septiembre 30, 2009

Bolaño inédito en 60 Watts


60 Watts publica un especial dedicado a Roberto Bolaño, el número seis incluye un cuento inédito, El contorno del ojo, con el que ganó una mención (accésit) en el I Premio Alfambra de Cuentos del Ayuntamiento de Valencia en 1983, que es el cuento que se menciona en Sensini (Llamadas telefónicas), vale la pena leer todo el número.



EL CONTORNO DEL OJO

Diario del oficial chino Chen Huo Deng, 1980.

Por Roberto Bolaño

Jueves. Una curiosa criatura parecida a una vaca gigante pero que posee un pico de pato. Las palabras del periódico se ordenaron como un acertijo infantil dentro de mi cabeza. Me levanté a las cinco de la mañana. Después de lavarme descorrí la cortina: al fondo, en las escarpadas, muy lejos de la aldea, unas fogatas me recordaron los campamentos militares de mi adolescencia. Eran los carboneros. Más allá, hacia el oeste, entre bosques y campos de cultivo, el tendido ferroviario y un tren iluminado a medias que se perdía en la noche. Martes. El comisario político de la aldea vino a visitarme. Eran las siete de la mañana y la puerta estaba abierta. Debió deducir que me hallaba despierto y entró. El hombre quedó sorprendido de encontrarme sentado en el suelo, de cara a la pared, sin ninguna prenda de vestir encima. Al volverme hacia él se puso a parpadear y musitó que lo sentía. Le dije que no importaba. Mi rostro recién afeitado contrastaba con su cara soñolienta. Luego dijo: buenos días camarada Chen, y se marchó. Me quedé un instante escuchando sus apresurados pasos sobre el camino. Jueves. Por la mañana estuvo conmigo el médico. Me preguntó cómo me sentía. Le dije que escribía un diario. Dijo que hacía años que había leído mis diarios de juventud. Le dije que el diario que ahora llevaba no era para la imprenta. He escrito muchos diarios, le dije, la mayoría fruto del cansancio, muletas para mi creación literaria. Dijo que comprendía que los poetas escribiéramos mil palabras para librar una. Le dije que en mi diario actual se libraba algo más y se rió sin comprender. Viernes. Hoy ha habido ajetreo en la aldea. Por la tarde un grupo de hombres y mujeres salió hacia el bosque que colinda con la Granja; el resto del pueblo se reunió en la biblioteca y partieron después en dirección a las escarpadas. Temí que fuera el único habitante que quedara en la aldea. Me vi a mí mismo, solo en la casa y luego vi la casa confundida entre las otras casas vacías. En la perspectiva había algo que iba mal. Salí al jardín a fumarme un cigarrillo y a pensar; en la casa de enfrente se abrió una ventana y una anciana a quien nunca antes había visto me sonrió. Permanecí allí bastante rato; observé que las plantas crecían con inusitado vigor; al final del camino un perro jugaba solo. Entrada la noche comenzaron a regresar los aldeanos. Casi nadie hablaba, a excepción de los niños que parecían alegres y excitados. Jueves. Por el camino principal de la aldea vi venir al comisario político acompañado de tres niños. Los niños conversaban entre ellos y de vez en cuando le dirigían la palabra al comisario. Pensé que iban a la Granja. Camarada Chen, sonrió el comisario al llegar a la casa, pero sin entrar, estos alumnos tienen que escribir una composición sobre tus libros, explicó: sé amable con ellos.
Camarada, dijo uno de los niños, nuestro trabajo de literatura de este mes versará sobre ti. Les dije que me halagaban, cuidándome mucho de preguntarles si había sido idea de ellos o de la maestra. Parecían unos niños muy serios. El comisario se marchó enseguida. Mientras mis huéspedes se acomodaban en el cuarto me asomé a la ventana y lo vi alejarse por el camino del pantano, la cabeza inclinada como si tuviera sobre sí un gran problema. El gris del cielo parecía enfermizo, veteado de blanco, con fosforescencias apagadas en la línea del horizonte.

Martes. Una curiosa criatura parecida a una vaca gigante pero que posee un pico de pato ha sido vista repetidas veces desde el mes de agosto en un lago volcánico cerca de la frontera con Corea. Algunos trabajadores temporeros la han podido observar a 40 metros de donde se hallaba, aunque no se sabe si es una especie acuática o anfibia, cómo vive ni por qué este raro ser no ha sido visto antes del citado mes. Miércoles. Vino a visitarme la maestra. Es una muchacha de unos 20 años. Parece frágil, pero sus ojos son fuertes y mira de una manera decidida. Hablamos poco. Los niños, la escuela, la biblioteca. Dijo que era un honor para ellos que yo viviera una temporada aquí. Le dije que estaba en la aldea por prescripción médica y luego añadí que había sufrido un trastorno nervioso considerable, que había estado internado un mes en el Hospital Militar de Nanning y que finalmente los médicos y mis superiores habían llegado a la conclusión que lo mejor para mi salud era pasar un par de meses en el campo, sin hacer nada. Dijo que ya lo sabía y que confiaba que me recuperara pronto. Luego propuso dar un paseo. Al levantarnos tuve la sensación imperceptible pero clara que estaba angustiada. Caminamos hasta una loma desde la que se divisaba la Granja. De pronto sentí deseos de volver, de estar solo. Le dije que prefería volver, que estaba cansado. Es normal, dijo ella. De vuelta a casa permanecí hasta tarde recortando noticias de diferentes periódicos. Jueves. Wan. Un niño de 11 años de edad puede ver con sus ojos, como si fueran rayos X, el corazón, los pulmones y cualquier órgano interno del ser humano. Su nombre es Shie Zo Hue, vive en la ciudad de Wan, en la provincia de Guizho, y su caso ha sido examinado por la Academia de Medicina de la provincia de Hubel. El niño puede ver, por ejemplo, en qué posición se encuentra el feto de una madre embarazada y en una ocasión adelantó que había visto mellizos en el seno de una mujer y el resultado se pudo comprobar poco después. Un grupo de investigadores científicos se ha servido del niño para hacer radiografías que serían difíciles o peligrosas por otros métodos. Shie Zo ya ha examinado en los últimos meses a 105 pacientes. Martes. La maestra me invitó a cenar. Al llegar a su casa encontré a cinco personas de las que sólo conocía al comisario político y al muchacho que baja a la ciudad tres veces a la semana en la camioneta del pueblo. Fui recibido con efusivas muestras de alegría. Durante la comida hablaron de cuestiones agrícolas. Uno de los comensales, una campesina de la Granja, dijo repetidas veces “se inunda el valle“. No supe, pese a la atención que presté a su conversación, a qué se refería. Después de la comida la maestra me llevó aparte; salimos al jardín y me preguntó qué pensaba de la guerra. Permanecí callado, estudiándola; sus ojos estaban llenos de lágrimas. Detrás de ella las colinas eran una mancha negra debajo de la luna creciente, pero al mismo tiempo era una mancha móvil, inestable. De improviso sentí que no estábamos solos: los otros se habían asomado a la ventana y desde allí nos miraban con sonrisas heladas que se aproximaban demasiado a la piedad. Martes. Me desperté a las cuatro de la mañana, sudando y con fiebre. Salí a caminar, la aldea estaba dormida y sólo se escuchaba el ladrido de un perro por el camino de la Granja. Me dirigí a la biblioteca; ésta tenía la puerta cerrada pero sin llave, como parecía ser costumbre. Encendí una pequeña lámpara, busqué papel y lápiz y me puse a escribir. Al cabo de una hora tenía sueño, pero permanecí un rato más hasta terminar el bosquejo de mi informe. Después apagué la luz, dejé todo tal como lo había encontrado y regresé a casa. Dormí hasta las nueve de la mañana. Me despertó el muchacho que regresaba de la ciudad para entregarme los periódicos.

Domingo. Pekín. Tres personas murieron pisoteadas por la multitud y otras diez resultaron heridas al final de un festival de música moderna celebrado en Pekín hace dos días con motivo de la “Fiesta de la Luna“. Hoy se reveló que la empresa encargada del parque de Beihai, donde se celebró el festival, cometió graves irregularidades que propiciaron el accidente. El recinto estaba preparado para recibir 25.000 personas, pero la administración del parque vendió exactamente hasta 50.240 entradas e invitó a otras personas, hasta completar la cifra de 60.000. Domingo. Hoy me encontré con la maestra. Era mediodía y yo estaba desde muy temprano leyendo en un claro del bosque cuando ella apareció precedida por unos cuarenta niños. Se sentó conmigo -en el claro hay bancos de madera construidos por los aldeanos- mientras sus alumnos se dedicaban a buscar hojas y musgo. Parecía cansada. Me preguntó qué leía. Se lo dije; luego permanecimos en silencio, ella evitaba mirarme. De pronto, sin levantar la vista, me preguntó cómo era la guerra. Es muy dura, le dije. Muere gente. Cuando me miró comprendí que estaba agradecida por lo que había dicho. Volvimos juntos, entre la algarabía de los niños, yo sin comprender nada. Al llegar a la puerta de mi casa nos despedimos. Sonreía, algunos pelos se le habían pegado en la frente. Me quedé inmóvil hasta que la vi desaparecer, primero las piernas, luego la cintura, los hombros, la cabeza. Sábado. Es de noche. Desde mi ventana veo los fuegos en las escarpadas. Me pregunto quiénes son los carboneros, de qué aldea, y a manera de respuesta imagino una planicie blanca. La maestra tuvo un comportamiento extraño esta tarde. Yo daba un paseo en bicicleta y ella venía con un grupo de gente por el camino del pantano. Al llegar junto a ellos algunos campesinos me advirtieron que no siguiera, que el camino era peligroso para andar en bicicleta. Les pregunté de dónde venían. Contestaron que del maizal que hay junto al pantano. Les pregunté si eso era posible, cultivar maíz junto a un pantano y dijeron que sí. Mientras hablábamos la maestra rehuyó mi mirada y al decidirme a volver con ellos se retrasó intencionadamente del grupo junto con otras dos muchachas. Al cabo de un rato de caminar volví la cabeza y en el otro extremo sólo vi dos siluetas. Iba a preguntar a los otros dónde estaba la maestra cuando observé que uno de los campesinos llevaba guantes. Este descubrimiento me trastornó hasta el punto de impedirme decir nada más durante el resto del trayecto. Ahora es de noche y tal vez un día de estos me decida a visitar las escarpadas. Los fuegos son minúsculos. En ocasiones, sin embargo, su brillo es cegador. Lunes. En la Granja todo el mundo estaba trabajando menos el muchacho de la camioneta. Me senté junto a él en el galpón y le ofrecí cigarrillos. Al terminar de fumar dijo que esta tarde iría a la ciudad, por si tenía algún encargo que hacerle aparte de los periódicos que me envían de Nanning. Le dije que no necesitaba nada. De acuerdo, dijo, un verdadero revolucionario es aquel que puede abastecerse en la cooperativa de su propio pueblo. Lo dijo sonriente, con algo de burla. Le respondí que este no era mi pueblo. Eso tiene mayor mérito, dijo. Me hubiera gustado sonreír pero no lo hice. Después de un rato me preguntó si sabía qué árboles eran los que crecían junto a la cerca. Le dije que eran almendros. Me miró con una sonrisa radiante y después me dijo que sí, en efecto eran almendros. Por un instante quedé desconcertado, luego sostuve con calma su mirada hasta que desvió los ojos. Alguien hizo sonar una taza de latón y escuché una voz detrás de mí que decía son las diez de la mañana.

Jueves. Algunos científicos se han instalado en la zona atraídos por el fenómeno y un campesino llamado Lai Jui Hua la describió en los siguientes términos: “Tiene la boca como la de un pato y la cabeza como la de una vaca, pero mucho más grande. El cuerpo también es enorme y se mueve dentro del agua provocando unas olas similares a las que producen las barcas”. He despertado con fiebre. Durante mucho rato he permanecido sentado en la cama, los ojos fijos en un punto de la pared, intentando no pensar en nada. Por el tórax me corrían hilos de sudor y sentía las tetillas frías como si me hubieran aplicado hielo. Martes. Tengo fiebre, sin embargo procuro quitarle importancia. Mientras escribía, el comisario ha venido a invitarme a una reunión de carácter político que se celebrará después de una comida campestre. Le he preguntado, un tanto molesto por haber sido interrumpido, si en esta aldea solían celebrar las reuniones después de comer en el campo. Ha titubeado y después me ha dicho que sí. Una curiosa costumbre, murmuré, y él me ha confesado que desde antes de la Revolución Cultural lo hacían así. No me he comprometido a nada y al irse el comisario he seguido escribiendo. Jueves. Han venido a visitarme dos mandos militares de la ciudad. Eran jóvenes y estaban nerviosos. Les rogué que se sentaran y me excusé de no tener nada que ofrecerles. Ellos sacaron una botella de vino y una de aguardiente que traían de regalo. Abrimos la botella de aguardiente; me trataron con deferencia y demostraron haber leído mis poemas. Uno de ellos también escribía y parecía tener talento a juzgar por los versos que recitó. De pronto me di cuenta que había olvidado quitar los recortes de periódico de la mesa e inevitablemente éstos atrajeron su atención. ¿Qué significado tiene esto?, preguntaron sonriendo. No lo sé, dije, son noticias que recorto. No insistieron y al cabo de un rato hablábamos de otras cosas. Jueves. Por la noche, antes de dormirme, saco por unos instantes los recortes y los alineo sobre la mesa. Luego me siento delante de ellos y los contemplo. Escucho apenas el vehículo de los militares que vuelven a Nanning. “El Youjiang va crecido este año”, dijo uno de ellos al despedirse. ¿Qué significado tiene esto, en realidad? El monstruo tiene pico de pato, leo. Esto no puede asombrarme ni maravillarme, sin embargo intuyo que detrás de estas palabras hay algo que puede provocarme una emoción aún mayor. Por momentos tengo la certeza de encontrarme sobre la pista, por momentos creo que sólo estoy enfermo.

Martes. Wu Yunquing, de 142 años de edad, residente en Quinghuabian, provincia de Shaanxi, pasea en bicicleta por las calles de su ciudad natal. Para Wu, el secreto de su longevidad radica en su optimismo, el ejercicio físico y una forma de vida moderada. Según él, esta moderación incluye cuatro o cinco horas diarias de sueño y, a ser posible, sentado. Recorto también la foto: en ella aparece un anciano de barba blanca, montado sobre una bicicleta, observando la cámara fotográfica. Miércoles. He asistido a la comida campestre y luego a la reunión. La comida fue abundante, hubo vino y muchos brindis. Después hubo dos oradores, el comisario político y una campesina que trabaja en la Granja. La charla de esta última fue curiosa, la traía escrita y tenía por título “¿Qué hacer cuando la lluvia nos sorprende en el camino?” A medio discurso, plagado de lugares comunes, de reiteraciones y descripciones minuciosas de herramientas y ropas de trabajo, me dormí apoyado sobre el tronco caído de un árbol. En determinado momento, a mi sueño llega su voz que dice que la persona que se viera asaltada por la lluvia debía cavar un hoyo, meterse dentro y luego cubrirse de tierra. Desperté sobresaltado. Nadie me observaba salvo el comisario político; su rostro era una extraña mezcla de ironía y miedo. Cuando la campesina finalizó su discurso esperó a que yo aplaudiera para hacerlo él. Jueves. Sobre los incidentes del parque Beihai: El jefe de seguridad de la zona había advertido a los responsables del parque que vender más entradas de las autorizadas podría provocar desórdenes…Algunas canciones de la última moda interpretadas en inglés provocaron fuerte emoción en el público juvenil… Los espectadores salieron del recinto atropelladamente y alrededor de 60 personas fueron pisoteadas…Entre los diez heridos, cuatro se encuentran graves. Jueves. El militar más joven, el poeta, dijo que la realidad era la cultura. Yo miraba por la ventana el movimiento apenas perceptible de la aldea. Por la calle principal se alejaban dos niños llevando algo entre los brazos; por el otro extremo venían dos mujeres arrastrando una carretilla; hablaban en voz alta, se reían. El otro oficial dijo algo acerca de armas bacteriológicas. No le presté atención, sólo recuerdo haber asentido mientras un ligero corrimiento, allá lejos, en las escarpadas, cautivaba mi interés. Fue algo así como si empujaran hacia un lado el paisaje y metieran en el hueco otro exactamente igual, pero nuevo. Por la noche fui a la casa del comisario. Vive con su mujer y cinco hijos, todos menores de diez años. Le pregunté qué clase de asamblea había sido la de ayer. Su mujer me miró como si los hubiera amenazado de muerte. El comisario dijo que no había sido una asamblea sino una fiesta. Al recordarle que por la tarde todos habían trabajado, añadió que se trataba de una fiesta menor. La tradición, dijo, es celebrarla durante media jornada, con una comida colectiva. Viernes. A las doce de la noche, cuando terminaba de leer un libro de divulgación científica y me disponía a revisar mis recortes de periódico, llamaron a la puerta. Permanecí sentado, quieto, no quise responder. Volvieron a llamar, muy débil, como si no quisieran molestar. Recuerdo haber cerrado los ojos, haber deseado que quienquiera que fuese creyera que no estaba, aunque la luz encendida me delataba. Después la puerta hizo un sonido de alambre al abrirse y unos pasitos menudos se deslizaron hasta detenerse a pocos metros de donde yo me hallaba. Abrí los ojos: la maestra apagó la luz y se desnudó sin decir una palabra. A tientas, guardé los recortes, dejé la carpeta sobre la mesa, descorrí la cortina, me dirigí con cuidado hacia el lecho. Sus senos eran pequeños y anchos y sollozó mientras la penetraba. Después estuvimos abrazados en la oscuridad hablando de cosas sencillas, los problemas de la escuela, la biblioteca -insistió en saber mi opinión sobre ésta-, los niños, la Granja, los carboneros que trabajaban de noche. Al llegar a este punto le pregunté por qué trabajaban de noche y no supo responderme.

Viernes. El muchacho de la camioneta llega a las ocho de la noche de Wuming. Me acerco a él para que me entregue los periódicos. Su semblante está pálido y demacrado. Con una sonrisa me dice que está enfermo. Le pregunto si ha ido al médico y dice que sí. Tiene diarrea y fiebre. Le digo que no debería conducir en ese estado. Responde que ahora se irá a la cama, apenas deje de conversar conmigo. Por la noche trabajo en la biblioteca hasta la una de la mañana. Al salir tengo la sensación de que el pueblo está vacío. A medida que camino la sensación se hace más intensa, así como el deseo de entrar en algunas casas y comprobarlo. Sin embargo, soy capaz de controlarme, de llegar hasta mi casa, de desnudarme, de pensar. Sábado. Durante la mañana revisé los recortes. El niño de Wan, el monstruo del lago, el anciano que pasea en bicicleta, los incidentes del parque de Beihai. ¿Qué tienen en común estas noticias? He recortado otras, pero las recurrentes, las que vuelven a mi memoria como señales rojas, sólo son estas cuatro. Jueves. El oficial habló de armas bacteriológicas. Le pregunté a qué clase de armas se refería. Al mirarme, su rostro se desdibujó como si una niebla azul lo envolviera. Pensé: camarada, estás desapareciendo.
Viernes. Debo mantenerme firme. Por la mañana vino a visitarme el médico. Su marcha coincidió con la llegada de la maestra. Escuché cómo se saludaban en la puerta y luego un largo silencio donde acomodé ambos rostros, inexpresivos, débiles. Al llegar a la habitación la maestra dijo que me encontraba bien. Le pregunté por qué creía eso. Respondió que el medico había dicho que mi salud era buena; además, ella sabía que escribía a diario, un excelente síntoma. Sábado. Por la tarde un primer grupo de aldeanos salió por el camino de la Granja. Poco después salió otro grupo por el camino de las escarpadas y el pueblo quedó prácticamente vacío. Esta vez quise saber adónde iban y decidí seguir al segundo grupo, por lo que cogí una bicicleta que alguien había dejado junto a la cooperativa y pedaleé en dirección a las escarpadas. Al llegar al primer recodo comprendí que no les daría alcance: en algún momento habían abandonado el camino y ahora, para alcanzarlos, debía volver atrás y encontrar el punto por el que se habían desviado. Me pareció inútil y regresé a la aldea. Al pasar por mi casa la anciana que vive enfrente abrió la ventana y sacó la cabeza como si intentara atrapar algo con la boca. Supe, recién entonces, que era ciega. Dejé la bicicleta adonde la había tomado y volví andando.

Lunes. El volcán hizo erupción tres veces entre 1597 y 1702 y las repetidas lluvias y la nieve convirtieron su cráter en un lago de 10 kilómetros cuadrados y 373 metros de profundidad. Según han manifestado los trabajadores que conocen la zona, la abundancia de microorganismos en el lago puede muy bien ser la causa de que en él vivan animales acuáticos. Las plantas del jardín dan la impresión de una inmovilidad perfecta. Pensé en la bicicleta de Wu Yunquing, en su barba blanca, casi postiza. Nacido en 1838. El día está cargado de nubes oscuras, hace calor. Por un momento he creído que los recortes se proyectaban sobre las escarpadas. He cerrado los ojos; la imagen ha tardado en diluirse. Algunas personas afirman que Shie Zo habitualmente ve a todas las personas desnudas debido a la fuerza de sus ojos. De pronto comienza a llover y sé entonces que soy el único que presta atención a lo que está ocurriendo. Esto puede ser el fin, pienso. Entonces la lluvia cesa. Lunes. Nunca podré establecer una relación entre los recortes; ¿de qué manera se prolonga la extraña criatura del lago con los disturbios del parque Beihai?¿En qué medida el portento visual del niño de Wan es el de la misma naturaleza que da la larga vida de WuYunquing? Sólo sé que suceden cosas extraordinarias. Mientras el militar más joven recitaba algo de Mao Dun observé que la vida en la aldea era idéntica a sí misma. La maestra salía de la escuela rodeada de niños y miraba en dirección a mi casa, sin verme. La camioneta de la aldea permanecía aparcada junto a la cooperativa. Más lejos jugaban dos cachorros de perro, y un niño, con una pala en la mano, los observaba. El color del cielo nuevamente era gris y por el lado de las escarpadas exhibía unas franjas fosforescentes, repugnantes, como si esa parte del cielo estuviera leprosa. Sin perder la sangre fría corrí hacia el patio trasero y vomité. Sentía una profunda piedad imprecisa. Los oficiales salieron en mi búsqueda e intentaron llevarme al baño, pero no lo permití. Me bastó mirarlos, con los labios aún manchados de bilis, para que no avanzaran un paso más. Después mentí: he perdido la costumbre de beber, dije. Lunes. No estoy enfermo. Mi nombre es conocido en las provincias de mi país. Tengo 45 años y desde los 15 sirvo en el ejército. He recibido múltiples condecoraciones. A los 25 años publiqué mi primer libro y desde entonces mi producción literaria ha sido ininterrumpida. Soy sano y fuerte, me he demostrado que puedo resistir el hambre y el dolor. Durante seis años residí en Vietnam donde fui consejero del ejército popular en la lucha contra los imperialistas y sus lacayos. Viví en Hoa Binh y Phat Diem; en 1971 fui herido en una aldea cercana a Phu Dien Chau y retorné a mi país. En 1979, durante el conflicto bélico chino-vietnamita, combatí contra mis antiguos aliados. Mi división estaba acuartelada en Jinxi y yo pertenecía al estado mayor. Al terminar la guerra fui destinado a Ningming, cerca de la frontera y, al poco tiempo enfermé. Estuve en el Hospital Militar de Nanning donde mi recuperación fue rápida; luego, por deseo de los médicos y con el beneplácito de mis superiores, fui enviado a esta aldea para descansar.

Viernes. Desde las cinco de la mañana hasta las doce he permanecido sentado en el suelo, desnudo, intentando pensar. Es difícil; a veces el cuerpo parece un agujero y todo lo demás, las ideas, las palabras, los descubrimientos, se asemejan a las joyas, hermosas pero innecesarias. Si tuviera tiempo, conjeturé, me gustaría trasladarme a Pekín e investigar a fondo los incidentes del parque Beihai. Una sola pregunta: ¿quiénes autorizaron la venta de entradas? ¿Y para qué? Esta segunda pregunta, por supuesto, podría contestarla si pudiera interpretar correctamente los recortes. Sábado. Salí por la mañana. Conseguí una bicicleta en el taller de la Granja y partí de inmediato. El muchacho de la camioneta me vio abandonar el pueblo y gritó algo inaudible. Me volví a mirarlo, no me detuve. Corrió un trecho detrás de mí pero al cabo de unos minutos abandonó; por el espejo retrovisor alcancé a ver que me decía adiós con los brazos. Pedaleé durante unas tres horas en dirección a las escarpadas y me detuve a descansar. Estaba empapado de transpiración pero me sentía bien. La bicicleta era vieja y tenía el cuadro oxidado, pero aguantaría; era pesada y resistente, de las construidas hace mucho. A mediodía llegué a una colina escasa de vegetación desde donde vislumbré una aldea. Saqué los prismáticos y enfoqué las calles durante un rato. Ni una sola persona, ni un solo movimiento. Un kilómetro más adelante el camino se bifurcaba. Una senda, casi techada por el bosque, llevaba a la aldea; la otra seguía hacia las escarpadas. Noté la ausencia de sonidos, la quietud que parecía colgar de las ramas más altas de los árboles. Pensé textualmente: la quietud cuelga de una rama, y tuve un acceso de desmayo. Me sostuve, perplejo, como si estuviera en un bosque de adivinanzas y no debiera perder el buen juicio. Al cabo volví a montar en la bicicleta y me alejé en dirección a las escarpadas.

Martes. La maestra vino a mediodía. Traía composiciones que sus alumnos habían realizado sobre mi literatura. Me las extendió, sonriendo, y esperó a que las leyera. ¿Qué te parecen? Camarada, le dije, me dan ganas de llorar. Pues llora, dijo ella. Nos desnudamos e hicimos el amor. Después ella dijo riendo que nunca lo había hecho a esa hora. Por el marco de la ventana vi un cielo gris, de un brillo opaco, y pensé que era extraño que no me estremeciera. Martes. Al caer la noche la maestra volvió a casa. Comimos juntos, lavamos los platos, nos sentamos a trabajar en la misma mesa; ella preparaba sus clases y yo escribía los últimos párrafos de mi informe. En el silencio de la medianoche escuché pasos de gente que iban a la casa vecina. Le pregunté qué ocurría. Dijo que la anciana ciega estaba enferma. A los pocos minutos el silencio se había restablecido. ¿Era el médico?, pregunté. No, dijo, el médico vive en Wuming, era gente del pueblo. Me acosté pensando en la vieja. Por el hueco de la cortina veía a la maestra inclinada sobre la mesa. Cerré los ojos y sonreí, los niños habían escrito “optimismo y confianza en el futuro”. Intenté recordar, ignoro por qué razón , el rostro del joven oficial y poeta, y en su lugar aparecieron las siluetas de los niños que rodeaban al comisario político al final del camino. Cuando la maestra vino a la cama me había dormido. Temblaba, me contó ella al día siguiente. Me sentía feliz. Viernes. Me desperté a las seis de la mañana. Le dije a la maestra que no debería haber sido fácil para los aldeanos mi estancia aquí. Me miró sorprendida. No, dijo, los campesinos son generosos. Sólo temían que no te sintieras bien. Me siento bien, le dije. Antes de marcharse me acarició una mano. No me moví de la puerta hasta que la vi desaparecer por una calle lateral. Por todas partes se veía gente trabajando. Salí al patio trasero y me bañé con baldes de agua fría. Sentí deseos de cantar. Por supuesto, no lo hice.

Sábado. A las seis de la tarde avisté otra aldea. Desde un árbol estuve observando el pueblo con los mismos resultados que en el anterior. Era curioso, a mi derecha crecía un rumor de río, como si el Youjiang se hubiera salido de madre, aunque yo sabía que el Youjiang estaba por lo menos a 25 kilómetros a mi izquierda. El calor era insoportable y presagiaba tormenta. Esta vez resultaba inevitable pasar por el pueblo, a menos que lo rodeara, pero en este caso tenía que abandonar la bicicleta. Entré lentamente, a vuelta de rueda, temeroso de perturbar el silencio reinante. Cuando dejaba atrás la primera casa comenzó a llover. Casi al instante el agua formó una cortina tan densa que impedía cualquier atisbo de visibilidad. Dejé la bicicleta apoyada junto a un bebedero y entré corriendo en la vivienda más cercana. No fue necesario tocar, la puerta estaba abierta y un sólo vistazo me bastó para comprender que allí no vivía nadie. Cuando la lluvia amainó penetré en las otras casas: todas estaban vacías desde hacía mucho. Me senté en el suelo, bajo el alero de una de las chozas, y esperé. Había anochecido cuando decidí seguir adelante. Al ir a buscar la bicicleta observé que en las escarpadas ya estaban las primeras fogatas de los carboneros. ¿Carboneros en la provincia de Kuangsi?, ¿después de la lluvia? Saqué los prismáticos y enfoqué hacia arriba. Los fuegos apenas parpadeaban. Me sentía afiebrado, no obstante seguí. Sábado. Dos kilómetros más adelante el camino terminaba junto a un pozo. Alrededor del pozo habían limpiado una especie de explanada y en ambos lados habían bancas de madera, enmohecidas, con respaldos labrados con motivos florales. Me senté en la de la izquierda. Sabía que a mis espaldas los fuegos crepitaban aunque no pudiera oírlos. El rumor sordo del río se imponía a cualquier otro sonido.

Domingo. La tonalidad del cielo es la misma de ayer y de los días pasados. Por la mañana estuve sentado en el jardín, con un libro en las rodillas, mientras los campesinos marchaban a trabajar a la Granja o al pantano y horas después volvían de la Granja y el pantano y se saludaban al encontrarse o se detenían a hablar. A las cinco de la tarde vino puntual el muchacho de la camioneta a entregarme el paquete de periódicos. Cuando ya se iba le pregunté si se había recuperado; me miró sonriendo, sin entender. ¿Estás sano, ahora?, le grité.¡Sí!, dijo, y la camioneta se alejó camino abajo. Domingo. No he abierto el paquete de periódicos. Sé que encontraría noticias que recortar y ya no importa. Alguien se encargará de quemar los recortes que he guardado y mi diario. Tal vez alguien se adelante y no permita que eso suceda. Sospecho que ambas posibilidades tienen más de algo en común. Lunes. Me disponía a dar un paseo cuando llegó el comisario. Le dije que quería caminar, que si a él no le molestaba podíamos dar un paseo juntos. Aceptó encantado. Tomamos el camino de la Granja hasta llegar al bosque. Dígame, le pregunté, cómo se llama esta bosque. El comisario sonrió con timidez. No tiene nombre, dijo. Nos sentamos a hablar en el claro. La conversación fue parca. El comisario miraba beatíficamente las ramitas esparcidas en la tierra mientras yo buscaba las ramas más altas, los pedazos inseguros de cielo. Casi un símbolo, medité. Al anochecer volvimos a paso lento a la aldea. Lunes. Me asomé a la ventana de la casa vecina. La oscuridad no era total y pude ver a la anciana sentada en una silla mientras un niño vigilaba la sartén sobre un hornillo de leña. Buenas noches, dije, me alegra verla repuesta. ¿Quién es?, dijo la anciana. El niño miró sonriendo y después siguió atento a lo que cocinaba. Mi nombre es Chen Huo Deng, dije. Ah, el soldado, suspiró ella. Soy una vieja asmática pero no puedo morirme todavía. Eso está bien, dije. Lunes. Sobre la mesa he dejado en orden todo cuanto he escrito estos días. Aquí está mi informe atrasado y cinco poemas. Sobre la mesa quedará asimismo este diario. No oculto nada. (Además, sería inútil.) Junto a mis papeles he dejado una breve nota señalando que éstos deben ser entregados al estado mayor del ejército, en Nanning. La casa, que tan amablemente me fuera prestada por el comité del partido de esta aldea, la devuelvo en las mismas condiciones en que me fue cedida. Por lo demás, todo lo que tengo es del Ejército. Ahora saldré a caminar, ya ha pasado medianoche, hasta llegar al bosque. Espero tener la paciencia de buscar una rama alta y resistente, escondida en el follaje, y colgarme.

* * * * * * * * * * *

Tercer Accesit del I Premio Alfambra de Cuentos, Patrocinado por el Ayuntamiento de Valencia, 1983. Editorial Prometeo.

Cuento obtenido de la página web: http://foro.elaleph.com/viewtopic.php?p=587911

septiembre 27, 2009

Perdón por intolerarlos: los descuentos y la soberbia (3/3)

Perdón por intolerarlos
Los descuentos y la soberbia (3/3)

Inútil desmostración de "músculo" . Foto : Hugo Gómez/La Jornada Aguascalientes


La astucia con que Luis Armando Reynoso Femat logró encubrir el asalto a la nómina de la burocracia estatal es sólo una más de las cuentas en el largo collar de injusticias que caracterizan su paso por el gobierno estatal. No deja de llamar la atención cómo la rapacería y la falta de imaginación, es decir, la ambición y una capacidad limitadísima para gobernar, pueden seguir a pesar del descontento que provocan.

Una de las claves para que el gobernador pueda seguir llevando al límite a la ciudadanía, es el mecanismo perverso de complicidad en que se desvanecen los malos actos de gobierno, que tiene como centro el silencio.

Silencio por parte de todos los miembros del gabinete ante los excesos o las injusticias, ya sea porque reciben los beneficios de pertenecer al círculo íntimo del gobernador o bien porque están más preocupados en su propia carrera política; a los trabajadores del gobierno estatal no se les puede pedir que se manifiesten porque corren el riesgo de perder su fuente de ingreso, no sólo eso, además quedar estigmatizados, con la posibilidad de nunca más encontrar trabajo en dependencia alguna pues quedan marcados como revoltosos, por decir lo menos, ¿cuántos en esta administración no pueden si quiera acercarse a las oficinas de gobierno por haber levantado una demanda?, ¿cómo pedirle a quien sea que se arriesgue?.

Una vez impuestos las vacaciones forzadas, en diferentes dependencias se organizaron grupos para ir a quejarse a los medios, sin embargo, los intentos no prosperaron, un caso: cinco mujeres acudieron a una estación de radio, el locutor les preguntó si estaban dispuestas a llegar al final, les expuso algunas de las consecuencias de su denuncia, de todas, sólo una se animó, ¿razones?, a diferencia de sus compañeras, es soltera, no tiene hijos, vive en casa de sus padres y cuenta con otro empleo, esas son sus ventajas, esas las particularidades que le permiten arriesgarse, sin embargo, al final sabría que tendría que vérselas solas en contra del aparato de comunicación, que es efectivísimo para apagar las quejas. ¿A quién recurrir?, ¿a los líderes agachones que gustan del golf o son buenos para la declaración de ocho columnas pero no para defender los derechos de sus agremiados?

Como opción de defensa ante los abusos los trabajadores tienen a sus representantes populares. No, esos tampoco sirven. Una vez que el gobernador anunció la “especie de paros técnicos”, la respuesta de los diputados locales fue salir a declarar que por las medidas adoptadas por el Poder Ejecutivo, el Congreso del Estado estaba considerando reducir el salario de los legisladores. El 29 de agosto, el presidente del Comité de Administración del Poder Legislativo, Tagosam Salazar Imamura López, declaró que seguían considerando la medida “como un gesto de solidaridad” con los burócratas. Hace unos días el diputado Jesús Martínez me indicó que él lo propuso antes que nadie… El ofrecimiento sigue sin concretarse en medida alguna, a los trabajadores a los que les descuentan su salario no requieren de gestos solidarios, no les sirve de nada la pantomima mediática con la que politiquitos creen ganar puntos en la encuesta de preferencias. Incluso si los diputados se redujeran el sueldo (que no harían mal en hacerlo), quedaría pendiente reparar el robo que sufren los trabajadores de la administración estatal.

Así que mientras los diputados locales siguen considerando qué podrían hacer, pasa el tiempo y siguen los descuentos. ¿Qué les resta a los burócratas? Pareciera que nada, seguirán siendo esquilmados.

Mientras los descuentos se aplican, al tiempo que no se cuestiona que las vacaciones obligatorias necesariamente tendrán un efecto negativo en la administración, gran parte del tiempo mediático se dedica a las escaramuzas de los pretendientes a gobernador, por sus declaraciones a los medios, por las inútiles y costosas demostraciones de fuerza, pareciera que las elecciones fueran mañana.

Bien se podría cuestionar a los pretendientes a gobernar Aguascalientes porqué no hacer, desde ahora, algo por aquellos con quienes van a trabajar. Sí, cuando cambie la administración serán despedidos secretarios, directores, los “jefes”, pero en el gobierno tendrán que trabajar con una amplia base de trabajadores a los que ahora despojan de su salario.

No se necesita de un grupo de asesores ni de encuestas para contabilizar los beneficios que le traería al candidato o candidata, defender desde este momento los derechos del personal que tendrá a su cargo. Ante la nulidad de los diputados locales, ¿cuánto rendiría políticamente proponer el reembolso de su salario a los trabajadores a cambio de, por ejemplo, una negociación con Banorte?, demostrar la capacidad de gobierno y el interés por los trabajadores mucho antes de las elecciones sería mucho más redituables que lonas gigantescas con el rostro del aspirante.

A Carlos Lozano (bueno, él cree que puede ser gobernador) no se le puede pedir nada a favor de los burócratas, nada en contra de Luis Armando Reynoso Femat, pues más tardaron en implantar los descuentos que el priista en salir a declarar que estaba de acuerdo con las “dolorosas” prácticas de austeridad que ayudan a ahorrar 30 millones.

El senador Rubén Camarillo, enemigo en papel de este gobierno, el mismo día que los diputados prometieron algún día meditar sobre sus sueldos, envió una carta al gobernador en la que le pedía reconsiderar las medidas impuestas por la Secretaría de Gestión e Innovación. De inmediato desde la oficina de comunicación social estatal lo descalificaron, en esos casos sí aplica la pronta respuesta, lo reprobaron de tal forma que no mereció la respuesta del gobernador, ni siquiera la de la coordinadora de comunicación, si todo son señales, el mensaje fue: que le conteste un director, para subrayar la consideración que le tenemos. El asunto quedó en si Camarillo andaba o no por los pasillos de palacio de gobierno en espera de audiencia. Aquí tiene una oportunidad de hacer algo que muestre su capacidad como gobernante.

De Raúl Cuadra, ni hablar, el recién estrenado legislador está demasiado ocupado en vivir a la sombra del gobernador. Pretendientes a la silla sobran, espacio de esta colaboración no, las últimas líneas sean entonces para Lorena Martínez, quien gusta de presumir el apoyo de la dirigencia nacional y realizar multitudinarias muestras de apoyo a su candidatura, aquí tiene una oportunidad de hacer algo por aquellos que, de llegar al gobierno, trabajarán por usted, ¿qué espera?




Publicado en La Jornada Aguascalientes (27/09/09)

septiembre 26, 2009

guardagujas especial Feria del Libro

El día de hoy, acompaña a la edición impresa de La Jornada Aguascalientes, el número especial de guardagujas dedicado al programa de la Feria del Libro de Aguascalientes



El domingo, La Jornada Aguascalientes y el Instituto Cultural regalarán ejemplares de este programa comentado en el Museo Descubre.

septiembre 24, 2009

Feria del Libro de Aguascalientes


del sábado 25 de septiembre al domingo 4 de octubre
Museo Descubre

PROGRAMA GENERAL



SÁBADO 26 DE SEPTIEMBRE


12:00 hrs. INAUGURACIÓN (Lobby del Museo Descubre).


13:00 hrs. Conferencia Magistral / Benjamín Valdivia / Auditorio Anita Brenner.

Benjamín Valdivia: es Miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua y de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Cuenta con estudios de doctorado en Filosofía (UNAM), en Educación (UG) y en Humanidades y Artes (UAZ). Es profesor en la Universidad de Guanajuato, en la que es uno de los siete miembros del Colegio Directivo y mantiene desde 1998 el Seminario de Estética y Filosofía del Arte. Ha desempeñado labores en universidades de Canadá, Estados Unidos y España. A la fecha funge como director académico del Centro de Estudios Cervantinos, A. C., y es presidente de la Red Cervantina Mundial. Entre otras instancias, ha sido becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Se han publicado obras suyas en los géneros de poesía, novela, cuento, teatro, ensayo y traducciones (del inglés, francés, portugués, italiano, alemán y latín) en diversos medios mexicanos y extranjeros. Su producción poética es extensa y ha recibido diversos reconocimientos internacionales y nacionales. En este género, su título más reciente es Hablar en lenguas (Azafrán y Cinabrio, 2006).


13:30 hrs. Concierto Didáctico / Conchertando / Grupo Semilla del tiempo / Foro Central Universo.


17:00 hrs. Lectura de obra / Daniel Sada / Presentan: Daniel Sada y Carlos Franco / Auditorio Anita Brenner.

Daniel Sada: narrador y poeta mexicano. Estudió la licenciatura en Periodismo en la Escuela Carlos Septién García. Ha dirigido varios talleres de poesía y narrativa en la ciudad de México y otras ciudades del país. Fue becario del Centro Mexicano de Escritores, del INBA-FONAPAS y del FONCA, y desde 1994 forma parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte (SNCA). Su obra ha sido calificada como barroca y tragicómica. Juan Villoro afirmó que Sada "renovó la novela mexicana con Porque parece mentira la verdad nunca se sabe". Y, de acuerdo con el chileno Roberto Bolaño: "Daniel Sada, sin duda, está escribiendo una de las obras más ambiciosas de nuestro español, parangonable únicamente con la obra de Lezama”. En noviembre de 2008 ganó el Premio Herralde de Novela por Casi nunca.


18:00 hrs. Presentación Editorial. En la búsqueda del lector infinito / Cristina Pizarro (Argentina) y Benjamin Valdivia / Auditorio Anita Brenner.

En este libro la autora aborda temáticas teóricas y ejemplos de su propia praxis con alumnos de profesorado. Se interroga acerca del acto de leer y escribir, la función del lector heterogéneo, el compromiso por la escritura y el misterio del lenguaje. Con referencia a una nueva mirada sobre la literatura infantil, sitúa “al lector crítico en un eslabón que une al texto” con el receptor. Su propuesta incorpora en el acto de la lectura la presencia lúdica, no sólo distractiva y consumista. El desarrollo de la teoría se ve enriquecido en forma permanente con el análisis concreto de textos, que permiten al lector esclarecer las premisas.


19:00 hrs. Presentación Editorial. Colección Primer Libro. / Edmundo Gutiérrez, Saeed Pezeshki, Juan Alberto Martín del Campo, Mariana Torres, Catalina Sánchez, Juan Francisco Pizarra y Gustavo Vázquez Lozano. / Auditorio Anita Brenner.

La colección Primer Libro se integra con la ópera prima de autores seleccionados por los trabajos recibidos a partir de la convocatoria PRIMERA OBRA en los géneros de cuento, poesía, ensayo, historieta, fotografía y cuento infantil ilustrado, que contienen propuestas frescas y de gran calidad.

Primer Libro impulsa la creación artística y promueve nuevas generaciones de escritores y artistas en Aguascalientes. En esta ocasión se presentan los siguientes títulos:

El rey avaro (Juan Alberto Martín del Campo Jiménez), Maniquíes (Edmundo Gutiérrez Martínez), El amor, el olvido, la muerte y otras sorpresas (Francisco Pizaña), La A. No recitar (Saeed Pezeshki) y Con alas de colores… (Mariana Torres Ruiz / Catalina Sánchez).


20:00 hrs. Concierto Inaugural / Grupo Doberman Blues / Foro central "Universo".



DOMINGO 27 DE SEPTIEMBRE


13:00 hrs. Presentación Editorial. Colección El celta miserable / José Luis Justes, Circe Vela, Ricardo Esquer y Mario Islasáinz / Auditorio Anita Brenner.

“Esta colección del Celta Miserable sólo tiene (inmersos obligadamente en este mundito que se vive al revés), el propósito de cumplir sueños de locos para convertirlos en realidad, reunir publicando uno a una a los y las cincuenta poetas que a nuestra consideración están, han estado y estarán sin temor a equivocarnos, trabajando a lo largo y ancho de nuestro país y más allá arduamente por y con la poesía, y sus poemas así lo demuestran, lo demás nos tiene sin el menor cuidado, es decir, nos importa que sean leídos, no más. De ahí que, a 18 años de haber surgido en esta lluviosa y surreal Orizaba, Veracruz la Editorial Letras de Pasto Verde, podemos gritar a pecho abierto sin perder un ápice de ánimo como desde los inicios: publicamos porque se nos continúan hinchando las ganas, aun y cuando ni el país y el mundo se enderecen”.


13:30 hrs. Espectáculo. Juguete escénico "Gritos y Sombrerazos" / Grupo Los Paparazzi / Foro Central "Universo".


16:00 hrs. Presentación Editorial. Revista Los perros del alba / Anuar Jalife Jacobo y David Ortiz / Auditorio Anita Brenner.

“Muchos se preguntarán ¿por qué hacer una revista literaria? Poco o nada es lo que sabemos, poco o nada lo que tenemos que decir, Los perros del alba no contiene ninguna respuesta, es una revista de dudad, de vacilaciones —un gran signo de interrogación debería aparecer en todas sus páginas—, eso conforma su carácter.

Cada nueva revista inaugura una historia dentro de la historia y una sociedad al interior de la sociedad. En este sentido Los perros del alba es una revista verdadera, tan verdadera como sus incertidumbres, porque sus vacilaciones no son otras que las de nuestra generación. Una generación impuntual, aún sin nombre, ausente del desfile histórico y literario”.


16:00 hrs. Espectáculo. Juguete escénico "Gritos y Sombrerazos" / Grupo Los Paparazzi / Foro Central "Universo".


17:00 hrs. Presentación Editorial. Coediciones ICA - Azafrán y Cinabrio / Benjamin Valdivia y Víctor Manuel González / Auditorio Anita Brenner.

La labor cultural de Benjamín Valdivia es indudable, no sólo como autor, si no también como promotor de la literatura. Azafrán y Cinabrio Ediciones es otra muestra valiosa de su incansable sed por hacer pública la obra poética de escritores que han sido reconocidos por su trayectoria como autores contemporáneos, algunos de ellos ganadores de premios tan importantes como el Poesía Aguascalientes, el Nacional Desiderio Macías Silva, entre otros. Es por esto que el Instituto Cultural de Aguascalientes se suma al esfuerzo de esta editorial para coeditar las voces poéticas de autores locales, regionales, nacionales e internacionales.


18:00 hrs. Presentación Editorial. La memoria verdadera / Francisco Martínez Farfán (autor) y Salvador Gallardo Topete / Auditorio Anita Brenner.

Con este título se da inicio a la Colección del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Aguascalientes.

La memoria verdadera es un esperado poemario del autor aguascalentense Francisco Martínez Farfán, reconocido por su amplia trayectoria no sólo como escritor, si no también como coordinador de algunos de los talleres literarios que se imparten en el Centro de Investigación y Estudios Literarios de Aguascalientes.


19:00 hrs. Lectura de poesía. Latinoamericana: voz de mujer / Cristina Pizarro, Coral Bracho, Claudia Santana y Rosa Luz de Luna / Auditorio Anita Brenner.


20:00 hrs., Espectáculo. Homenaje a lo efímero / Grupo Jade / Foro central "Universo".



LUNES 28 DE SEPTIEMBRE



9:00 hrs. Encuentro de niñas y niños escritores / Lectura de alumnos y alumnas / IMAX.


11:00 hrs. Encuentro de niñas y niños escritores / Presentación Editorial. Mi abuela tiene diez años / Elena Dreser (autora) y Mariana Torres / Auditorio Anita Brenner.

¿Se te había ocurrido que hay diferentes maneras de verlo todo? Aunque parezca complicado, las cosas no siempre son lo que aparentan; de tu forma de mirarlas depende lo que encuentres. ¿Cómo saber que más hay detrás de algo tan simple como una sonrisa o una canasta de frutas?

Si quieres enterarte de qué hablamos, adéntrate en esta historia y descubre el misterio de una abuela que sólo tiene diez años.


12:00 hrs. Espectáculo. Juguete escénico "Gritos y Sombrerazos" / Grupo Los Paparazzi / Foro Central "Universo".


14:00 hrs. Encuentro de niñas y niños escritores / Lectura de alumnos y alumnas / IMAX.


16:00 hrs. Espectáculo. Juguete escénico "Gritos y Sombrerazos" / Grupo Los Paparazzi / Foro Central "Universo".


17:00 hrs. X Seminario Aguascalientes por la lectura / Latinoamérica una puerta abierta a la lectura / ponente: Cristina Pizarro / IMAX.


17:00 hrs. Presentación Editorial. Las industrias culturales y el desarrollo de México / Ernesto Piedras (autor) y Jorge Álvarez Máynez / Auditorio Anita Brenner.

Se ha vuelto habitual que los procesos culturales sean ahora examinados en relación con inversiones, mercados y consumos. Se sitúa la creatividad de artistas y escritores, o la tarea de museos, medios y otras instituciones, en relación con los internacionales y la globalización. Pero, junto a los derechos económicos de las empresas hay que considerar los derechos culturales de los ciudadanos. En una época de industrialización de la cultura, estos derechos no se limitan a la protección del territorio, la lengua y la educación. El derecho a la cultura incluye lo que podemos llamar derechos conectivos, o sea el acceso a las industrias culturales y las comunicaciones.

En este libro, dos de nuestros principales analistas de medios y de las industrias culturales analizan, la nueva escena sociocultural y el crecimiento y desarrollo económicos basados en la cultura; además se incluye un dialogo entre ellos donde plantean diversos temas que el crecimiento de las industrias culturales trae aparejados.


19:00 hrs. Presentación Editorial. Cuarto de hotel / Coral Bracho (autora) y José Luis Justes / Auditorio Anita Brenner.

¿Qué cuarto? ¿Qué hotel? Se preguntara el lector de este libro. El cuarto es uno mismo; el cuarto es el mundo; es la memoria o la identidad; o es, en efecto un cuarto de hotel. Sea cual sea la respuesta, el libro es la alegoría de nuestra naturaleza pasajera y de la transitoria condición de un mundo reiteradamente bélico y en ruinas. Porque el temple enigmático de este libro sutil y poderoso, sus grandes y abiertas incógnitas permiten leerlo, casi, como una novela de misterios.

En este libro breve cabe todo, y quien quiera verlo se verá también a sí mismo en el espejo deformado de una percepción única en la poesía de nuestro tiempo. La obra de Coral Bracho ha seguido un itinerario singular y variadísimo con un timbre de voz reconocible y trasladado ya a muchas lenguas. Cuarto de hotel es un nuevo camino en esa búsqueda de una de las mejores poetas mexicanas.


19:30 hrs. Concierto de JAZZ / Quinteto de Jazz Siglo XXI (Nayarit) / II Encuentro de Jazz Centro - Occidente / Foro central "Universo".



MARTES 29 DE SEPTIEMBRE


12:00 hrs. Espectáculo. Lectura dramatizada / El principito / Grupo Lotería Teatro / Foro Abrapalabra.


16:00 hrs. Espectáculo. Lectura dramatizada / El principito / Grupo Lotería Teatro / Foro Abrapalabra.


17:00 hrs. X Seminario Aguascalientes por la lectura / Latinoamérica una puerta abierta a la lectura / ponente: Claudia Gaete / IMAX.


18:00 hrs. Encuentro de Revistas / Luvina, Código 06140, Replicante, Parteaguas / participan: José Israel Carranza, Ricardo Porrero, Rogelio Villarreal y Gustavo Vázquez / Auditorio Anita Brenner.

Como respuesta al exitoso primer encuentro, nuevamente se llevará a cabo la reunión de otras revistas culturales de propuesta innovadora. El objetivo es el intercambio de experiencias, la reflexión y el análisis en torno a los problemas, retos y desafíos que existen actualmente en torno a la edición de estas publicaciones.


19.30 hrs. Concierto de JAZZ / Sinthaxizz (San Luis Potosí) / II Encuentro de Jazz Centro - Occidente / Foro central "Universo".



MIÉRCOLES 30 DE SEPTIEMBRE


9:00 hrs. Jornadas de Jóvenes Escritores / lectura de alumnos y alumnas / IMAX.


12:00 hrs. Jornadas de Jóvenes Escritores / Presentación Editorial. La más faulera / Mónica Lavín (autora) y Lilian Borbón / Auditorio Anita Brenner.

Andrea es una adolescente apasionada por el basquetbol. Todo está subordinado al deporte: la escuela, la familia, los amigos, ¡hasta su novio! Pero tiene un gran problema: comete demasiados faules y con frecuencia es expulsada de los partidos. Además hay que ver quién será la capitana de la Selección. En un contexto de entrenamientos, riñas, rivalidades, la amistad y el número 5 que la acompaña, Andrea, la más faulera, hace de la cancha un pedazo intenso de la vida.


12:00 hrs. Espectáculo Títeres. Tío Conejo / Grupo Pablo - Papa / Foro Abrapalabra.


14:00 hrs. Jornadas de Jóvenes Escritores / lectura de alumnos y alumnas / IMAX.


16:00 hrs. Espectáculo Títeres. Tío Conejo / Grupo Pablo - Papa / Foro Abrapalabra.



16:00 hrs. Jornadas de Jóvenes Escritores / Presentación Editorial. Cuarenta grados, Rhyme and reason y Últimas anotaciones / Askari Mateos, Criseida Santos y Víctor Quintas (autores) y Arlette Luévano / Auditorio Anita Brenner.

Cuarenta grados ocurren en ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos. La narrativa del autor recrea la huída y el regreso de personajes disímiles en sus circunstancias pero todos con el mismo sueño: el viaje al “norte”. Un humor bien calibrado y un peculiar registro en el habla de los protagonistas, son los elementos que consigue la escritura dinámica y realista de este joven autor oaxaqueño.

En Ùltimas anotaciones se conjugan el ámbito de la literatura y sus escritores con el de la realidad atroz y su “natural pulso”. En esta colección de piezas de literatura fantástica encontramos relatos que van desde la sorpresa del humor hasta la ficción histórica.

En Rhyme and reason, novela escrita en primera persona y con varios elementos testimoniales que le dan una verosimilitud incontestable, encontramos un texto donde se logra una fusión transcultural a partir del hip hop (“la esperanza de la gente marginada”) como medio de expresión de las expectativas sociales demolidas.


17:00 hrs. X Seminario Aguascalientes por la lectura / Latinoamérica una puerta abierta a la lectura / ponente: Alberto Sicilia / IMAX


18:00 hrs. Presentación editorial. La música alejándose / Premio Salvador Gallardo Dávalos 2008 / Luis Eduardo García (autor) y Leticia Figueroa / Auditorio Anita Brenner.

Algunas razones que Plascencia Ñol da para leer La música alejándose: 1 Así, con un verso de una tersura glacial, termina Luis Eduardo García su libro La música alejándose. Pareciera que la imagen del dragón tuviera o quisiera tener múltiples lecturas. Un dragón blanco, la simple imagen que viene de ello a la memoria está muy cercana a “la caspa del diablo” mencionada por Francisco Hernández, a esa metáfora violenta sobre ese polvo que llena de blanco el mundo. 2 Pero quizá sin importar sus posibles lecturas, estén o no relacionadas con la coca, la imagen de ese dragón blanco es el que alienta las páginas escritas por García. Ya que hay en cada poema un afán por volver casi de hielo la escritura. 13 Cada vez es más evidente la construcción de una voz particularísima en los poemas que ha ido publicando García. 14 Con La música alejándose lo comprueba y nosotros, sus lectores, lo agradecemos. 15 “soy el dragón blanco del mundo”, escribe el poeta. Me quedo con la imagen. Cierro aquí; y como escribiera en la línea final de su novela Marta Riquelme el escritor argentino Ezequiel Martínez Estrada: todo lo que sigue es sencillamente estupendo.


19:00 hrs. Ceremonia de Premiación / Premio Salvador Gallardo Dávalos / Auditorio Anita Brenner


20:00 hrs. Presentación del libro y lectura en voz alta / Yo, la peor / Mónica Lavín (autora) con la primera actriz Blanca Guerra / Foro central "Universo".

“Ahora me piden que sea otra de la que soy, que me corte la lengua, que me nuble la vista, que me ampute los dedos, el corazón, que no piense, que sienta más que lo menester y propio de una religiosa, de una esposa de Cristo. ¿Quién ha decidido que no pensar es propio de la mujer del Altísimo?”

Las palabras desesperadas de Sor Juana Inés de la Cruz atraviesan el Atlántico en los últimos meses de su vida, en el que el arzobispo ha pedido su renuncia a los libros.

Yo, la peor, es una intimista novela que despliega con fuerza incomparable las pasiones secretas de Sor Juana Inés de la Cruz en una época donde la batalla de los talentos y el poder define, asimismo, el futuro de la nación.

Una sociedad donde la magia y la religión, la herencia española, el sustrato indígena y la influencia negra, son el espectro en donde se tejen amores, alianzas y traiciones.



JUEVES 1 DE OCTUBRE


12:00 hrs. Concierto de Jazz para niños / "Di da bi da.... jazz" / Grupo Brenda Cervantes / II Encuentro de Jazz Centro - Occidente.


12:00 hrs. Año internacional de la Astronomía para niños y niñas / Un breve paseo por el sistema solar / ponente: Alfredo de la Torre Izquierdo / Auditorio Anita Brenner.


16:00 hrs. Concierto de Jazz para niños / "Di da bi da.... jazz" / Grupo Brenda Cervantes / II Encuentro de Jazz Centro - Occidente.


17:00 hrs. Presentación Editorial y lectura de obra / Alberto Sicilia y Juan Carlos Quiroz / Auditorio Anita Brenner.

Alberto Sicilia: poeta y promotor de lectura cubano. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y Miembro de Honor de la Asociación Hermanos Sainz (AHS), organización que agrupa a los escritores y artistas jóvenes de Cuba. Fue presidente del taller literario “Rubén Martínez Villena de Cabaiguán" (Premio Nacional de Cultura Comunitaria) y en la actualidad es miembro de honor del mismo. Ha fundado y animado varias peñas y talleres literarios. Ha obtenido numerosos premios y reconocimientos entre los que se encuentran: Premio Día de la Poesía Cubana, Segundo Premio Fayad Jamís; Premio Revolución y Cultura, Premio Regino Pedroso, entre otros; Labora como chofer de camión, coordinando las actividades del taller literario itinerante. Obras suyas aparecen recogidas en numerosas antologías publicadas en Cuba, Venezuela y España.


18:00 hrs. Presentación Editorial. Pensar el teatro en voz alta / Vivian Martínez Tabares y Guadalupe Zaragoza / Auditorio Anita Brenner.

Participar desde la lectura, viendo la puesta en escena de una obra teatral a través de una mirada crítica e inteligente, sintiendo la representación, viviendo el juego teatral, ocurre sólo cuando se ejerce el criterio con maestría, y cuando se quiere sensibilizar a los lectores. En este libro apreciarán esa experiencia enriquecedora de la mano de Martínez Tabares, con esta selección que reúne sesenta de sus trabajos críticos de entre centenares publicados en revistas teatrales o culturales durante su quehacer dedicado a las artes escénicas.


19:00 hrs. Presentación Editorial. Recuento de la obra de César Aira en México / César Aira y Marcelo Uribe / Auditorio Anita Brenner.

Escritor argentino. Es traductor, novelista, dramaturgo y ensayista; escribe en diversos diarios y revistas, donde pueden leerse sus ensayos, breves y sagaces, sobre distintos autores. Ha dictado cursos sobre Rimbaud, Copi, Mallarmé y el constructivismo en las Universidades de Buenos Aires y Rosario, y ha traducido y editado en Francia, Inglaterra, Italia, Brasil, España, México y Venezuela. Es posiblemente el escritor argentino más importante de su generación. Autor de una treintena de novelas, además de cuentos, ensayos y obras de teatro, y traductor de Jan Potocki o Saint-Exupéry, entre otros. Su obra le ha merecido el reconocimiento del público dentro y fuera de su país. La crítica le ha dedicado diversos adjetivos a lo largo de su carrera: inteligente, original, descreído, chocante, divertido, imprevisible. Lo han considerado como poseedor de una imaginación delirante, desestructurador de modelos y certezas narrativas, además de una decidida y prodigiosa fecundidad.


21:00 hrs. Concierto "¡Que viva México!" / Grupo Nine Rain / Música en vivo y proyección de la película de Sergei Eiseinstein / Foro central "Universo".


21:00 Observación Astronómica / El cielo que nos mira/ Coordinador: Ing. Manuel Rodríguez Huerta.



VIERNES 2 DE OCTUBRE

12:00 hrs. Espectáculo de teatro. Lo que tu quieras / Producciones Cuerda / Foro central "Universo".


12:00 hrs. Año internacional de la astronomía para jóvenes


13:00 hrs. Presentación editorial / Homenaje. Pasto Verde de Parménides / García Saldaña / Auditorio Anita Brenner.

Se cumplen cuarenta años desde la aparición de Pasto Verde (1968). Novela de influencias beatniks y ritmo frenético, valemadrismo ortográfico y narración en espiral.

Literatura representativa de los años sesenta en México, su importancia es la trasgresión de las formas literarias mexicanas, a pesar de la represión que encabezó Díaz Ordaz.

Parménides manifiesta sin pudor que Sainz y Agustín se echaron para atrás. “La onda son los excesos, la onda es hacer lo que uno quiera, la onda soy yo”. Y la prueba es este libro.


16:00 hrs. Espectáculo de teatro. Lo que tu quieras / Producciones Cuerda / Foro central "Universo".


16:00 hrs. Presentación Editorial. Fondo Editorial Algarabía / Carlos Bautista y Pilar Montes de Oca / Auditorio Anita Brenner.

Si usted es de las personas que desde que tiene uso de razón se pregunta el por qué de las cosas, esta colección es para usted. Si es de esos que siempre han curioseado con el lenguaje y han jugado con las palabras, seguramente gozará cuando se entere de que antología no tiene que ver con Antonio ni bigote con bisexual ni bikini con dos partes; sino con un ramillete de flores, una exclamación y un atolón del Océano Pacífico, respectivamente. Por éstas y más razones, será tan interesante adentrarse en las páginas de esta colección en la que encontrará un recuento de las mejores semblanzas de palabras, perfiles de vocables, biografías lexicográficas, recorridos filológicos o como quiera llamárseles. Estos libros lo llevarán por el tiempo y por los espacios en donde ha estado cada palabra y cada expresión. Así, podrá darles la vuelta, entenderlos, comprenderlos y redondearlos de buena manera y con mayor detenimiento.


17:00 hrs. Presentación Editorial. Última función / Marcelo Uribe (autor) y Ricardo Esquer / Auditorio Anita Brenner.

En este libro decantado y sugerente, Marcelo Uribe ofrece al lector un esclarecedor encuentro con poemas profundos y enigmáticos. Es un libro poblado de talismanes que convocan la inmersión en espacios reales hasta que algo los transforma en mundos oníricos que los continúan sin ninguna transición. A partir de cuadro de Mark Rothko y Edward Hopper, entre muchos otros, del encuentro con elementos de la naturaleza y del mundo que nos rodea, de la arquitectura metafísica de las casas que habitamos, Uribe fija un amplio tránsito dictado, antes que por la memoria, por la fragilidad de algún recuerdo capaz de borrar los colores. Así, el poeta nos señala el telón de olvido y de presencia contundente que cae tras la última función; el espacio de silencio en que el poema aspira a decirse.


18:00 hrs. Presentación Editorial. Ontología personal / presentan: Eduardo Casar (autor) y Rosa Luz de Luna / Auditorio Anita Brenner.

En esta obra, Eduardo Casar se adentra en su poesía y en su ser para ofrecernos el recuento de una labor que a lo largo de treinta y siete años ha oscilado entre lo amoroso y lo mortuorio, lo lúdico y lo trágicamente negro.

En su Ontología personal, Casar reúne los mejores poemas de sus libros anteriores: Noción de travesía, Son de cerca de cien años, Caserías, Mar privado, Parva natura y Habitado por dioses personales.


19:00 hrs. Narración Oral. Terror en voz alta / Alberto Laiseca / Auditorio Anita Brenner.


19:30 hrs. Concierto de Jazz / Nacho Rosales Band / II Encuentro de Jazz Centro - Occidente / Foro central "Universo".


20:30 hrs. Presentación del corto. "La isla de la juventud" / Laura Calderón / Auditorio Anita Brenner.


21:00 hrs. Observación Astronómica. "El cielo que nos mira" / Coordinador: Ing. Manuel Rodríguez H.




SÁBADO 3 DE OCTUBRE


12:00 hrs. Presentación Editorial. 36 kilos / Mónica Brozón (autora) y Patricia Guajardo / Auditorio Anita Brenner.

Regina y Fernanda son mejores amigas desde pequeñas y han compartido las aventuras y trances más significativos de su vida. Ahora que están acabando la preparatoria traman audaces planes antes de su graduación, sin saber que la salud de Regina está cayendo en picada debido a su obsesión con las dietas y la delgadez. En estas páginas presenciamos el proceso con los ojos de Fernanda, en un recuento de días de relajo y noviazgos que es al mismo tiempo la historia de una amistad a toda prueba.


13:30 hrs. Rock para niños / Se pintan solos / Grupo ¡Qué payasos! / Foro central "Universo".


16:00 hrs. Conferencia. "Letras cubanas: presentación de la feria del libro de Cuba, Aniversario de la Revolución Cubana y Casa de las Américas / Alberto Sicilia y Vivián Martínez Tabares / Auditorio Anita Brenner.


16:00 hrs. Espectáculo. Lectura dramatizada. El principito / Grupo Lotería Teatro / Foro Abrapalabra.


17:30 hrs. Mesa Redonda "Los caminos de la literatura latinoamericana" / César Aira, Alberto Laiseca, Alberto Sicilia, Eduardo Casar y Eudoro Fonseca.


19:00 hrs. Presentación Editorial. Manual sadomasoporno (ex tractac) / Alberto Laiseca (autor) y Luis Cortés .

“Manual sadomasoporno se conforma de apartados didácticos e ilustrativos sobre lo sadomasoporno, pero también filtra cuentos breves, teorías acerca de la relación de poder entre el rol de sádico y el de masoquista y una especie de (valga la redundancia) antropología fetichista. Hace consideraciones sobre el dominio del cuerpo de la masoquista para postular, seguidamente, al sádico como víctima real; realiza un inventario detallado y experto sobre las técnicas y adminículos necesarios para humillar física y psicológicamente a la masoquista pero todo se derrumba con apartados casi naïf como el titulado “Cómo conseguir novia pa´ siempre”. Laiseca se mueve entre la ingenuidad más tierna y una quirúrgica impiedad, es el tango llevado a su expresión máxima de cinismo y desolación. Un Sade y un Poe por fin sin consuelo; el resultado es Manual sadomasoporno, acaso la novela más honda y triste que se haya escrito entre nuestros libros”.


19:30 hrs. Concierto de Jazz / E Flat, Colima / II Encuentro de Jazz Centro - Occidente / Foro central "Universo".



DOMINGO 4 DE OCTUBRE

12:00 hrs. Presentación Editorial. "Horripilantario" / Alma Velasco y Erica Ortiz / Auditorio Anita Brenner.

BRUJA POÉTICA: la bruja Rodomira es muy poética: cocina sopa de letras... ¡dietética! Las comas son la sal del guiso fantasmal, su musa es esa rata cadavérica.

EL BÚHO MUSICAL Con elegancia y donaire este búho busca un flautista, cantar en un dúo, se pone una corbata cosida en piel de rata y empieza a ulular su concierto: ¡Uuoo!

¿Quieres saber más sobre esta colección de seres horribles y encantadores? Abre las páginas y verás que te sorprenderás.


13:30 hrs. Títeres. Horripilantario / Grupo La Tribu / Foro Abrapalabra.


16:00 hrs. Presentación Editorial. El Aguascalientes que yo conocí / Heliodoro Martínez López, Felipe Martínez Rizo, Carlos Reyes Sahagún y Gustavo Vázquez Lozano / Auditorio Anita Brenner.

“Para llegar a los baños de Ojocaliente se utilizaba en aquel entonces un tranvía tirado por cuatro escuálidas mulillas. La vía partía como cincuenta metros adelante del cruce con la del ferrocarril y terminaba frente a la puerta de los baños. Para las personas que iban a bañarse el transporte era gratuito, los que sólo iban de paseo pagaban dos centavos como pasaje…”


17:30 hrs. Charla con Autores Argentinos. "Los lectores presentan" / César Aira, Alberto Laiseca (autores) Luis Cortés y Joel Grijalva / Auditorio Anita Brenner.


19:00 hrs. Presentación Editorial. Diario / Jis (autor) y Trino / Foro central "Universo".

“Yo en realidad soy dos: el Jis buena onda y el Jis nefasto”, cuenta Jis como el personaje de sí mismo en su hilarante Diario. Al leerlo, queda la impresión de que en realidad es su vida la que se va dibujando sola, y que Jis la vive justo para que ésta sea caricaturizada, como espejo reversible en el que ya no es posible saber cuál es la imagen original y cuál es el reflejo. Su Diario recoge con detalle una importante etapa, en la que combina el desmadre y la fiesta con la eterna angustia existencial y con la gestación y el nacimiento de su hijo, a quien decidió llamar Juan Pedro, en lugar de su idea original de nombrarlo Adolfo Tribilín.


20:30 hrs. Concierto de Clausura. Rick Parker Trío / II Encuentro de Jazz Centro - Occidente

septiembre 22, 2009

Stone. Charles Simic

Go inside a stone
That would be my way.
Let somebody else become a dove
Or gnash with a tiger's tooth.
I am happy to be a stone.

From the outside the stone is a riddle:
No one knows how to answer it.
Yet within, it must be cool and quiet
Even though a cow steps on it full weight,
Even though a child throws it in a river;
The stone sinks, slow, unperturbed
To the river bottom
Where the fishes come to knock on it
And listen.

I have seen sparks fly out
When two stones are rubbed,
So perhaps it is not dark inside after all;
Perhaps there is a moon shining
From somewhere, as though behind a hill—
Just enough light to make out
The strange writings, the star-charts
On the inner walls.


Stone. Charles Simic (What the Grass Says)

septiembre 20, 2009

Perdón por intolerarlos: los descuentos y la soberbia (2/3)

Perdón por intolerarlos
Los descuentos y la soberbia (1/3)



Al realizar el primer anuncio de la “especie de paros técnicos”, el Secretario de Gobierno, Juan Ángel Pérez Talamantes, tenía claro que ese tipo de medidas no pueden implantarse en la esfera gubernamental, por eso intentó suavizar el golpe señalando que se buscaría el “consentimiento de algunos servidores para que descansen sin goce de sueldo” (La Jornada Aguascalientes, julio 30), días más tarde el consentimiento se transformó en imposición y el algunos en una medida inmoral que abarca a todos los servidores públicos.

Inmoral y no ilegal porque como nadie puede ser obligado a dejar de recibir su salario, el gobierno de Aguascalientes se cubrió legalmente haciendo pasar el descuento por licencias sin goce de sueldo.

Tres artículos (del 63 al 65) del Reglamento interior de trabajo de la Administración Pública Estatal regulan este tipo de licencias sin goce de sueldo, en ellos se establece que los días de permiso no se contabilizaran como días efectivos laborados, por lo que afectarán el cálculo del aguinaldo y vacaciones, es decir, no se afectará únicamente la compensación diaria; pero eso qué importa, se alcanzará un ahorro de 30 millones de pesos. Así lo declara Florentino Reyes Berlie, titular de la Secretaria de Gestión e Innovación, quien señala que para reducir el gasto corriente del gobierno del Estado, los trabajadores en todos sus niveles contribuirán con uno y hasta 22 días de salario, conforme a su categoría y percepción económica. Ante la falta de imaginación y capacidad para manejar el presupuesto (por decir lo menos) se exige “tranquilidad y confianza” a los trabajadores, pues sus derechos serán respetados.

Liberado de la acusación de ilegal por reducir arbitrariamente el salario de sus trabajadores, el gobierno se dedica a imponer la medida obligando a que todos firmen tres documentos. El primero de ellos la “Solicitud de licencia sin goce de sueldo”, un machote a los que el servidor público agrega sus datos y firma debajo de las siguientes frases: “Por este conducto me permito solicitar tenga a bien AUTORIZARME UNA LICENCIA SIN GOCE DE SUELDO” y remata, con humildad, suplicando que “Por lo anteriormente señalado manifiesto que de autorizarse el permiso solicitado por este medio, manifiesto que al termino del mismo me incorporaré a mis labores en la forma y términos como venía prestando mis servicios”.

Los otros dos documentos que han obligado a firmar a los trabajadores se relacionan con las cuentas de ahorro para el retiro, una maniobra para que no resientan la gravedad del descuento en diciembre, primero se otorga una “Autorización descuento salarial para aportación a la subcuenta voluntaria del ahorro para el retiro del ISSSSPEA”, con la que se acepta un descuento de 15 días del total de sus percepciones brutas, del 16 de agosto al 30 de noviembre y con la siguiente frecuencia: dos días a partir de la segunda quincena de agosto hasta la primera de noviembre y tres en la segunda quincena de noviembre. El último escrito es una “Solicitud de devolución de aportaciones a la subcuenta voluntaria del ahorro para el retiro del ISSSSPEA”, para que en la segunda quincena de diciembre le sean reintegradas la totalidad de sus aportaciones voluntarias acumuladas. El retorcido mecanismo de compensación más que una burla constituye una perversión con la que se cuida la espalda de una posible demanda.

Desde afuera es simple criticar de agachones a los miles de burócratas que han aceptado la humillación de solicitar voluntariamente ese robo. ¿Cómo es que no se rebelan, cómo es que no exigen sus derechos? La narración de una de las asambleas en las que se informó de los descuentos, puede ayudar a la respuesta: el dirigente sindical pide a los trabajadores reunidos que levanten la mano los que quieran que le descuenten el sueldo, muy pocos son los convencidos de que la medida impuesta por el gobierno de Luis Armando Reynoso puede ser benéfica y alzan el brazo. El dirigente da el tiempo suficiente para que a ojo de buen cubero se haga el recuento de votos, enseguida pregunta: ahora, que levanten la mano los que quieran ser despedidos. Nadie levanta el brazo, nadie.

Quizá la respuesta está en esta viñeta: indignado por la medida, un trabajador no sindicalizado, anuncia que prefiere renunciar antes de seguir soportando la humillación, acude a hacer los trámites correspondientes, no tarda en regresar a su lugar, entra furioso a su oficina, al borde del llanto, de ese con que el coraje desborda los lagrimales. Al fin estalla: 67 mil pesos, eso es lo que valgo para este gobierno, 67 mil pesos, mis quince años de trabajo para eso alcanzan. ¿No te gusta?, te liquidamos, fue lo que le dijeron.

Otro caso, ella tiene varios años trabajando para el gobierno estatal, ha sobrevivido los cambios de sexenio, recuerda la entrada del gobierno de Luis Armando Reynoso como la más salvaje. Ella mantuvo el puesto a pesar de haber colaborado con la administración anterior, que era considerado peor que ser del partido contrario, su cargo está un rango debajo de jefe de departamento, aunque para conservar su trabajo cumple con las tareas de dos puestos, el de ella y el de uno al que corrieron por no ser fiel a Luis Armando o no afiliarse al PAN, nunca se sabe. Así que tiene las responsabilidades de un jefe pero el sueldo es menor, al momento de firmar los documentos le informan que pide voluntariamente que le descuenten el máximo de días: 15. ¿Qué son tres mil pesos?, le dicen. Ella no responde, hace cuentas, esa es la cantidad con que paga los gastos diarios y la escuela de sus hijos, calcula qué es lo que deberá de dejar de pagar, de dónde los va a obtener. ¿Tres mil pesos? No es nada, eso es lo que vale una de las televisiones que el gobierno de Aguascalientes tiene en cada habitación de su hotelito (Hostal La Catrina se llama), mismo que cuando el gobernador tiene fiesta manda a vaciar para dar cabida a sus invitados especiales, ese que está en la calle Alejandro Topete del Valle, cerquita de Expoplaza, con habitaciones siempre disponibles para cuando a Luis Armando se le ofrezca. ¿Tres mil pesos?, poca cosa, ¿cuánto cobra Raúl Di Blasio por amenizar un cumpleaños?

Todo es voluntario, de hecho, hay quienes se han negado a firmar, igual no importa, el descuento les ha de llegar. ¿De qué podrían quejarse los burócratas?, nadie ha sido amenazado, ¿o es posible considerar amenaza la declaración de Reyes Berlie?: “cuando un trabajador manifieste su inconformidad sobre esta aportación de días salario, entonces se someterá a un análisis y si su desempeño o trabajo no es indispensable y sobre todo, de calidad, pues entonces se prescindirá de sus servicios”.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (20/09/09)

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails