diciembre 31, 2005

En casa la fiesta era también la de los extraños, horas para combinar la intimidad familiar con el ánimo de los visitantes, comunidad que compartía el pan, la bebida y el baile; nadie era ajeno porque no había identidad, sólo se era diversión.

En casa la Fiesta siempre empezaba después, sólo íntimos, los que teníamos un nombre, una voz para decirle algo al otro, esa Fiesta era a puerta cerrada y con reservas en el derecho de admisión, ahí se compartían otras cosas, principalmente el diálogo.

En casa, para esa Fiesta basta la intención, basta desear el abrazo a los hermanos, la caricia a las sobrinas, el beso a Madre, el murmullo a Laura y, por supuesto, el encuentro con los amigos.

En casa, amigo es una palabra sagrada, que siempre merece Fiesta, esta Fiesta de la palabra exacta y el gesto cómplice (que son lo mismo). En casa, el año comienza con una Fiesta, en ella hay mucho silencio (que dice tanto), intercambio de miradas, caricias y, claro, música. Tú sabes cómo emplear el terreno de la música para, ojos cerrados, extender la mano, tocar y con ello decir: ¿escuchas?, que también siempre es algo más.

En esta casa, estás en la Fiesta, se brinda a tu salud, un brindis egoista para desear que nunca faltes, aunado lleva una una promesa: ahí voy a estar.

Gracias, tú sabes.
2006
365 para la Fiesta
de nuevo, gracias lector
un regalo:


recuerdos inútiles lado A (mp3)
recuerdos inútiles lado B (mp3) actualizado

(Actualización del 4 de enero)
Bien, al parecer a algunos no les están funcionando los archivos compactados, así que subí las piezas musicales una a una en YouSendIt, basta seguir el enlace (mp3) que cada una tiene a la derecha. Que lo disfruten

Lado A
Un hombre se levanta. Silvio Rodríguez (mp3)
Book of love. Peter Gabriel (mp3)
Bitter Sweet Symphony. Coldplay & Richard Ashcroft (mp3)
Son of Sam. Elliot Smith (mp3)
Shiver (acoustic). Coldplay (mp3)
Annabel Lee (en directo). Radio Futura (mp3)
Knockin'on heaven's door. Van Morrison & Bob Dylan (mp3)
Somewhere over the rainbow. Israel Kamakawiwo'ole (mp3)
La estatua del jardín botánico (en directo). Radio Futura (mp3)
En la sed mortal. Nacho Vegas (mp3)
El último habitante del planeta. Mastretta (mp3)
Guerras perdidas. Bacilos (mp3)

Labo B
Apenao. Dielo el Cigala (mp3)
Cumbiera intelectual. Kevin Johansen & The Nada (mp3)
Aguas de Marzo. Elis Regina (mp3)
Suga Suga. Baby Bash (mp3)
Love comes to everyone. Eric Clapton (mp3)
Los elefantes. Wynton Marsalis & Arturo Sandoval (mp3)
Mr Brightside. The Killers (mp3)
Forever lost. The Magic Numbers (mp3)
Laura. Scissor Sisters (mp3)
La venganza de los pelados. Los Lobos (mp3)
J'Y Suis Jamias Allé. Yann Tiersen (mp3)
Astral week. Van Morrison (mp3)


diciembre 24, 2005

FELICES FIESTAS LECTOR
que tus sueños se cumplan
y luz, mucha luz


Jingle Bells (mp3). Shrek, Donkey & The Fairy Tale Creatures
Jingle Bells (mp3). The Simpsons
Repican las campanas (mp3). Sonia López

diciembre 22, 2005

Banda sonora
DJ Justes:
Dear God. XTC (mp3)

Letra y traducción aquí en 365 traducciones.


Se miraron.
Se observaron como habían sido. Fueron pura memoria, deseo, que es lo mismo.
La mirada bastó para conjugar de nueva cuenta y con la misma intensidad los verbos con que incendiaron el pasillo de esa noche, uno que los alejó de la fiesta, que los guareció en una recámara desconocida que hicieron suya, donde se abandonaron al impulso irreconocible de la fuga.
¿Irreconocible?, quizá para el espectador descuidado -ellos mismos- incapaz de traducir como deseo todas las veces que multiplicaron la casualidad, hasta esa noche en que ella abandonó su pie, una nota de despedida en la alfombra, y él transformó los apetitos en caricia, el dedo dibujó en el talón, en el muslo, un signo silencioso, preciso como flecha.
Y fueron pura memoria, incendio, que es lo mismo.
No importa quién de los dos rompió el lazo, basta girar el rostro para desvanecer el mundo. Se miraron, pues, apenas un instante y fue suficiente para desnudar el ardor en que se desconocieron esa noche, les impuso una marca visible en el rostro.
¿Quién es?, le preguntaron a él. Mintió: una compañera del trabajo.
¿Quién es?, también le preguntaron a ella, y dijo la verdad: ya no me acuerdo.


***
Rocío, con todo el cariño de hoy y todos los días, estas líneas y la sonrisa complice de mi amistad, el agradecimiento constante por la habitación cálida de tu corazón, ahí donde siempre encontramos espacio quienes te queremos, porque regalas la conversación con la presición exacta de quienes creen y contagian su fe.
**
Y no podía faltar la música, Abre de Fito Paez (mp3), porque ya es tu tiempo y podrás abrir todos los cofres, si querés:

Abre el mundo ante tus pies * abre todo sin querer * abre el zen, la vanidad * abre la profundidad * abren sexos en tu piel * abren cofres si querés * abre el fuego si cantás * abre el mundo una vez más * abre el roce y el amor * se abren paso entre tú y yo * abre el miedo y el dolor * abrís todo y entro yo * abre un cuerpo, se abre el sol * abre dar también perdón * abre verse en realidad * abre gritar de verdad * * Abre el rito de la fe * abre el riesgo de perder * se abre sólo mi ataúd * abre el plexo en una cruz * abre drogas, abre amar * abre besos, abre andar * abre hablar, abre callar * abre el pulso del lugar * abre hacer e imaginar * abre nunca interpretar * abre toda sensación * abre música y color * abre el fin de la razón * abre el cielo y el terror * abre un poco de piedad * abre toda inmensidad * se abre el mundo ante tus pies * abre todo sin querer * * Abre al fin la vanidad * abre la profundidad * abren sexos en tu piel * abre un cofre si querés * abre el fuego si cantás * abre el mundo una vez más.

diciembre 21, 2005

El conductor asume lo que el cree un gesto serio, consternado, está dando una nota policiaca, menciona el asalto a una casa, habla de la inseguridad, critica al gobierno, manda al video para que el espectador constate que ahí, justo ahí, donde muestra la imagen, ocurrieron los hechos.
El conductor explica que el asalto ocurrió en lo que viene siendo...
¿Viene siendo?
Pongo atención, es su muletilla, cada vez que puede menciona "en lo que viene siendo".
En lo que viene siendo... la calle del asalto
En lo que viene siendo... la barda que saltaron los bandidos
En lo que viene siendo... la habitación de la que sustrajeron las joyas
En lo que viene siendo...

Menos mal, pienso, la policía llegará justo a tiempo para evitar el hecho, pues como viene siendo todavía no es, así que podrán alcanzar a los rateros que están a punto de serlo


Banda sonora
DJ Justes:

Dance me to the end of love (live). Leonard Cohen (mp3)
Letra y traducción aquí.


En letras de otros



Solo robando de otro se aprende a escribir, y, por eso, la literatura está entre los delitos comunes. El estilo es una cosa de juzgado de guardia. A la burguesía y a los críticos burgueses siempre los han ofendido los estilistas como cosa personal, y los denuncian en la comisaría. Críticos como Clarín necesitan novelistas como Galdós. Prefiero el robo a la influencia. El robo y el asesinato. La literatura se erige sobre un crimen o no es verdad. El robo o el asesinato de otro autor es lo que puede nutrir de sangre y adjetivos toda una obra.
Toda gran obra es un botín múltiple. Al artista le está permitido llevarse el oro de los palacios, siempre que no lo empeñe al día siguiente en Veguillas, sino que haga, de un tenedor, una miniatura a lo Cellini.


Canibalismo estético. Francisco Umbral

diciembre 20, 2005

Me niego rotundamente a creer que una imagen diga más que mil palabras, suelo pensar que eso lo dicen quienes tienen flojera de pensar en que una sola palabra guarda tantos significados como el lector quiera darles, que se va transformando junto con el lector al crecer sus referencias, que en la medida que se abre a percibir los sentidos infinitos de una sola palabra se va ampliando el universo que cabe en un puñado de letras, por eso leo, por eso intento escribir.

Por eso viajo con una mirada morbosa que en cuanto ve a alguien leyendo inmediatamente busca cuál es el título del libro que lleva. Al encontrarme un desconocido absorto en su lectura suelo imaginarme el diálogo que sostendría (de atreverme, de querer) acerca de lo que va leyendo; afortunadamente hasta ahora no me he atrevido a interrumpir a alguien para preguntarle si lo está disfrutando, si es una tarea, por qué ese libro en especial y no otro... Mientras que a los conocidos, a los entrañables sobre todo, suelo abordarlos para decirles: "si ese te está gustando deberías leer este otro" o "deja eso, tú deberías leer" (apunte para propósitos de año nuevo: no decir tú deberías leer, cambiarlo por ojalá te acercaras a; con el propósito de no enervar más al círculo íntimo).

Que recuerde, sólo en una ocasión me he atrevido a abordar a un desconocido para preguntarle la razón de su lectura. Subí a la combi -atrás hay espacio, avancen para'tras, decía el conductor- y a medida que caminaba por el pasillo estrecho me llené de la sorpresa de uno, dos, tres, cuatro, cinco lectores de Carlos Cuauhtémoc Sánchez que gastaban la mirada en las páginas de Un grito desesperado.

Me tocó estar un buen trecho del camino parado junto a un muchacho que, una mano en el tubo y otra en el libro, recorría avaricioso los renglones de ese libro. No lo pude evitar y le pregunté por qué.

La respuesta no pudo ser más simple: me dice cosas para ser mejor.

¿Es cierto? Por supuesto que no, en absoluto, el libro es terriblemente malo, incluso como suma de buenos consejos es terrible, pero encariñado con mis dientes no suelo discutir ese tipo de cosas con alguien que no conozco. Hoy todavía sigo pensando que no es una lectura recomendable, aunque admito que sigo firme en la esperanza de que un lector de ese tipo de libros puede dar el salto hacia otras alturas, hacia otros autores.

Me acordé de este encuentro leyendo Teoría del caos de René López, cuando menciona que:
Un 10% de los visitantes a este blog llegan buscando un resumen de la obra Volar sobre el pantano de Carlos Cuahtémoc Sánchez. Como siempre he sido de la idea de que hay que complacer a los lectores, ahí les va el resumen:

No bebas en exceso. No te droges. No leas a Carlos Cauhtémoc Sánchez, tu cerebro merece algo mejor. Si buscas el resumen porque te lo encargaron en la escuela, reporta a tu maestro a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Si te lo encargó tu maestro de Literatura, también repórtalo ante la SEP.

Y no puedo evitar pensar en las causalidades, pues al mismo tiempo que leo esa bitácora me encuentro en La inteligencia fracasada: teoría y práctica de la estupidez de José Antonio Marina un párrafo que habla de los lectores de libros de superación personal:
Cambiar es la gran esperanza de mucha gente, que acude en tromba a los libros de autoayuda o a las consultas de psicoterapeutas de todo pelaje, en busca de un pequeño consuelo. ¿Es posible cambiar? Sí, pero se trata de reconstruir una personalidad más inteligente desde abajo, consiguiendo que los grandes esquemas de regulación negocien bien con los pequeños reinos de taifa psicológicos. La democracia vale incluso como recurso íntimo. Es tarea que exige la misma paciencia que aprender un idioma nuevo porque, en el fondo, de eso se trata, de aprender a leer el mundo de otra manera.

E invariablemente se llega a la misma respuesta, la solución está en leer, leer sin miedo a lo desconocido, rechazando la papilla de verdades absolutas con que los libros de auto ayuda intentan simplificar el mundo, leer pues con intención de diálogo.

diciembre 19, 2005


Ciudad con tren

Escribo, al fin, el relato que tanto me pediste. Es de noche, el lápiz sisea sobre el cuaderno mientras surge una historia de ciudad con tren.

Absorto en el pago de una deuda, hago de la escritura un delirio que a pesar de la exaltación permite hilar las ideas sin pausas, apenas me detengo para pasar la hoja del cuaderno y continuar; no hay retorno en este viaje de la mano, no hay vuelta a los párrafos anteriores, pues no requiere de otra mirada aquello que es dictado; acto de magia de un endemoniado por la certeza de estar cumpliendo, de una vez por todas, lo que tantas veces me habías solicitado: escríbeme un cuento con trenes.

Simple y sencillo, una historia donde en algún momento apareciera un tren. Eso era todo. Yo devolvía la petición con un gesto que denunciaba mi desconocimiento, nunca había viajado en ferrocarril. Hijo de una ciudad que abandonó ese medio de transporte, sólo podía hacer la promesa del intento.

Algunas noches, demasiadas, deshacía el abrazo en que me cuidabas para salir de casa en busca de la experiencia que me impulsara a escribir tu historia, para sólo encontrar el desatino de las flores creciendo entre los durmientes inútiles, examinaba las manchas de oxido de los rieles, como si ahí estuviera lo que tú querías leer; regresaba con la mirada obsesiva y las palmas huecas a ofrecerte nada, ni siquiera el silencio de mi fracaso.

Punto final. Hay un él y ella, una ciudad y un conflicto. Es una historia de amor que, como todas, termina mal. Releo el escrito ya fuera del trance, me sorprende haber logrado, a pesar de la simpleza del argumento, que el tren se transforme en una metáfora de las consecuencias de la rutina en una pareja.

Aquí está tu historia, tendría que decir al entregarte las cuartillas como ofrenda, en esta ocasión con la certeza de que las manos son un cántaro donde cabe el regalo. La disputa que separa a los amantes transcurre en un andén, agregaría satisfecho de haber transformado la experiencia personal en algo literario, uno mira desaparecer al otro en un tren que no ha de regresar.

Escríbeme una historia donde aparezca un tren, decías; y quizá, ¿cómo saberlo ya?, estabas pidiendo otra cosa. El sonido que hacen las hojas cuando las rompo, cruzan esta noche, al mismo tiempo que a lo lejos, de ti, de mi, ocurre un tren en esta ciudad que no es nuestra.

diciembre 18, 2005

Otro motivo para la creación del universo


Nada nuevo bajo el sol, la frase retumbaba intermitente.
Le tomó siete días apaciguar el golpeado cuero de su soberbia.

diciembre 17, 2005

Otras partes

Image hosted by Photobucket.com


  • Si nadie lee, pon el ejemplo y lee
  • Lee en tus ratos libres, especialmente durante esos momentos de “no tengo qué hacer”
  • Lee antes de dormir
  • Si no puedes dormir, lee (así hacen los Alquimistas)
  • Recomienda a tus conocidos que lean
  • Sugiere libros (para que lean tus conocidos o si tienes un blog para que lean tus lectores)
  • Lee, Lee, ¡LEE!

Una inicitiva de Alquimistas del diseño a la que me uno y de la que me enteré a través de Retazos, una de las bitácoras de Juan Manuel Robledo.

LEE


Willie E. Coyote, supergenio
aldán

diciembre 16, 2005

diciembre 14, 2005


...el sueño ha sido preciso, las imagenes contundentes, no hay posibilidad de error al interpretarlo.
Aprietas los párpados, es el miedo a despertar y comprobar tus dotes de adivino...


diciembre 13, 2005

En letras de otros

A la tecnología debemos el prodigio de la imagen instantánea y universal, pero a la palabra debemos el prodigio del hombre y la mujer.
Julio Scherer (*)


(*) Discurso con que aceptó el Doctorado Honoris Causa que le otorgó la Universidad de Guadalajara

diciembre 12, 2005

Banda sonora


Me quedé dormido * con la televisión prendida * con la radio prendida * lavadora prendida * licuadora prendida * con el cigarro prendido * y prendí fuego a la casa * Con mis sueños lucidos * de bonzo, de bonzo

Se quedó dormida * con mi conversación prendida * a la almohada prendida * con las luces prendidas * y las ganas prendidas * tan apagada a la orilla * que prendí fuego a la cama * Mientras ella dormía * de bonzo, de bonzo

Y me fui al cielo * poco después de aquel incendio * con el alma entre fuego * con aureola de fuego * con la cara de fuego * tan aprehendido por fuego * que prendí fuego en el cielo

Dios está en el infierno * de bonzo, de bonzo


Bonzo, de Jaime López

Hace mucho tiempo que no me quedaba dormido tanto tiempo, ventajas de vivir en un pueblo guadalupano que no abre sus oficinas este día. Al despertar y recordar todo lo que tenía pendiente, lo mejor que pude hacer fue recordar esta canción de Jaime López




¿Y tú que vas a hacer con la inmortalidad?

No es posible habitar la eternidad como un villano, se le fueron disolviendo las ideas en la lengua, con la lentitud con que se lame la espalda de una mujer comprendió lo que antes había leido: no es posible el para siempre si no hay a qué apegarse, “quien recuerda no ha muerto”, es la clave de la eternidad en Bomarzo.

Pensó que la tarea no iba a ser sencilla, había que comenzar por rendir a la ciudad, hacerla suya, caminarla, repetir una y otra vez ciertos gestos, desgastar los pasos en ciertas esquinas, hacerse del nombre secreto de las calles...




diciembre 10, 2005

Banda sonora

Love affair de Regina Spektor, dice Karla, es una canción para viernes, en lo que yo creo es en canciones para estados de ánimos, más que para días específicos. Aguas de marzo, es una pieza digna para empezar el sábado, en cualquiera de sus versiones: con Elis Regina (mp3) o con Fito Paez (mp3):

É pau é pedra
É o fim do caminho
É o resto do toco
É o pouco sozinho

É um caco de vidro
É a vida, é o sol
É a noite é a morte
É o laço é o anzol
É peroba do campo
Nó na madeira

Caingá, candeia
É matita-pereira
É madeira de vento
Tombo da ribanceira
É o mistério profundo
É o queira no queira
É um vento ventando
É o fim da ladeira
É a viga é o vão
Festa da cumeeira
É a chuva chovendo
A conversa ribeira
Das águas do março
É o fim da canseira
É o pé é o chão
É a marcha estradeira
Passarinho na mão
Pedra de atiradeira
Uma ave no céu
Uma ave no chão
É um regato, é uma fonte
É um pedaço de pão
É o fundo do poço
É o fim do caminho
no rosto desgosto
É um pouco sozinho
É um estrepe é um prego
É uma ponte um ponto
É um pingo pingando
É uma conta, um canto
É um peixe, um gesto
É uma prata brilhando
É a luz da manhã
É o tijolo chegando
É a lenha, é o dia
É o fim da picada
É a garrafa de cana
Estilhaço na estrada
É o projeto da casa
É o corpo na cama
É o carro enguiçado
É a lama, é a lama
É um passo, uma ponte
É um sapo é uma rã
É um resto de mato
na luz da manhã
São as águas de março
fechando o verão
É promessa de vida
no teu coração

É uma cobra, um pau
É João, é José
É um espinho na mau
É um corte no pé
São as águas de março
fechando o verão
É a promessa de vida
no teu coração

É um passo uma ponte
É um sapo é uma rã
É um belo horizonte
É uma febre terçã
São as águas de março
fechando o verão
É a promesa da vida
no teu coração

diciembre 03, 2005

En letras de otros

Es difícil no ser injusto con lo que se ama
Oscar Wilde

diciembre 02, 2005


Vida diaria

Image hosted by Photobucket.com

Hay rituales a los que uno se aferra desesperadamente porque esconden (basta rascar un poco la superficie) algo de nuestro pasado que no queremos soltar, la señal que permite el regreso.

Image hosted by Photobucket.com Beber café, por ejemplo, invariablemente me ha de llevar a las meriendas en casa, reunión obligada en la que se compartía la crónica diaria. Murmurar una canción, también, el instante que dedico a conversar con mi hermana, abrazar a mi hermano, mirar con admiración a mi madre, a pesar de la distancia. Con L, con ella son prácticas secretas que sonrojan las huellas digitales, que no se escriben no al menos con estas palabras, sino con las que están hechas para el susurro.

Image hosted by Photobucket.com Hay rituales, pues, con los que se rinde homenaje a lo que uno cree que es o al lugar a donde uno desea pertenecer; suelen ser actos mínimos, rutinas sin importancia. Así, cuando asisto a la plaza y me "boleo", no puedo dejar de sentirme en complicidad con mi padre, a quien la memoria -a veces- lo convoca en la sala de casa, solicitando loz zapatos de la familia para sacarles brillo; a quien a veces suelo recordar mirando con indiscreción los zapatos de un recién conocido, y a partir de esa impresión decidir el rumbo de esa historia; o bien lo escucho preguntándole a uno de los empleados del negocio si no traía cinco pesos, y al recibir una respuesta afirmativa, revirar: pues entonces ¿por qué no te vas a bolear los zapatos?

Image hosted by Photobucket.comVoy a la plaza, pues, y me boleo. En el bolsillo brilla secretamente una moneda de diez pesos, así funciona la memoria sobre los objetos.



diciembre 01, 2005

Banda sonora
Conversación y otra canción de la Spektor

There was a love affair in this building
the kind of love affair
which every respectable building must keep as a legend
Slowly festering through an innocent by the way
or have you heard
he was perfect except for the fact that he was an engineer
and mothers prefer doctors and law-yers

Yet despite this imperfection
he was clean looking and respectable looking
and you'll never find a mother
who doesn't appreciate a natural man
So he grew healthy aloe Vera plants by the window
healthy teeth in his mouth
healthy hair on his head
He grew healthy wavy brown hair on his head
the kind that babies always go for with sticky little fingers

Nomás no puedo sacarme de la cabeza esta canción, Love affair de Regina Spektor.

Actualización, mejor dicho: conversación:

Si te interesa, primero ve aquí y luego regresas acá.

¿De vuelta?, gracias, bien, ahora sabes que el Boiler señala :

Vuelvo a diferir con Aldán, aunque el Love Affair es bastante bueno yo me quedo con Consecuence of Sound. Un emocionate ejercicio de creación que parece burlarse de todos aquellos que nos quedamos sentados porque la rima no ajusta, el párrafo no acaba de asentarse, el verso exacto no se decide a llegar. La ausencia de perfección no debe parar el acto de creación. La perfección (salvo eméritas y contadas excepciones) nunca llega con la creación per se, sino con la corrección.

Lamento diferir: no diferimos, esto es demasiada coincidencia, a grado de inquietud. Love Affair surgió a partir de una conversación con R. (sí, justo después de que usted se fue) en la que le mencioné que sigo intentando entender qué les atrae tanto de Joaquín Sabina (en lo que sí diferimos). R. hizo una serie de rápidas y contundentes (casi pleonasmo) aseveraciones con las que me participó el asombro ante algunos versos de las canciones que en un primero momento lo sorprendieron, hasta que después cayó en la cuenta de que eran plagios, de Guillén y Cernuda, entre otros, pero eso ya lo contará él (si gusta, ¿verdad?). Yo insistí en que necesitaba un Virgilio para entender esa fascinación que no comparto, que cuando escucho los discos de Sabina no hay sorpresa, al menos desde hace mucho, no desde Mentiras piadosas, por ejemplo, o el gusto de hallar Ruido en Esta boca es mía, que de su disco más reciente, Alivio de luto, me sorprende su capacidad de rimar, pero que no me dice nada, estrofas como:

Me falta un corazón
me sobran cinco estrellas
de hoteles de ocasión
donde dejar mis huellas,
con nada que ocultar,
con todo por delante,
Goliat era un patán,
David era un gigante

o los versos de Pájaros de Portugal me dejan impávido, que si algo solicitaba a la música era que me (con)mueva, que me lleve a buscar un sentido, el disfrute de la inteligencia. Seguro emplee mi caballito de batalla: Glenn Gould y sus Variaciones Goldberg, pero que también puede ser algo absolutamente sencillo, y ahí mencioné a la Spektor, dije algo como: hay una canción que nomás no me puedo quitar de la cabeza, es de lo más sencillo, un piano apenas, no es una gran historia, pero es una historia, es el primer track, me mueve tanto que a veces no puedo pasar a las siguientes canciones, la repito y la repito y la repito.

Love Affair, lo sé, no es la mejor canción de 11:11, creo que esa calificación se la merecen Rejazz o 2.99 cents Blues, pero la que más me gusta a mí es Love Affair y no me la puedo sacar de la cabeza (como escribe Enigmatario en los comentarios: afortunadamente no es la Macarena o algo así). En cuanto a Songs, definitvamente Consequence of sound sí es la mejor, aunque yo le tengo un especial cariño a Oedipus: I'm the king's thirty second son * Born to him in thirty second's time * Born to him the night still young * Born to him with two eyebrows on * And that's all I was wearing * When I woke up staring at the world * My mom had been around the graves of queens * But not at all a sex machine * She liked to keep her body clean, clean * Thought the world to be quite obscene * But she retired to her chamber * And we remain quite strangers ...


Por cierto, al sitio en Internet de Regina Spektor llegas pinchando aquí.

El otro tema, el de “talento y disciplina”… uf, es una conversación que merece más tiempo, pero no puedo evitar responder aunque sea en forma mínima a lo que escribe el Boiler: “Como jóven inexperto y vanidoso tengo que aferrarme a la esperanza de que ahí en algún rincón de mi interior alguien arrojó una migaja de talento. La disciplina la pongo yo. Y la continuidad, no es nuestra ni de nadie, es una condición inherente a la creación aunque muchos se nieguen a verlo: si yo no escribo ese poema, alguién más lo hará.”

Bueno: Como afectado por el Síndrome de Hutchinson-Gilford, en lo que yo creo es que las cosas no caen del cielo, que si los iluminados existen son realmente la excepción, esta idea de que Algo/Alguien Dios/los Dioses “toca” al hombre o le susurra al oído la obra maestra, me parece francamente vanidosa, pensar en que entre todos uno es el elegido le resta méritos a la inteligencia, al esfuerzo, a la capacidad de sorpresa que nos distingue de otros mamíferos. Claro que uno pone la disciplina, readiness is all mi querido Horacio, si yo no escribo ese poema es porque no tenía nada que agregar a las líneas del libro en el que todos escriben, el esfuerzo y la necesidad de decirle algo al otro me ha de llevar a escribir mi aportación.


Otras partes

Premio Cervantes de Literatura 2005 a Sergio Pitol



Por primera vez, y con la intención de hacerlo anualmente, Blogueratura convoca a todos sus miembros a escoger LOS MEJORES BLOGS LITERARIOS DEL 2005. Envía una lista con los que consideras los 10 mejores blogs literarios afiliados a Blogueratura, intentando, si es posible, incluir al menos uno de cada categoría (Literatura, Novela, Poesía, Cuento, Aforismos, Talleres literarios y Personales)


Mis 10 votos de las bitácoras anotadas en blogueratura más una invitación a que los visiten y lean:
Categoría Literatura: Ablucinaciones; Cuchitril literario; Humphrey Bloggart
Categoría Crítica: The art of fiction
Categoría Poesía: 365 traducciones
Categoría Cuento: Diario de una dislexica
Categoría Personales: Apostillas; Árbol de Mil Nombres; El perro cansado; Rulemanes para Telémaco


Puede interesarte

Related Posts with Thumbnails