mayo 30, 2010

perdón por intolerarlos: heroínas y villanos


perdón por intolerarlos
heroínas y villanos

En Adelgazar para qué (La Jornada Aguascalientes, mayo 26) Ricardo Esquer dedicó el texto a dos apasionadas defensas, en la primera se refiere al desempeño de Claudia Santa Ana al frente del CIELA; la segunda a las brillantes ideas de Lorena Martínez sobre la cultura, específicamente la de desaparecer el Instituto Municipal Aguascalentense de Cultura (IMAC).

Para referirse a la nulidad que hoy es el Centro de Investigación y Estudios Literarios de Aguascalientes, Esquer decidió elaborar un panegírico para alabar el desempeño de Claudia Santa Ana al frente de esa institución, acusa a Víctor González (Director del ICA) de ser el diabólico juguetero que sólo busca el hundimiento del CIELA. Desplantes y berrinches de la ex directora, ruindades y cobardías por parte del titular del ICA, una historia de heroínas y villanos con desvío de fondos como telón, llena de anécdotas inútiles y nombres que terminan distrayendo la atención del tema principal: la ausencia de una política cultural, de proyectos para el desarrollo de la literatura en Aguascalientes.

Es ahí donde disiento del enfoque de Esquer, al abordar el asunto desde los nombres deja a un lado el análisis de los motivos por los que el Centro de Investigación y Estudios Literarios de Aguascalientes no cumple con los objetivos para los que fue creado. Quién quede al frente del no debería ser el asunto de mayor importancia, sí lo es el desvío de recursos, el abandono en que se tiene a ese Centro, el descuido del acervo con que cuenta. De nueva cuenta, la falta de un proyecto que de sentido a ese espacio.

Además, es necesario señalar la falta de solidaridad de la comunidad artística (de alguna manera hay que llamarle), que sólo acudió al CIELA para sacar alguna ventaja, desde el taller pagado a pesar de la ausencia de alumnos hasta quien sólo se acerca cuando hay posibilidad de gorrear una comida o cena. La situación del CIELA no es resultado del relevo en la dirección, pero hoy se va a poner de moda porque los “artistas” plañideros de siempre ven la oportunidad de sacar raja, de ocupar un puesto, no de presentar un proyecto, sólo ocupar la silla, de ahí que ahora comiencen a surgir los comentarios, los blogs incendiarios que con el pretexto del CIELA aprovechan para tirarle a los funcionarios de otras dependencias del ICA, los cobardes que aparecen hasta hoy, gritando indignados y con mayúsculas ocultos en el anonimato, pero que no hicieron nada cuando el Centro se fue quedando sin personal y en el abandono, sólo que ahora el cambio de gobierno convierte en botín al CIELA y de ahí el súbito interés.

Me parece necesario reiterar que no se trata de personas sino de la ausencia de una política cultural y ahí, tanto panistas como priistas cojean del mismo pie.

En el texto de Esquer, tras de establecer que “el mero adelgazamiento no garantiza nada, ni sustituye a la elaboración y desarrollo de proyectos”, no me queda clara la razón por la que defiende la vacuidad sensiblera de Lorena Martínez y explica que acerca del IMAC, lo que realmente quiso decir la candidata es “que no se trata de desaparecer a las instituciones, sino de aprovechar los recursos financieros en el desarrollo de proyectos, en lugar de agotarlos en la nómina”.

En la nota de Reyna Mora (mayo 11), está la declaración de la candidata, estableció que los recursos financieros se proporcionarían a “organizaciones civiles que sí le puedan dar salida a los temas y que tengan impacto en la sociedad”, ahí no hay el aprovechamiento que entiende Ricardo Esquer, eso es una capitulación: deshacerse de la responsabilidad que le corresponde al municipio para entregarla a los ciudadanos, que ellos se hagan bolas, como está de moda proponer la ciudadanización, que el gobierno se lave las manos.

Lo peor es que la forma de promover la participación ciudadana comienza sin un planteamiento claro acerca de cuáles serán los criterios, cómo se elegirá a esas organizaciones, a través de qué mecanismos rendirán cuentas, cómo se ha de asegurar que todos los segmentos de la población sean atendidos; no queda más que pensar mal e intuir que el siguiente trienio será el tiempo de los clones de Mamá Cuca, o que la cultura se reducirá a fiestas y bailes al estilo de los reventones que organiza She’s coming para promocionar a Lorena Martínez.

Finalmente, agrega Ricardo Esquer que “aunque Edilberto Aldán piensa que es lo único que se le ocurre en el campo cultural, no puede rechazar las propuestas que le presenten”. Hasta ahora es lo único que ha propuesto en materia cultural (es un decir), claro, además de deshacerse de la responsabilidad del IMAC. En absoluto tono sensiblero, demagógico, engrandece la ocurrencia señalando que se tienen dos objetivos con la creación del Magno Monumento a las Madres de Aguascalientes, como pomposamente ya lo llama: “convocar a la ciudadanía a solidarizarse con un proyecto, y así brindar la oportunidad de demostrarnos nosotros mismos de lo que somos capaces cuando aportamos un poco de esfuerzo para bien colectivo”, ¿qué dice?, sí, el propósito es que nos demos cuenta de que podemos ser empáticos y creer que el bien colectivo es una escultura. El segundo objetivo, declaró y está en su página de internet, es “promover a los artistas aguascalentenses para que, mediante un concurso, sea una de ellos el escultor del monumento; Lorena Martínez se dijo convencida de que tenemos grandes talentos y una agenda cultural que es impostergable atender”. ¿En eso consistirá la promoción cultural?, estamos jodidos entonces. No basta estar convencido de la importancia de algo, es indispensable tener propuestas y las buenas intenciones, no lo son.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (30/05/10)

mayo 23, 2010

perdón por intolerarlos: ardillas

Además de publicidad sexista, desaparecer al IMAC es lo que una nueva política puede hacer

perdón por intolerarlos
ardillas

El brillante Charles Muntz, villano de la película Up, no sólo consiguió entrenar a su ejército de perros para que le auxiliaran en la caza del pájaro Kevin, además, inventó un collar que les permite hablar, con lo que la comunicación entre Dug, Alpha, Beta, Gamma y el resto de los caninos es más precisa, al ser capaces de emplear la herramienta del lenguaje lo tienen todo para conseguir su objetivo, sin embargo, cargan con un sino demoledor: se distraen con facilidad, sin importar la circunstancia, la proximidad de la meta, al grito de “¡ardilla, ardilla!” pierden el juicio y se enredan, son imprudentes, todo lo postergan en el afán de encontrar a la ardilla que nunca aparece, que no existe.

Lo mismo está ocurriendo con la información, cuando más a la mano se tienen las herramientas para compartir conocimiento, cuando aumentan los canales de comunicación, se multiplican las fuentes informativas, es más sencillo evadir las restricciones y contactar al otro, al grito de: complot, poderes fácticos o censura, se olvida el tema central de la discusión y se persigue a una ardilla inexistente, el intercambio se llena de ruido y se olvidan los hechos, los argumentos.

Ante la incapacidad de los medios tradicionales de adaptarse al desarrollo tecnológico, radio, televisión y prensa se rinden a la velocidad y fluidez de las redes sociales, sin la preocupación de verificar la información que se difunde y en un canal donde todo tema corre el riesgo de banalizarse, se cometen las peores pifias en el afán de ganar la nota.

Si en esta semana se “resolvió” el caso Paulette, los comentarios giran alrededor del complot de Peña Nieto, se concentran en la figura del procurador Bazbaz y se le descalifica por su parecido con un cómico de la televisión, no hay información, sólo chismes. Si Diego Fernández de Cevallos desapareció, ante la ausencia de datos duros, la decisión editorial de Televisa se transforma en el centro de la nota, se descalifica la preocupación de los ciudadanos que buscan enterarse (y enterar) a través de un medio como Twitter, pero al mismo tiempo, se toma lo peor de la red, los chistes, los rumores, para armar con esa basura la nota del día. Si Felipe Calderón habló ante el Congreso de los Estados Unidos, se deja a un lado el análisis del discurso, sus consecuencias, para cambiarlo por la reprobación radical, esa a la que le basta el mote ingenioso, la consigna pegajosa y emplea la burla para ocultar la falta de propuestas.

Está visto que el periodo de transición será largo, seguirá el estira y afloja entre los medios tradicionales y un periodismo ciudadano que saque provecho de la tecnología, mientras tanto, los lectores seguiremos envarados en la distracción de la ardilla. El panorama es desolador porque todo indica que en verdad no importa estar informado, que somos incapaces de exigir un criterio que sirva a los intereses de la ciudadanía, nos conformamos con seguir la telenovela de la hija borracha del cantante.

En el ámbito local, no mejora el asunto, ante la proximidad de las elecciones y cuando deberíamos de contar con información que apoye a una decisión razonada al momento de votar (o no), las campañas continúan su anodino curso al amparo de medios que sólo cumplen con la tarea de repetir los comunicados oficiales, la foto bonita del suspirante visitando la colonia cucha, el mensaje sensiblero ante un público acarreado; nuestros periodistas han sido incapaces de cuestionar a los candidatos, de exigirles propuestas con el propósito de transmitirlas a sus lectores, de representarnos a través de preguntas inteligentes, tanto medios impresos como electrónicos se quedan en el chiste y la anécdota banal, se da seguimiento a los rumores y canalladas de las campañas sucias que llenan los buzones de correo electrónico con enlaces a videos y carteles denigrantes, el espacio se otorga a la batalla de descalificaciones y se magnifican las declaraciones de banqueta, que si uno lo llamó ratero, que si el otro tiene cola que le pisen, pero de información que sirva… nada.

Mientras los medios rinden la plaza de la información a la nota pagada y la complicidad del reportero flojo, los suspirantes aprovechan para rebuznar de lo lindo, sin preocupación alguna, total, no hay quién cuestione, no hay quien lleve el registro, saben (y aprovechan) que las ocho columnas del día siguiente, la nota principal del noticiero, será el adjetivo con que descalifiquen al oponente. ¡Ardilla, ardilla! Es lo que encontramos cuando se busca información.

Finalmente, me permito recomendar el texto que Alex Ricardo Caldera Ortega publicó recientemente en Crisol Plural (http://crisolplural.com/) titulado ¿Por qué es necesario conservar y fortalecer el IMAC?, una defensa inteligente y serena en la que aporta razones a la necesaria discusión sobre la pertinencia del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura, si se cumplen los augurios de las encuestas y Lorena Martínez gana la alcaldía de Aguascalientes, será necesario oponer argumentos a la ignorancia, confrontar con ideas a quien hasta el momento sólo ha demostrado incapacidad para comprender a la cultura como parte fundamental de las políticas públicas.



Publicado en La Jornada Aguascalientes (23/05/10)

mayo 17, 2010

perdón por intolerarlos: en la madre

Además de publicidad sexista, desaparecer al IMAC es lo que una nueva política puede hacer

perdón por intolerarlos
en la madre

Al igual que en los naufragios, el grito que acompaña a las campañas electorales es: ¡Mujeres y niños primero! Como procedimiento de salvamento marítimo la frase implica sacrificio y caballerosidad, mientras que en términos de propuesta política es una muestra de la manipulación y vacuidad de la oferta de los candidatos, a falta de propuestas y cobijados en la premisa de que prometer no empobrece, suele explotarse al dúo dinámico (tercia invencible cuando se suma a los viejos, perdón: adultos en plenitud) señalando que la responsabilidad de los gobiernos es con la familia, que al momento de llegar al poder los esfuerzos estarán dedicados al desarrollo integral de la familia, asegurar el porvenir del futuro del país e impedir la discriminación de las mujeres, promover la igualdad y bla bla bla.

No es que los propósitos estén equivocados, es que cuando el suspirante a un cargo de elección reitera su compromiso con las mujeres y niños primero, sin indicar cuáles serán las acciones concretas, en realidad está tomando el camino fácil, la fórmula mágica de la corrección política contra la que no se puede discutir, actitud a la que hay que agregar la deleznable táctica de explotar el sentimentalismo, desde la repartición de besos a los chiquitines hasta el solidario cabeceo cuando una mujer le cuenta sobre la falta de servicios públicos, pasando por el abrazo a los viejitos y, si se puede, rematar con la ingesta del taquito que una espontánea le ofrece.

A ese discurso, nada como agregar el toque siempre aplaudido de acudir al masiosare que todos llevamos dentro, mencionar al extraño enemigo que profana con sus patotas nuestra dignidad, ¡duro!, a exacerbar el encono, para ello nada como aludir a los privilegiados (nada de nombres, no vaya a ser alguien que aporte a la campaña) o a la bestia que come tortas tras la ventanilla, la burocracia, a la que siempre hay que adelgazar.

Lorena Martínez, candidata a la alcaldía de Aguascalientes del ambicioso cancerbero (PRI-PVEM-PANAL), es una muestra clara de la explotación del sentimentalismo y la vacuidad, tan sólo léanse estas líneas en las que hablando de sí misma en tercera persona define que “el principal compromiso que Lorena Martínez está haciendo en esta campaña es simple y sencillamente, que el presupuesto del municipio se tiene que invertir para cubrir las necesidades de las comunidades y colonias, no me interesa hacer grandes obras, grandes monumentos, para que después se acuerden que Lorena Martínez estuvo de presidenta, me interesa que no haya una sola comunidad, una sola colonia, que no haya un solo rincón de mi municipio donde no haya agua potable, alumbrado, pavimento, servicios públicos que es la principal obligación que tiene la presidencia municipal de ofrecerle a esos ciudadanos”… bla bla bla.

En esa gira de trabajo se montó al festejo del día de las madres y tras la habitual rifa de electrodomésticos y regalo de chucherías, una vez mencionado el gordo adefesio de la burocracia como el enemigo a vencer, Lorena Martínez propuso la desaparición del Instituto Municipal Aguascalentense de Cultura (IMAC), para que el ahorro de esos recursos se destinen a “organizaciones civiles que sí le puedan dar salida a los temas y que tengan impacto en la sociedad” (nota de Reyna Mora en La Jornada Aguascalientes del 11 de mayo) .

El reglamento del IMAC (publicado en el periódico oficial el 7 de julio del 2008) señala que su propósito es asumir la rectoría de las políticas que en materia cultural y artística del gobierno municipal, además de promover el estudio y difusión del patrimonio cultural de Aguascalientes, entre otros objetivos.

Si bien hasta el momento el IMAC ha dedicado sus esfuerzos a organizar los concursos de aficionados o karaoke vernáculo en distintas plazas, así como a la ardua tarea de administrar la Banda Sinfónica Municipal (popurrí de música versátil, por favor), proponer su desaparición con el argumento de adelgazar la nómina, es básicamente una estupidez, no importa que se le adorne llamándole “reingeniería”, implica un borrón y cuenta nueva, ineptitud para hacer funcionar las organizaciones que fueron creadas para responder a una necesidad, ¿para qué revisarlo si lo podemos desaparecer junto con el de vivienda, deporte, educación y juventud?, es un indicador de la vacuidad del discurso, la misma candidata que califica como tarea apremiante elaborar estrategias incluyentes que propicien el desarrollo, se muestra incapaz de generar una idea que saque provecho al IMAC.

Las ideas no son lo suyo, lo de Lorena Martínez es el discurso sentimentaloide. El mismo día que propuso desaparecer el IMAC, invito a su seguidores a donar llaves o desperdicio de bronce para construir un monumento a la madre, para “reconocer a las madres de Aguascalientes, pero también demostrarnos que somos capaces de contribuir para emprender un bien colectivo y al mismo tiempo promover a los artistas locales para seleccionar mediante un concurso al escultor del monumento”. Ah, qué bonito, no al Instituto de Cultura pero sí a un magno adefesio que nos recuerde a la que nos amó antes de conocernos, eso es cultura y no pedazos.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (16/05/10)

mayo 09, 2010

perdón por intolerarlos: kung fu cuadra


Nada justifica el comportamiento de Raúl Cuadra en el Estadio Victoria, las fotografías de Germán Treviño en La Jornada Aguascalientes y el video transmitido por Televisa muestran con claridad la calaña del ex secretario de finanzas de Luis Armando Reynoso y ahora diputado federal panista. Las imágenes son de una claridad apabullante, incapaz de control alguno, el legislador se involucra a gritos con la porra del equipo contrario y termina aventando patadas y cerveza desde el palco hacia la tribuna. Su séquito lo controla, lo contiene de forma innecesaria, es evidente que Cuadra agrede desde el conocimiento de que los cuerpos de seguridad responderían por él.

No es de extrañar la indigna bravuconería de Raúl Cuadra, es un rasgo común a los miembros del gobierno luisarmandista, de hecho, estas imágenes son una representación exacta del comportamiento de esta administración, acostumbrada al desplante desde el palco, negada para el diálogo y descargando su furia contra aquellos a los que considera sus enemigos. No es de extrañar porque así han actuado desde el inicio de este sexenio, cuando desde la pomposamente llamada Secretaría de Gestión e Innovación, Florentino Reyes Berlié y su equipo se encargaron de despedir a quienes no rendían pleitesía al gobernador, o bien cuando demostró su ineptitud para administrar los recursos aplicando descuentos a los burócratas, capricho brillante del que al final recularon y todavía hoy no han sido capaces de explicar; habría que ver si Reyes Berlié, perdedor que no fue candidato a alcalde, sigue defendiendo estas medidas ya sin la cobija de su puesto.

Raúl Cuadra pateando desde el palco evidencia la descomposición de fin de sexenio, cuando ya poco importa la rendición de cuentas y los funcionarios luisarmandistas están más ocupados en jugar a Judas para acomodarse en la siguiente administración, ya saben que están solos, que los han dejado a su suerte y miran el desperdicio de su lealtad incondicional a un gobernante que desde hace un año dio por terminado su tarea y sólo está buscando cubrirse las espaldas, que lo premien con un puesto en la diplomacia y salirse del estado, donde difícilmente podrá darse los baños de pueblo que tanto le gustan sin riesgo de sufrir la agresión de una sociedad a la que una y otra vez le ha negado su atención.

Las agresiones de Cuadra son también una muestra de la nula capacidad que tienen los panistas de comprometerse con el servicio público, no entienden lo que significa el ejercicio de la política y degradan esa actividad sin importar lo que representan y olvidando para quienes trabajan.

Quizá lo más grave de la exhibición del diputado es que anuncia lo que nos espera este final de sexenio: la impunidad encubierta por nubes de humo que (creen) los exime de cualquier explicación. ¿De qué otra manera entender el boletín de prensa con que Raúl Cuadra intentó explicar su comportamiento? El obsceno comunicado en que el diputado responsabilizó a Martín Orozco, acusándolo de encabezar a la porra con la que tuvo el altercado: “Lamento mucho que Martín Orozco, al haber sido mi adversario, tenga una visión tan equivocada para considerarme su enemigo, con odio tal, que se atreva a agredirme no sólo a mi sino a mi familia, seguramente por el estado de desesperación política en el que se encuentra y del que sólo él es responsable”.

Hoy resulta que ese texto fue enviado por “alguien” que no era Raúl Cuadra, que “alguien” robó su cuenta de correo electrónico, que “alguien” intenta desprestigiarlo (como si no se bastara solo), lo que sigue es una estrategia tan torpe que da pena ajena, pues una vez asestado el golpe a otro miembro de su partido, de lo que se tratará es de aclarar la identidad de quienes desean dañar la imagen del diputado, en un intento por dejar a un lado su comportamiento en el estadio. Es obvio que Raúl Cuadra no puede explicar sus agresiones, así que busca distraer a la opinión pública mediante un viejo truco. No será fácil que se le deje de ver como Kung Fu Cuadra, pero lo intentará.

Finalmente, hace unos días, el coordinador de la bancada panista en el Congreso estatal, Jesús Martínez, “pidió” al gobernador que considerara renunciar a su partido, ya que “si no simpatiza con los proyectos del PAN, si no lleva una buena relación con el partido tanto a nivel nacional como local, aquí lo más recomendable es que el gobernador visualizara la posibilidad de renunciar al PAN”, ¿se lo va a sugerir también a Raúl Cuadra?, porque hacer leña del árbol caído es simple, si tanto le preocupa la imagen de su partido lo menos que podría hacer es pronunciarse públicamente acerca del comportamiento de su compañero ideológico, exigir la disculpa pública con quienes pagan el sueldo del diputado federal, a los que dice representar. Habrá que esperar sentado, mientras llega el siguiente capítulo del diputado karateca y Aguascalientes vuelve a ser nota en los medios por el comportamiento imbécil de alguno de sus políticos.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (09/05/10)

mayo 07, 2010

Dos caminos, de Paul Medrano

Dos caminos, de Paul Medrano, la puedes bajar y leer en el siguiente enlace: http://www.scribd.com/doc/31062424/DC

Sobre Dos caminos, una nota en La Jornada Guerrero, señala lo siguiente:

La historia de Dos caminos, según narró su autor, “es una novela de la tendencia del narcorrealismo, o narconovela, que suena mucho en el norte del país y países como Colombia, Bolivia y Argentina, donde hay mucha presencia del narco, como aquí”.

Aunque Medrano nació en Tamaulipas, es guerrerense de crianza y de corazón; su vida trascurre entre Acapulco y su pueblo, Dos Caminos, municipio de Chilpancingo.

“Lo que quise es hacer una novela fragmentaria, no lineal, revuelta, partida en cachitos. Era una novela asíntona. La otra característica es que está contada desde distintas fuentes, hay un narrador, hay noticias de periódicos, grabaciones telefónicas, como pedacitos de las vidas de los personajes, hay muchas fuentes”, asentó el autor en breve entrevista para La Jornada Guerrero, donde se desempeña como editor.

Medrano, es melómano, fanático del cine y ha sido colaborador de varios medios impresos con textos acerca de música y literatura, entre ellos la desaparecida revista La Mosca.

“La idea era que Dos Caminos no fuera cronológica, muchas cosas del final están al principio, muchas cosas del principio las encuentras al final; es una historia desmembrada, decapitada, y como le puse en una reseñita al principio del taller, está como revuelta, requiere de atención, porque hay muchos como guiños que muchos no captaron”.

mayo 03, 2010

I read the news today, oh boy


guardagujas, suplemento cultural de La Jornada Aguascalientes dedica el número de mayo (number nine, number nine, number nine) a The Beatles, en la edición impresa, textos de Brenda Ríos, Guillermo Vega Zaragoza, Ricardo Pohlenz, Gabriela Damián Miravete, Rogelio Flores, Marlén Carrillo Hernández Ferman, Ruy Feben y Sergio Martínez Carrillo e ilustraciones de Norma Pezadilla y Ediliana Solís. Puedes descargar el archivo pdf aquí.

Visita el blog de guardagujas para leer el contenido exclusivo para internet, entre los textos de este mes, un espléndido relato de Óscar Alejandro Luviano: Las demandas del carnicero: los mitos beatles.

mayo 02, 2010

perdón por intolerarlos: plañideras

Recientemente tuve la oportunidad de presentar Ni desierto, ni maquila, ni frontera. Nueva narrativa mexicalense, una antología elaborada por Nylsa Martínez y Eduardo Perezchica, quienes se dieron a la tarea de convocar a los escritores jóvenes de Mexicali, Baja California para elaborar un volumen en donde se diera espacio a esas voces. En la justificación del libro, los compiladores explican que consideraron necesario abrir un espacio a “una generación de jóvenes escritores formándose y produciendo narrativa que puede ser distinguida de las generaciones antecesoras por su variedad de propuestas y discursos”.

En un prologo inteligente e incisivo, el escritor Alejandro Espinoza elabora un diagnóstico de la narrativa mexicalense y dimensiona a este libro: “Más que entenderla como una muestra representativa, quisiera comprender esta antología en su conjunto; lo que quieren decirme sus autores, lo que quieren dar cuenta de la vida que les tocó vivir, porque creo que ahí es donde se encuentra la semilla discordante que desea interrumpir el flujo. Y lo que creo que este libro quiere decirme puede reunirse en un común denominador: la necesidad que tienen los autores por sentir la realidad”.

La presentación se realizó en la Feria Internacional del Libro de la Universidad Autónoma de Baja California, Mexicali acaba de sufrir un terremoto de 7.2, los efectos de este desastre son visibles y, sin embargo, ese no fue pretexto para que los posibles lectores asistieran. Fue un acto concurrido, pero más allá de la asistencia, un evento en el que el público se animó a participar, la discusión se centró en la obligatoriedad del Estado de apoyar a los jóvenes escritores. Un hombre del público demandaba que las autoridades (todas, las que fueran) favorecieran el talento de los muchachos a través de becas, publicaciones, que se les abrieran los espacios que hoy por hoy tienen tomados un grupo de escritores.

Si bien la discusión fue en Mexicali, los mismos argumentos se podrían emplear en Aguascalientes o en cualquier otra entidad federativa del país, siempre hay un grupo, una mafia, que supuestamente no permite destacar a los otros, a los nuevos. Lo sorprendente en el caso de esta antología fue que los muchachos no se quejaban, no siguieron al público en la exigencia de apoyos, le apostaron a su talento y elaboraron su antología. Sorprendente también el uso que están haciendo de las nuevas tecnologías para distribuir su libro, ya que abrieron una página en internet para difundir su producto. En http://literaturalibre.com/antologia_mexicali/ está la página desde la que se puede descargar el pdf del libro, se ofrecen opciones para comprarlo en papel, realizan anuncios de las presentaciones, incluyen formas de contacto y fichas curriculares de los doce autores incluidos en Ni desierto, ni maquila, ni frontera, además de incluir enlaces a otras redes sociales para así aprovechar la inmediatez que ofrece la red y conseguir más lectores.

Tocará al lector que se anime calificar a cada uno de los autores, sin duda hay un par de ellos (y ellas) que en verdad vale la pena seguir, salir de la desidia y buscarlos en sus siguientes proyectos para constatar si lo que en los textos de la antología es apunte llega a desarrollarse como muestra de talento.

Más allá de la discusión propuesta por alguien del público, no escuché por parte de los jóvenes esa demanda casi siempre histérica de apoyos gubernamentales, no la necesitan para escribir, tampoco para reunirse y trabajar en equipo, tampoco se quejaron de la mafia local, acerca de los autores que pueden ser considerados como consentidos por la Universidad o el gobierno, sólo mencionaron que si les publican veinte libros, bueno, es que pueden escribir veinte libros, que lo importante era saber si eran buenos o no. Están trabajando.

Mientras tanto, en Aguascalientes, junto con el fin de sexenio, ha llegado el momento de recular, los que se dicen escritores comienzan a patear el pesebre y a negar a sus amistades porque saben que en unos meses ya no les servirán de mucho, así que hay que ponerse de nuevo la playerita de inconforme y crítico del sistema para ser tomado en cuenta por el próximo gobierno.

Los mismos que antes lloraban por publicar en Parteaguas y hacían berrinche por no ser invitados, hoy le hacen el feo para que quien llegue a Palacio no los vincule con esta administración; quienes durante seis años han vivido mamando de la ubre de las becas o tirando la hueva en las oficinas del ICA o como colaboradores de fantasmales ediciones de alguna dependencia, hoy se apuran a negar a todos los funcionarios, sobre todo cacarean lo que no se ha hecho, ¿dónde estaban antes que no hicieron pronunciamiento alguno?, ¿apenas se dieron cuenta ahorita?, quizá es que estaban muy ocupados gritando la firmeza de sus convicciones antigubernamentales, pero sólo un rato, hasta que les llega la invitación a la presentación, a una feria, a representar al estado en algún encuentro o a cenar con los artistas, y es que a la gorra no le corren, la indignación por el estado de las cosas es fácilmente acallada con una comida, son capaces de cambiar de disfraz y dejan a un lado su playerita del che o su pañuelo palestino para ponerse el humilde saquito del lambiscón, eso vale conciencia crítica: un trago gratis.

Como los sombreros Tardán, de Sonora a Yucatán, existen en todas las entidades esa calaña de farsantes, plañideras de fin de sexenio, que sólo buscan acomodarse en la siguiente foto, para seguir gozando de las ventajas del radical chic que a todo dice no, al que le basta un artículo pitero al mes, un poemilla publicado por ahí, un plagio por allá para demostrarse crítico con la izquierda y con la derecha pellizcar el presupuesto gubernamental.

También de Sonora a Yucatán tienen algo en común esos payasos: no producen, vociferan; no dejan obra, no escriben, sueñan panfletos; no participan, no proponen, apoyan ideas generales, de esas que hacen quedar bien ante los ojos de los demás. Sólo una ventaja, son moda pasajera, ya se acomodarán en el siguiente gobierno, lo único que vale la pena esperar es que, como los autores de Ni desierto, ni maquila, ni frontera, los más jóvenes se den cuenta que se trata de otra cosa, que es la obra y no el lloriqueo, la escritura y no el panfleto incendiario, el trabajo y no la lambisconería, lo que hace a la literatura. Ojalá y pronto podamos leer una antología similar en Aguascalientes, a pesar de las plañideras de fin de sexenio, sobre todo, más allá de ellas.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (02/05/10)

mayo 01, 2010

Perra Brava, de Orfa Alarcón

Mi hombre quería presumirme a la noche y yo quise que mi hombre me exhibiera. Yo sería su objeto más valioso. Él me tomaría del brazo y me llevaría a donde quisiera, pero las mujeres no verían eso, verían solamente que mi hombre era mío. Por eso me llevó a su fiesta. Vestí mis ojos y alisé en orden perfecto mis cabellos. Él me llevó del brazo: yo cabría en su mano. No me arrastraba, me guiaba, porque a cualquier lugar que él quisiera llevarme yo querría ir...


El suplemento cultural de La Jornada Aguascalientes, guardagujas, publica en su blog un adelanto de la novela Perra Brava de Orfa Alarcón.

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails