junio 27, 2009

Perdón por intolerarlos: ¿Me estás oyendo, inútil?

Perdón por intolerarlos
¿Me estás oyendo, inútil?


Bien saben los partidos que las campañas mediáticas no logran modificar la intención del voto duro, no es a los militantes y seguidores fieles a quienes están dirigidos esos mensajes, se apuesta sobre todo a los indecisos, a conseguir un nivel de recordación suficiente para incidir en el último momento, cuando en la intimidad de la casilla el elector tenga que cruzar la boleta; a esos términos se puede reducir el reto que tienen los organismos, sintetizar su oferta en una frase, una imagen quizá, tarea nada sencilla, más no imposible.

Ante la dificultad de presentar propuestas y por la ausencia de ideas, los partidos han optado por un nivel de recordación sumamente básico, alcanzar al elector a través de la empatía (sin importar caer en lo ramplón) o el engaño abierto de la promesa: la niña del PRD, la defensa de la muerte del Verde, el combate presidencial al narcotráfico del PAN o la absoluta vaciedad de un “salvemos a México” de Convergencia, así como la guerra de lodo como constante, son muestra de lo que sucede cuando la inteligencia se rinde.

No era difícil que una propuesta como la de la anulación del voto prendiera entre los ciudadanos, cada vez son más los atraídos por esta opción, mayor el número de argumentos para venderle al elector, más los foros donde se debate la viabilidad de esa acción, como el organizado por la Universidad Autónoma de Aguascalientes y La Jornada Aguascalientes.

Suena tan bien que casi me convence. Sí, voy a protestar anulando mi voto. Lo malo es que el voto no sirve para eso, un voto sólo cuenta si afirma, se vota por uno o por otro. Si se vota por Chespirito, si se tachan dos o todos los logotipos, si se deja en blanco, el voto no vale. Si el elector escribe en la boleta un argumento inapelable en contra del sistema de partidos, tampoco sirve, es exactamente lo mismo que abstenerse.

Por su naturaleza, el voto no funciona como medio de protesta, requiere de una interpretación que no está en la ley, para la que no hay mecanismos establecidos, incluso calificarlo como “de castigo” es una interpretación ajena a los principios que lo rigen.

Quienes están a favor de la anulación del voto saben que no funciona así y por eso proponen acciones paralelas que contribuyan a la protesta, a manifestar el rechazo y la inconformidad de los ciudadanos. Suerte, suerte con el “voto anulado o el voto en blanco o el voto condicionado o el voto por Esperanza Marchita o una marcha multitudinaria o un frente común conformado por millones de mexicanos insatisfechos en busca de un catalizador para el cambio”, como propone Denise Dresser en su artículo “Aspirar a Más”. Pesimista que soy, dudo que esos millones hagan algo después de las elecciones, la experiencia me indica que un gran número de ellos, simplemente no saldrá a votar pues son quienes regularmente se abstienen de ejercer su derecho de votar, pero ahora tienen un pretexto: es que voy a anular mi voto.

No dudo de la buena fe e inteligencia de quienes proponen la anulación, sin embargo, no puedo evitar pensar en los otros que ya encontraron la justificación a su desidia, a su renuncia a ejercer la ciudadanía de esta manera. El texto de Denise Dresser antes citado comienza: “¿Usted sabe quién es su diputado? ¿Sabe cómo votó durante su paso por el Congreso? ¿Sabe cuántas veces viajó al extranjero y a dónde? ¿Sabe qué iniciativas legislativas presentó? ¿Sabe cómo ha gastado el dinero público que usted le entregó a través de los impuestos? Es probable que usted no sepa todo eso y quisiera sugerir por qué: el sistema político/electoral no fue construido para representar a personas como usted o como yo”.

Suena bien, pero yo me permito sugerir otro por qué: Es probable que ese ciudadano no sepa nada sobre su representante porque es un irresponsable, porque no busca la información, porque no se interesa en la rendición de cuentas y reduce su participación política a la queja de cantina, al exabrupto facilón, al todos los políticos son corruptos y no se puede hacer nada. No es que tengamos los gobiernos que merecemos, es que tenemos el gobierno que la escasa participación ciudadana permite.

Acudir a votar por una de las opciones que hay en la boleta, no es avalar un sistema, es aprovechar uno de los mecanismos que se ofrecen para participar, un punto de partida para señalar que ese sistema necesita composturas, debe ser reformado para estar a nuestra altura. Votar es ejercer un derecho y asumir la responsabilidad que se tiene como ciudadano.

Votar no es tachar el logotipo del “menos malo”, se trata de elegir la opción con la cual se tenga más afinidad, elegir un representante, darle nombre y rostro a quien, gracias a nuestra decisión ocupará una curul y, cuando no cumpla con el trabajo para el que fue contratado, se le pueda gritar “¿me estás oyendo, inútil?” y atienda, porque sabe que nos la debe.



Publicado en La Jornada Aguascalientes (27/06/09)

junio 25, 2009

Parteaguas 17. Lo prohibido




Parteaguas N° 17. Lo prohibido.
Pilar Montes de Oca sobre las cosas que callamos; José Woldenberg y Evelia Reyes Díaz escriben sobre cine; Patrice Guenniffey sobre Napeolón y las Américas; Jorge Álvarez Maynez sobre el virus de la desinformación; un escrito inédito de José Vasconcelos; cuentos de Guillermo Samperio, Guadalupe Montoya, Angélica Santa Olaya y Edilberto Aldán; poemas de Francisco Martínez Farfán, Mónica Rodríguez y Sergio Mondragón; Joel Grijalva y Paloma Mora entrevistan a Edilberto Aldán; y fotografías inéditas de Aguascalientes en el siglo XIX.

junio 23, 2009

Dos discos de Zahara



Con las ganas está incluida en los dos discos que hasta ahora ha grabado Zahara, el primero de ellos, del 2005, Día 913 (vía Mister pollo).

La canción más fea del mundo y Olor a mandarinas las encuentras en La historia de...







Una de las grandes piezas del segundo disco es Domingo astronómico, dueto con Santi Balmes, vocalista de Love of Lesbian:


junio 20, 2009

Perdón por intolerarlos: El sueño de la abulia genera juanitos

Perdón por intolerarlos
El sueño de la abulia genera juanitos


La escena es tan patética que no burlarse sería doloroso, en algún lugar de Iztapalapa, Juanito mira encandilado a su líder, se agita nervioso, con brinquitos que, aunados a la banda tricolor que le ciñe la frente, lo semejan a un púgil envalentonado, dispuesto a una sesión de trompadas, es tanta su dedicación a parecer un luchador social que al exagerar semeja un cachorro dispuesto a saltar sobre quien señale su amo. Tan sabe de su obediencia Andrés Manuel López Obrador que no se digna a mirarlo, a pesar de que las palabras le están dirigidas a Juanito, el amo alimenta la fe ciega de sus seguidores con un discurso de diatribas que se pierde en el intento de explicar qué ocurrió con las candidaturas perredistas en esa delegación, así que mejor el gesto a la multitud, ordena que se vote por el PT para que gane Juanito y le ceda su lugar a la candidata del PRD que ya no lo es:

-Juanito –dicta López Obrador con tono de zarza ardiente -. ¿Aceptas lo que estoy planteando?, ¿te comprometerías a que al momento de ganar presentes tu renuncia para que el movimiento haga la propuesta al jefe de gobierno y él a la vez haga esa propuesta a la Asamblea para que Clara (Brugada) sea la que gobierne Iztapalapa?

-Sí –enfático en el éxtasis contesta Juanito-, lo cumplo con el compromiso de nuestro presidente legítimo

-A ver –insiste Andrés Manuel- ¡Protesta!

-Sí, protesto todo porque nos convenga al país, a nuestro presidente legítimo y luchemos por México –Juanito, cachorril, imagina su rostro en bronce-. Sí, ¡protesto!

A esas alturas de la escena no queda más remedio que soltar la carcajada, es el extremo de la pena ajena, reconocer que hace mucho Andrés Manuel voló sobre el nido del cucú, reír de la vergüenza por la sumisión de un candidato como Juanito, que en realidad se llama Rafael Acosta y entre sus logros cuenta el haber estado varias veces en el hospital, una de ellas después de que lo golpeó el Estado Mayor, tras ingresar a Palacio Nacional con el objetivo de mentarle la madre a Felipe Calderón.

Después de la carcajada, la tristeza, el desaliento. Es fácil comprender las sin razones por las que el voto nulo gana adeptos. Alguien no se está tomando el asunto en serio. No es sólo el risible vasallaje de los juanitos -la escena ridícula pronto pasará al anecdotario y de ahí al olvido-, es algo más que por obvio se pasa por alto: la facilidad con que nos acostumbramos a la falta de ideas. Un ejemplo claro es lo sucedido durante la propuesta de debate formulada por la UAA y La Jornada Aguascalientes, donde los dirigentes mostraron con creces su incapacidad de un diálogo propositivo, cuando al manifestar la posición partidista ante “temas polémicos” como la legalización del aborto y las sociedades de convivencia; cuando el panista expuso con más fiereza que tino su postura, fue sonoramente abucheado por el auditorio, un momento después, el balbuceante priista dijo exactamente lo mismo y se le aplaudió.

Se supone que los ciudadanos estamos hartos, pero no nos deja de atraer el espectáculo vergonzoso, con morbo somos testigos de cómo se lanzan lodo y, de alguna manera, nuestra apatía alienta esas muestras de imbecilidad. Es decir, estamos tan hartos de juanitos que abrumados por el cansancio nos rendimos a la queja. Sí, es cierto que ellos no proponen mucho, pero también cuenta que hemos dejado a un lado la responsabilidad ciudadana de proponer, de exigir. Es más simple declarar que el sistema no sirve y esgrimir esa razón como motivo para sumarse al abstencionismo. Es más fácil presionar una tecla y reenviar el mensaje electrónico con la lista de lamentos e invitar a los demás a que anulen su voto, ya sea dejándolo en blanco, cruzando la boleta o apuntando el nombre de Cantinflas. Es más simple que asumir la tarea que nos corresponde.

En este panorama, en el desierto de las ideas, una iniciativa como la de Alejandro Martí y México SOS (www.mexicosos.org.mx): “Mi voto por tu compromiso” parece una gran idea: sólo votar por aquellos candidatos que se comprometan, ante notario, con una agenda que tiene como eje la seguridad. Reitero, no está mal, pero justipreciada, comienzan a saltar las dudas, una voz similar a la de Bill Clinton grita: It’s the economics, stupid!, y sí, es la economía, y la educación, y la democratización de las estructuras, y… sobre todo la rendición de cuentas; pero por algo hay que empezar.

Por lo pronto, una idea como la de Martí, es mejor, mucho mejor que unirse al abstencionismo, a la fúrica e irracional salida de la anulación, salir a votar entonces, sí, ni modo, a dar otro salto de fe, al menos no permitirse que el sueño de la abulia ciudadana genere más juanitos.


Publicado en La Jornada Aguascalientes (20/06/09)

junio 19, 2009

Los ositos arritmicos de Lemuria

Los ositos arritmicos de Lemuria



Ricardo pohlenz recita, rapea y baila su poesía mientras Moodiefer pone su música, baila, platíca y rapea con él.

Hoy viernes 19 de junio en la Feria del Libro de León.

Su página en Myspace


junio 14, 2009

Perdón por intolerarlos: Tiritititos

Perdón por intolerarlos
Tiritititos


Mientras la campaña en pro de la anulación de voto sigue en ascenso y gana adeptos, los representantes de los partidos se empeñan en demostrar que viven en una realidad paralela, donde basta sonreír a la cámara, aventar lodo al contrincante y arengar demagógicamente. Al no salir de su privilegiada burbuja, los vividores del deplorable sistema de partidos mexicano, desperdician oportunidades como el Foro de debate organizado por La Jornada Aguascalientes y la Universidad Autónoma de Aguascalientes, junto con los Institutos Electorales federal y estatal, además del Consejo de Organizaciones de la Sociedad Civil y el Consejo Coordinador Empresarial.

Los dirigentes del PAN y del PRI desprecian la invitación, uno supone que Arturo González está tan confiado de la mínima ventaja que le ofrecen las encuestas que manda en su lugar al golpeador Humberto Rodríguez Mijangos; mientras que por el PRI asiste Jesús Medina Olivares, para Isidoro Armendáriz no debe ser tan importante el foro como retar a golpes a un locutor o escurrir el bulto ante las acusaciones fundamentadas que lo muestran como uno más del ejército de plagiarios que publican en la prensa local.

Lleno el auditorio Dr. Pedro de Alba, en nombre de los organizadores, Jorge Álvarez Maynez, director de La Jornada Aguascalientes, agradece la asistencia y establece las reglas del juego, los tiempos de respuesta y de réplica. Enuncia, además, el deseo de que “haya algo más que ruido en las campañas”, para dar paso al primer cuestionamiento: la ausencia de contenidos en las campañas.

Rubén Galaviz Tristán, del Partido Verde, contesta: “Efectivamente”, una expresión que concede sin dar la razón, que se exculpa, que asiente pero no asume, el resto del tiempo lo emplea en las fintas que definirán el debate: la repartición de culpas, la paja en el ojo ajeno. Sí, efectivamente, ellos, los otros son culpables, cuatro minutos de no decir nada pero con muchas cifras, aparentar estructura, construir un molde que se llena de aire.

El representante del PRI desbarranca y, conspiranoico, culpa a la influenza de la ausencia de propuestas, al gobierno de emplear la terapia de shock, se anima citando a Naomi Klein en la repetición de un texto que circula en Internet y mueve a risa por ridículo. José Refugio Reyes, del PSD tampoco contesta, emplea su tiempo en remarcar que son un partido diferente, como si el simple hecho de nombrar la diferencia transmitiera argumentos, en el murmullo confunde ideas con la cita de una encuesta en donde les va bien, ¿las ideas?, bien gracias. En su turno, Noé García, dirigente estatal del PRD se declara en contra del voto nulo; a lo largo del evento será quien se anime a presentar ideas concretas, como la firma de un acuerdo estatal para impulsar el plebiscito, el referéndum, la revocación de mandato, así como candidatos comunes y candidatos ciudadanos. Al final, todo queda en fintas, algunos qué, pero ningún cómo.

Vicente Pérez Almanza de Convergencia, se ocupó de los efectos, no de las ideas, desde el principio subrayó categórico que sí tienen propuestas, pero no las menciona. Enseguida confronta al público: “no hay cosa más estúpida que anular el voto, el día que salgan todos los ciudadanos a votar, ese día temblará el sistema” y sonríe satisfecho de la obviedad, engolosinado al demostrar que su entrenada voz no requiere micrófono, por eso lo cuelga junto a la solapa como flor marchita.

Por el Partido del Trabajo, Jesús Rangel evita la pregunta, como si no se hubiera cuestionado la falta de contenidos de las campañas y se dedica a enumerar lo que ya se sabe por los espectaculares, que buscan mejores salarios y menos impuestos. Así serán el resto de sus intervenciones, breves y aburridas, con el pretexto de que todos los temas son muy interesantes y merecen un análisis más profundo. En voz de Armando Quezada, Nueva Alianza no evade la pregunta, pero sin responderla patea el balón a otra cancha y culpa al IFE porque no tiene la capacidad de verificar que los partidos difundan las propuestas que están obligados a presentar. Así que se disculpa por no tener “ni la capacidad ni la inteligencia”, es decir, se va a ahogar el niño, lo lloraremos y ni así vamos a tapar el pozo, así que perdone las molestias que la obra le ocasiona.

El PAN logra la primera de las muchas rechiflas de la tarde, Rodríguez Mijangos intenta demostrar que también puede sin micrófono, pero su defensa de las acciones del gobierno federal para combatir la inseguridad se pierden en balbuceo nervioso y, como los demás, no contesta la pregunta, a partir de ese momento se dedicará la polémica en el nivel más básico: ausentes las ideas, dejan paso al gruñido, el gesto que se quiere sarcástico y la confrontación con el público.

¿Por qué están ausentes las propuestas en las campañas?, porque requieren de ideas y los representantes de los partidos políticos no están a la altura de ese reto, saben que ante la falta de mecanismos para la rendición de cuentas, es posible dilapidar el dinero público en promesas que no tendrán que cumplir, que lo importante es alcanzar la ubre y seguir mamando el presupuesto.

Desde que inició el Foro de debate, un grupo de jóvenes se manifiesta levantando cartulinas que exclaman: “Yo votaré por la democracia, por eso voy a anular mi voto”, orgullosos muestran su inconformidad y una bandera con el desgastado icono multiusos: Che Guevara. Están con ellos el hartazgo, la frustración, el deseo de hacer algo, tampoco de su lado hay ideas, pero ante los tiritititos de los representantes de partidos, el simple hecho de manifestarse parece una victoria.



Publicado en La Jornada Aguascalientes (14/06/09)

junio 07, 2009

Ofrenda musical, BWV 1079

Johann Sebastian Bach (1685-1750)
Musical Offering BWV 1079

1. Ricercar a 3
2. Canon 1 a 2 cancrizans
3. Canon 2 a 2 violini in unisono
4. Canon 3 a 2 per motum contrarium
5. Canon 4 a 2 per augmentationem, contrario motu
6. Canon 5 a 2 per tonos
7. Canon 6 Fuga canonica in Epidiapente
8. Sonata for flute, violin and continuo over Thema Regium: Largo
9. Sonata for flute, violin and continuo over Thema Regium: Allegro
10. Sonata for flute, violin and continuo over Thema Regium: Andante
11. Sonata for flute, violin and continuo over Thema Regium: Allegro
12. Canon 7 Perpetuus super Thema Regium
13. Canon 8 Perpetuus per motum contrarium
14. Canon 9 a 2 "Quaerendo Invenietis"
15. Canon 10 a 4
16. Ricercar a 6

London Festival Orchestra Ensemble. Director: Ross Pople











La Ofrenda musical en Wikipedia

junio 02, 2009

El callejón de la carne



Mónica Sánchez Escuer y Ricardo Bernal inauguran El callejón de la carne, blog en donde podrás encontrar cuentos de horror, fantasía y carne fresca. Vale la pena la visita.

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails