febrero 27, 2011

guardagujas 20

guardagujas veinte

Hoy, con el ejemplar impreso de La Jornada Aguascalientes, aparece el número 20 de guardagujas con el siguiente material:

El juego de mi vida, de Candelario González Santana. Cuento ganador del II Certamen Nacional de Cuentos deportivos.
Nikita Pérez, de Nadir Chacín.
El día que intenté vivir, de Carlos Díaz Reyes
Worthlessness, de Romás Luján.
Sobre la veracidad de los indigentes, la columna Diario Postapocalíptico de Alejandro Espinoza.



Y también lo puedes descargar en la red, en:

Visita el blog del suplemento:

febrero 26, 2011

It's a Raymond Chandler Evening


It's a Raymond Chandler Evening
At the end of someone's day
And I'm standing in my pocket
And I'm slowly turning grey

I remember what I told you
But I can't remember why
And the yellow leaves are falling
In a spiral from the sky

There's a body on the railings
That I can't identify
And I'd like to reassure you but
I'm not that kind of guy

It's a Raymond Chandler Evening
And the pavements are all wet
And I'm lurking in the shadows
'Cause it hasn't happened yet

Otra versión, pésima imagen, pero trae entrevista

Más de 12 mil 700 vistas (guardagujas)


guardagujas, suplemento cultural de La Jornada Aguascalientes es ahora quincenal y el primer número con esta periodicidad ya alcanzó en issuu más de 12 mil 700 vistas en su versión de archivo pdf. La dirección:


A todos los lectores gracias.

Hemos actualizado el blog ( http://lja.mx/guardagujas/ ) y ya están todos los contenidos en línea. Gracias por leernos.

El domingo 27 de febrero se publica el número 20 de guardagujas.

febrero 24, 2011

Enamorada de Raymond Chandler

Raymond Chandler me persigue, se me aparece, en la interminable tarea de ordenar el estudio saltan sus libros exigiendo una hojeada, ser ojeados, antes de encontrar su lugar en el librero, la biografía de Chandler escrita por Frank MacShane me llama por sus subrayados, vuelvo a ver a Bogart como Marlowe. Entre sueño y sueño en los que Chandler aparece entre gatos y con los pies sangrantes, recuerdo uno de los mejores cuentos que he leído, A couple of writers, brillante, en lo que traduzco el texto, aparece Margaret Atwood, ella también está enamorada de Raymond Chandler:



Enamorada de Raymond Chandler
Margaret Atwood

Un affaire con Raymond Chandler, ¡qué delicia! No por los cuerpos mutilados y
los policías alcoholizados y las pistas de sexo estrafalario, sino por su interés en los muebles.
Él sabía que los muebles podían respirar, sentir, no como nosotros sino de una manera sorda,
como la palabra tapicería, con sus matices de moho y polvo, su buqué de rayo de sol
sobre las vestiduras gastadas o el cuero rayado en los respaldos y asientos del mobiliario barato de oficina.
Pienso en sus sofás acolchados, satinados, de un azul pálido, como los ojos de sus mujeres,
frías, rubias, etéreas asesinas, latiendo muy lento, como el corazón de cocodrilos hibernando;
en sus chaises longues, con sus almohadas maliciosas.
También sabía de jardines exteriores, e invernaderos, y de las vestiduras de los autos.
Así es como sucedería nuestra historia de amor. Nos reuniríamos en un hotel o un motel,
si caro o barato, no importaría. Entraríamos a la habitación, cerraríamos la puerta,
para empezar a explorar los muebles, pasar los dedos por las cortinas, las manos a lo largo del
oro falso del marco de los cuadros, sobre el mármol real o la porcelana astillada del fregadero de baño
de lujo o de mal gusto, aspirando el olor de las alfombras, el humo viejo de cigarrillos
y ginebra derramada y sexo rápido sin compromiso o quizá la rica esencia de transparentes jabones ovalados
importados de Inglaterra, no nos importaría; lo que importaría
sería nuestra reacción ante los muebles, y la respuesta de los muebles hacia nosotros. Sólo después de que hayamos
olido, manoseado, frotado, rodado, y absorbido los muebles de la habitación
caeríamos uno en los brazos del otro, y sobre la cama (¿king size?, ¿de color melocotón? ¿chirriante?
¿estrecha? ¿de cuatro postes? ¿colcha capitonada? ¿cobija afelpada verde-lima?), dispuestos al fin para hacernos
las mismas cosas uno al otro.



El texto original:

In Love with Raymond Chandler
Margaret Atwood


An affair with Raymond Chandler, what a joy! Not because of the mangled bodies and
the marinated cops and hints of eccentric sex, but because of his interest in furniture. He
knew that furniture could breathe, could feel, not as we do but in a way more muffled,
like the word upholstery, with its overtones of mustiness and dust, its bouquet of
sunlight on aging cloth or of scuffed leather on the backs and seats of sleazy office
chairs. I think of his sofas, stuffed to roundness, satin-covered, pale blue like the eyes of his
cold blond unbodied murderous women, beating very slowly, like the hearts of
hibernating crocodiles; of his chaises longues, with their malicious pillows. He knew
about front lawns too, and greenhouses, and the interiors of cars.
This is how our love affair would go. We would meet at a hotel, or a motel,
whether expensive or cheap it wouldn't matter. We would enter the room, lock the door,
and begin to explore the furniture, fingering the curtains, running our hands along the
spurious gilt frames of the pictures, over the real marble or the chipped enamel of the
luxurious or tacky washroom sink, inhaling the odor of the carpets, old cigarette smoke
and spilled gin and fast meaningless sex or else the rich abstract scent of the oval
transparent soaps imported from England, it wouldn't matter to us; what would matter
would be our response to the furniture, and the furniture's response to us. Only after we
had sniffed, fingered, rubbed, rolled on, and absorbed the furniture of the room would
we fall into each other's arms, and onto the bed (king-size? peach-colored? creaky?
narrow? four-posted? pioneer-quilted? lime-green chenille-covered?), ready at last to do
the same things to each other.


"In Love with Raymond Chandler" forma parte de Good Bones And Simple Murders (Doubleday).

Y aquí una versión que encontré en YouTube

febrero 21, 2011

perdón por intolerarlos: anonymous

Perdón por intolerarlos

Anonymous

La ofensiva contra el portal www.noticiasmvs.com fue exitosa, miles de usuarios se unieron para realizar un DDos, es decir un ataque distribuido de denegación de servicios, que básicamente consiste en sobrecargar el servidor, provocando la pérdida de la conectividad por el consumo de ancho de banda. Bajo el nombre de Anonymous, un colectivo de, como ellos mismos se definen en un manifiesto: “individuos independientes, sin líder ni preferencia política”.

Tras el ataque, Anonymous publicó un manifiesto (1) en el que acusan a algunos medios de querer desinformar sobre la naturaleza del movimiento, por lo que aclaran que “NO somos partidarios de Carmen Aristegui, no pertenecemos ni perteneceremos jamás a ninguna corriente política, tampoco somos ‘hackers’. Somos ciudadanos comunes, igual que tú, preocupados por el rumbo que están tomando las sociedades en el planeta. México no es una excepción. Hemos decidido actuar por que el caso MVS vs. Aristegui es el perfecto ejemplo de cómo opera la censura gubernamental en México. Esta fue la gota que derramó el vaso”. El mensaje cierra con las consignas: “El conocimiento es libre, no se negocia. Somos Anónimos y tú también. Somos Legión. Somos humanos. No perdonamos. No olvidamos. ¡Espéranos!”.

El 17 de febrero Anonymous convocó a otro ataque (2), ahora contra la página de Secretaría de Comunicaciones y Transportes y al día siguientes contra la de la Presidencia, en un nuevo manifiesto de la Operación México (3) explican que con motivo de la “defensa incondicional de la libertad de expresión dentro y fuera de Internet” entienden que los medios tradicionales están coludidos con el gobierno para “menospreciar la realidad social del país y a la población tratando de hacer callar las voces de los ciudadanos”, rechazan y repudian el asesinato de cientos de periodistas y la “mala gestión en la lucha contra el narcotráfico”, por lo que piden a Felipe Calderón que permita la democratización de los medios, el fortalecimiento de iniciativas que permitan el acceso a la red y el reposicionamiento del derecho al plebiscito.

La anulación del servicio de un sitio en internet es un tema relativamente nuevo en México, en otras partes del mundo se han realizado manifestaciones de este tipo, las más llamativas, los ataques dirigidos a las empresas que retiraron su apoyo a WikiLeaks (PayPal, Visa, Mastercard) o en España, contra la Sociedad General de Autores y Editores y el Ministerio de Cultura. Ya se le denomina ciberguerra. Ya hay bandos, quienes las consideran “legítimas e imparables” como Enrique Dans (4) y quienes rebajan a los activistas a un movimiento manipulados por políticos de izquierda para llevar a cabo actos de cibervandalismo en contra del actual gobierno.

Anonymous y los ataques DDos deberán ser temas de la agenda a discutir en relación con la defensa de los derechos civiles, así como de una forma “novedosa” (por decir lo menos) y efectiva de manifestarse. Las posibilidades de discusión y desarrollo del tema parecen infinitas, de bote pronto me parece que es una legítima expresión de los ciudadanos, sin embargo, ante la facilidad de acceder a internet para una parte de la población, ante la sencillez de confundir seguir unas instrucciones o apretar un botón de “Me gusta” con un razonamiento, el futuro de estas manifestaciones corre ese riesgo de banalizarse o ser cooptada por intereses políticos o empresariales, no es difícil pensar en que en tiempos electorales un partido coordine desde las sombras un ataque a su adversario político o que el día de mañana el embate hacia una empresa provenga de la compañía contraria y, con la facilidad que se olvidan los objetivos de un movimiento de este tipo, se manipule a los activistas. Además, como se ve en los manifiestos de Anonymous ni si quiera es necesario establecer claramente las peticiones que se realizan, tampoco exigir acciones concretas, como en el caso de Aristegui basta señalar un asalto a la libertad de expresión para que muchos reaccionen.

La aparición en México de Anonymous mucho le debe al despido de Carmen Aristegui, sin embargo, la periodista ya regresa este lunes al noticiero de MVS. No es mi intención adivinar, pero lo que debería ser una emisión excepcional, del tipo que se marcan en el calendario de los hechos que transforman a un país, seguramente será un programa de agradecimientos y elogios, con muchas felicitaciones a la “sociedad civil” por su actuación, sobaditas de lomo a la “comunidad tuitera” por su solidaridad, reconocimientos a los amigos de las redes sociales que actuaron valientemente… pero sin un análisis que lleve a la discusión a fondo de las causas. En su conferencia de prensa en la que defendió su derecho a realizar preguntas, Aristegui demostró que no está hecha para recibir cuestionamientos, finalizó señalando “A partir de aquí cierro mi comentario, no agregaría más porque el planteamiento esta formulado y lo que resta es esperar la respuesta”, sin conceder a los reporteros que cubrieron la noticia la inteligencia de elaborar una pregunta que agregara algo. No se pueda dar por sentado que todo está dicho.

Como tampoco merecen sus seguidores la resolución ladina (en forma y fondo) como se dieron por zanjadas las diferencias entre MVS y la periodista. Si la solución que brindó Aristegui a la empresa para su regreso redujo a que tácitamente se acusara a la presidencia de su despido, el comunicado emitido en conjunto con MVS Radio aprovechó el mucho ruido y pocas nueces de la ocasión para desplegar un código de ética y unas condiciones laborales que ni si quiera se atreven a tocar en forma superficial el apoyo obtenido por la periodista, que en el comunicado conjunto, las partes involucradas se den por enteradas del “interés que puede despertar en la sociedad un programa abierto a las inquietudes de sus audiencias” y corroboren que “la radio, igual que otros medios de comunicación, adquiere pleno sentido cuando funciona con criterios de servicio público y así lo hace al retroalimentarse en las preocupaciones de los radioescuchas”, en atole con el dedo.

Sólo por un momento deje a un lado a Anonymous y el comunicado, en estos días, varios corresponsales de MVS renunciaron a su puesto en solidaridad con Aristegui, ¿ellos como entran en este acuerdo?, ¿también regresarán a su trabajo?, ¿fueron incluidos en alguna clausula del contrato de Carmen Aristegui?

¿Qué libertad de expresión se defendió?, ¿el triunfo se reduce al regreso de la conductora? En Este País (5), Viridiana Ríos publicó “Más periodistas asesinados en México que en Iraq”, abre con la noticia del asesinato de Jorge Ochoa Martínez, “de los 17 diarios que circulan en Guerrero, sólo uno lo cubrió. La Jornada, único periódico de circulación nacional con una sede en el estado, le dio la primera plana. Los demás callaron. Cada uno de los diarios locales se volcó al silencio.

“Lo mismo pasó hace tres semanas cuando se asesinó a Valentín Espinosa, reportero del Zócalo de Saltillo. El cuerpo se encontró con un mensaje: ‘Esto le va a pasar a todos los que no entiendan’.

“Los colegas de Valentín y de Ochoa decidieron no cubrir la nota en su totalidad. Fue poca la gente que se enteró. Tampoco se cubren las batallas del narco. Como mi compañero Alfredo Corchado, reportero del Dallas Morning News, recuerda, en septiembre pasado hubo un tiroteo de una hora en Ciudad Juárez que ningún periódico se atrevió a cubrir. Como si no hubiera ocurrido.”

Viridiana Ríos establece con datos duros, que México le arrebató a Colombia el tercer lugar como el país más peligroso del mundo para el ejercicio del periodismo en 2004, en 2007 le arrebató el segundo lugar a la República del Congo y hoy nuestro país México encabeza la lista, “Hoy por primera vez se asesinan más periodistas en México que en Iraq. Hoy es un día de luto.”

¿A esos muertos, a esos periodistas, quien los defiende?, ¿quién los nombra?, ¿quién les regresa su trabajo a los que renunciaron?, menos mal que ya regresó la conductora a su espacio, podemos estar contentos.

Para finalizar, no puedo dejar de citar el poema The Hollow Men de T.S. Eliot, el que en sus últimos dos versos declara: “This is the way the world ends/ Not with a bang but a whimper.” En la traducción de Jaime Augusto Shelley se propone: “Así es como se acaba el mundo/ No con un golpe seco sino en un largo plañir.”. En otros versos dice: “Entre la idea/ Y la realidad/ Entre el movimiento/ Y el acto/ Cae la sombra”. Sí, exactamente eso

(1) http://www.scribd.com/doc/48675223/cm2311

(2) http://es.scribd.com/doc/48895290/Instrucciones

(3) http://yfrog.com/f/h4b4styj/

(4) http://www.enriquedans.com/2010/10/ciberprotestas-legitimas-e-imparables.html

(5) http://estepais.com/site/?p=27504



Publicado en La Jornada Aguascalientes (21/02/2011)

febrero 20, 2011

El grafiti en Aguascalientes


La primera parte del reportaje de Gerardo González (y sus fotos) sobre El grafiti en Aguascalientes en La Jornada Aguascalientes.

febrero 17, 2011

La misión del narrador, Juan García Ponce

Para mí, la misión del narrador consiste, fundamentalmente, en poner en movimiento y comunicar ese misterio, hacerlo actuar obligándolo a revelarse en toda su oscura ambigüedad. Una oscuridad que debe iluminarse mediante el poder de la palabra, pero sin perder su carácter de misterio. Porque es evidente que el misterio no es aquello que está cerrado y nos revela su secreto al abrirse, sino lo que una vez abierto sigue siendo misterioso, como las personas y el curso mismo de la vida. Sólo en este sentido, la verdad de la literatura, de la poesía, puede hacerse más real que la realidad, llevándonos hacia ella. El escritor, y en especial el escritor contemporáneo, sabe que busca y se interroga sin mayores esperanzas de encontrar la respuesta, de recuperar ese absoluto que parece haberse alejado para siempre. La sinceridad de su búsqueda es la única que puede hacer legítima su vocación y conducirlo a la forma dentro de la que debe expresarse. Al no ser dueño del sentido total de las acciones que recrea, sólo puede dejarlas abiertas. Esta actitud es la que determina, para mí, la ambigüedad como un elemento narrativo indispensable. He tratado de mantener y hacer posible esa ambigüedad mediante la elección de una forma que permite la existencia de una distancia entre el creador y los hechos que presenta. Entre él y ellos se interpone siempre un narrador o un determinado punto de vista, de tal modo que la mirada no pretende ser total, sino que está condicionada por sus propias circunstancias particulares. Naturalmente, esto no es nuevo, ni tampoco parece que pueda convertirse en un sistema. Para el escritor cada nueva obra debe ser también un nuevo principio. Y de hecho, lo es. Está siempre en el punto de partida. Quizá esa actitud sea la que determina su difícil relación con la realidad, esa continua tensión entre el deseo de abandonarla y la necesidad de volver una y otra vez a ella para buscar el material y el alimento de sus sueños.

Juan García Ponce. Los narradores ante el público (02/09/1965)

febrero 15, 2011

Comunicado conjunto de Carmen Aristegui y MVS Radio

Here we go round the prickly pear

Prickly pear prickly pear

Here we go round the prickly pear

At five o’clock in the morning.

The Hollow Men. T.S. Eliot



Comunicado conjunto de Carmen Aristegui y MVS Radio

Los días recientes han sido aleccionadores para quienes nos dedicamos a la radiodifusión. Las expresiones públicas acerca del espacio de noticias matutino en MVS Radio han confirmado - tal y como lo supimos desde enero del 2009 -, el interés que puede despertar en la sociedad un programa abierto a las inquietudes de sus audiencias. Hemos corroborado que la radio, igual que otros medios de comunicación, adquiere pleno sentido cuando funciona con criterios de servicio público y así lo hace al retroalimentarse en las preocupaciones de los radioescuchas.

También hemos tomado en cuenta la fructífera experiencia que han significado más de dos años de colaboración profesional.

El contrato que regula esa relación profesional establece un proceso arbitral para dirimir controversias derivadas de los contenidos transmitidos en el mencionado espacio radiofónico. Tanto la empresa como la periodista Carmen Aristegui, reconocieron en días pasados la pertinencia de poner en práctica esa cláusula para resolver el diferendo que llevó a la suspensión de la relación laboral.

Con el propósito de transparentar las normas del trabajo periodístico en este espacio, ambas partes consideran oportuno dar a conocer el Código de Ética. Este documento está disponible en el sitio en Internet de Noticias MVS.

Al mismo tiempo, a fin de facilitar la interlocución con la significativa audiencia de ese espacio informativo, antes de 40 días a partir de esta fecha se designará un Defensor del radioescucha que tendrá a su cargo la evaluación regular de los contenidos con sustento en el Código de Ética. La figura del defensor de los públicos es fundamental, en el panorama internacional de los medios, para afianzar las relaciones entre periodistas, empresas informativas y sociedad.

Carmen Aristegui reanudará la conducción de su noticiero el lunes 21 de febrero de 2011.

Con estas decisiones Carmen Aristegui y su equipo de trabajo, así como MVS Radio, responden de manera transparente y pública a los requerimientos de una relevante porción de radioescuchas y ciudadanos.

Confiamos en seguir contando con su preferencia y, con ello, contribuir al desarrollo de un periodismo que sea capaz de coadyuvar en la información y la reflexión que requiere la sociedad mexicana.

México D. F, 15 de febrero de 2011.

En la página de MVS Noticias, el Código de Ética se presenta así:

Código de Ética de la Primera Emisión de Noticias MVS
"Los titulares de cada una de las emisiones serán responsables finales del contenido y dinámica de sus espacios. Desarrollarán su tarea en un pleno ejercicio de la libertad de expresión, con las únicas limitantes establecidas por las leyes de la materia, en las obligaciones establecidas en el título de concesión de la estación, las disposiciones electorales y en el código de ética adjunto, así como en lo que se contemple en las mejores prácticas periodísticas reconocidas a nivel internacional."

Seguido de un enlace (http://bit.ly/fJUsev) que lleva al siguiente sitio en Google Docs:

https://docs.google.com/viewer?url=http://www.noticiasmvs.com/media/fotos/Codigoetica.pdf&pli=1

Al Anexo “B”

“Acuerdo general de política editorial y reglas de conducta ética”, entre Noticias MVS y la periodista María del Carmen Aristegui Flores.

La cita con que comienza esta entrada, es el inicio del apartado V de The Hollow Men:

V

Here we go round the prickly pear

Prickly pear prickly pear

Here we go round the prickly pear

At five o’clock in the morning.

Between the idea

And the reality

Between the motion

And the act

Falls the Shadow

For Thine is the Kingdom.

Between the conception

And the creation

Between the emotion

And the responde

Falls the Shadow

Life is very long

Between the desire

And the spasm

Between the potency

And the existence

Between the essence

And the descent

Falls the Shadow

For Thine is the Kingdom.

For Thine is

Life is

For Thine is the

This is the way the world ends

This is the way the world ends

This is the way the world ends

Not with a bang but a whimper.



En la traducción de Jaime Augusto Shelley:


Y damos vueltas al nopal

Al nopal, al nopal

Y damos vueltas al nopal,

A las cinco de la mañana.

Entre la idea

Y la realidad

Entre el movimiento

Y el acto

Cae la sombre

Porque Tuyo es el Reino

Entre la concepción

Y la creación

Entre la emoción

Y la respuesta

Cae la sombra

La vida es muy larga

Entre el deseo

Y el espasmo

Entre la potencia

Y la Existencia

Entre la esencia

Y el descenso

Cae la sombre

Porque Tuyo es el Reino

Porque Tuyo es

La vida es

Porque Tuyo es el

Así es como acaba el mundo

Así es como se acaba el mundo

Así es como se acaba el mundo

No con un golpe seco sino en un largo plañir.

…”Falls the Shadow” pensé mientras leía el Anexo B. Ahora sí, puros y santones, a celebrar la Victoria en las redes sociales “Not with a bang but a whimper”.

febrero 14, 2011

perdón por intolerarlos: polarización

Perdón por intolerarlos

Polarizados

Un experimento inútil. Consta de dos párrafos. En el primero intentaré ganar el mayor número de adhesiones a mi postura, en el segundo perderlos.

1. La valiente periodista Carmen Aristegui, decidida a confrontar a la administración espuria de Felipe Calderón fue despedida de MVS por atreverse a cuestionar el estado de salud del presidente. La pregunta sobre el estado de salud física y mental del titular del Ejecutivo fue el pretexto para coartar la libertad de expresión, ya que con el pretexto de validar un rumor generalizado y no ofrecer una disculpa en los términos en que la empresa se lo exigía, se le acusa de violar el código de ética de la empresa para cancelar el espacio que Aristegui tenía en los medios electrónicos. Como ella misma señaló en conferencia de prensa, es un hecho “ominoso” que nos incumbe a todos, ya que, vuelvo a citar a Aristegui: “El país no está más para seguir perdiendo los espacios que hemos ganado; el país no está para que se nos sigan regateando los derechos que nos pertenecen. México atraviesa por un momento crítico, el nivel de descomposición, de violencia y de debilitamiento institucional es profundamente grave… como para quedarse parado”.

Ahora, el segundo párrafo:

2. Entre el despido y la aparición pública pasó casi una semana en que no hubo información sobre el hecho, sólo reacciones, la mayoría de ellas por parte de los usuarios de las redes sociales, en Twitter, Facebook y los blogs se presentaron miles de comentarios acerca del alcoholismo del presidente, ninguna prueba, eso sí, mucho ingenio para desplegar caricaturas, también se realizaron manifestaciones en defensa de la libertad de expresión. Aristegui en la conferencia en la que defendió su derecho a preguntar y en la que no aceptó preguntas, estableció que fue despedida noticiero matutino de Noticias MVS a cambio de permitir a MVS “desplegar una red nacional de ancho de banda para Internet que compita con los grandes conglomerados”. Su cabeza o la concesión. La conductora accede a volver a la conducción del noticiario a cambio de que MVS publique un comunicado oficial para resarcir la integridad ética de la periodista. Esa es la condición “básica y única”, nadie gana, todos pierden, pero Carmen Aristegui vuelve al aire, por más que se apele a que con esa medida se reconozca “tácitamente la naturaleza de lo sucedido”, no se sabrá lo que realmente ocurrió. Con la participación de cada uno de los inmiscuidos en este hecho (presidencia, MVS y Aristegui) no se logra armar una versión coherente.

Fin del experimento.

El párrafo uno gana la adhesión de las buenas conciencias, calificar de valiente a la periodista, de espuria a la presidencia y de ominoso el hecho, son líneas atractivas, al igual que la alusión al alcoholismo, las citas de la conferencia de Aristegui en que se defienden los derechos, merecen, al menos un “Me gusta” en Facebook o un retweet. Gano lectores y aprobación de los puros y santones.

En el segundo los pierdo por preguntar, por cuestionar el que no haya permitido preguntas, por señalar que la periodista tardó una semana en dar su versión, por descalificar en bloque los chistes de las redes sociales, pero sobre todo por señalar ingenuamente que la condición “básica y única” para el regreso a la conducción de noticiero es que la empresa, a través de una carta, brinde elementos para suponer o sobreentender la naturaleza de lo ocurrido.

Señalé la inutilidad del experimento porque no hay que ser muy listo para comprobar que lo que gana lectores son las actitudes extremas, no el pensar. Para los puros y santones que viven atrás del monitor, acechando los actos de los otros para descalificarlos, siempre es tiempo de tomar una decisión, de establecer una línea entre el bien y el mal, de definirse ideológicamente, lo que no significa que sea necesario pensar.

Como todo, el caso de Carmen Aristegui es mucho más complejo que un berrinche presidencial, el miedo empresarial o la defensa de la libertad de expresión, pero como es necesario analizar la información y eso toma tiempo, se simplifican los hechos, no es tiempo de investigar, es la hora de elaborar consignas.

La discusión pública acerca del despido de una periodista no debería permitir que todo se resuelva mediante lo “tácito”, para no volver a repetir los errores sería necesario contar con todos los elementos, abatir las reglas ocultas, los acuerdos por debajo de la mesa y examinar la cadena de sucesos para saber quién no está haciendo su trabajo o quién está abusando del poder.

Si como Carmen Aristegui señala todos somos víctimas de su despido, no basta con la reinstalación de la conductora, de ocurrir sólo eso, lo más seguro es que los muchos otros temas que se dieron a partir de su salida de MVS no vuelvan a estar en la discusión pública.

A principios de año, uno de los diputados del Congreso local señalaba, torpemente, que no se realizarían ciertas modificaciones en la ley porque violarían los derechos humanos de los funcionarios, redujo la posibilidad de una reforma a: no podemos hacerles pruebas de antidoping a quienes nos van a gobernar.

Por supuesto que el tema de la salud mental y física de quienes nos gobiernan es nuestra responsabilidad, más que un derecho, considero que es una obligación saber, lamentablemente, vamos a dejar pasar la oportunidad de discutir las formas para conocer esa información; de aceptar que se resuelva el caso de Aristegui con que se reconozca “tácitamente la naturaleza de lo sucedido”, regresaremos al punto de partida: un juego de claves secretas, de reglas no escritas.

Quizá para los santones y los puros, los que encabezan la marcha mediática y reducen su compromiso en salpicar las pantallas con “Me gusta” o colocar ingeniosas fotos manipuladas o señalar la paja en el ojo ajeno apoltronados en su viga, baste la reinstalación, sin embargo, quedarán fuera otros temas, aparte del derecho a preguntar, como qué tipo de periodismo requiere una sociedad como la nuestra, qué le podemos exigir a los comunicadores, establecer las diferencias entre un lector de noticias (empleado del medio) y un opinador, un analista, un investigador. Los santones y puros no harán un escándalo cuando corran al conductor de la charrita del cuadrante, tampoco se inmutan cuando en los medios llenamos sus ojos con nota roja, esa sí: basada en rumores, en especulaciones.

Sin embargo, la polarización es más efectiva, todos los que quieren la reinstalación de Aristegui están bien, todos los que no: mal, y de ese lado, de los “malos”, se quedan muchos que lo único que hacen es preguntar. Evidentemente, no se trata de eso, no se puede reducir a la toma de posición, pero aquí es donde estamos, en el campo de los extremos, ahí es más sencillo.

Elegir quedarse con la victimización nos reduce a replicadores.

Publicado en La Jornada Aguascalientes (14/02/2011)

http://edilbertoaldan.blogspot.com/

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails