septiembre 30, 2007

N 7



Ya está en línea el número siete de Narrativas, revista que editan Magda Díaz y Morales y Carlos Manzano.

Relatos de Antón Castro, Eric Schierloh,María Eugenia Caseiro, Eva Díaz Riobello, Carlos Montuenga, Javier Munguía, Luis Antonio Marín, Carlos G. Burgos, Gabriel Amador, Omar Piña, Julio Blanco García, Rolando Revagliatti, José Antonio Ruiz, Sandra Becerril, Guillermo J. Escribano, Javier Esteban Gayo, Emilio Gil, Gabriela Urrutibehety, Pablo Lores Kanto, Orlando Mazeyra Guillén, Lilia Morales y Mori, Jonathan Minila, F. R. Gafult, Jorge Cabrerizo, Ricardo Olvera, David Gerardo Colina Gómez, Juan Carlos Sánchez Gómez, Sandro Cohen, Lourdes Aso Torralba y Antonio Tudela Sancho.

Descargala aquí.

Piglia/Villoro


...partiendo de los escritores, he pensado que hay –para jugar un poco al modelo de las clasificaciones– dos modos básicos de lector: a uno yo lo llamaría el lector Kafka, que se encierra, se aísla, trata que nadie lo interrumpa. Sabemos las metáforas de Kafka: “Me gustaría estar en una catacumba, en un sótano y que me dejaran la comida en la puerta para que yo pudiera caminar un poco y que después nadie me molestara.” Esa idea de “estoy ahí leyendo un libro aislado en la noche” es un modelo extraordinario donde la interrupción es el problema, la interrupción en el momento de la lectura. El otro es Joyce, que es lo que yo llamaría la lectura dispersa, el que está por la ciudad, un poco el modelo de Bloom, que anda por las librerías de viejo buscando las novelas eróticas para Molly y al mismo tiempo se encuentra con otros libros. Es decir, por un lado estaría la idea del lector que se concentra de una manera absoluta en un texto, y por otro lado estaría esta idea de la percepción distraída, “leo mientras escucho la radio y atiendo el teléfono, leo mientras contesto los mails, leo con el televisor encendido al fondo”. Yo me acuerdo siempre de situaciones en las cuales la lectura está acompañada por el ruido de la ciudad, donde la lectura no está aislada, está cortada, es intermitente, avanza a saltos, con un ritmo que se parece al de la marcha por las calles de la ciudad.

Escribir es conversar, Ricardo Piglia y Juan Villoro en Letras Libres


Seu Jorge & Ana Carolina




Atiendo una petición, aqui puedes bajar el disco

septiembre 27, 2007

objetos perdidos


Variaciones

El conde Hermann von Keyserlingk sufría insomnio, el pianista Glenn Gould también. Ambos luchaban con esa pantera oscura que acecha en el minutero de los relojes y se arroja voraz sobre cualquier intento de cerrar los párpados para dormir.

El primero fue embajador de Rusia y creía en los efectos curativos de la música, para combatir el insomnio tenía a su servicio a un clavicembalista de apenas catorce años, Goldberg, quien noche a noche se esforzaba, habilidoso, interpretando piezas suaves para convocar el sueño; inútil.

En los años del Mozarteum, mientras estudiaba con Horowitz, Gould fue un joven insomne que empleó las horas vigilia ensayando las enseñanzas de su maestro, con tal intensidad que pronto superó a todos los pianistas del mundo.

El conde halló la forma de vencer el insomnio, encargó una pieza a Bach, para que fuera interpretada por el joven Goldberg mientras, en la habitación contigua, el embajador buscaba escapar de las garras inmisericordes de la pantera. Pagó por la pieza menos de lo que valía, nada fue comparable al momento en que, durante la zarabanda de la variación trece, extendía su mano blanquísima sobre el lomo de la bestia y ella ronroneaba al ritmo de los susurros con que von Keyserlingk la domaba.

Gould el insomne entró al estudio de grabación con abrigo, bufanda y guantes a pesar de que era verano, llevaba dos botellas de agua y toallas de baño, para antes de tocar sumergir las manos en agua caliente durante veinte minutos, además de una silla en la que se acomodaba ante el piano a una altura más baja de lo habitual; así grabó la primera versión de las Variaciones Goldberg; al interpretar la obra de Bach, el pianista susurraba, embrujaba a la pantera.

Tanto Hermann von Keyserlingk como Glenn Gould creyeron que habían logrado someter la bestia. El conde murió de noche, sus labios placidos indicaban que falleció cantando; uno de los sirvientes indicó que en la habitación se percibía un olor de animal salvaje que obligó a quemar las sábanas.

Gould, ensoberbecido por su genio declaró a quien quiso escucharlo que nada se comparaba con Bach, de Mozart dijo que su música era mediocre, a Chopin y Liszt los despreciaba. Años más tarde realizó una nueva grabación de las Variaciones; pocos días después de finalizar esas sesiones, falleció debido a una embolia cerebral. A quienes visitan su tumba les sorprenden las figuras felinas, oscuras, con que un sauce ensombrece su lápida al atardecer.

La sonda Pioneer 10 con que la NASA intentó explorar los confines del espacio exterior y comprobar la existencia de vida inteligente, es un aparato destinado a vagar por el universo, en ella se incluyó una placa con información sobre la civilización humana. Además de esa placa, en un disco de cobre recubierto de aluminio, viajan en la sonda las Variaciones Goldberg en la interpretación de Glenn Gould.

La Pioneer 10 ya sobrepasó los límites del sistema solar, durante 30 años la sonda estuvo mandando información, hasta que el generador perdió potencia por falta de combustible y se interrumpió la señal.

Es posible que algún día la sonda sea interceptada, cuando alguien, algo, revise su interior encontrará una representación del sistema solar, la ubicación del planeta Tierra, el dibujo de una mujer y un hombre, así como el espín de una molécula de hidrógeno; si le es posible, escuchará la pasión con que los hombres susurran conjuros en un intento por dominar a la pantera del insomnio y así alcanzar el sueño.


Para Enid Negrete.


septiembre 25, 2007

Feria 39
Martes 25 de septiembre 17 horas
Presentación editorial
El hacha puesta en la raíz
Ensayistas mexicanos para el siglo XXI
Verónica Murguía y Geney Beltrán Félix (compiladores)
Fondo Editorial Tierra Adentro
Presentan: Geney Beltrán Félix, Claudia García Parada y Arturo Villalobos
Auditorio Anita Brenner del Museo Descubre.


Miércoles 26 de septiembre 17 horas
Mesa de lectura
25 Aniversario del Premio Nacional de Literatura Joven
Salvador Gallardo Dávalos
Participan: Elena Dreser, Ricardo Esquer, Rubén Chávez Ruiz Esparza, Eduardo López, Ricardo Bernal, Óscar Santos, Edilberto Aldán y Luis Armando Cortés.
Presenta: Claudia Santa-Ana.
Auditorio Anita Brenner del Museo Descubre.

Miércoles 26 de septiembre 18 horas
Mesa redonda
“Salvador Gallardo Dávalos: un pentagrama eléctrico” Su obra y pensamiento en el movimiento estridentista.
Participan: Salvador Gallardo Cabrera, Víctor Sandoval, Salvador Gallardo Topete y Eduardo Martín Jauregui.
Presenta: Eudoro Fonseca.
Auditorio Anita Brenner del Museo Descubre.


Viernes 28 de septiembre 19:00 horas
Entrega del Premio Nacional de Literatura Joven Salvador Gallardo Dávalos 2007.
Brindis de honor
Auditorio Anita Brenner del Museo Descubre.

septiembre 24, 2007

Premio SGD 2007

Felicidades a Antonio Ramos, quien obtuvo el Premio Nacional de Literatura Joven Salvador Gallardo Dávalos 2007 con su libro Sola no puedo.

Antonio Ramos ha sido becario del Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Nuevo León (1999 y 2001), del Centro Mexicano de Escritores (2002), del FONCA jóvenes creadores (2004) y de la Fundación para las Letras Mexicanas (2005-2006 y 2006-2007).

Ha publicado los libros Todos los días atrás (Consejo para la Cultura de Nuevo León, 2005) con el que ganó el Premio Nuevo León de Literatura 2003; Dejaré esta calle (Fondo Editorial Tierra Adentro, 2006), con el que obtuvo el Premio Nacional de cuento Julio Torri en 2005; y Necrologías (Universidad Autónoma de Guanajuato).

La ceremonia de entrega del Premio de Literatura Joven Salvador Gallardo Dávalos será el viernes 28 de septiembre a las 19:30 horas en el Auditorio Anita Brenner del Museo Descubre, en el marco de la 39 Feria del Libro.

septiembre 21, 2007

banda sonora



Sesión continua, Ismael Serrano

Eran días de algodón de azúcar,
pantalón corto y lluvia mojando un verano azul.
Eran mis primeros días de cine,
las primeras cicatrices que el amor tatuó en mi piel.

Cada sábado puntual en el Excélsior
alimentaba mis sueños de dos rombos la taquilla.
Una muchacha que vendía las entradas,
que partía en dos mi alma al sonreír tras el cristal.

Y cuando en la pantalla rugía al rescate el Halcón Milenario,
yo era Han Solo y ella Leia dándome mi cambio
y dos entradas para el cielo y a mi lado Indiana Jones,
perdido, buscando el tesoro que escondíamos tú y yo.

Sesión continua a tu lado, yo soy tu octavo pasajero,
paseando en la Nostromo, buscándote para anidar en tu pecho.
Mi corazón daba piruetas como un poseído Bruce Lee
cuando se encendía la luz y te encontraba allí.

El tiempo pasó. Cerró el Excélsior
y en su lugar han abierto un súper del que ya te hablé.
No lo encontrarás en la cartelera,
no iluminan la Albufera sus carteles de neón.

Todavía cuando voy al cine
busco su mirada triste alumbrando la taquilla.
Pero el cristal sólo me devuelve
el reflejo de este niño que se empeña en no crecer.

Y cuando en casa ruge en la tele el Halcón Milenario
sigo siendo Han Solo y ella Leia entre mis brazos.
¿Quién sería el que te raptara?
¿Quién me robó las entradas centraditas y en mis sueños
para ver tu cuerpo arder?

Sesión continua lejos de ti. Sigo siendo tu octavo pasajero
paseando en la Nostromo. Buscándote para anidar en tu pecho.
Cuando se enciende la luz, como el viejo Woody Allen,
quedo solo y descompuesto pues te busco como antes.

Y cuando en la pantalla ruge al rescate el Halcón Milenario
sigo siendo Han Solo y ella Leia entre mis brazos.
Me acompañan en la huida
la pobre bruja Avería,
Naranjito, E.T. y Fantomas,
mi negativa a crecer.

Sesión continua lejos de ti. Yo soy tu perro callejero
de patrulla por el barrio, buscándote para anidar en tu pelo.
Me ha atrapado el lado oscuro.
Hoy regreso a tu futuro
para buscarte en mis sueños,
para ver tu cuerpo arder.

Entre ser pop o cursi por escuchar el disco más reciente de Ismael Serrano, elijo corny, qué remedio, al cantautor le da por recordar el Excélsior, a mi el Cine Latino.

Sueños de un hombre despierto, de Ismael Serrano aquí

septiembre 18, 2007

objetos perdidos

Amistad

La llamada me tomó por sorpresa, su voz la misma de entonces, la del joven que fuimos: las tardes salvajes en que trazamos ciudades nuevas a fuerza de caminar distintos las calles de siempre, las noches alquímicas en que entre sorbo y sorbo nos auguramos destinos de felicidad implacable, las madrugadas decisivas en que abrazamos con lujuria un cuerpo y esas mujeres fueron pretexto para explicarnos, los amaneceres vaporosos tendidos en el desorden de una cama ajena y las risas anulaban cualquier necesidad de justificarnos.
Quedamos de encontrarnos en el lugar de todas las veces, “como en los viejos tiempos, hermano” concluyó la llamada.
Lo espero, hoy como siempre, aparecerá como si no hubieran transcurrido los demasiados años que yo sí he contado, un rumor constante de marea agolpándose espumoso bajo los pies.
Hermano, voy a decirle mientras lo abrazo, distraerlo para que no vea el cuchillo que desde entonces he afilado para su regreso.

septiembre 17, 2007

Entrevista a Murakami

El ritmo es lo más importante porque es la magia, lo que invita a la audiencia a bailar y lo que yo quiero son lectores que bailen con mis palabras. No quiero que entiendan mis metáforas ni el simbolismo de la obra, quiero que se sientan como en los buenos conciertos de jazz, cuando los pies no pueden parar de moverse bajo las butacas marcando el ritmo. Luego viene la melodía, que en literatura es un ordenamiento apropiado de las palabras para que vayan a la par del ritmo y la armonía. Después llega la parte que más me gusta: la libre improvisación. Yo empiezo a escribir sin ninguna estructura, apenas con alguna imagen o una serie de personajes que me interesan. Así como los lectores, no puedo esperar a dar vuelta la página para saber qué pasa con esta gente que he creado, porque no tengo idea del argumento, simplemente dejo que la historia fluya libremente desde mi interior y me sorprendo a mí mismo. Por eso creo que la libre improvisación es simplemente llegar a la esquina sin aliento para ver qué hay al girar en ella, con un sentimiento de excitación que debería ser transferido a los lectores, lo mismo que la sensación de libertad. Esto ya es el punto final, la elevación, esa emoción que uno experimenta al completar su interpretación y sentir que ha alcanzado un lugar nuevo y significativo, que ha logrado mover a la audiencia del punto A al punto B, que la ha transformado y nunca volverá a ser la misma. Es una culminación maravillosa que no puede obtenerse de ninguna otra manera e implica que el lector o quien ha escuchado la música ya es otra persona. Cualquier libro que logra eso se ajusta a mi definición de un buen libro.

"Escribo cosas raras, muy raras", entrevista a Haruki Murakami en adn cultura


septiembre 14, 2007

septiembre 12, 2007

La niña imantada




Love of Lesbian son Santi Balmes (Voz, guitarra), Jordi Roig (Guitarra), Joanra Planell (Bajo), Uri Bonet (Bateria, percusiones) y Julian Saldarriaga (Guitarra acustica, secuenciadores, coros)

La dirección del clip es de José Luís Cañadas, Dirección de Fotografía de Gris Jordana, Montaje de Juan Guash, con "Contigo Productions" (Ferrán Calvó, Marta Calvó y Josep María Blanch), Maquillaje de Siliva Foz, Dirección de Arte: Kahlo y Cristina Balboa; Actores: Oriol, Bruna, Lesbianos y Kahlo. DiscoGrÁfica Naive.


Escuchar a Love of lesbian (en La Coctelera y en MySpace) se ha vuelto una rutina gozosa, de absoluto placer, de esos placeres que soy incapaz de explicar y que impulsan a recomendar su práctica a la mayor cantidad de personas posible.

Un amigo me explica que mi fascinación se debe a que todavía no saco de mi sistema a Radio Futura y, por tanto, mis neuroreceptores están "delicaditos a esos ritmos de guitarrita sutiles", yo no lo sé, si quisiera explicarlo seguramente acudiría a la memoria, al tacto, a la dedicación que merece un cuerpo, la sensación compartida de que algo se crea en el abrazo y se levita y... pero como esto no es un diario, no necesito explicaciones y sigo cantando:

Ya hace algunos siglos que he empezado a sospechar
que he caído sin quererlo en tu gravedad.
Es como si andara siempre en espiral,
cuando encuentro una salida, tú apareces.

Niña imantada y ahora yo he de admitirlo,
y ahora yo presiento que has vencido,
no hay manera humana de escapar.

Así que alégrate, lo has conseguido,
los días sin ti serían precipicios,
no hay manera humana de escapar.

Nadie, nunca, nadie, nadie excepto tú
puede enviarme hacia el espacio y devolverme hacia su cama.
Y en las horas más oscuras me harás levitar,
en descuidos crearemos universos.

Niña imantada y ahora yo he de admitirlo,
y ahora yo presiento que has vencido,
no hay manera humana de escapar.

Te voy a contar este misterio:
simple y eficaz, el roce de mis dedos
te ha magnetizado, y ahora tú,
y ahora tú ...
y ahora tú ...
y ahora tú ...

Así que alégrate, lo has conseguido,
los días sin ti serían precipicios,
no hay manera humana de escapar.

Así que alégrate, lo has conseguido,
los días sin ti serían precipicios,
no hay manera humana de escapar.

septiembre 07, 2007

tierra baldía
Ya está en línea en número 39 de la revista Tierra Baldía



Textos de Salvador Gallardo Topete, Eduardo Milán, Alejandro Molina Valerio, Aehécatl Muñoz González, Arlette Luévano, Laura Cristina Villalobos, Salvador Gallardo Cabrera, Arturo Villalobos, Miguel Fernando Yacamán, Diego Andrés Reyes, Sergio Martínez, Martín Molina, Edgar Alberto García, edilberto aldán, Eduardo Garay Vega, Elsa Pérez Paredes, Ana Romo, Andrés Téllez Parra, Iría Puyosa, Jorge Gómez Jiménez, Juan Manuel Rodríguez, Edaín R.V., Yavick Loera, Emanuel Durán, Laura Zapata, Miguel Ángel Méndez, Ilse Díaz , Regina Kalach Atri, Rodolfo JM, Rodrigo Romo, Santiago Rojas Valdivia, Rosa Patricia Vázquez, Juan Pablo de Ávila, Ricardo Moreno Zapata, Néstor Duch Gary, Diana Martín del Campo, Ramón López Rodríguez, James Wright, Víctor Sandoval, Lourdes de Santos, Rubén Torres, Aldo García Ávila, Elena de Casas, Marc Jiménez Rolland, y fotografías de Sergio Rosales.

Puedes bajar el archivo en esta dirección o visitar el blog de Tierra Baldía para números anteriores.

septiembre 05, 2007

objetos perdidos


Entomología

Dios existe y se ocupa de cosas importantes: a mano traza sobre el cuerpo de los insectos diferencias definitivas para que ninguno de ellos sea exactamente igual al otro. El trabajo divino se encuentra a simple vista en la coloración de algunas especies, momentos sublimes de este empeño son el tornasol metálico del caparazón del escarabajo del trigo, las transparencias añil en las alas de la libélula o el lomo atigrado del piojo de los libros.

La mosca, sabedora de la obsesión que asalta la voluntad divina, frota sus patas mientras observa displicente la vehemencia de los rezos con que se intenta llamar la atención de ese artista dedicado.

septiembre 02, 2007

en letras de otros


ELLA. Rubem Fonseca

En la cama no se habla de filosofía.

Tomé su mano, la puse sobre mi corazón, dije, mi corazón es tuyo, después la coloqué sobre mi cabeza y dije, mis pensamientos son tuyos, moléculas de mi cuerpo están impregnadas con moléculas del tuyo.

Después puse su mano en mi verga, que estaba dura, y dije, es tuya esta verga.

Ella no dijo nada, me la chupó, después le chupé la panocha, se subió encima, cogimos, ella se quedó arrodillada, con la cara en la almohada, la penetré por atrás, cogimos.

Me quedé acostado y ella, de espaldas a mí, se sentó sobre mi pubis y metió mi verga en su panocha. Yo veía cómo entraba y salía mi verga, veía su culo rosado, que después lamí. Cogimos, cogimos y cogimos. Me vine como un animal agonizante.

Ella dijo, te amo, vamos a vivir juntos.

Le pregunté, ¿qué, no estamos muy bien así? Cada quien en su rincón, viéndonos para ir al cine, pasear por el Jardín Botánico, comer ensalada con salmón, leernos poesía uno al otro, ver películas, coger. Despertar todos los días, todos los días, todos los días juntos en la misma cama es mortal.

Ella respondió que Nietzsche dijo que la misma palabra amor significa dos cosas diferentes para el hombre y para la mujer.

Para la mujer, amor expresa renuncia, dádiva. En cambio, el hombre quiere poseer a la mujer, tomarla, a fin de enriquecerse y reforzar su poder de existir. Le respondí que Nietzsche era un loco.

Pero aquella conversación fue el principio del fin.

En la cama no se habla de filosofía.


Ella y otras mujeres de Rubem Fonseca en Confabulario

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails