agosto 30, 2007

en letras de otros



The Love Song of J. Alfred Prufrock

LET us go then, you and I,
When the evening is spread out against the sky
Like a patient etherised upon a table;
Let us go, through certain half-deserted streets,
The muttering retreats
Of restless nights in one-night cheap hotels
And sawdust restaurants with oyster-shells:
Streets that follow like a tedious argument
Of insidious intent
To lead you to an overwhelming question...
Oh, do not ask, 'What is it?'
Let us go and make our visit.

In the room the women come and go
Talking of Michelangelo.

The yellow fog that rubs its back upon the window-panes,
The yellow smoke that rubs its muzzle on the window-panes
Licked its tongue into the corners of the evening,
Lingered upon the pools that stand in drains,
Let fall upon its back the soot that falls from chimneys,
Slipped by the terrace, made a sudden leap,
And seeing that it was a soft October night,
Curled once about the house, and fell asleep.

And indeed there will be time
For the yellow smoke that slides along the street,
Rubbing its back upon the window-panes;
There will be time, there will be time
To prepare a face to meet the faces that you meet;
There will be time to murder and create,
And time for all the works and days of hands
That lift and drop a question on your plate;
Time for you and time for me,
And time yet for a hundred indecisions,
And for a hundred visions and revisions,
Before the taking of a toast and tea.

In the room the women come and go
Talking of Michelangelo.

And indeed there will be time
To wonder, 'Do I dare?' and, 'Do I dare?
Time to turn back and descend the stair,
With a bald spot in the middle of my hair --
[They will say: 'How his hair is growing thin!]
My morning coat, my collar mounting firmly to the chin,
My necktie rich and modest, but asserted by a simple pin --
[They will say: 'But how his arms and legs are thin!]
Do I dare
Disturb the universe?
In a minute there is time
For decisions and revisions which a minute will reverse.

For I have known them all already, known them all:
Have known the evenings, mornings, afternoons,
I have measured out my life with coffee spoons;
I know the voices dying with a dying fall
Beneath the music from a farther room.
So how should I presume?

And I have known the eyes already, known them all--
The eyes that fix you in a formulated phrase,
And when I am formulated, sprawling on a pin,
When I am pinned and wriggling on the wall,
Then how should I begin
To spit out all the butt-ends of my days and ways?
And how should I presume?

And I have known the arms already, known them all--
Arms that are braceleted and white and bare
[But in the lamplight, downed with light brown hair!]
It is perfume from a dress
That makes me so digress?
Arms that lie along a table, or wrap about a shawl.
And should I then presume?
And how should I begin?
. . . . .
Shall I say, I have gone at dusk through narrow streets
And watched the smoke that rises from the pipes
Of lonely men in shirt-sleeves, leaning out of windows?...

I should have been a pair of ragged claws
Scuttling across the floors of silent seas.
. . . . .
And the afternoon, the evening, sleeps so peacefully!
Smoothed by long fingers,
Asleep ... tired ... or it malingers,
Stretched on the floor, here beside you and me.
Should I, after tea and cakes and ices,
Have the strength to force the moment to its crisis?
But though I have wept and fasted, wept and prayed,
Though I have seen my head [grown slightly bald] brought in upon a platter,
I am no prophet--and here's no great matter;
I have seen the moment of my greatness flicker,
And I have seen the eternal Footman hold my coat, and snicker,
And in short, I was afraid.

And would it have been worth it, after all,
After the cups, the marmalade, the tea,
Among the porcelain, among some talk of you and me,
Would it have been worth while,
To have bitten off the matter with a smile,
To have squeezed the universe into a ball
To roll it toward some overwhelming question,
To say: 'I am Lazarus, come from the dead,
Come back to tell you all, I shall tell you all'--
If one, settling a pillow by her head,
Should say: 'That is not what I meant at all.
That is not it, at all.'

And would it have been worth it, after all,
Would it have been worth while,
After the sunsets and the dooryards and the sprinkled streets,
After the novels, after the teacups, after the skirts that trail along the floor--
And this, and so much more?--
It is impossible to say just what I mean!
But as if a magic lantern threw the nerves in patterns on a screen:
Would it have been worth while
If one, settling a pillow or throwing off a shawl,
And turning toward the window, should say:
'That is not it at all,
That is not what I meant, at all.'
. . . . .
No! I am not Prince Hamlet, nor was meant to be;
Am an attendant lord, one that will do
To swell a progress, start a scene or two,
Advise the prince; no doubt, an easy tool,
Deferential, glad to be of use,
Politic, cautious, and meticulous;
Full of high sentence, but a bit obtuse;
At times, indeed, almost ridiculous--
Almost, at times, the Fool.

I grow old ... I grow old ...
I shall wear the bottoms of my trousers rolled.

Shall I part my hair behind? Do I dare to eat a peach?
I shall wear white flannel trousers, and walk upon the beach.
I have heard the mermaids singing, each to each.

I do not think that they will sing to me.

I have seen them riding seaward on the waves
Combing the white hair of the waves blown back
When the wind blows the water white and black.

We have lingered in the chambers of the sea
By sea-girls wreathed with seaweed red and brown
Till human voices wake us, and we drown.

Vía hiperlexic

Yo, que mido en cucharaditas mi vida tengo muchos pendientes (este no es un diario): la bandeja del correo con muchas respuestas por escribir (este no es un diario), lecturas que comentar (este no es un diario), enlaces a otros blogs que hacer (este no es un diario); escribir felicitaciones de cumpleaños a mis hermanos (este no es un diario); comentarios que contestar (este no es un diario); ausencias que lamentar (este no es un diario); presentaciones que anunciar (este no es un diario)... pero, no soy el príncipe Hamlet, ya habrá tiempo, ya habrá tiempo y además estoy de vacaciones.

agosto 16, 2007

en letras de otros

TODO JUICIO SE SUSTENTA EN NUESTRAS PASIONES (aforismos)
Salvador Elizondo


A veces la inteligencia se hace tan penetrante que percibe claramente la falacia del mundo. Esa mentira se convierte entonces en una verdad irreductible de la inteligencia.
*
El hombre sensible está condicionado por sus recuerdos. En esto es profundamente empírico. Lo extraño es que no sea capaz de identificar memoria con experiencia.
*
Los inválidos, los deformes, nos turban espiritualmente porque son la prefiguración de una de nuestras posibilidades.
*
Hay ciertos recuerdos que constituyen una experiencia de la memoria sin la experiencia de la experiencia.
*
Las mujeres son mayoritariamente adictas a la cocaína; esa droga que les produce la sensación de poseer las virtudes del hombre.
*
El opio es una droga que, en sus niveles más superficiales, provoca en el hombre la sensación de ser una mujer feliz.
*
El hashish es una droga inocua porque sus efectos no trascienden los límites de la Naturaleza, o los límites que la propia experiencia impone a la Naturaleza.
*
Siempre que los hombres han deseado ser mujeres, han deseado -esencialmente- ser putas.
*
La poesía amorosa es una de las grandes necedades de la literatura de Occidente: es una carta sin destinatario.
*
La razón no puede formular un juicio sobre un cono si concibe a éste equilibrado sobre su cúspide. Es preciso para ello que sea concebido asentados sobre su base.
*
La razón es el asiento de la capacidad de realizar un análisis exhaustivo de la realidad mediante los sentidos.
*
La cantidad -el número abstracto- es sensible; sin embargo es irracional.
*
El drama de la inteligencia estriba en su incapacidad de analizar, mediante los sentidos, lo sensible.
*
Uno de los fines que persigue la poesía: ser el puente que va de las sensaciones a lo sensible.
*
La muerte quizá, el olvido, la nada, es lo que media entre la sensación y el hecho que la produce.
*
¿En qué medida el número es sensible?
*
Los sentidos son los únicos medios de que disponemos para conocer la diferencia entre dos cantidades.
*
Lo que no es orden es desorden y lo que es desorden pertenece al ámbito de lo irracional. El conocimiento entonces sólo tiene pretensiones de racionalidad en función de su orden supuesto.
*
La pretensión de la racionalidad, dentro de cualquier orden del pensamiento, es una prueba inmediata de la irracionalidad.
*
El conocimiento es inalcanzable porque es el término de un orden que no puede existir.
*
El conocimiento, como función, es imposible.
*
El conocimiento, como tal, es una palabra que denota lo imposible; o el imposible de la razón.
*
La razón es una forma de conocimiento empírico al margen de la experiencia, pero no de los sentidos.
*
¿Con qué (palabras) se piensa en sí mismo el pensamiento?
*
Los componentes del lenguaje son aleatorios; por lo tanto, son inútiles al razonar.
*
El conocimiento de la posibilidad es expresar la naturaleza (del lenguaje) de algo.
*
La poesía expresa la naturaleza del lenguaje (mediante la desracionalización de sus componentes: las palabras), por lo tanto, la poesía es una forma de conocimiento.


agosto 14, 2007

objetos perdidos

Ausencia absoluta: no pensarte.

agosto 13, 2007

Encuentro en Nueva York

Paul Auster:
Por eso escribimos ficciones: para entender. En las novelas podemos rehacernos, empezar desde cero en cada libro nuevo. De algún modo, trabajo contra todo lo que hice antes. Esa es la aventura de escribir: la novedad. Nunca has escrito este libro antes, en consecuencia tenés que enseñarte cómo hacerlo a medida que avanzas. Siempre me siento un principiante. Y el pasado no afecta en absoluto. El hecho de que haya escrito otros libros no significa nada. Cada vez que comienzo algo, soy nuevo. Si sintiera que estoy escribiendo de algún modo el mismo libro que he escrito antes, sin darme cuenta, sería terrorífico. Realmente aterrador. ¿No te pasa lo mismo?

Tomás Eloy Martínez:
Sí. En cada libro somos otros. Mis ficciones han nacido casi todas de un sueño. Pero en la vigilia sé que cada una de ellas necesita tener un tono y una arquitectura diferentes de todo lo que escribí antes. Cuando siento que me repito, siento a la vez que mi trabajo es inútil y que debo abandonarlo. Cuando te conocí, escribías en tu oficina a tres cuadras de tu casa, desde las 9 hasta las 4 de la tarde. ¿Seguís haciéndolo?

Encuentro en Nueva York, Paul Auster y Tomás Eloy Martínez, en adncultura


agosto 10, 2007

en letras de otros

III
Fade far away, dissolve, and quite forget
What thou among the leaves hast never known,
The weariness, the fever, and the fret
Here, where men sit and hear each other groan;
Where palsy shakes a few, sad, last grey hairs,
Where youth grows pale, and spectre-thin, and dies;
And leaden-eyed despairs,
Where Beauty cannot keep her lustrous eyes,
Or new Love pine at them beyond to-morrow.

Oda a un ruiseñor. John Keats
y la traducción de Vladimiro Rivas Iturralde:

Desaparecer, disolverme, y olvidar
lo que tú entre las hojas nunca conociste:
el tedio, la fiebre y la ansiedad,
aquí, donde los hombres se oyen gemir,
donde agita un espasmo los últimos cabellos,
donde los jóvenes palidecen, adelgazan y mueren,
donde el pensar está lleno de tristeza
y graves ojos desesperan,
donde guardar no puede la Belleza sus radiantes ojos,
y el nuevo Amor fenece ante ellos al siguiente día.

agosto 06, 2007

Piedra de Sol

En unos días se cumplirá medio siglo de la aparición de lo que en 1957 Ramón Xirau consideró la summa poética de Octavio Paz: el poema Piedra de sol, una obra que nació en un tiempo en que la poesía de Paz era seriamente cuestionada, y que a pesar de la reticencia que el propio autor mantuvo siempre frente a ésta, marcó el inicio de un reconocimiento avasallador, que a partir de entonces fue creciente. He aquí la historia literaria de un momento fundamental.

El ‘affaire' Piedra de sol
por Víctor Manuel Mendiola en Confabulario


agosto 03, 2007

En letras de otros

Conquisté el mundo
su centro es una ciudad
en esa ciudad una casa
en esa casa sólo una recámara
y ahí sólo una cama
en esa cama la mujer predilecta
la esencia del reino y la dicha
brillando como una joya.


Botín del guerrero en Poemas de amor de la Antigua India.

agosto 02, 2007

objetos perdidos

Saber que esperas y fingir que corro.

agosto 01, 2007

De Alejandro Aura

Un mensaje del poeta Alejandro Aura, a quien le fue robada su bitácora:


Anoche sufrimos un ataque terrorista que consistió en ocupar el espacio del blog y la dirección de mi correo electrónico por parte de unos activistas colombianos.

Reivindican, parece, unos derechos a la libertad de expresión que ellos, por supuesto, no respetan.

Dicen que han cerrado mi blog por comunista.

Nos dirigimos a ellos en el espacio de comentarios para tratar de hacerles ver que era un error y manipularon nuestros mensajes apropiándose de mi nombre y poniendo lo que quisieron para desvirtuar el tono de nuestro reclamo.

No tenemos las herramientas necesarias para entrar en una lucha que no nos corresponde ni nos interesa. Yo apenas sé manejar los recursos de la computadora y Milagros está a años luz de tener los conocimientos de un hacker.

Nuestro corazón, además, no anda por esos territorios sórdidos. Estamos empeñados en una causa de vida y alegría. Y vamos a seguir en ella. Con buen ánimo.

La verdad es que sentí horrible de quedarme sin mi página sin ninguna razón, por la alevosía de unos braveros que pasan por ahí golpeando a quien se encuentran con el único argumento de que pueden hacerlo a mansalva y con impunidad.

Tengo la misma dirección de hotmail hace al menos ocho años y ahora he de cambiarla porque me robaron el password, que era el mismo con el que hacíamos el blog. No me envíen mensajes a esa dirección hasta nuevo aviso

Se quieren escribir algo háganlo aquí, plis (alejandroaura @ gmail.com)

Abriremos hoy mismo otra página (ya Milagros la construyó) y otra cuenta de correo electrónico en gmeil pero no tenemos ninguna garantía de que no nos vuelvan a invadir. En tal caso volveremos a usar este medio. U otro.

Por lo pronto, búsquennos con estas señas mientras procuramos algo que sustituya el término blindaje, que tan mal sienta a nuestra situación ajena a la batalla. Nos blindaremos con lino, con algodón, con lodito; mejor: con el ropaje de ustedes.

Enlace a la bitácora de Aura en wordpress


Algo más (Guillermo Vega Zaragoza)

Algo más sobre el robo de la bitácora de Alejandro Aura, en la lista de correo de los alumnos de la Escuela de Escritores se planteó la posibilidad de una campaña de ataques a quienes hurtaron el blog de Aura. El sensato Guillermo Vega Zaragoza realizó una mejor propuesta que dice así:

Mi opinión es que precisamente eso es lo que quieren esos tipejos: hacerse notar.
Esta no es una cuestión tradicional de hacer una protesta con los "abajofirmantes" . Estos imbéciles pueden actuar impunemente, sin que nada les importe, como ya se ha visto.
La verdad es que no creo que les agobie mucho que saturemos su correo. Simplemente, abrirán otro y ya. Además, tendría nuestras direcciones para, ellos sí, estarnos fregando eternamente con su extraviada ideología.
Lo conducente es reenviar este mensaje para que las personas reubiquen el nuevo blog de AA y ya no visiten el sitio pirateado.
Y además que todos aquellos que tengan blog, escriban un post avisando del atentado y enlazando la dirección del nuevo blog.
La mejor forma de repudio para esos imbéciles es el silencio.


Coincido plenamente, queda hecha la invitación para no entrar más a la bitácora robada de Alejandro Aura, actualizar los enlaces y colocar un mensaje a su nueva dirección:

Visita la bitácora de Alejandro Aura en wordpress:
http://alejandroaura.wordpress.com/


Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails