septiembre 30, 2010

Dos notas en La Jornada Aguascalientes

Dos notas de Jennifer González en La Jornada Aguascalientes a partir del programa de televisión En voz alta, el análisis.

Con Arturo González y José Ángel González Serna, diputados panistas electos.



Y con Gustavos Vázquez Lozano, director editorial del Instituto Cultural de Aguascalientes.

septiembre 29, 2010

Parteaguas 21


Colaboran en este número:

Héctor Grijalva, José Luis Jiménez, Aurelio de los Reyes, Susannah Glusker, Martín Oliva Marfileño, Andrés Reyes, Diego Martín Díaz Córdova, José Luis Gómez Serrano, Mariana Torres, Eudoro Fonseca, Francisco Javier Delgado Aguilar, Joel Grijalva, Patricia Guajardo, Sofía Ramírez, Víctor Manuel Cárdenas, Mario Alonso, Gabriela Montserrat Medina Sánchez, José Javier Villarreal, Gustavo Sainz, Ricardo Pohlenz, Cecilia Eudave, Marcelo Colombini, Miguel Cane, Gustavo Vázquez Lozano, Paloma Mora, Víctor Alberto González García, Mary Kay Vaughan, Jean Meyer, Daniel de Lira Luna, Edilberto Aldán. Además incluye un dvd con un corto de Ezzio Avendaño.

En voz alta, miércoles 29 de septiembre

septiembre 28, 2010

Encuentro de revistas. Martes 28, 18 hrs

Encuentro de revistas en la Feria del Libro de Aguascalientes

Lenguaraz, Arquine, Casa del Tiempo y Parteaguas en el tercer Encuentro de revistas. Hoy martes 28 de septiembre en el Auditorio Anita Brenner de la Feria del Libro de Aguascalientes.
Museo Descubre
18 horas

Participan: Eduardo Ávalos, Oscar Ramírez, Elena Madrigal y Joel Grijalva

septiembre 27, 2010

perdón por intolerarlos: ¿qué quieren de nosotros?

perdón por intolerarlos
¿qué quieren de nosotros?


La pregunta con que tituló su editorial del 19 de septiembre el Diario de Juárez, ¿Qué quieren de nosotros?, va más allá de un grito de angustia por el asesinato de dos de sus periodistas, pone de manifiesto el riesgo mortal que corren los reporteros por el simple hecho de realizar su trabajo, el grado de indefensión en que el gobierno ha dejado al periodismo al emprender el combate al narcotráfico. Mientras que la respuesta del vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiret, demuestra la incompetencia de las autoridades para explicar sus acciones, la falta de capacidad para generar un discurso que otorgue certezas, que logre tener a la población como un aliado.

Las preguntas del Diario de Juárez dirigidas a los “Señores de las diferentes organizaciones que se disputan la plaza” son bien claras, piden que se le “expliquen qué es lo que quieren de nosotros, qué es lo que pretenden que publiquemos o dejemos de publicar, para saber a qué atenernos.” No debería existir confusión alguna. La claridad con que demandan señales no merecía la respuesta mezquina del gobierno de presumir que el motivo más probable del asesinato del joven fotógrafo responde más a cuestiones “de índole personal, más que por sus actividades profesionales”. Mucho menos la censura del posicionamiento del periódico y, de pasada, una advertencia para todos: “No cabe en modo alguno por parte de ningún actor el pactar, promover una tregua o negociar con los criminales, que son justamente los que provocan la angustia de la población”.

Si bien que un medio se dirija a las organizaciones criminales mediante una editorial es un acto inusitado, la respuesta gubernamental deja claro que en la guerra contra el narco los daños a la sociedad seguirán siendo considerados como meros daños colaterales. Parecería evidente entender la pregunta como una necesidad de información, un saber a qué atenerse, no como un acto de sumisión, porque ese es un cuestionamiento que muchos se están haciendo. El restaurantero que es obligado a pagar una renta por el derecho a abrir su local, el taxista que tiene que transportar a un dealer, el vendedor al que se le cobra derecho de piso, el vecino al que se le exige que guarde silencio, elija el ejemplo que quiera de las múltiples situaciones en que a un ciudadano se le impone la obligación de “colaborar”, el final es el mismo: ¿Qué quieren de nosotros?

Si incluso en el juego más trivial se pide que de antemano se establezcan las reglas para saber a qué atenerse, cuando se corre el riesgo de perder la vida, de ser secuestrado, agredido en la forma que sea, es natural que se pida una explicación.
Sin embargo, el gobierno no lo entiende así, obligado al combate a las organizaciones criminales, con una estrategia que sólo se basa en el despliegue policiaco y el uso del ejército, se ha hecho acreedor de todas las críticas posibles (fundamentadas o no) y ha perdido la capacidad de interlocución con la sociedad, obstinado en la respuesta monosilábica ha construido un círculo vicioso que nunca aclara las dudas, siempre antepone la imperiosa necesidad de acabar con la inseguridad.

No son pocos quienes señalan que si “antes estábamos mejor” era gracias a que entre la delincuencia y el gobierno se realizaban acuerdos, se pactaban treguas, a que las autoridades asumían un papel de árbitro entre los diversos cárteles para cuidar que se respetaran los territorios. Enseguida, quien lo apunta, propone como salida permitir esa mínima corrupción a cambio de acabar con la inseguridad. Parece lo más sencillo, el recrudecimiento de la violencia pareciera validar el argumento de que es necesario negociar con el crimen organizado. Si no puedes con ellos, úneteles, déjalos “trabajar”, es una salida aparentemente tan simple que no se entiende cómo es que las autoridades no lo hacen. El temor del gobierno a caer en la tentación es tan grande que se explica (no se justifica) la respuesta insensible, brutal, a lo planteado en la editorial del Diario de Juárez, de ahí la acusaciones, el león cree que todos son de su condición.

Sin embargo, el camino simple no es la solución, no hay pacto posible que no ponga en riesgo la aspiración democrática del país, más importante aún, ningún acuerdo garantizará la seguridad de los ciudadanos.

¿Hay salida posible? La solución está en la pregunta de la editorial tantas veces citadas: ¿Qué quieren de nosotros?, en la medida que el gobierno pueda construir el diálogo indispensable con la sociedad, se podrá dar cuenta que no se trata de combatir la inseguridad, sino de establecer las condiciones necesarias que garanticen la seguridad de todos los habitantes, así: educación, empleo, certeza económica, seguridad social, más que piezas de un discurso gastado, se pueden transformar en parte de una estrategia en la que todos estemos involucrados.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (26/09/2010)

septiembre 24, 2010

septiembre 23, 2010

Presentación de La edad vulnerable

La edad vulnerable
Ramón López Velarde en Aguascalientes
Sofía Ramírez

jueves, 23 de septiembre, 20 horas
Primer Patio de la Casa de la Cultura
Venustiano Carranza 101, Centro
Presentan:
Marco Antonio Campos, José de Jesús Sampedro, Eudoro Fonseca Yerena y la autora

septiembre 21, 2010

Feria del Libro de Aguascalientes 2010


Del 25 de septiembre al 3 de octubre, 2010
42 Feria del Libro de Aguascalientes
Museo Descubre
Consulta aquí el programa completo

septiembre 19, 2010

perdón por intolerarlos: herida

perdón por intolerarlos
herida

Los diputados federales tienen hasta finales de octubre para analizar las modificaciones que quieran realizar al Paquete Económico 2011, a diferencia del año pasado, la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados presume que inició varios trabajos previos a la recepción del paquete con el fin de realizar un análisis pormenorizado y no aprobarlo en las sesiones maratónicas que suele acostumbrar. Lo cierto es que ha empezado ya el carrusel de declaraciones con que los actores políticos tratan de influenciar este procedimiento y, en la mayoría de los casos, apantallar a la opinión pública y llevar agua a su molino partidista.

Si el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) es aprobado en los términos en que lo remitió el gobierno federal, el año siguiente Aguascalientes recibirá cinco mil 150 millones 884 mil 275 pesos, casi 156 millones más que en el 2010, sin embargo ya el diputado y huelguista de hambre, David Hernández Vallín, declaró que luchará para que la propuesta sea modificada, que el grupo parlamentario del PRI buscará incrementar el monto de aportaciones, proyectos de inversión, fondos federales especiales y participaciones, con el propósito de que el próximo gobernador no “enfrente ninguna limitante presupuestal”, además, reveló que lo propuesto por el gobierno federal tiene la intención de castigar las finanzas públicas estatales por haber votado por el tricolor.

Con una línea discursiva similar, Luis Armando Reynoso no ha desaprovechado ninguna oportunidad para quejarse de la falta de recursos, del recorte presupuestal que la federación está aplicando, alega además que Aguascalientes no está recibiendo las cantidades comprometidas en el presupuesto, sólo que en vez de mencionar que se castiga a la entidad por el cambio de partido asume que es un castigo dirigido en su contra, así le cobra el gobierno federal el haber sido expulsado del Partido Acción Nacional.

Con el ingenio que lo caracteriza, el gobernador señala que esta venganza es promovida por el Club de Toby. Desde el PAN, hay quien se pone el saco y sin vergüenza alguna entra de lleno en un intercambio de dimes y diretes, los legisladores Rubén Camarillo Ortega y Jesús Martínez González señalan que la federación ha entregado todos los recursos y que no hay ánimo vengador en el presupuesto. Para completar el cuadro, la vocera del gobierno estatal entra al pleito y, a través de un comunicado de prensa, retórica argumenta que “Sería bueno saber porque Jesús Martínez habla con tanta familiaridad del año de Hidalgo, pero le aclaro que aunque el león cree que todos son de su condición, en el Gobierno del Estado se trabaja con honestidad y transparencia”. En ese mismo boletín, Carolina Rincón demanda a los panistas a que hablen “con la verdad y el debido sustento, porque lo que menos le sirve a Aguascalientes es el lucimiento personal, las actitudes de venganza y de rencor.”

Estaría de más señalar que lo que está en discusión no es un asunto personal, sino la viabilidad financiera y económica del estado, pero eso que parece tan obvio es necesario recordarlo porque en la medida que se acerca el plazo para aprobar el presupuesto, se recrudece la disputa, cada vez con menos argumentos, cada vez más con insultos, ocurrencias y pretextos.

Dolido por la expulsión de su partido, con su capital político agotado y el rechazo popular cada vez más evidente, Luis Armando Reynoso habla por la herida. A punto de finalizar su gobierno se da cuenta que las delegaciones federales “a veces nada más estorban” y declara que tienen que desaparecer.

Sin ningún cuidado por la coherencia de su discurso, alega un complot, no importa si se trata del presupuesto para educación, las obras que no están terminadas o la inversión en seguridad, siempre es el mismo culpable: el gobierno federal y una venganza personalísima.

Ya no se preocupa el gobernador de Aguascalientes por argumentar, cualquier ocasión le parece buena para acusar, para hacer responsable a otros de la falta de fondos, así lo hizo el 16 de septiembre, colgado de un rumor, de lo que le dijeron: “Parece ser, según me ha platicado el secretario de finanzas, se redujo más participaciones para Aguascalientes y eso nos pone más en aprietos, pero no tenemos a ciencia cierta la cantidad porque puede variar en un mes y puede aumentar en otro, pero ¿para qué nos anticipamos, para qué le echamos más leña al fuego?”.

Uno de los parlamentos emblemáticos de Capulina era “¿Saben por qué les digo? No lo sé, puede ser, a la mejor, quién sabe, tal vez…”, lo repetía tres o cuatro veces y, se supone, que en eso consistía el chiste. Al final del sexenio, el discurso oficial se parece demasiado a esa rutina, una retórica esquizofrénica que no tiene ninguna gracia y, lamentablemente, es contagiosa.



Publicado en La Jornada Aguascalientes (19/09/2010)

septiembre 14, 2010

Perdón por intolerarlos Leididí

Perdón por intolerarlos
Leididí

Sólo un pensamiento único ha ocupado sus mentes en los últimos tiempos, no han pensado otra cosa que no sea el dinero que necesitan reunir. Se truenan dedos, elaboran proyectos para el enriquecimiento instantáneo, que se derrumban con la misma facilidad con que se exclama ¡chin! cuando se estuvo cerca, un número apenas, de pegarle al premio mayor o atinarle a la quiniela; finalmente llega el momento de hacer cuentas: él llega directo de la casa de empeño, donde ha dejado lo que pudo cargar en la cajuela del coche; ella de pedir prestado a las hermanas, a los tíos. Con los papeles sobre la mesa del comedor intentarán restar, pero las facturas sólo suman, incluso cuando echan mano de los compadres. Ajustan aquí y allá, hacen un hoyo para tapar otro, aumentan la cantidad de padrinos como quien apuesta su resto y logran que el asunto cuadre: ya pueden celebrar los XV años de su hija, la virginal Leididí.

Como cuenta Chava Flores de Espergencia: hacen el gran baile allá en casa Noemí, porque ahí, como es la sala grande, pos dijo que sí. ¡Sea por Dios, que vengan chambelanes y damas de honor! La cándida Leididí bailará un tango, una pieza moderna y, but of course, su vals (versión Chayanne, nada de esas antigüedades del Danubio azul), las crinolinas harán del vestido rosa eléctrico un mazacote ampón que ocupará tres cuartos de las fotografías, el otro cuarto estará destinado al copete que la tía Zoila Luz dedicó dos horas a encrespar con un peine que ha pasado de generación en generación.

Evidentemente, durante la fiesta ocurrirán todas las calamidades dignas de una celebración de ese tipo: el padrino que engolado recita a la quinceañera que se abre como un botón de rosa, mientras el sector juvenil lo alburea; el tío borracho que comete la imprudencia que se recordará durante años, al grado de bautizar el evento: la fiesta en que Juancho incendió el vestido de Cuca; los chambelanes disfrazados de cadetes que se comportan como bárbaros mientras acosan a las damas de honor; las primas que en la orilla de la pista de baile tiñen de envidia cada movimiento de la vestal Leididí; la madre incapaz de preocuparse por otra cosa que no sea que el recalentado sea suficiente y conmina al padre a dejar de beber como si fuera la última ocasión; el mesero impertinente que decide ligarse a la comadre Lula; el grupo versátil que a partir de la segunda tanda hace descansos más prolongados y quiere cobrar al doble la hora extra…

Leididí, emocionada desde la punta de los pies (asfixiados en un calzado número y medio más chico) hasta el tocado (un moño estilo barroco) se lo pasará de lo mejor, a pesar de los berrinches intermitentes porque las cosas no salen como estaban planeadas (quién dejó a entrar a un perro, por qué los chambelanes se negaron a elevarla en la segunda vuelta, cuándo invitaron a Shaila la de 2B), ese día será la quinceañera más feliz del mundo, sólo ese día.

Los días subsecuentes pocos recordarán esa fiesta sin que los arrobe la vergüenza, la prima Chona se arrepentirá de haber cedido a los empeños del primo Juancho (nomás nos besamos poquito en los baños, explicará a petición de nadie), los padres inventarán mil y un formas de evadir a los acreedores (ahora te toca a ti pedirle al compadre otros quince días), incluso Leididí evadirá el tema cuando se le pregunte, acaso recuperará un poco de esa emoción cuando vea las fotografías, alegría efímera, pasada la euforia, pensará cada vez con más frecuencia porqué no eligió irse de viaje, porqué optó por la fiesta.

Tarde ya para preguntárselo, tarde para pensar en que al día de la pachanga siguen muchos otros, pero es natural, si algo distingue a los mexicanos es que somos huérfanos de mañana, todo es plazo inmediato, todo es para ahorita, lo más que se puede planear tiene que agotarse hoy, hoy, hoy. No es culpa de Leididí, ni de sus padres, así hemos vivido siempre, agotando los recursos en lo inmediato, acabándonos en lo instantáneo… para avergonzarnos después.

La celebración del próximo miércoles, la fiesta de los 200 años del inicio de la Independencia, será la pachanga de Leididí llevada al extremo. El Zócalo de la Ciudad de México la gran pista de baile de la república, punto de llegada del desfile al que se invitó a otros países (uy, qué emoción), un espectáculo pirotécnico (a falta de ideas, cohetes, cuetes) y la coreografía multimillonaria de Ric Birch. Más de 220 millones de dólares para ponerle la falda ampona al país, ese vestido que no se ha de volver a utilizar.

Al paso del tiempo, Leididí abochornada por el video y las fotos que le recuerdan la gran fiesta de XV años, seguramente culpará a sus padres: es que mi papá insistió en la fiesta, es que era el gran sueño de mi mamá, ya ves cómo son ellos; quien atienda sus reclamos, quien escuche la forma en que se sacude la culpa, quizá, le conceda una palmadita en la espalda, esa solidaridad hipócrita, pues ha visto las imágenes en que Leididí, encandilada por Chayanne, embelesada por el humo del hielo seco, ilusionada por los sables de cartón de sus falsos cadetes, se dejó ir en la celebración, se arrojó a la fiesta de la que hoy abjura.

Nosotros, testigos cómplices del reventón centralista, ¿a quién le vamos a echar la culpa?, ¿para qué?

Publicado en La Jornada Aguascalientes (12/09/2010)

septiembre 10, 2010

Feria del Libro de Saltillo 2010

XIII Feria del Libro de Saltillo
del 10 al 19 de septiembre
Museo del Desierto

septiembre 06, 2010

Piglia: Escribir es buscar en la oscuridad la música del lenguaje

Con motivo de la aparición de Blanco nocturno, Alberto Ojeda entrevista a Ricardo Piglia en El Cultural (aquí), Leila Guerriero hace lo mismo para Babelia (aquí).

Y en este enlace puedes leer el comienzo de Blanco Nocturno:

Tony Durán era un aventurero y un jugador profesional y vio la oportunidad de ganar la apuesta máxima cuando tropezó con las hermanas Belladona. Fue unménage à tríos que escandalizó al pueblo y ocupó la atención general durante meses. Siempre aparecía con una de ellas en el restaurante del Hotel Plaza pero nadie podía saber cuál era la que estaba con él porque las gemelas eran tan iguales que tenían idéntica hasta la letra. Tony casi nunca se hacía ver con las dos al mismo tiempo, eso lo reservaba para la intimidad, y lo que más impresionaba a todo el mundo era pensar que las mellizas dormían juntas. No tanto que compartieran al hombre sino que se compartieran a sí mismas.

Pronto las murmuraciones se transformaron en versiones y en conjeturas y ya nadie habló de otra cosa; en las casas o en el Club Social o en el almacén de los hermanos Madariaga se hacía circular la información a toda hora como si fueran los datos del tiempo.

En ese pueblo, como en todos los pueblos de la provincia de Buenos Aires, había más novedades en un día que en cualquier gran ciudad en una semana y la diferencia entre las noticias de la región y las informaciones nacionales era tan abismal que los habitantes podían tener la ilusión de vivir una vida interesante. Durán había venido a enriquecer esa mitología y su figura alcanzó una altura legendaria mucho antes del momento de su muerte.

Dos ensayos de Malva Flores

Dos estupendos ensayos en la página de Malva Flores: http://malvaflores.weebly.com/:

El ocaso de los poetas intelectuales. Prólogo del libro con que Malva Flores ganó el Premio Nacional de Ensayo “José Revueltas” y Vuelta: una casa de familia, del primero de ellos es el siguiente fragmento:

La estructura del libro se sostiene en dos ejes. El primero de ellos —nombrado como a una espina, “el ocaso de los poetas intelectuales”— inicia con la fundación de la revista Letras Libres para de allí volver hasta un momento clave en la historia de nuestro país: aquel 68. En el retorno vi marcas, señales en el camino que indicaban el rumbo transitado por algunos poetas en la historia mexicana del siglo pasado. A partir de ellas quise encontrar los motivos que llevaron a una gran parte de la generación de nuestros poetas contemporáneos al abandono del debate intelectual sobre los problemas nacionales, actividad que desde el periodo de Independencia había sido para este “gremio” un hecho natural que se atemperaba con su propia vocación lírica.

septiembre 05, 2010

Perdón por intolerarlos: Estampitas

Perdón por intolerarlos
Estampitas
Dios crea el mundo y dota de riquezas inigualables un territorio, cuando un ángel le comenta las ventajas de esa parte del mundo sobre el resto, Dios recapacita y con ánimo equitativo pone a los mexicanos. El chiste es malo y viejo, pero le recuerdo cada vez que aparecen las imágenes con que las televisoras nos ofertan las razones del orgullo nacional. El tema lo han tratado mejor dos brillantes colaboradores de La Jornada Aguascalientes: Germán Castro y Joel Grijalva, a pesar de ello, me rindo a un intento de explicación de la incomodidad que me provoca la aparición de las bellezas naturales como culmen de la nacionalidad. Ante la falta de capacidad de convocar a una celebración cuyo centro sea el análisis de quiénes somos y de dónde venimos (para saber a dónde nos dirigimos), con lo que se cuenta es con estampas idílicas de las bellezas naturales que hay en todos los estados de la república.


No sin cierta incomodidad, he sido testigo del entusiasmo que provoca el retrato de una laguna prístina, una cascada extraordinaria, playas límpidas, selvas exuberantes o desiertos hipnóticos, veo cómo contienen el aliento ante la seducción de esos lugares y el pecho se les hincha con fervor patrio, mientras me gana la culpa por no vanagloriarme de ser mexicano, a veces, el mero afán de pertenencia me lleva a la imitación, para no quedarme atrás cito Alta traición de José Emilio Pacheco: “No amo a mi patria./ Su fulgor abstracto es inasible./ Pero (aunque suene mal) daría la vida por diez lugares suyos,/ cierta gente, puertos, bosques, desiertos, fortalezas,/ una ciudad deshecha, gris, monstruosa,/ varias figuras de su historia, montañas, -y tres o cuatro ríos.”; conciliación instantánea pero efímera, en el fondo sé que no lo haría, no al menos por los lugares, sólo por cierta gente, y al pensarlo quedó fuera de la emoción que intenta transmitir la imagen.


No me conmueven esas imágenes porque vienen envueltas en la idea de que eso es México, sí me sorprende su belleza, pero no me dicen nada acerca de nuestra identidad, no creo que se trate del lugar en que vivimos sino de lo que hacemos, de lo que pensamos. Por eso me desalientan esas imágenes, por el conformismo que implica rendirse a una imagen vacía.


Mejor no va por otros lados, en el cine veo los anuncios de las películas que se montan en el festejo patrio y ofrecen una visión simplísima de la historia, los hombres y mujeres que lograron la Independencia y la Revolución reducidos a figuras de acción: Super Hidalgo (por el poder del estandarte guadalupano… ¡Yo tengo el poder!), Ultra Siervo de la Nación (incluye cadenas que rompe para liberar a los esclavos), Allende el Sorprendente (brinca sobre los gachupines, las patillas no requieren baterías), La Liga de los Caudillos (junta a los Galeana y combate a las oscuras fuerzas virreinales)… Muñequitos todos que, además, repiten los lugares comunes de siempre y en la reiteración anulan el sentido de sus actos.


Otras presentaciones de esa misma historia se van al extremo contrario, aunque con los mismos clichés, se confunde valorar a los héroes con la solemnidad, los protagonistas de la historia no son personas, se transforman en esculturas de mármol hablando para el muro de la posteridad, Josefa Ortiz de Domínguez incapaz de articular una frase que no esté destinada a ser reproducida en oro, un Pípila de rasgos finos que a manera de presagio camina encorvado desde la infancia, Vicente Guerrero quien antes de pronunciar mamá o papá, dice la patria es primero; todos ellos desplazándose de ladito, conscientes ya de que la posteridad colocará su perfil en los billetes y monedas.
Ante lo inasible del fulgor, no se ha sabido aprovechar el altísimo valor simbólico de las fechas, por si faltaran elementos para el desaliento, a estas alturas del partido y en las condiciones en que está el país pareciera que ya es tarde para proponer un sentido distinto que no sea el de la pachanga.


Quizá, sólo quizá, aún se está a tiempo de proponer un punto de vista ligeramente distinto, no se trata de un festejo, no se requiere una fiesta ni de bombos y platillos, sólo de recordar que las fechas son propicias para la conmemoración y que en las estampitas no hay matices para hacer memoria, esa forma inteligente de iniciar un diálogo.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (05/09/2010)

septiembre 04, 2010

Aparición del artista inteligente

El fenómeno moderno por excelencia está constituido por la aparición del artista inteligente. No es que los de otras épocas fuesen incapaces de abstracción o sutileza; pero, instalados de un solo golpe en el centro de su obra, la realizaban sin reflexionar demasiado sobre ella y sin rodearse de doctrinas y de consideraciones de método. El arte, aun nuevo, les llevaba. Ahora ya no sucede lo mismo. Por reducidos que sean sus medios intelectuales, el artista es ante todo esteticista: situado fuera de su inspiración, la prepara y la restringe a ella deliberadamente. Si es poeta, comenta su obra, las explica sin convencernos, y, para inventar y renovarse, imita el instinto que ya no tiene: la idea de poesía se ha convertido en su materia poética, su fuente de inspiración. Canta a su poema; grave desfallecimiento, sin sentido poético: no se hacen poemas con la poesía. Sólo el artista dudoso parte del arte; el artista verdadero saca su materia de otra parte: de sí mismo…

septiembre 03, 2010

Ese modo que colma, de Daniel Sada


Ese modo que colma, el libro de cuentos más reciente de Daniel Sada, se presenta hoy en Aguascalientes:
CIELA “Fraguas”
viernes 2
20:00 hrs.
patio de conferencias

septiembre 02, 2010

Homenaje 360° a Escher

El autor es Nico Roig, puedes ver más de su trabajo en: http://www.360cities.net/profile/nico_roig



Tribute to Escher in Barcelona

septiembre 01, 2010

guardagujas tarot (segunda mano)

Como cada primero de mes, con la edición impresa de La Jornada Aguascalientes, guardagujas (tarot, segunda mano)


josé ricardo pérez ávila ° erika mergruen ° adriana sing ° óscar alejandro luviano ° arturo vallejo ° raquel castro maldonado ° marlene carrillo hernández-ferman ° libia brenda castro ° édgar omar avilés ° ricardo pohlenz

En Voz Alta. El análisis, miércoles 1 de septiembre

En voz alta, el análisis.
Programa de La Jornada Aguascalientes para Ultravisión.

Miércoles 1 de septiembre.
Canal 30, 22 horas.

Invitados:

Ricardo Rodríguez, Rector Instituto de Posgrados y Especialidades

Rafael Hernández, Rector Universidad Panamericana

Becarios del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails