febrero 28, 2010

perdón por intolerarlos: solitaria en palacio

Perdón por intolerarlos
solitaria en palacio

Hace unos meses, dos posibles candidatos del PAN a la alcaldía de Aguascalientes (hoy unidos perdedores cazando puesto mediante el elogio público de la disciplina y congruencia) explicaban las razones por las que Carolina Rincón, Coordinadora de Comunicación Social del gobierno del estado, no obtendría ningún cargo en las próximas elecciones y su futuro político no contaría con el apoyo del gobernador. Con el cinismo que distingue a los panistas que en poco menos de una década han aprendido a vivir del presupuesto y fingir lealtad al caudillo en turno mientras puedan seguir maniobrando para un día llegar a la grande, se arrebataban la explicación, que básicamente consiste en que el Gobernador buscará colocar a quienes le puedan cubrir las espaldas, no a quien se las ha cubierto durante su mandato.

Cierto es que estos ilustres panistas estaban animados ya por unas copas, lo que no los exculpa del descaro con que en algún momento de la conversación, con coqueto levantamiento de cejas incluido, insinuaban que los actos de corrupción mayores de este gobierno se esconden en la realización de obra pública, por lo que el apoyo de Luis Armando estaría dirigido a los miembros del gabinete que fueran sus cómplices, ya sea porque participaron directamente o porque desde sus puestos no les quedó más remedio que asumir las consecuencias de los arrebatos vanguardistas del luisarmandismo.

En ese entonces no estaba decidida ninguna de las candidaturas, por lo que estos dos panistas barajeaban distintos nombres, realizando un ejercicio de adivinación más cercano al deseo de ser beneficiados que a la profecía, sin embargo, en lo que coincidieron determinados fue en que la vocera del gobernador sería abandonada a su suerte a final de sexenio.

Es posible que el augurio de tan mal fario para Carolina Rincón sea producto de rencillas personales, a lo largo de seis años sólo ha sabido acumular fracasos en su relación con los otros, desde los miembros de su partido, de los otros poderes y, por supuesto, con los integrantes del gobierno luisarmandista. Conocido es el desprecio con que la Coordinadora de Comunicación castiga a quienes caen de su gracia, desde el empleado que tiene la pésima idea de cobrar por el trabajo por el que fue contratado, hasta las disputas a gritos con otros miembros del gabinete (con Florentino Reyes y Armando Jiménez San Vicente, por ejemplo), sin olvidar el desprecio con que trata a los representantes de los medios que no le rinden pleitesía.

La funcionaria que a principios de sexenio deslumbró a más de uno por su capacidad de negociación, el manejo de la imagen de Luis Armando Reynoso como candidato y la presunción de ser el poder detrás del trono, hoy se ha agotado. De la temida figura que vendía ser quien susurraba al oído del gobernador nada queda, hoy es una empleada que se esconde en su oficina mientras ordena a la secretaría en turno que cumpla el papel de Pedro y la niegue cuantas veces sea necesario.

El triste papel en que deja el final de sexenio a la encargada de la comunicación gubernamental es evidente en la incapacidad para defender al gobernador de las acusaciones del delegado especial del PAN en Aguascalientes, Jorge Ocejo, quien para destapar a Martín Orozco como candidato a gobernador, destaco que con ese dedazo se restablecían las condiciones de equidad en el estado.

La respuesta del gobernador ha sido desarticulada, no le han servido las patadas de ahogado del centenar de los fieles firmantes publicados a toda plana en los medios impresos, no cuando los miembros de su propio partido lo ven como rey a final de mandato y saben que ya ninguna lealtad es útil, así que a patear al árbol caído para construir la escalera para trepar al siguiente gobierno. No ha funcionado intentar convertir en insulto las declaraciones del senador Ocejo, no lo son, la acusación es que Luis Armando Reynoso “ha provocado condiciones inequitativas para una contienda democrática, generando confusión en los electores e incluso descalificando a algunos miembros del Partido y obstruyendo su libre participación”, basta la lectura del periódico para encontrar pruebas que sustenten lo dicho por el delegado del CEN panista, sin importar si viene o no de fuera y, mucho menos, querer asumir esas declaraciones como un insulto a los aguascalentenses. Los hechos ahí están.

En el boletín N° 5208 del gobierno estatal se intentó otra estrategia, descalificar a Jorge Ocejo señalando que “en reuniones sostenidas en su calidad de panista en la Dirigencia Nacional, reiteradamente el Presidente Cesar Nava Vázquez, señala que la comunicación con el Gobernador de Aguascalientes será efectiva y de forma directa, especificando que él es único facultado del CEN del PAN para transmitir los mensajes y la postura que genere el órgano colegiado en relación con este proceso”. El mismo día, 23 de febrero, el PAN respondió con una nota breve, cuatro párrafos, que refrendan que Jorge Ocejo Moreno es el Delegado Especial del partido en Aguascalientes, por tanto, es la persona facultada para transmitir los mensaje y comunicados del CEN del PAN. Cierra la información señalando que “son preocupantes e inaceptables las descalificaciones que el Gobernador Luis Armando Reynoso Femat expresó en contra del Senador Ocejo y los acuerdos que el Comité Ejecutivo Nacional tomó en uso de sus facultades estatutarias respecto al proceso interno de selección de candidatos en Aguascalientes”.

Tan poco inteligente fue la respuesta, que el titular del ejecutivo estatal al ser cuestionado sobre la ruptura con su partido, sólo atino a señalar que se reunirá con César Nava el lunes 1 de marzo, pero que no sabía nada del comunicado remitido a la prensa por parte de Carolina Rincón, como lo señala la nota de Jennifer González publicada el 25 de febrero: “La Jornada Aguascalientes le cuestionó entonces para quién era la respuesta contenida en el otro comunicado, emitido desde el gobierno estatal la noche del martes antes del cierre de los diarios, siendo su respuesta que “no sé; pregúntenle a la coordinadora de comunicación social. Ignoro cuál fue el sentido (del documento)”.

Cada fin de sexenio se repite la imagen del gobernante solitario, la soledad como consecuencia primera de la pérdida de poder, abandonado a su suerte ya no le importan las consecuencias que sufra su séquito, que entre el nuevo ejército a palacio, acabe con los bufones y nobles, qué más da.

Si Luis Armando Reynoso declara no saber ya qué es lo que contesta su coordinadora de comunicación es que no le importa, la ha abandonado a su suerte. Quizá esos dos alegres panistas, candidatos perdedores, tenían razón y hoy vemos a la primera víctima de la soledad palaciega.



Publicado en La Jornada Aguascalientes (28/02/10)

febrero 21, 2010

perdón por intolerarlos: la misma piedra

Perdón por intolerarlos
la misma piedra


La columna del director de La Jornada Aguascalientes del 14 de febrero (Uno de estos días: Escuelas de ciudadanía) cerraba con la siguiente frase: “extraviarnos exclusivamente en los procesos electorales de este año y del 2012, sería cometer el mismo error que en 2000 y 2006 agravó la crisis social que hoy vive México”, para alcanzar ese final partió de la premisa de Raymundo Cárdenas acerca del proceso de “desnaturalización” de la política, una combinación de poderes fácticos ante los que se rinde una clase política poco combativa y desinformada, además de la ausencia de ciudadanos absolutos. También señaló Jorge que el pueblo cuenta con “alternativas mínimas en su dimensión de consumidor”, por lo que “la gran cruzada progresista del Siglo XXI en México y en el mundo debe de ser la construcción de ciudadanía, a través de escuelas multinivel”, para así refundar la política y recuperar la soberanía del pueblo sobre otros poderes.

El título original de esta columna iba a ser Déjà vu, la sensación de haber experimentado previamente una situación nueva, sólo así podría explicar la reacción primera al enterarme que el candidato a la gubernatura por parte de Acción Nacional es Martín Orozco; se repiten los contrincantes de las elecciones pasadas, otra vez en competencia contra Carlos Lozano. Sin embargo, entre ese momento y la escritura de estas líneas, la lectura de los medios en Aguascalientes me deja claro que no hay nada “nuevo”, que como ciudadanos más que enfrentar con sorpresa una situación similar, estamos tropezando con la misma piedra. Como señaló Jorge, de nuevo, son pocas las alternativas de los ciudadanos.

También decidí cambiar el título porque no hay nada nuevo en los nombramientos, tampoco encontré una situación novedosa en la actitud de los opinadores, hoy resulta que ya todos sabían el resultado, que eran obvias las señales: lo reveló la visita de Felipe Calderón a Luis Armando Reynoso, no es que haya venido a inaugurar un puente (inacabado, por supuesto) sino que vino a Aguascalientes a poner en su lugar al gobernador y designar candidato, ahora los opinadores resaltan sus dotes adivinatorias (por decir lo menos) o su aguda capacidad de análisis, señalando que no era que no lo hubieran escrito con todas su letras sino que uno no sabe leer lo obvio. Confieso entonces que no lo vi, también debo manifestar que sigo pensando que la actitud del candidato perdedor en el PRI, me sigue pareciendo un berrinche, que Gabriel Arellano vende caro su amor para lograr asegurar un mejor premio de consolación, y declaro que no me la creo del todo cuando me dicen que grupos más poderosos mueven los hilos del Señor de los Puentes. Lo sé, soy un ingenuo, pero lo soy porque hasta hoy esas aseveraciones no pasan de chisme de café, no he leído ninguna columna donde alguien arriesgue su nombre a esas teorías. En caso de que se compruebe lo contrario, estoy seguro, serán profecías a toro pasado. A lo anterior súmese la cauda de reacciones a la futura contienda Orozco-Lozano: los comentarios se reducen a la especulación sobre lo que le queda hacer a Reynoso Femat, si el compadre del gobernador (Cuadra el perdedor panista) irá por la alcaldía, las moronas del Plan B de la otra perdedora (Lorena Martínez por el PRI) si la desgracia que es el PRD en Aguascalientes recogerá las migajas o qué lamerán del suelo el resto de los partidos morrallas.

Deplorable escenario informativo al que se agregan los políticos que usan a los medios para perorar sobre la democracia y exaltar su participación en los asuntos públicos, cuando sólo los mueve el engrandecimiento de su propia imagen, alimentar a sus huestes, sin importar que los textos que publican sean plagios, total, nadie les va a pedir cuentas; o que sus argumentos no resistan el mínimo análisis, si lo importante es parecer inteligente; no interactuar con sus lectores a menos que sean elogios o bien, ordenar a sus lacayos que vomiten sobre quienes se atreven a criticarlos. La presencia lo es todo, no importa cómo.

¿Y los ciudadanos?, ¿en verdad estamos limitados a consumidores? Me parece que no. Ante la casi nula posibilidad de que la clase política asuma que se requieren escuelas de ciudadanía, los consumidores de noticias estamos en posibilidad de ejercer presión para que los medios respondan a nuestros intereses.

Está bien vista la queja ante la banalización de la cultura, exaltarse porque noticias sobre actrices de silicona y actores de plástico, la telenovela o el espectáculo cómico, le restan espacio en los medios a otras expresiones artísticas; de igual forma se aprueba el espanto que provoca la preeminencia de la nota sangrienta sobre otros asuntos, pero no se menciona la trivialidad de la información política cuando se reduce al chisme y la especulación, los riesgos de ser una sociedad que recibe basura cuando requiere herramientas que le permitan tomar decisiones.

A un texto anterior (Un coro de pajaritos, 31/12/10), Dorismilda Flores-Márquez comentó que “así como se han transformado las prácticas de comunicación, se han transformado también las nociones y prácticas de ciudadanía. Bien dicen grandes autores que tomar posiciones fuera de las vías tradicionales de la política, es también una forma de hacer política”. Creo que ante la ola de información sin sustancia valdría la pena que el lector de noticias revalore el poder que tiene como consumidor, si con las nuevas tecnologías se amplían las formas de interacción con los medios, opinadores y periodistas, en la misma medida crece el valor que tiene la decisión de cambiar de sintonía o apagar el radio, la televisión o no atender a un medio impreso.

Dimensionar el valor que tiene la opinión del lector, ejercer la crítica a los contenidos de los medios o la ausencia de propuestas por parte de quienes ahí opinan, señalar el engaño o evidenciar la estrategia manipuladora, es una forma de ampliar la participación política, al menos impedir que se siga llenando nuestro día de la basura con que los suspirantes a un cargo de elección creen todavía que pueden lograr nuestro voto.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (21/02/10)

febrero 17, 2010

Presentación Parteaguas

Jueves 18 de febrero
19 horas
Aula Isóptica II
Edificio Polivalente
Universidad Autónoma de Aguascalientes


Presentan
Salvador Camacho
Fernando Plascencia
José de Jesús Sampedro
Gustavo Vázquez Lozano

febrero 16, 2010

Mood Morrisey



We hate it when our friends become successful
We hate it when our friends become successful
Oh, look at those clothes
Now look at that face, it's so old
And such a video !
Well, it's really laughable
Ha, ha, ha ...

We hate it when our friends become successful
And if they're Northern, that makes it even worse
And if we can destroy them
You bet your life we will
Destroy them
If we can hurt them
Well, we may as well ...
It's really laughable
Ha, ha, ha ...

You see, it should've been me
It could've been me
Everybody knows
Everybody says so
They say :

"Ah, you have loads of songs
So many songs
More songs than they'd stand
Verse
Chorus
Middle eight
Break, fade
Just listen ..."

Sí, eso lo explica todo.

febrero 15, 2010

Diosa de la Cumbia

Este es el texto que Luis Cortés leyó en la presentación de rápidas variaciones de naturaleza desconocida en el Museo de Arte Contemporáneo N° 8 el pasado 12 de febrero. Agradezco a Luis la oportunidad de publicarlo aquí.




Estuve varios días pensando cómo debía titular mi participación en este evento. En los últimos años, y sobre todo en los últimos meses, el trabajo y la persona de Edilberto han sido merecedores de coloridos títulos, cada cual más ingenioso y provocativo. Eso impone presión.

Pero tras mucho pensarlo, y gracias a un gran baile que nuestro presidente municipal está ofreciendo con motivo del día del amor y la amistad, llegué a una respuesta casi obvia. Así pues he decidido titularlo:



Edilberto Aldán: Diosa de la Cumbia



Y me permito el atrevimiento de titular así mi presentación por tres motivos. El primero, porque estoy seguro de que Margarita es toda una dama y no va a venir a reclamarle a Edilberto su legítimo título. Segundo, porque sé que el macho interno que domina el temperamento de Edilberto es lo suficientemente seguro de sí mismo para no ofenderse con un título como éste. Y, en tercer lugar, porque si en este momento cerráramos cada extremo de la calle que está afuera de este museo, con una valla o con auto al más puro estilo del Distrito Federal, entonando el sonidero la primera cumbia de la noche, entonces Edilberto sería el primero en demostrar la veracidad de el título que elegí.

Además de todo me gusta el título porque me permite abordar el asunto de que, en efecto, Edilberto puede ser un fuereño que se resiste a abandonar sus costumbres bárbaras traídas desde la capital a nuestra ciudad de gente buena y cielo claro: aún pide, por ejemplo, que le pongan queso a sus quesadillas; muestra un hereje escepticismo hacia la profecía apocalíptica del extensible brazo del Señor del Encino; prefiere los Reyes Magos sobre el Niño Dios; y saliva Pavlovianamente al escuchar términos como “Tlacoyo”, “Pambazo” o “Monumento a la Madre”. Pero, con todo y sus excentricidades foráneas, cuando se trata de hacer lo que le apasiona (ya sea bailar cumbias, o entregarse a la literatura) Edilberto es un gran ejecutante.

Me queda claro que más de alguno va a pensar en que Edilberto, al momento de planear la presentación de su libro, se fue por la ruta fácil: claro, se dirán, hizo que su amigo (eufemismo para fan incondicional) presentara el libro para que sólo diga cosas buenas. El que piense eso está 50% en lo correcto, y 50% garrafalmente equivocado.

La equivocación principal la refleja el hecho de que más de una vez me he sorprendido regresando a casa cargando un reproche por haber sido injustamente duro o excesivo en el detalle, al comentar sinceramente sobre la obra de Aldán. La calma regresa a mí, cuando cobro conciencia de que él abordaría mis textos con igual y mayor dureza, lo cual siempre agradezco.

Pero están en lo correcto porque en efecto, sólo voy a decir cosas buenas del libro de Edilberto. Pero no por sus habilidades para bailar para bailar cumbia, o por que deseo mantener su amistad. Sino porque “Rápidas variaciones de naturaleza desconocida” es, sin lugar a dudas, un libro muy, pero muy bueno. No es un libro perfecto, lo sé, pero también sé que como lector que ama la narrativa siempre agradezco que un libro no sea perfecto.

Si es usted conocido de Edilberto Aldán y suele charlar con él, puede sucederle que al leer sus cuentos se tope con un personaje o una anécdota, que le resulten ligera y hasta incómodamente familiares. Es mejor que lo sepa de una buena vez: es muy probable que esa parte del texto se esté refiriendo a usted. Ahora bien, si usted no es un conocido de Edilberto Aldán, ni mucho menos ha hablado con él, puede llegar a sucederle que al leer sus cuentos también se tope con un personaje o una anécdota, que le resulten ligera y hasta incómodamente familiares. Sépalo también: es muy probable que esa parte del texto se esté refiriendo a usted. En esto suele radicar el error típico del que se acerca a las historia de Aldán esperando ver el chascarrillo disfrazado de alegoría, la imprudencia embellecida con figuras, o alguna indiscreción mas o menos escondida bajo artificios narrativos. Quien busque eso al acercarse a los textos de “Rápidas Variaciones...” probablemente se aburrirá en las primeras páginas al creer comprobada su teoría. Edilberto escapa, tal vez inconscientemente, del estigma de ser un escritor capitalino que escribe desde la tenebrosa provincia: sus historias son universales en el sentido que buscan calmar las inquietudes de su autor al despertar las de otros, más allá del escenario o las referencias fortuitas o premeditadas.

Me atrevo a decir que el ánimo creador de Edilberto nunca ha girado en torno a embellecer anécdotas robadas, con lo cual no quiero decir que no disfrute toparse con una historia digna de ser contada. Aquellos de sus cuentos cuya génesis me ha tocado contemplar en parte, han surgido siempre de un ánimo casi científico, en el sentido de quien busca contestar metódicamente a una pregunta que lo asalta de pronto. ¿Qué pasa por la mente de un hombre en determinada situación? ¿Qué eventos se desencadenan al mezclar el elemento a con el b? ¿Cuántas maneras distintas existen para encarar un evento? Después viene el laboratorio mental que se desarrolla en las diversas pausas para fumar, en los trayectos en transporte público, en las esperas en el café o en alguna esquina, o en medio de alguna junta particularmente aburrida. Intercambia variables, teoriza, realiza pruebas de choque... y siempre da con una respuesta. Puede o no gustarle, pero ahí estará, reducida a su mínima expresión, semilla de la siguiente historia. Y una vez que ha dado con la respuesta es cuando viene la arquitectura.

Los cuentos de Edilberto no son en absoluto ejercicios de taller. Tampoco creo que se trate de juegos de diletante, como alguna reseña mencionó, y mucho menos habitaciones blancas o frías. En “Rápidas variaciones...” no se nos presenta un mecanismo perfecto de relojería, sino un edificio con una disposición cuidadosa en donde las referencias autocontenidas y externas, los guiños de un cuento a otro, las reiteraciones medidas, consigue que los cuentos del volumen se asemejen a cuartos que se comunican mediante puertas o ventanales, comparten detalles de decoración sutiles, y esconden rincones desde los que se pueden apreciar perspectivas distinta de otros puntos de la casa o el exterior de esta.

El lector se ve obligado en más de una ocasión a detenerse para corroborar el nombre que cree haber leído (y tal vez lo hizo) en un cuento anterior; revisar con una sonrisa desconfiada como parecen cumplirse las reglas narrativas que el autor postula a través de la voz de sus personajes; dudar incluso ante los títulos, con una sensación de deja vú que no lo abandonará durante la lectura. El mayor riesgo que corre aquí el lector, es caer en la trampa de creer que el autor revela todas sus cuartas desde el inicio (aunque, en cierta forma, lo hace).

El libro abre y cierra con las concepciones que Aldán tiene sobre el quehacer literario. La diferencia radica en que mientras Interpósita Persona discurre sobre la naturaleza social del escritor, Arte Poética se decanta en la naturaleza vital de éste. Con estos dos textos encierra elegantemente todas las intenciones contenidas en cada uno de los textos divididos de manera eficaz en las tres secciones que integran el libro.

“Vida fantasma”, para mí probablemente la sección más difícil de remontar del libro, instala en el lector un escozor y una incomodidad que no podemos definir del todo, pero que prepara el terreno para el asombro creado por las mejores historias del libro, contenidas en “Ceremonias de aire”, y al final premiar al lector con el gran cierre que para mí dan los textos meticulosamente construidos que conforman “Pequeñas y fugaces memorias”.

En cada historia Edilberto muestra un músculo narrativo distinto: “Interpósita Persona” es un divertimento elevado a ingeniería narrativa cuyo placer al leer, imagino, no debe ser nada comparado al placer que le causó escribirlo. “Coral” es una demostración soberbia del dominio al mezclar distintos tiempos narrativos, en la que uno como lector está esperando en todo momento que el narrador cometa un error. Créame, no los hay en esta historia. Lo revisé con detalle. Y odio pensar que Edilberto sabe que me puse a buscar sin éxito tal error. La Máquina del Tiempo, quizás mi cuento favorito del libro, encierra una emotividad y ternura que pocos escritores se permiten.

La dinámica que estructura nuestra memoria tiene por costumbre establecer puntos de referencia en torno a acontecimientos ajenos a nuestra persona. ¿Dónde estabas cuando mataron a Kennedy? ¿Con quien estabas en el terremoto del 85? ¿Qué estabas haciendo cuando te enteraste de la victoria de Obama?

En mi caso recuerdo perfectamente en dónde me encontraba y qué estaba haciendo cuando Edilberto me llamó para compartir que había ganado el Premio Bicentenario por este libro: no, no voy a decir ni dónde, ni qué, todavía me queda un poco de buena reputación que mantener. Pero recuerdo también perfectamente que es lo que hice después de que colgué el teléfono y me repuse de la excelente noticia: regresé a mi cuarto a buscar en la computadora los cuentos que Edilberto amablemente comparte conmigo, leyendo con esa mezcla de envidia y admiración que siempre me invade cuando lo leo, con el recelo socarrón que me invade por momentos al descubrir alguna trampa que intentó disfrazar entre un dialogo y otro, entre un párrafo y el siguiente, con el placer discreto que siempre regala leer un cuento bien escrito. También recuerdo perfectamente lo que hice después: me puse a escribir hasta la madrugada, después de meses de no lograr más de cinco líneas seguidas. Porque ese es el otro efecto que tienen los textos de Edilberto Aldán, despertar en otro el deseo por lograr algo similar a lo que nos regala, cerrando así el ciclo que lo lleva de lector cosaco a buen escritor, y de creador de lectores, a impulsor de nuevos textos.

Cuando Edilberto me recomienda (eufemismo para “cuando me ordena”) alguna lectura, película o disco, hago lo que hace todo digno aprendiz al recibir conocimiento privilegiado por parte del maestro: lo tiro a loco. Más aún, desestimo en la medida de lo posible la recomendación en cuestión, con argumentos tan contundentes y reflexivos como “guácatelas”, “no manches, estás bien viejito”, o “ash, como das lata con tus joterías”. Por supuesto lo que hago inmediatamente después es apuntar la recomendación en la agenda para leerla, verla o escucharla, en cuanto pueda encontrar un momento libre.

Pero cuando Edilberto, en medio de la jornada laboral, me mandaba por correo electrónico alguno de sus nuevos cuentos para que le diera mi opinión sobre ellos, no podía menos que maldecirlo por lo bajo, pues ya sabía que sería incapaz de retomar el trabajo interrumpido mientras no terminara de leer el cuento enviado. De hecho, considero que si este libro fuera acompañado con una cintilla al ser vendido en las librerías, ese es precisamente el texto que ésta debería mostrar: “No abra este libro en el trabajo, o si tiene que despertarse temprano al día siguiente”. Les aconsejo especialmente no comenzar a leer “Pequeñas y fugaces memorias” si tiene que hacer algo con urgencia, pues le será difícil dejar la lectura de lado.

Pese a las cumbias y a las quesadillas con queso, el afecto y mi nublado juicio me permiten decir que en términos de amistad, Edilberto Aldán y su esposa Laura son una de las mejores cosas que han pasado en mi vida. Mi ánimo lector y el cariño que le tengo a la prosa bien escrita me permiten decir que en términos literarios Edilberto Aldán es una de las mejores cosas que pudo pasarle a la narrativa de Aguascalientes.

febrero 13, 2010

rápidas variaciones en La Jornada Aguascalientes


clic sobre la imagen para ir a la nota

El maestro Aldo Joel Terrones Brand me hizo el favor de enviar un mensaje aquí lo puedes escuchar

febrero 09, 2010

presentación de libro, viernes 12

viernes 12 de febrero de 2010
presentación de

rápidas variaciones de naturaleza desconocida

Museo de Arte Contemporáneo 8
Primo Verdad esq. Morelos
Centro, Aguascalientes

Viernes 12 de febrero
20 horas

Presentan:
Luis Cortés y Joel Grijalva

febrero 07, 2010

perdón por intolerarlos: ¿dónde está Juanito?

Perdón por intolerarlos
¿dónde está Juanito?



¿Dónde está Juanito?, ¿dónde quedó el ex de casi todo?: ex actor de películas de ficheras, ex luchador, ex comerciante ambulante, ex consentido de Andrés Manuel López Obrador, ex candidato electo, ex delegado de Iztapalapa. No está todavía tan lejos el mes de diciembre del 2009, cuando ocupaba primeras planas y tiempo al aire en medios electrónicos, no debería ser difícil encontrarlo, era una referencia obligada, su nombre sirvió para bautizar la actitud servil de las diputadas que renuncian a su cargo para dar paso a los suplentes sin contravenir las cuotas de género a las que están obligados los partidos, al menos 15 en esta legislatura.

¿Dónde está Rafael Acosta?, quizá buscando la estatua que le regalaron sea posible localizarlo, no es tan difícil encontrar un objeto de cien kilos y más de dos metros de altura, la página de Bernardo Luis (quien moldeó “eso”), dice que en Iztapalapa, sí, ¿pero dónde exactamente?, en su perfil de Facebook no hay actividad reciente, tampoco en su página en MySpace, los motores de búsqueda en internet remiten a notas del año pasado, no se le escucha en radio, no aparece en la televisión, ya no se imprimen panegíricos o diatribas… ¿dónde está Juanito?

La único respuesta posible es que ha reencarnado, ahora es el Chunco, el diputado chiapaneco de moda por su imbecilidad, sí, ese que se quejó por el descuento de 2,600 pesos, el mismo que en su programa de radio realizó comentarios racistas que sus compañeros festejaron con singular alegría, Ariel Gómez es el nuevo Juanito, el árbol en que los políticos aprestan su hacha, en especial los dirigentes perredistas, para demostrar lo rápido que pueden colocarse del lado correcto, la diligencia con que abogan por la no discriminación. Juanito ha muerto, viva el Chunco.

La sugerencia es no encariñarse con el Chunco, pasará pronto de moda, quizá un repunte cuando quiera chantajear (como lo hizo en campaña) declarando que tiene cáncer, algunas patadas de ahogado convertidas en notas cuando chille que es una venganza política y la respuesta de los leñadores perredistas logre mantener unas horas más el tema; todo sea en nombre de la corrección política.

No hay otro destino para los vencidos de la política que no sea el olvido. Es sentido común, y sin embargo, la cantidad de tiempo que se dedicó a este personaje está fuera de toda proporción, demasiado papel, demasiadas horas al aire. Lamentable el desperdicio, porque al final no se trata de Ariel Gómez o Rafael Acosta o Esteban Arce, son meras anécdotas, en el fondo ese derroche refleja que como público aún no logramos que los medios de comunicación atiendan nuestros requerimientos de información. Aprovechamos poco la experiencia y rápido nos enganchamos en el anzuelo del chisme y el chiste, al grado que se relega a segundo plano la información que se requiere para tomar decisiones, la indispensable para poder actuar como ciudadanos.

Sí, los medios son culpables del dispendio de espacio, pero al desaprovechar la experiencia, al no exigir calidad en lo que lee y ve el espectador se vuelve cómplice, de ahí que se nos conteste con un simplón: al público lo que pide, de ahí las larguísimas notas sobre las glorias del futbolista al que le dispararon o, en Aguascalientes, el seguimiento a las indecisiones del alcalde Gabriel Arellano que un día sí y otro no va a presentar su renuncia para lanzarse como candidato a Gobernador; lo mismo con Carlos Lozano, quien una y otra vez vende como oro las migajas de sus 98 iniciativas y 144 puntos de acuerdo; o la cobertura a los insulsos paseos por el tianguis de Lorena Martínez. No sólo los suspirantes del PRI, en estos excesos también se abraza a los del PAN, ¿de veras es necesario seguir minuto a minuto la pasarela de Raúl Cuadra, si Felipe Calderón saludo de beso a Martín Orozco o la foto de un José Luis Novales regalando una silla de ruedas y prometiendo que regalará una computadora?, ¿es necesario dar seguimiento a agarrón de greñas de las tribus perredistas o al acecho de los rapiñeros de los otros partidos morralla?

Demasiado pronto se descarta el poder que se tiene como público, habría que valorar la atención que se brinda al programa de radio, apagar la televisión o no comprar ese periódico que desperdicia nuestro tiempo. No quedarse en la simple queja y asumir que una forma de participación, la más evidente, es usar los canales con que todo medio cuenta para recibir la llamada telefónica, un correo electrónico, la carta en la que se puede exigir moderación, interactuar para que sea posible dimensionar la cantidad y mejorar la calidad de las noticias que se nos venden.

Si no se emplean esos canales, si continuamos en la inercia del chiste y del chisme, el día de mañana seguiremos preguntando dónde está Juanito, con otro nombre pero el mismo efecto de golpe a la inteligencia de una sociedad que requiere información.






Publicado en La Jornada Aguascalientes (07/02/10)

febrero 04, 2010

Taller de creación literaria en el Centro Cultural Universitario

Cursos y talleres de arte y cultura
febrero 27 a junio 19 en el
Centro Cultural Universitario




CREACIÓN LITERARIA (CUENTO)
Joel Grijalva y Edilberto Aldán

Jueves de 18 a 21 horas

Descripción: Dar a conocer de forma práctica las herramientas básicas para la creación de textos literarios. Lográndolo mediante el análisis de las poéticas del cuento de diversos autores y ejercitando habilidades específicas de escritura.

Inscripciones abiertas
Informes en el
CENTRO CULTURAL UNIVERSITARIO
Edificio 19 de junio
Jardín del Estudiante S/N
Rivero y Gutiérrez esq. con Morelos
Frente al Parián

Teléfono: 910 74 00 ext. 7205
http://cursosytalleresccu.blogspot.com/

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails