marzo 31, 2007

31 de marzo
Los 31 de marzo son un buen día para las efemérides personales. Este día nacieron René Descartes, Octavio Paz y Arlette Luévano, felicidades. Este mismo día los Beatles (hoy hace 40 años) posaron para la portada del mejor álbum del siglo XX: Sgt. Pepper's lonely Hearts Club Band




1. Sri Yukteswar Gigi (guru)
2. Aleister Crowley (dabbler in sex, drugs and magic)
3. Mae West (actress)
4. Lenny Bruce (comic)
5. Karlheinz Stockhausen (composer)
6. W.C. Fields (comic)
7. Carl Gustav Jung (psychologist)
8. Edgar Allen Poe (writer)
9. Fred Astaire (actor)
10. Richard Merkin (artist)
11. The Varga Girl (by artist Alberto Vargas)
12. *Leo Gorcey (Painted out because he requested a fee)
13. Huntz Hall (actor one of the Bowery Boys)
14. Simon Rodia (creator of Watts Towers)
15. Bob Dylan (musician)
16. Aubrey Beardsley (illustrator)
17. Sir Robert Peel (politician)
18. Aldous Huxley (writer)
19. Dylan Thomas (poet)
20. Terry Southern (writer)
21. Dion (di Mucci)(singer)
22. Tony Curtiss (actor)
23. Wallace Berman (artist)
24. Tommy Handley (comic)
25. Marilyn Monroe (actress)
26. William Burroughs (writer)
27. Sri Mahavatara Babaji(guru)
28. Stan Laurel (comic)
29. Richard Lindner (artist)
30. Oliver Hardy (comic)
31. Karl Marx (philosopher/socialist)
32. H.G. Wells (writer)
33. Sri Paramahansa Yogananda (guru)
34. Anonymous (wax hairdresser's dummy)
35. Stuart Sutcliffe (artist/former Beatle)
36. Anonymous (wax hairdresser's dummy)
37. Max Miller (comic)
38. The Pretty Girl (by artist George Petty)
39. Marlon Brando (actor)
40. Tom Mix (actor)
41. Oscar Wilde (writer)
42. Tyrone Power (actor)
43. Larry Bell (artist)
44. Dr. David Livingston (missionary/explorer)
45. Johnny Weissmuller (swimmer/actor)
46. Stephen Crane (writer)
47. Issy Bonn (comic)
48. George Bernard Shaw (writer)
49. H.C. Westermann (sculptor)
50. Albert Stubbins (soccer player)
51. Sri lahiri Mahasaya (guru)
52. Lewis Carrol (writer)
53. T.E. Lawrence (soldier, aka Lawrence of Arabia)
54. Sonny Liston (boxer)
55. The Pretty Girl (by artist George Petty)
56. Wax model of George Harrison
57. Wax model of John Lennon
58. Shirley Temple (child actress)
59. Wax model of Ringo Starr
60. Wax model of Paul McCartney
61. Albert Einstein (physicist)
62. John Lennnon, holding a french horn
63. Ringo Starr, holding a trumpet
64. Paul McCartney, holding a cor anglais
65. George Harrison, holding a flute
66. Bobby Breen (singer)
67. Marlene Dietrich (actress)
68. Mohandas Ghandi (painted out at the request of EMI)
69. Legionaire from the order of the Buffalos
70. Diana Dors (actress)
71. Shirley Temple (child actress)
72. Cloth grandmother-figure by Jann Haworth
73. Cloth figure of Shirley Temple by Haworth
74. Mexican candlestick
75. Television set
76. Stone figure of girl
77. Stone figure
78. Statue from John Lennon's house
79. Trophy
80. Four-armed Indian Doll
81. Drum skin, designed by Joe Ephgrave
82. Hookah (water tobacco-pipe)
83. Velvet snake
84. Japanese stone figure
85. Stone figure of Snow White
86. Garden gnome
87. Tuba
microrelatos

En El cuento en red Dolores M. Koch publicó Microrrelatos: Doce recursos más para hacernos sonreír:
Recurso # 1. Transgresión de géneros.
Recurso # 2. Sorprender al lector con una lógica inesperada.
Recurso # 3. Realizar un cambio sorpresivo de contexto.
Recurso # 4. Contrastar presente y pasado.
Recurso # 5. Concretización de una metáfora o dicho popular.
Recurso # 6. Escamotear el significado de una frase hecha.
Recurso # 7. Utilizar un formato popular, no literario.
Recurso # 8. Utilizar una lógica desviada.
Recurso # 9. Hacer falsas atribuciones.
Recurso # 10. Hacer uso de la ironía.
Recurso # 11. Desacralización de personajes conocidos.
Recurso # 12. Crear una perspectiva infrecuente o única.

Algunos de estos recursos son los que emplean los autores de los cuentos de seis palabras publicados en la revista Wired de noviembre en Very short stories. El de Hemingway (For sale: baby shoes, never worn) sigue siendo mi favorito.
en letras de otros

El camino es escritura y la escritura es cuerpo y el cuerpo es cuerpos (arboleda). Del mismo modo que el sentido aparece más allá de la escritura como si fuese el punto de llegada, el fin del camino (un fin que deja de ser apenas lo enunciamos), el cuerpo se ofrece como una totalidad plenaria, igualmente a la vista e igualmente intocable: el cuerpo es siempre un más allá del cuerpo. Al palparlo, se reparte (como un texto) en porciones que son sensaciones instantáneas: sensación que es percepción de un muslo, un lóbulo, un pezón, una uña, un pedazo caliente de la ingle, la nuca como el comienzo de un crepúsculo. El cuerpo que abrazamos es un río de metamorfosis, una continua división, un fluir de visiones, cuerpo descuartizado cuyos pedazos se esparcen, se diseminan, se congregan en una intensidad de relámpago que se precipita hacia una fijeza blanca, negra, blanca. Fijeza que se anula en otro negro relámpago blanco; el cuerpo es el lugar de la desaparición del cuerpo. La reconciliación con el cuerpo culmina en la anulación del cuerpo (el sentido). Todo cuerpo es un lenguaje que, en el momento de su plenitud, se desvanece; todo lenguaje, al alcanzar el estado de incandescencia, se revela como un cuerpo ininteligible. La palabra es una desencarnación del mundo en busca de su sentido; y una encarnación: abolición del sentido, regreso al cuerpo. La poesía es corporal: reverso de los nombres

El mono gramático. Octavio Paz

marzo 29, 2007

memorias ajenas

Mi infancia son recuerdos que me traen las visitas como ofrenda, un regalo que se entrega en la puerta de la fiesta; llegan, saludan, entran y me dejan sobre el cuerpo la memoria de cómo me hice esta herida, cuál fue la palabra primera, qué lloré cuando me perdí en ese parque, dónde ocultaba el brillo inútil de mis juguetes secretos, quién me empujo a la sorpresa de andar solo en bicicleta, cuándo solté el globo rojo de los seis años que hizo de mi eso que ya no soy.

Si a la reunión familiar la atrapa el silencio, súbito alguien arroja una anécdota, que siempre empieza por ¿se acuerdan?, y conmigo en el centro, intercambian la versión de los hechos que a sus ojos me hacen hombre, me cuentan de qué estoy hecho: ese gesto soberbio es de tu tío, tienes los dedos chatos pero hábiles de tu madre, la risa tropezada y equina del abuelo, el andar encorvado y amenazante de tu padre.

En silencio, con ojos que ya no son míos, observo a ese niño muerto a golpes de memorias ajenas.

marzo 26, 2007

Historia de un deicidio

Tengo un libro en las manos y ese libro me hace recordar cosas, como que días atrás Beto Buzali envió un correo con un enlace a la nota en El País que presentaba un fragmento del prólogo de la edición conmemorativa de Cien años de soledad, escrito por Vargas Llosa, y escribió:

A pesar de todo, ya sea por nobleza, dinero, protagonismo o etcétera, etcétera; Vargas Llosa escribe finalmente el prólogo a la edición conmemorativa de Cien años de soledad ahora sí que para su "ex".

Nueve minutos después (que es lo que se tarda Buzali en leer una nota completa y combatir el entusiasmo por la divulgación súbita de noticias) mandó otro correo señalando que "ya había aparecido el peine" y el enlace a la nota donde se explica de dónde salió el prólogo de Vargas Llosa: Historia de un deicidio, el ensayo “prohibido" que el autor de La guerra del fin del mundo se había negado a reeditar desde su bronca con García Márquez, aunque Vargas Llosa diga que la razón es porque tendría que actualizarlo:

P. Y ha incluido Historia de un deicidio.
R. Desde luego. No he reeditado Historia de un deicidio por la sencilla razón de que es una obra que tendría que actualizar, y eso requeriría por mi parte un esfuerzo. Es un libro que termina prácticamente con el volumen de cuentos que publicó García Márquez luego de Cien años de soledad, o sea, más de la mitad de la obra de García Márquez ha quedado fuera. Pero en unas obras completas está incluido.
P. ¿No influye su distanciamiento con García Márquez?
R. Ese tema no lo tocamos.
P. Se lo pregunto por la cuestión anímica, porque es difícil enfrentarse con frialdad a algo conflictivo, a algo que duele.
R. Mire, hay cosas que realmente no las escribiría de la misma manera hoy en día, por supuesto, pero supongo que eso le pasa a todos los escritores y a todos los seres humanos. Cuando revisas tu vida encuentras muchas cosas que hubieras preferido no hacer, o que hubieras preferido hacer de otra manera. Pero yo creo que si tú publicas tus obras completas, no tienes derecho a hacer esas mutilaciones, no tiene sentido además. Por eso creo que es muy importante que se publique todo con un orden cronológico, donde se pueda seguir una vida con todas sus contradicciones, las caídas, las levantadas, los traspiés que también tienen una vida literaria y artística.
leer entrevista completa aquí

Si bien Historia de un deicidio ya forma parte de las obras completas de Mario Vargas Llosa publicadas por Círculo de lectores y aparece en el Vol. VI. Ensayos literarios, durante mucho tiempo no fue accesible a los lectores por la negativa del autor a la reimpresión.

Más allá del morbo que puede despertar la lectura ahora de un elogio antiguo, Historia de un deicidio tuvo en su tiempo una importancia significativa, como lo demuestra la polémica entre Ángel Rama y Mario Vargas Llosa en las páginas literarias del semanario Marcha.

Lo explica mejor Pilar Roca Escalante en su artículo El debate entre Ángel Rama y Mario Vargas Llosa en el periódico Marcha:

La tesis, y no el libro, con que Vargas Llosa encaraba la lectura de García Márquez era para Rama una peligrosa vuelta a tras para la nueva generación de críticos y creadores que despuntaba en estos años. De entre las muchas afirmaciones de Rama, ésta y la de ser acusado de usar un lenguaje teológico que contrariaba la idea de arte como trabajo humano y social, que aporta el marxismo, (…) reedifica la tesis idealista del origen irracional -sino divino, al menos demoníaco- de la obra literaria, enojó seriamente al novelista y provocó un debate que se extendió desde mayo a septiembre de mil novecientos setenta y dos. Y no era para menos. Rama invalidaba en los puntos más esenciales el punto de vista crítico sostenido por Vargas Llosa. (…) Para Rama se estaban definiendo nuevos géneros literarios porque los nuevos productos culturales así lo indicaban, mientras que Vargas Llosa consideraba la tradicional división de géneros como algo consumado, y la literatura como una manifestación cuyo abordaje crítico no podía ser comparado a otras producciones textuales (…) El enfoque globalizante de Rama ya entonces empezaba a incluir en su balance una definición de lo americano, unas manifestaciones culturales y producciones discursivas que Vargas Llosa no contemplaba y que incluso criticaba. El novelista peruano no podía admitir que la definición de escritor como productor y el tratamiento sociológico de la literatura valiera lo mismo para una película, una teoría filosófica, una revista de tiras cómicas, un manual de zoología, un catecismo, un reportaje periodístico y un folleto con instrucciones para el uso de un insecticida. Dejando de lado la evidente ironía de estas palabras, que Rama supo rodear, en el fondo sí, era lo mismo. El texto literario entendido como una manifestación social y no como una obra suelta e individualista de un genio casual e imprevisible, según la comprensión romántica, debía ser leído como cualquier otro producto, como una película u otro resultado discursivo que vendría como consecuencia de los nuevos medios de comunicación y de una cultura que se encontraba en formación, en efervescencia.

Hasta hace poco tiempo la inencontrable Historia de un deicidio, además de levantar polémicas sobre las perspectiva desde la que se vale analizar, abordar, la obra literaria, alimentaba la leyenda negra de Vargas Llosa (ver una página muy completa sobre el autor de La tía Julia y el escribidor), ahí está, por ejemplo, el video titulado La traición de Mario en YouTube en el que se ve el momento en que Vargas Llosa se niega a firmar un ejemplar de este ensayo.

Claro, se niega a firmarlo porque es un libro pirata (única forma en que se podía conseguir un ejemplar),
para quien se interese en esa banalidad aquí una explicación que se queda corta de Javier Murguía, protagonista del incidente.

Tengo un libro en las manos pues, la primera edición de Historia de un deicidio, lo veo, lo huelo, lo acaricio, todavía me cuesta trabajo creer que lo tengo conmigo a pesar del contundente peso de las más de 650 páginas de esta edición de 1971 de Monte Ávila Editores. Es una alegría extraña, de librero viejo, como la recientemente sentida cuando supe que podría conseguir una edición de Jardín secreto de Francisco Tario, de esas que sólo se pueden presumir ante algunos cuantos (poquísimos) so pena de ser calificado de imbécil, nerd, ratón de biblioteca o intoxicado de literatura.

Historia de un deicidio está dedicado a Cristina y José Emilio Pacheco y tiene el siguiente epígrafe:

...circles, circles; innumerable circles, concentric, eccentric; a coruscating whirl of circles that by their tangled multitude of repeated curves, uniformity of form, and confusion of intersecting lines suggested a rendering of cosmic chaos, the symbolism of a mad art attempting the inconceivable.
Joseph Conrad, The Secret Agent

Antes de emprender la lectura pienso en a quién se lo podría presumir, pienso en Buzali, sí, seguramente le daría envidia. Así que Buzali, desfallece de envidia.

Otro amigo me dice que por cosas como estas seré un anciano muy solitario, rodeado de gatos y viendo pasar por la ventana a los jóvenes valores literarios perseguidos por sus groupies… es posible, pero no me puedo quedar con las ganas.

Tengo un libro en las manos y la certeza de que he de disfrutar su lectura, la seguridad de que si llego a viejo será rodeado de gatos y envidiando aquellos que cruzan la calle, también estoy seguro de que después de esta nota en la que balconeo públicamente a Buzali no podré recuperar la traducción de los Cuatro cuartetos de T.S. Eliot realizada por José Emilio Pacheco… Valdrá la pena.
Blogs de Poesía Latinoamericana

Un mapa posible de la poesía que en Latinoamerica se escribe actualmente, es la idea de Las afinidades electivas/Las elecciones afectivas, serie de bitácoras de "curaduría autogestionada de poesía contemporánea".

Lo que cada uno de estos blogs intenta es "ofrecer un espacio donde las afinidades comulguen sin mayor rasgo que aquél del gusto y aprecio por la obra del otro."

Hasta ahora van siete países:
México
Chile
Ecuador
Perú
España
Brasil
Argentina



flores

Narrativas
Ya está en línea el número 5 de Narrativas

marzo 25, 2007

Salvador Elizondo


Trailer del Documental El Extraño Experimento del Profesor Elizondo, realizado por Gerardo Villegas en Colaboracion con TVUNAM.

marzo 24, 2007

en letras de otros

Estamos hechos de palabras. Ellas son nuestra única realidad o, al menos, el único testimonio de nuestra realidad. No hay pensamiento sin lenguaje, ni tampoco objeto de conocimiento: lo primero que hace el hombre frente a una realidad desconocida es nombrarla, bautizarla. Lo que ignoramos es lo innombrado. Todo aprendizaje principia como enseñanza de los verdaderos nombres de las cosas y termina con la revelación de la palabra-llave que nos abrirá las puertas del saber. O con la confesión de ignorancia: el silencio.

Octavio Paz.

marzo 23, 2007

Jorge Ramírez

El Elegido (carbón, oleo y encausto sobre madera) Jorge Ramírez


marzo 21, 2007

Día Mundial de la Poesía


La prosa es bella
-dicen los lectores.
La poesía es tediosa:
no hay en ella argumento,
ni sexo, ni aventura,
ni paisajes,
ni drama, ni humorismo,
ni cuadros de la época.
Eso quiere decir que los lectores
tampoco entienden la prosa.


Prosa y poesía. Eduardo Lizalde

Directorio Mundial de la Poesía de la UNESCO
En letras de otros
El genio es una enfermedad terrible. Todo escritor lleva en su corazón un monstruo que, semejante a la tenia en el estómago, devora en él los sentimientos, a medida que brotan. ¿Quién triunfará: la enfermedad del hombre o el hombre de la enfermedad?

Ilusiones perdidas (Un gran hombre de provincias en París). Balzac.


marzo 20, 2007

Episodio del enemigo



Episodio del enemigo
Jorge Luis Borges

Tantos años huyendo y esperando y ahora el enemigo estaba en mi casa. Desde la ventana lo vi subir penosamente por el áspero camino del cerro. Se ayudaba con un bastón, con un torpe bastón que en viejas manos no podía ser un arma sino un báculo. Me costó percibir lo que esperaba: el débil golpe contra la puerta. Miré, no sin nostalgia, mis manuscritos, el borrador a medio concluir y el tratado de Artemidoro sobre los sueños, libro un tanto anómalo ahí, ya que no sé griego. Otro día perdido, pensé. Tuve que forcejear con la llave. Temí que el hombre se desplomara, pero dio unos pasos inciertos, soltó el bastón que no volví ver, y cayó en mi cama, rendido. Mi ansiedad lo había imaginado muchas veces, pero sólo entonces noté que se parecía, de un modo casi fraternal, al último retrato de Lincoln. Serían las cuatro de la tarde.

Me incliné sobre él para que me oyera.

Uno cree que los años pasan para uno le dije pero pasan también para los demás. Aquí nos encontramos al fin y lo que antes ocurrió no tiene sentido.

Mientras yo hablaba, se había desabrochado el sobretodo. La mano derecha estaba en el bolsillo del saco. Algo me señalaba y yo sentí que era un revólver.

Me dijo entonces con voz firme:

Para entrar en su casa, he recurrido a la compasión. Lo tengo ahora mi merced y no soy misericordioso.

Ensayé unas palabras. No soy un hombre fuerte y sólo las palabras podían salvarme. Atiné a decir:

Es verdad que hace tiempo maltraté a un niño, pero usted ya no es aquel niño ni yo aquel insensato. Además, la venganza no es menos vanidosa y ridícula que el perdón.
Precisamente porque ya no soy aquel niño me replicó tengo que matarlo. No se trata de una venganza sino de un acto de justicia. Sus argumentos, Borges, son meras estratagemas de su terror para que no lo mate. Usted ya no puede hacer nada.

Puedo hacer una cosa le contesté.

¿Cuál? me preguntó

Despertarme.

Y así lo hice.

Vale la pena leer el comentario y entrevista de Patricia L. Boero en zona moebius

marzo 19, 2007

Jorge Esquinca impartirá el Curso Taller La poesía en la práctica en el CIELA, que se realizará en ocho sesiones (Marzo 23 y 24; Mayo 4 y 5; Mayo 18 y 19; Junio 15 y 16) en las cuales se trabajará sobre ejemplos concretos, mediante el estudio de poemas y textos específicos, seleccionados previamente por el coordinador, así como ejercicios para ser realizados, revisados y comentados durante las sesiones.

Informes e inscripciones:
Centro de Investigación y Estudios Literarios de Aguascalientes
CIELA "Fraguas"
Allende 238, Centro histórico. Tel. 915.88.19

marzo 18, 2007

Literaturame


Gracias a la invitación de Magda me entero de Literaturame, red social en donde se pueden proponer noticias relacionadas con literatura (este post de Jorge lo explica mejor).

El creador de Literaturame es Emilio Jio García, la página está en construcción y mejorando rápidamente, pero ya se puede participar si desean.

Ojalá se animen.

marzo 13, 2007

Se está tan bien aquí
Métete a mi corazón, carajo;
rómpeme la piel y abre camino,

trázame un ancho camino
por donde libre y carcajeante
vaya y venga la espumosa muerte.

de Volver a casa, de Alejandro Aura

I
Tiene la cocina, como toda alquimia, secretos que sólo es posible desentrañar mediante la mirada amorosa de aprendiz, atentos los ojos deben seguir paso a paso los movimientos, modo y tiempo en que el alquimista agrega, mezcla o prepara los ingredientes que han de transmutar la materia en manjar.

En casa, recuerdo, era constante la petición a Madre para que revelara el secreto (la receta) de tal o cual platillo, más de una ocasión llegué a escuchar: ¿cuánto me cobras por decirme cómo? Y ella accedía con facilidad, sin pedir nada a cambio, dictaba rápido la lista de elementos. ¿Salsa mil islas?, ah, pues bien fácil: mayonesa, catsup, aceitunas, salsa inglesa y cebolla, y ya. ¿Y ya?, ¿pero cuánto de cada cosa? Pues ahí le vas tanteando.

¿Por qué les da la receta de todo a todos?, le cuestionaba. Su respuesta contundente: a cocinar no se enseña, a cocinar se aprende. Me lo demostraba cuando me invitaba a observar cómo lo hacia. ¿Quieres aprender?, pues mira, entonces miraba que la cebolla de la receta tenía que ser cebollita de cambray, que a las aceitunas agregaba alcaparras y pimiento morrón finamente picados, que durante la mezcla agregaba un toque de mostaza.

Claro, pensaba entender, les da la receta incompleta y ella contestaba sinceramente que no, y seguía en lo suyo, acomodando los camarones al borde de la copa, en equilibrio digno de número musical.

Durante algún tiempo me sentí cómplice del secreto de sus recetas cojas, solidaridad que se disolvió pronto a la siguiente petición del procedimiento para elaborar el pozole verde o tamales de fríjol envueltos en hoja santa y Madre lo explicaba paso a paso.

Cada vez que preguntaba, recibí la misma respuesta: no le va a salir, a cocinar no se enseña, a cocinar se aprende.

Hoy sé que la grandeza del maestro alquimista no reside en su capacidad de incorporar los elementos necesarios para un guiso, sino en el reflejo curioso que logra despertar en los ojos del aprendiz.


II
Mi espíritu procastinador es golpeado severamente por el buen sabor de las lecturas recientes: el azoro ante Murakami, la maestría de McEwan, las simpatías y diferencias con Árboles de Marco Antonio Campos, el deslumbre ante Las parábolas de la nada de Eduardo Antonio Parra, el gozo de la Fruta verde de Enrique Serna y, sobre todo, el creer haber descubierto una clave de la decepción contundente provocada por Vida con mi viuda a través de la lectura de Armablanca de José Agustín.

-Debería volver a escribir reseñas, disciplinarme -le comenté a Luis.
-¿En dónde?
-Pues a la mejor le pido a Germán Castro que me de chance de nuevo en agseso o en el blog.
-¿En el blog?
Aunque la pregunta tenía otra intención, me hizo recordar el desdén con que un escritor se refirió a las bitácoras: “ah, los blogs, donde los pobres diablos publican sus cosas".

La discusión sobre la naturaleza de los blogs es recurrente y afortunadamente no encontrará fin, pues en la medida que se enriquece la blogósfera con nuevos autores, seguirá el ejercicio de reflexión; también son cada vez más los "escritores" (esos "no pobres diablos") que voltean hacia esta herramienta y hacen uso de ella, incluso quienes antes abjuraban de las bitácoras hoy tienen su propio weblog. Algunos de ellos, sinceramente, muy malos, pues más que aportar contenidos nuevos sólo se emplean para la promoción del libro más reciente o la presentación editorial en puerta, en otros esos autores acumulan los textos que escriben para medios impresos, regularmente a través de un intermediario y no corresponden a los comentarios que ahí se reciben...

Sé que es falsa la disyuntiva bloguero versus literato, que no todos las bitácoras se relacionan con la actividad literaria, pero si algo hay que posibilita caracterizar a los blogueros es su capacidad de escribir con la conciencia de que forman parte de una comunidad; más allá de lo que se escribe, del tono, de la forma, si enlaza o no, si sube videos o mp3 o imágenes, quien escribe en un blog comparte.

"Pobres diablos" recuerdo y me río bajito; luego me pongo serio, quizá valdría la pena escribir algo sobre el asunto... pero soy un procastinador (ya sé que es procrastinar, sigue sin importarme), no sé si lo haré, aunque debería.

III
Leo en la bitácora de Alejandro Aura la receta del jugo de carne:
un cuarto de kilo de pescuezo de ternera picado, una poca de cebolla, un diente de ajo, un tomate chico, una rama de perejil, todo desmenuzado y revuelto, una hojita de laurel, una pizca de tomillo, sal y pimienta (y por aquello de la nostalgia, un pedazo de chile verde). Aprieto la tapadera y meto el frasco bien cerrado en una olla con agua para que se cueza en baño de maría.

y me siento como esos días en que miraba cocinar a madre, claro: se desmenuza, no se corta, claro: me faltaba el perejil…

En cada una de las entradas del blog de Aura, una sorpresa, el procedimiento para elaborar ropa vieja, por ejemplo, pero sobre todo, ante todo: la voluntad de compartir. Me sorprende la humildad con que Aura comparte su propósito al escribir un blog:
Y teniendo en cuenta que aunque me gusta escribir todo lo que puedo, prefiero escribir versos, que por lo común es el género que me proporciona (no todas las veces, claro, pero sí muchas) un estado que puedo identificar con la felicidad, me permito compartir con quienes se avengan a buscar periódicamente este espacio los versos que últimamente me han alegrado. Los voy a ir poniendo día a día hasta que se me acabe el material del último libro que tengo conformado e inédito: "Se está tan bien aquí".


Me sorprende porque Aura es uno de los grandes, Salón Calavera es una obra magistral, como lector es inigualable, reconocido es su talento como conductor y actor, como funcionario cultura (lo que sea que eso signifique) construyó espacios indispensables para la Ciudad de México e impulsó iniciativas con las que muchos nos acercamos a la lectura, a la literatura y, como poeta, más allá del Premio de Poesía Aguascalientes (que ganó en 1973 con Volver a casa) o los múltiples reconocimientos a que se ha hecho acreedor, Cinco veces y Poeta en la mañana son libros a los que se retorna una y otra vez para siempre encontrar el verso cálido, sonoro, preciso, de quien tiene puesto el ojo (y todos los sentidos) en descubrir las pequeñas maravillas de eso que llamamos cotidianeidad.

Me sorprende porque ahí, en su blog, en cada una de las entradas están sus comentarios y los poemas de Se está tan bien aquí y es como asistir al prodigio alquímico. Lejos de la pretensión, altanería de quien califica a los blogs como sitio para “pobres diablos”, Aura edifica, generoso, un libro que habrá de tenerse en las manos, pasar sus páginas y releer, gozar su lectura con el mismo ánimo con que se mete la cuchara a un recalentado.

Hay que leerlo, hay que visitarlo


IV
¿Y todo para decir que resulta indispensable visita el blog de Alejandro Aura? Ah, sí, procastinador soy, pero eso no me quita lo rollero.

marzo 09, 2007

Equinoccio
Francisco Tario

Ya es hora —mujeres— de que nos abracéis libremente por las calles.
***
Sentir miedo — llenarse de humo por dentro.
***
El pornográfico espectáculo de una persona que nunca ríe a tiempo.
***
Rodar — el primer verbo infinito.
***
—No soy hombre de consejos, pero quisiera advertirte una cosa: Mira pasar las nubes, bajar las golondrinas, saltar la espuma en las rocas; mira llover, levantarse la arena con el viento; mira, mira muy bien a una mujer desnuda. Es lo más saludable.
***
Todo placer tiene un límite — que es el término de cualquier placer sin límites.
***
Cualquier hombre puede asesinar a otro. Cualquier hombre tiene derecho. Cualquier experiencia es razonable. Es lógico querer matar, lógico querer hacer lo que hacen con uno.
***
Pero la revolución seria, necesaria, definitiva, vendrá algún día; y será a pedradas, puñetazos y mordiscos — no se sabe aún contra quién.
Siempre el mismo dilema: no saber uno si realmente vive o está muerto.
***
—¿O qué, te imaginas cándidamente que tus padres pensaron en ti un sólo instante en
tanto copulaban aquella noche?
***
Pero observad con el mayor cuidado lo que ansía desde el fondo de su corazón el hombre y encontraréis al punto la razón de por qué todos los hombres han de ser necesariamente tan infelices.
***
—Mujeres todas que os desnudásteis algún día ante mí: ¡nunca sabréis cuánto, cuánto
os lo agradezco!


Descarga Equinoccio de Francisco Tario. Edición en PDF


marzo 07, 2007

marzo 06, 2007

variam semper dant otia mentem

Hoy que es cumpleaños de Gabriel García Márquez me pasó lo que seguramente sucederá a lo largo de este "Año GGM", por el Júbilo espontáneo por García Márquez, recordé el festejo y lejos de sus libros, pensé en otra cosa, en otro año y en otro asunto que no se relaciona con la literatura.

Recordé que a principios de la década de los noventa colaboraba en la sección cultural del semanario Punto, fundado y dirigido por Benjamín Wong, donde mi mayor logro (aparte de la constancia) fue publicar una reseña sobre Sex, el libro de Madonna que todo mundo quería conseguir y que hoy nadie recuerda y, en el siguiente número, escribír algo sobre las declaraciones de Emilio Azcarraga, magnate cuyo modelo de comunicación se basaba en "hacer televisión para jodidos", texto que merecieron una seca felicitación por parte del Director.

Como parte de la felicitación fui convidado a comer con Benjamín Wong a una cantina que estaba en avenida Cuauhtémoc, aprovechando la que sabía mi única oportunidad le pregunté por La terrífica historia de un ojo morado, quería saber de primera mano los Entretelones del famoso puñetazo que le propinara Mario Vargas Llosa a Gabriel García Márquez, ya que Wong había sido testigo presencial de ese hecho, incluso participó sacando a Vargas Llosa del cine en que inició esa historia de una pelea con final abierto.

Así que hoy que es cumpleaños de García Márquez recordé a Wong contando que Patricia recibió a Vargas Llosa gritándole:
-¡Imbécil! ¡Creeetino!... ¿Qué te has creído?... Me has puesto a mí de hazmerreír público,
Y voló una lámpara por el aire en dirección a la cabeza de Mario.
-Me ha llamado la Gaba, medio mundo... ¿Eres un imbécil! ¡Creeetino!...

aunque en la versión que cuenta Francisco Igartua se supone que Wong ya se había despedido.

En el cumpleaños de García Márquez me puse a pensar en otra cosa, menos en lo que ha escrito, bien lo sabe Montaigne "así ocurre con el pensamiento. Si no lo ocupamos en algún tema que lo bride y contenga, se lanza desbocado aquí y allá, por el campo defuso de las imaginaciones"; el mío ya se ocupaba en constatar si el puñetazo ocurrió o no en el Cine Elektra y, de no haber sido así, de dónde había sacado esa idea.

La idea del Cine Elektra me rondó toda la mañana, hasta leer un correo de Luis Cortés:

Este 2007 es el año de Gabriel García Márquez sin duda, para aquellos que en contra de la manía de Enrique Vila Matas seguimos teniendo una atracción eterna por los "números redondos":

- 25 años de ser nombrado Premio Nobel de Literatura
- En junio 40 años de la publicación de "Cién años de soledad"
- Y, hoy, no menos importante su cumpleaños número 80.

¿Por qué no para celebrar este año tan especial para el "Gabo" hacemos algo radicalmente distinto en su honor?

¿Por qué no, este año, para variar, leemos algo de lo que ha escrito?

Yo por mi parte trataré de quitarme la leve decepción que "Memorias de mis putas tristes" me dejó y atacaré una vez más (espero que en esta ocasión tenga éxito) "Cien años de soledad".

Les dejo abajo una lista larga de títulos del colombiano, para que puedan elegir el suyo para este año (o por lo menos tener más títulos que mencionar cuando platiquemos que ya lo leímos).

Luis Boiler

El negro que hizo esperar a los ángeles (1951
Entre cachacos. Notas de prensa, 2 1954-1955
La hojarasca 1955
El coronel no tiene quien le escriba 1961
Notas de prensa 1961-1984
La mala hora 1962
La siesta del martes 1962
Los funerales de la Mamá Grande 1962
Cien años de soledad 1967
El ahogado más hermoso del mundo 1968
El último viaje del buque fantasma 1968
La novela en América Latina (Con Vargas Llosa) 1968
Un señor muy viejo con unas alas enormes 1968
9 asedios a García Márquez 1969
Isabel viendo llover en Macondo 1969
Relato de un náufrago 1970
La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y su abuela desalmada 1972
Cuando era feliz e indocumentado 1973
Ojos de perro azul 1974
Por la libre. Obra periodística 1974-1995
Cuentos 1975
El otoño del patriarca 1975
Operación Carlota 1977
Crónicas y reportajes 1978
De viaje por los países socialistas 1978
Crónica de una muerte anunciada 1981
Cuatro Aniversarios 1982
El olor de la guayaba 1982
El Verano Feliz de la Señora Forbes 1982
Persecución y Muerte de Minorías 1982
El secuestro 1982
El asalto: el operativo con el que el FSLN se lanzó al mundo 1983
El amor en los tiempos del cólera 1985
El cataclismo de Damocles 1986
Textos costeños 1987
El general en su laberinto 1989
Doce cuentos peregrinos 1992
Elogio de la utopía 1992
Del amor y otros demonios 1994
El mismo cuento distinto 1994
La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile 1995
Noticia de un secuestro 1996
Me alquilo para soñar 1997
Obra periodística completa 1999
Vivir para contarla (Memorias) 2002
Diatriba de amor contra un hombre sentado 2004
Memoria de mis putas tristes 2004
La escritura embrujada 2005
Cómo se cuenta un cuento: taller de guión
De Europa y América
La bendita manía de contar
La escritura desatada
Los diez mandamientos
Narrativa completa

Y sí, ¿por qué no, para variar, leemos algo de lo que ha escrito?
Y sí, dejé de pensar en el Cine Elektra, pero me sigo riendo de "me llamó la Gaba".

Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails