesía Morelia 1981. Edición, selección y notas Homero Aridjis. Editorial Joaquín Mortiz. Primera edición, 1982.

[3] Los representantes de la poesía joven en ese entonces fueron Hilda Bautista, Herman Bellinghausen, Alberto Blanco, Coral Bracho, Sandro Cohen, Eduardo Langagne, Víctor Manuel Mendiola, Francisco Segovia, Francisco Serrano, Pedro Serrano, Mario del Valle, Verónica Volkow.

[4] La poesía michoacana estuvo representada por Gaspar Aguilera Díaz, Luis Arceo Preciado, Alberto Barragán Degollado, Luis Girarte Martínez, Frida Lara Klahr, Francisco Javier Larios, Héctor Jaime Madrigal, Ramón Martínez Ocaranza, Tomás Rico Cano, Anabel Rodrigo Cervantes y Lourdes Villanueva.

[5] Eugenio de Andrade, Katerina Anguelaki-Rooke, Homero Aridjis, Kofi Awoonor, Juan Bañuelos, Jorge Luis Borges, Pavel Botsu, João Cabral de Melo Neto, Pablo Antonio Cuadra, Alí Chumacero, André Du Bochet, Allen Ginsberg, Ulalume González de León, Günter Grass, Michael Hamburger, Seamus Heaney, Fayad Jamis, Mazisi Kunene, Jaime Labastida, Iván Malinowski, W.S. Merwin, Carlos Montemayor, Marco Antonio Montes de Oca, Elías Nandino, Dana Naone, Óscar Oliva, Vasko Popa, Tadeusz Rizewicz, Víctor Sandoval, Bert Schierbeek, Tomás Segovia, Jaime Augusto Shelley, Kasuko Shiraishi, Lasse Söderberg, György Somlyó, Marin Sorescu, Tomas Tranströmer, Ida Vitale, Cintio Vitier, Andrei Voznesenski, Ramón Xirau y Eraclio Zepeda.

[6] El domingo leyeron, en el Museo de Arte Contemporáneo N° 8 Tomás Segovia, Juan Gelman, Marco Antonio Campos, Víctor Sandoval, Jorge Boccanera, Vanessa Droz, Stefaan van den Bremt, Xavier Oquendo, Gabriel Chávez Casazola, Sylvestre Clancier, Eudoro Fonseca y Juan Carlos Quiroz. El lunes, en las instalaciones del CIELA “Fraguas”, Víctor Sandoval, Gabriel Chávez Casazola, Xavier Oquendo, Stefaan van den Bremt y Juan Carlos Quiroz, Jorge Boccanera, Sylvestre Clancier, Vanessa Droz, Marco Antonio Campos y Eudoro Fonseca. El martes, en el Museo José Guadalupe Posada: Arlette Luévano, José Luis Justes, Ricardo Esquer y Sofía Ramírez

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails