octubre 28, 2011

Primer Informe sobre la democracia en Aguascalientes

Aguascalientes: 7.6 en democracia y sexto lugar nacional en desarrollo democrático

  • Presenta Andrés Reyes Rodríguez el Primer Informe sobre la democracia en la entidad
  • Existe el riesgo de tener una democracia simulada que en el fondo puede arropar nuevas formas de autoritarismo

En materia de desarrollo democrático Aguascalientes se ubica en el sexto lugar en el país y tiene un puntaje de 7.6, señala el Primer Informe sobre la democracia en Aguascalientes, libro de Andrés Reyes Rodríguez, Doctor en Ciencias Sociales con especialidad en Antropología Social y profesor investigador del Departamento de Historia de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA).

El libro, editado por la UAA se presentó el día de ayer en las instalaciones de la Universidad y tuvo como moderador de la mesa a Enrique Rodríguez Varela, quien para abrir la sesión hizo referencia a que la Cámara de Diputados canceló la discusión de la reelección y la revocación de mandato para ejemplificar el tipo de democracia en la que vive el país. En seguida destacó una cita de Jesús Silva-Herzog Márquez incluida en el libro de Andrés Reyes, donde se indica que el avance de la democracia ha sido enorme, las reglas han cambiado y se han expandido los territorios de la libertad. “Y, sin embargo, la estructura del poder real en la sociedad apenas ha sido tocada”, por lo que se cuenta con “democracias decepcionantes” que se parecen demasiado al régimen anterior.

En su intervención, Gustavo Ernesto Emmerich, Doctor en Ciencia Política por la UNAM y Coordinador de la línea de Investigación en Procesos Políticos de la Maestría y el Doctorado en Estudios Sociales de la UAM-Iztapalapa, aportó sus razonamientos acerca de por qué recomendaba leer la investigación de Andrés Reyes, a la que calificó de “obra maestra del análisis político y social”.

En su turno, Andrés Reyes explicó que decidió escribir sobre la calidad de la democracia en Aguascalientes para entender por qué la expectativa del cambio democrático se convirtió en una desilusión o en un desencanto apenas a unos años de iniciada la experiencia, “pasamos de una esperanza casi festiva a la decepción, la contrariedad obtenidos hasta ahora, a partir de esta realidad, me pregunté ¿cómo llegamos aquí? Hay muchas opiniones sobre lo ocurrido, los resultados obtenidos en este trabajo y la opinión de diversos académicos que he consultado me hacen pensar que una de las razones de ese desencanto tan temprano, se deba a que nuestra democracia se ha ejercido sin discriminar o sin hacer a un lado las acciones que la acompañan.

En este sentido, el Primer Informe sobre la democracia en Aguascalientes se presenta como un diagnóstico que aspira a ser conocido y comentado por aportar elementos para la discusión política que vayan más allá de la maledicencia, el chisme o el rumor, que sea una herramienta para la deliberación pública y se discuta la política con datos duros, “promover el debate público con datos y referentes estadísticos y de opinión, y al mismo tiempo, brinda explicaciones que van más allá de las opiniones y creencias. La intención es académica y busca incrementar o, al menos, diversificar la discusión pública sobre el tema”.

Este Primer Informe está dividido en ocho apartados: una introducción en la que se plantea el para qué estudiar la democracia y se explica la medición del desarrollo democrático en la entidad; dos capítulos dedicados al análisis de la evolución de la democracia en el país y el estado; en los dos siguientes se plantea la pregunta de si la alternancia es la antesala de la democracia y se presentan cuadros estadísticos sobre el comportamiento de las nuevas instituciones del juego democrático; en seguida se incluyen encuestas para proponer nuevos parámetros de medición (Encuesta Comportamiento Electoral en Aguascalientes, 2007 y una encuesta telefónica del 2008 denominada Encuesta Nacional Gobierno. Sociedad y Política; para dar paso al plato fuerte de la investigación: una justificación teórica del desarrollo democrático en Aguascalientes del 2005 al 2008 y la Encuesta Hewlett 2009, la cual se ha aplicado en países como Chile, Costa Rica y los Estados Unidos, consta de un cuestionario de 50 preguntas y tiene como objetivo responder ¿qué es la democracia para los aguascalentenses y en qué fase de desarrollo se encuentra?, entre sus resultados más relevantes destaca el lugar que ocupa Aguascalientes entre los diez estados con mayor desarrollo democrático.

Reyes matizó estos resultados indicando que en la actualidad Aguascalientes no vive un desarrollo democrático pleno, y eso es resultado de que no ha existido una tradición que haya acumulado actitudes, valores y prácticas democráticas de forma continua y rutinaria

“En Aguascalientes no existe ningún plan para mejorar la democracia”, señaló en la sesión de preguntas el autor del Primer Informe, quien agregó que “el gobierno tiene la responsabilidad de plantear y proponer a la sociedad qué queremos ser como democracia en diez años, o al menos en el sexenio o en el trienio, hacia dónde queremos avanzar teniendo una concepción real de desarrollo democrático. Hay medidas muy concretas que se pueden aplicar mañana mismo, casi por decreto, leyes y ordenamientos, por ejemplo, del lado de equidad de género, que para eso basta que tengan la voluntad los diputados, el ejecutivo, en lo que toque a cada uno, incremento del porcentaje de mujeres en cargos públicos (…), eso es rapidísimo, pero hay cosas como la distribución inequitativa de la riqueza que no las puedes resolver ni si quiera en una generación, pero hay medidas concretas: incrementar los porcentajes en educación, en salud, en cultura, eso va a hacer una mejor democracia, porque ya vimos aquí que hay una relación muy estrecha entre el desarrollo económico y el desarrollo social con el desarrollo democrático (…) Venimos con una pesada carga de 200 años donde jamás hemos practicado la democracia, hacer familias democráticas, fábricas donde se practique la democracia, educación donde se practica la democracia, pero si no te lo propones ahora difícilmente te lo pondrás encontrar en el corto plazo”.

En el diálogo con los asistentes, Andrés Reyes insistió en que no era optimista sobre el desarrollo democrático de la entidad y que la calificación de 7.6 no se debe considerar como aprobatoria, argumentó que si bien los resultados de la evaluación son relativamente optimistas, siempre es necesario considerar la democracia real junto a la ideal, visto así, los resultados de este Primer Informe indican que en Aguascalientes existe el riesgo de tener una democracia simulada que en el fondo puede arropar nuevas formas de autoritarismo.




Publicado en La Jornada Aguascalientes (28/10/2011). Fotografías de Gerardo González

No hay comentarios.:

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails