octubre 29, 2009

Post mortem, Aguascalientes 2009

Post Mortem, del jueves 29 de octubre al lunes 2 de noviembre, 2a. Muestra de Cine de Horror en Aguascalientes.

Las actividades comienzan el 29 con la presentación del libro Picnic en la fosa común, de Armando Vega Gil, en el Panteón de La Salud (16 horas) y a las 19 horas se proyectará Los cronocrímenes, de Nacho Vigalondo en la Universidad del Valle de México.

El viernes, en la Universidad Autónoma de Aguascalientes: Expocartel, 200 años con Edgar Allan Poe, a las 17 horas y, a las 19 horas: Trick r´Treat en la explanada Diseño. A las 21:30 en el Panteón de La Salud: Cementerio maldito, de Stephen King; a las 22 horas, fiesta de inauguración y Muestra de cortos hidrocálidos en el Brixton.

El sábado, cine, en el Museo Posada (19 horas) Drácula, de J. Melford; en el Panteón La Salud: Evil dead, de Sam Reimi, a las 21:30; y en el Brixton, a partir de la medianoche: muestra de cortos hidrocálidos.

El domingo 1 de noviembre: Antichrist, de Lars Von Trier, a las 19 horas en el Museo Posada. A las 22 horas, en el Brixton, Premiación y proyección de concurso de cortometrajes.

El lunes 2, en el Café del Codo: Fiesta de disfraces, a parir de las 21 horas.

octubre 28, 2009

#internet necesario




El mensaje dice: “@congreso: para que lo sepan: esto también es internet! tienen que impulsarlo, no gravarlo! #internetnecesario, para tod@s los mexican@s”

Visita #internet necesario un hipertexto que funciona "como un condensado de información dividido en cuatro líneas de análisis".

octubre 26, 2009

Concierto para fin de fiesta

Keith Jarret & Chick Corea, Concierto para dos pianos n.º 10 en mi bemol mayor, K. 365/316a, de Mozart





octubre 25, 2009

Perdón por intolerarlos: Tzadikim

Perdón por intolerarlos
Tzadikim





En el libro del Génesis (18,1-33) Jehová condiciona la destrucción de Sodoma a la existencia de un puñado de hombres justos, de encontrarlos se evitaría la devastación, así se lo responde a Abraham:

“Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío? Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él? Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagas. El Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? Entonces respondió Jehová: Si hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos.”

La tradición judía desarrolla esta idea, en especial en el Talmud, y se habla de los Tzadikim, término que se refiere a los hombres justos que por su generosidad y sentido de justicia consiguen la gracia de Dios, logran que el mundo permanezca.

Por la forma en que se cuenta nuestra historia, resulta difícil pensar en la existencia de los Tzadikim, lo nuestro no es la fe en un grupo de hombres justos, vamos más por seguir a una sola persona, alguien que encarna la idea de resistencia o cambio, pareciera que estamos condenados a la aparición de un caudillo para realizar los cambios que se necesitan, alguien, quien sea, que con ánimo renovador y justiciero tome la delantera para encauzar el deseo colectivo de renovación.

La idea de los Tzadikim me ha estado dando vueltas a partir de los pocos, muy pocos, que se negaron a aprobar en la Cámara de Diputados el alza de impuestos, el IVA, el ISR, a los depósitos bancarios, a las telecomunicaciones. Durante unas horas, 24 diputados tomaron la tribuna e intentaron detener al resto, por un momento alimenté la ilusión de que algo podría cambiar. No me emocionaba el número, me queda claro que el sistema de representación no funciona así, que se requiere una mayoría de votos para lograr los cambios, sin embargo, la irrupción de esos 24 mantenía la esperanza de encontrar una salida pensada, reflexionada, el camino hacia un diálogo.

A veces eso es todo lo que uno espera, un diálogo. De ahí la recriminación a nuestros inútiles diputados, que como respuesta a la toma de la tribuna, alguno de ellos (Antonio Arámbula, Raúl Cuadra, Margarita Gallegos, David Hernández Vallín y Lourdes Reynoso Femat) propusieran un intercambio de ideas para encontrar otra salida, una con mayor imaginación. No fue así, la respuesta fue el levantamiento de dedo, bueno, a excepción de Arámbula, a quienes las imágenes mostraron feliz y regocijado como niño en travesura cuando logró arrancar una de las pancartas de los que tomaron la tribuna. Esa fue la respuesta, a los posibles Tzadikim que resistían, el silencio torpe y la agresión.

Una vez aprobados los aumentos, me doy cuenta de que pensar a los 24 que tomaron la tribuna como Tzadikim es romántica, idealista, no lo son, no son los hombres justos que puedan propiciar el cambio porque jamás tuvieron las ganas de hacerlo, lo suyo fue una simple manifestación, gesto que ha de quedar en las notas informativas y pronto ha de ser olvidado. Durante el tiempo que estuvieron en la tribuna sólo se dedicaron al grito, al insulto, a arrebatar símbolos e interrumpir la sesión, rendidos de antemano a la certeza de que no iban a lograr nada.

Eso parece ser lo de hoy: el gesto, la pose para la imagen que transmita, no importa si efímeramente, la sensación de que algo se opone, pues eso fue, por ejemplo, la comparecencia del Secretario del Trabajo y los arrebatos de los diputados que le aventaron dinero, le gritaron, le cantaron que los mirara a los ojos, pura finta, al final, en vez de la necesaria exposición de los por qué acerca de la liquidación de Luz y Fuerza del Centro se canceló, aquí no ha pasado nada.

En el caso de los 24 que tomaron la tribuna es lo mismo, sólo actúan con la idea del costo político, no para cambiar las cosas. Algo le sucede a nuestra oposición que se maneja sólo a partir de la negación, sin propuesta, no hay en su discurso ideas, sólo la firme intención de negarse, lo que se vuelve ruido, grito, puño en alto, pancarta. Por un momento pareciera que atienden a sus representados, que son capaces de tomar las ideas que por cientos aparecen en los periódicos, en las conversaciones, las salidas que se ofrecen, distintas al aumento de impuestos que sólo resuelve en el corto plazo, que no tiene consideración hacia el futuro, pero no es así, les basta el gesto.

Poca esperanza hay de encontrar Tzadikim en los diputados. Las ciudades de la llanura serán destruidas, a quien mira hacia allá, sólo encontrará como el sube de la tierra el humo de un horno.



Publicado en La Jornada Aguascalientes (25/10/09)

octubre 18, 2009

Perdón por intolerarlos: parloteo

Perdón por intolerarlos
Parloteo




Por la calle en la que vivo, todos los días transita una decena de negocios ambulantes, desde el vecino que ha adaptado ruedas a una hielera y, acompañado de su hija, recorre el fraccionamiento vendiendo tamales de puerta en puerta, hasta la señora que ofrece a veinte la película de estreno y de a tres dvd por cincuenta pesos, de la tarde al anochecer la vendimia levanta su voz, ya sea a grito pelón, a través de las ventanas o haciendo uso de un megáfono, como el coche que oferta su producto diciendo “que mande al niño, mande a la niña a comprar sus ricos burritos, hasta la puerta de su casa los ricos burritos”. Pasaron varios días para entender qué era lo que ofrecía pues acompaña su aviso con una mezcla musical digna de la estación grupera más popular, el estruendo apenas y deja escuchar la voz del vendedor; una vez que se comprende lo qué dice, rápidamente se olvida, ahora ya sé que a cierta hora, ese rítmico chirriar corresponde al de los burritos.

Supongo que es natural el efecto, a fuerza de tanta bulla, se termina relegando lo que perturba el oído a una zona donde se intenta diluir el daño, en esa operación, las palabras dejan de tener sentido, ya no se comprende, si el día de mañana cambia de giro y vende chaskas, lo más seguro es que pase inadvertido, ese ruido corresponderá al de los burritos.

Similar al parloteo de los miembros de nuestro radical chic (izquierda exquisita traducen el término de Tom Wolfe en Radical Chic & Mau-Mauing the Flak Catchers) que hoy tiene como bandera la defensa, a grito grupero, de la autonomía sindical, los derechos de los compañeros trabajadores, la resistencia contra los intentos privatizadores y este puño sí se ve, los mismos que no tienen reparo en festejar que el que no salte es charro pero defienden a los líderes sindicales que pagan las cuotas del club de golf con las aportaciones.

Similar la respuesta del gobierno federal, que a la megafonía marchista ha sido incapaz de oponer una explicación a la decisión de liquidar Luz y Fuerza del Centro, le bastó con inventarse un discurso chantajista que encarna al mismísimo Satanás en un servicio pésimo. Mejor echar por delante a los pobres, la comparación que reduce a imbécil al ciudadano al intentar llegar al corazoncito: “prefiero darle los recursos a ellos, a los 25 millones de mexicanos más pobres del país que reciben los apoyos del programa Oportunidades”, así de fácil, ya no es necesario aclarar, al imaginario gubernamental le da para inventarse catástrofes a toro pasado: “Las deficiencias e ineficiencias, así como la pérdida de productividad y competitividad, en Luz y Fuerza del Centro provocaron que se dejaran de generar más de 100 mil empleos y se perdiera la capacidad de crecimiento de entre medio y un punto del Producto Interno Bruto”, cifras apabullantes sacadas de la manga.

Alguna vez fui víctima del servicio de Luz y Fuerza del Centro, no podría defender a esa empresa. Harto de “los señoritos por siempre con sus desplegados, los señoritos de siempre en el mitin de hoy, en su importante grupito de no más de cien, los señoritos jugando a la revolución” (Jaime López) no me mueve salir a la calle a manifestar mi repudio. Lo que me gustaría es lo más sencillo: entender, leer argumentos que no rebajen la inteligencia con la extorsión sentimentaloide de los pobres o con la conciencia grupal que levanta pancartas. No creo que suceda, cada grupo se ha aprendido su discurso y lo repite como periquito ante el espejo. Tan ensayada tienen la rutina que se antoja creer en teorías de la conspiración, poderes fácticos que en la cúpula se ponen de acuerdo para generar todo este ruido y escamotear los argumentos.

Sé, pesimista que soy, que pronto ha de ocurrir cualquier otra cosa que distraiga la atención, Juanito volverá por sus fueros a Iztapalapa, López Obrador regresará a Tabasco, los rounds de sombra entre poderes por el presupuesto, incluso la persecución de un globo donde supuestamente viaja un niño, lo que sea.

Mientras tanto, como todas las noches, por la calle en la que vivo, han de transitar los negocios ambulantes, los vecinos que no encuentran otra salida más que convertirse en comerciantes. Cuando el futuro nos alcance y desmienta la buenaventura en que se empeña el Secretario de Desarrollo Económico de Aguascalientes, optimista apóstol de la declaración facilona que niega las cifras de desempleo, seguro encontraré la forma de vender algo, entonces, ya no tendrá caso preocuparse por los argumentos y el debate, en la marchantización social lo que importa es tener una buena receta para hacer burritos.




Publicado en La Jornada Aguascalientes (18/10/09)

Pequeño concierto para un amigo

Luis Cortes cumple años, una oportunidad para agradecer su generosa amistad, la complicidad entrañable y la hoguera de su talento.

Luis, un abrazo grande, un beso viril. Lo menos que puedo hacer para el Boilerfesta es llevar la música, mínimo concierto de un pequeño dios azucarado:

















octubre 14, 2009

En voz alta


En voz alta, el programa de televisión de La Jornada Aguascalientes ya se puede ver en el portal del periódico: http://lajornadaaguascalientes.com.mx/

octubre 11, 2009

Perdón por intolerarlos: entre ferias



Perdón por intolerarlos
Entre ferias


Hasta hace unos años, las cifras oficiales colocaban a Aguascalientes como el estado más culto del país, la oferta de actividades culturales y el número de instalaciones (museos, galerías) por habitante era mayor que cualquier otra entidad federativa. Es un criterio que sirve como base para el diseño de políticas culturales, no puede tomarse como un fin ya que la cantidad no asegura la calidad de lo que se oferta al público. Atrás del número lucidor, el que sirve para una plana completa en los informes de gobierno (junto a la foto del niño con sonrisa satisfecha, por supuesto) es necesario tener una estrategia, hacer atractiva la infraestructura con que se cuenta y, en el mejor de los casos, formar públicos.

Un ejemplo de los esfuerzos dispersos en materia de oferta cultural es la realización de la XV Feria Universitaria. Durante el fin de semana, la Universidad Autónoma de Aguascalientes ofrece una serie de actividades que van desde la Carrera Atlética hasta una Pasarela Unimoda que realizarán los alumnos de Diseño de modas, además de las actividades deportivas y las exposiciones académicas, se instaló la Granja educativa, así como áreas de orientación para la salud, Radio Universidad cuenta con transmisiones en vivo de las 13:00 a las 19:00 horas, pero en el centro de esta fiesta está la onceava edición de la Feria del Libro UAA, con la participación de 54 editoriales y, a decir de la directora de Difusión, enfocada de “una manera muy especial a niños y adolescentes”.

Suena espléndido, cómo quejarse de la oportunidad de pasearse entre los libros, sin embargo, todavía no se cumple una semana que finalizó la Feria del Libro de Aguascalientes, es seguro que al comparar las editoriales participantes en ambos se repitan muchos nombres, en el en el Museo Descubre también estuvieron Editores Mexicanos, Alfaguara, Aguilar, Altea, Taurus, Punto de Lectura, Random House Mondadori, Galaxia Gutenberg, Debolsillo, Tusquets, CONACULTA, en fin… sólo se podría esperar, un poco ingenuamente, que fueran distintos los títulos que ofrecieran.

La visita entonces, valdrá la pena por la promesa de las promociones de universidades e instituciones de educación superior como UAM, ITESO, Universidad de Guanajuato, Colima, Autónoma de Nayarit, Colegio de Michoacán y Universidad de Guadalajara. Aún así, quienes pudieran aprovechar esas ofertas es posible que guarden su dinero para la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, la proximidad de esta ciudad con la capital de Jalisco permite ahorrar un poco e ir a gastarlo allá, ¿por qué no?, en algunos de los conciertos de la Feria Nacional de Zacatecas es posible encontrar más aguascalentenses que la suma de todos los que visitan las galerías de la Casa de la Cultura.

Entonces la diferencia, el aliciente para asistir al campus universitario residiría en la variedad de espectáculos, lamentablemente el programa de la Feria del Libro UAA es muy pobre, en comparación con lo que acaba de pasar la semana anterior en el Museo Descubre, apenas unos cuantos conciertos y presentaciones editoriales que bien podrían haberse sumado a la otra Feria del Libro. Queda descartado que este esfuerzo de la UAA está dirigido a otro público, que es para los universitarios solamente, pues en la conferencia de prensa, se hizo énfasis en que a la Universidad le interesaba promover la lectura entre toda la población.

Sería injusto quejarse de la realización de estas actividades, sin embargo, no es posible pasar por alto que en el diseño de la oferta cultural no hay un esfuerzo coordinado entre instituciones, como si lo importante fuera sólo acrecentar el número de eventos, no la calidad de los mismos. En el fondo es visible una pugna inútil por colocar un sello distintivo a las actividades, como si lo más valioso fuera el nombre del organizador. Y si no es una lucha, al menos sí un distanciamiento, una falta de comunicación que promueve el esfuerzo aislado, además de hacer notar la penosa ausencia de otros organismos, como el Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura.

Valdría la pena que quienes diseñan estas actividades buscaran formas de colaboración, si el interés es formar públicos, se podría atender la falta de espacios culturales al oriente de la ciudad o en los nuevos fraccionamientos al noreste, así como enriquecer a las casas de cultura de los municipios, para que ofrezcan algo más que cine y clases de baile regional. No basta dedicar un área especial a los niños para que escuchen a los cuenta cuentos, no puede ser que la promoción de la lectura se concentre en dos semanas, ni de Feria en Feria, no cuando en el discurso oficial se reitera la falta de recursos y lo apretado de los presupuestos.

Como sea, habrá que ir a la Feria del Libro de la UAA, aprovecharla en lo posible, pues la falta de coordinación entre los organismos e instituciones responsables de la cultura en Aguascalientes deja pocas opciones el resto del año.



Publicado en La Jornada Aguascalientes (11/10/09)

Gerardito

video



Para más información, puedes leer la nota de Jorge Alvarez Maynez Mucho gusto, Gerardito, en este enlace que lleva a La Jornada Aguascalientes.

octubre 04, 2009

Perdón por intolerarlos: convertirse en público


Perdón por intolerarlos
Convertirse en público



Hoy es el último de la Feria del Libro de Aguascalientes, desde el sábado pasado el Museo Descubre ha sido un sitio de oportunidades y contrastes. Con oportunidades no sólo me refiero a lo obvio: el largo listado de actividades incluidas en el programa, espectáculos musicales, presentaciones editoriales, conferencias, encuentros, talleres, seminarios; tampoco a lo evidente: los puestos con centenares de libros que de otra manera sería difícil conseguir en una ciudad donde escasean las librerías, o la posibilidad de encontrar libros a precios inverosímiles, verdaderas ofertas que rematan a 30 o 50 pesos volúmenes que en el precio de lista rebasan los 500 pesos; sino a cómo la oferta cultural transforma un espacio y facilita el intercambio de ideas, la conversación.

Sí, los efectos de la crisis son evidentes en el número de visitantes, ni hablar de los compradores, y a pesar de ello es evidente la necesidad de los asistentes de establecer un diálogo, hablar de lo que ocurre en su ciudad, en el estado, de lo que están haciéndoles sus gobernantes, de lo que han dejado de hacer sus representantes. El motivo principal de las charlas gira alrededor de los libros, de los autores que se presentan, pero basta extender sólo un poco el tiempo de conversación para que el tema vaya cambiando y entonces uno escuche propuestas acerca de cómo mejorar la calidad de vida, opiniones sustentadas, que van más allá de la queja o el conformismo.

El escucha atento podría obtener de esas conversaciones propuestas concretas para buscar soluciones a los problemas diarios. El pequeño optimista que todos llevamos dentro se solaza ante la profusión de ideas. Mientras los juanitos ocupan las primeras planas, cuando los guanabís discuten a golpes de lona cómo asegurar la candidatura o los imbéciles usan el 2 de octubre no se olvida para agredir al otro, en la Feria del Libro pareciera que hay esperanza, unos cuantos están proponiendo, se muestran ciudadanos.

Resulta inevitable preguntar cómo es que no se saca provecho del bullidero de ideas, es entonces cuando invade el ánimo pesimista y la mirada descubre que quienes toman las decisiones no están ahí. Las mujeres y hombres que asisten a la Feria del Libro, no son los mismos que aparecen en las columnas políticas, los que pagan la fotografía en que aparecen “conviviendo con la comunidad y atendiendo sus inquietudes”.

Oscurece el ánimo festivo con que se observan las manifestaciones de ciudadanía que los funcionarios de gobierno no están ahí, tampoco los diputados, mucho menos los candidatos, como no hay oportunidad de besar niños, estrechar solidarios algunas manos o echarse un aburridor discurso, ¿para qué ir?

Embebidos en escuchar su propia voz (engolada), la ausencia de quienes toman las decisiones es una muestra de su incapacidad de asumirse público, de atender la opinión de otros, ¿alguien ha visto a alguno de los candidatos en una lectura de poesía, en la presentación de un libro, en los conciertos de jazz?, no, no les hace falta, intuyen (o les dicta el equipo de asesores) que es poco redituable, que la campaña se hace a periodicazos e inserciones.

Para incrementar el pesimismo, no sólo los candidatos a gobernar están ausentes, también aquellos que en el café se postulan a dirigir el Instituto de Cultura, no es que hagan falta, pero algo dice de ese promotor cultural, escritor o artista su desinterés por la expresión del otro, es más fácil alimentar el ego y despotricar o lloriquear desde la cantina que buscar el diálogo, al fin que para parecer intelectual basta fingirlo.

Hace uno días escuchaba con sorpresa a un politiquito enumerar las cualidades que debe tener un aspirante a cargo público, se regodeaba en el lugar común de describir a un elefante: cola corta, colmillo largo, piel dura y buena memoria. En contraste, en la Feria del Libro, durante las presentaciones y conferencias, en las conversaciones, presencié la emoción de la joven que tomaba notas mientras el escritor hablaba, del señor que atendía la respuesta a su pregunta, la mujer que escuchaba la lectura de poesía, los asistentes a la presentación de un primer libro, los niños rodeados de libros y haciendo las preguntas más inteligentes, todos ellos convertidos en público. Eso alimenta el optimismo, la posibilidad de que algún día, los que deciden dejen de pensar en ser animales y sean capaces de convertirse en público, para así iniciar el diálogo.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (04/10/09)

octubre 01, 2009

guardagujas número 3 / octubre 09



omar nieto/el crack y el servicio exterior mexicano * enrique montañez/lili marlene, luz de fe entre guerras mundiales * mario gonzález suárez/baño maría* ángel francisco hernández/sobre la memoria verdadera * malapata/ vap * gabriela conde/alguien camina en el pasillo * adriana irais dorantes moreno/la locura * ricardo pohlenz/menester de juglaría * erika mergruen/territorio de los sueños * arlette luévano/parís es un sueño * paloma zubieta lópez/sueño remediosvariano * rené lópez villamar/thomas pynchon o el llamado a la aventura * fotografía: gerardo gonzález * ilustraciones: viviana reyes

El archivo pdf de guardagujas lo pueden obtener en aquí, en el sitio de La Jornada Aguascalientes: http://lajornadaaguascalientes.com.mx/

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails